Opinión

Columnistas

Niños que mueren, niños que matan

Puñales en las manos de niños y niñas de 8, 10 y 15 años en la madrugada de Sabana Grande, para matar o defenderse, dibujan un nuevo cuadro de espanto que se cuelga en la galería del inframundo caraqueño. Cada vez más los chicos son protagonistas de nuestra tragedia colectiva. Ya los hemos visto hurgando por alimentos en vertederos de basura. También en crónicas de muerte por desnutrición en clínicas de la provincia, o como pacientes de microcefalia en el Hospital J. M. De los Ríos, junto a sus madres desconsoladas al oír de la Ministra de la Salud que la neurofisiología no es prioritaria. También a neonatos acomodados en cajas de cartón en el hospital de Barcelona; o a pequeños desmayándose por carencia alimentaria en las escuelas, como se lo espetó una jovencita al aturdido Golem durante una cadena presidencial.

Guerra a muerte a los cachitos

En Maracaibo apresaron a dos jóvenes panaderos porque utilizaban parte de la harina del "pan del pueblo” para hacer cachitos. Los oficiantes del actual organismo represor de precios, el Sundde, otro en la larga fila de sustitutos revolucionarios de la vieja y hasta añorada Superintendencia de Protección al Consumidor, tienen órdenes de perseguir a los horneros que le pongan cachos al pan con los cachitos y otras delicadeces. Un acto muy propio de esa inquisición contemporánea llamada comunismo, que al igual que la original de la Edad Media, considera la diversidad como una suerte de adulterio.

Souvenires de Stalin

Esta revolución ha acumulado tanto tiempo y tanta arbitrariedad, que sus propios dirigentes se confundirían recordando su propósito o su doctrina original, si alguna vez la hubo. En su titulo primario, Socialismo del SXXI, se declaraba marxista-leninista de nuevo cuño, es decir, igual al comunismo del SXX pero sin debacle; en otra época fue Ceresolista por aquello del pueblo, caudillo y ejercito que pregonaba el fascio-peronista Norberto Ceresole; pero también en un ínterin tuvo como libro ideológico una vaina que se llamaba El oráculo del guerrero, un folleto que el fenecido caudillo blandía en sus cadenas (alguien luego advirtió que era una guía gay). Lo cierto es que en medio de tanto pastiche, solo el dúo taimado de la Habana, sólido beneficiario de esta revolución, tuvo claridad de propósito.

Historias electorales

La conquista de mayor trascendencia para los derechos políticos de la ciudadanía venezolana, desde la Asamblea Constituyente de 1947, ha sido la obligatoriedad de elecciones universales, directas y secretas para la escogencia de gobernantes y legisladores. Este principio se ha preservado invariablemente en las cuatro constituciones que, desde entonces, han regido la vida del país. Una prerrogativa democrática que ha constituido una piedra en el zapato para quienes preferirían una ruta evasiva, antes que enfrentar la voluntad popular.

U, U, UCV

Los estudiantes de nuestra Universidad Central de Venezuela nos acaban de dar una hermosa lección de resistencia. Su ímpetu emocional y el ansia de reaccionar frente a los abusos del autoritarismo hegemónico, los llevaron a materializar la razón ética de su derecho a organizarse y actuar como gremio. De manera impecable, pacifica y valiente lo hicieron por la vía más democrática: la elección de la Federación de Centros Universitarios, vetada de manera ignominiosa por el TSJ. Un gesto de justa rebelión que nos insinúa un camino frente a la intransigencia.

En manos de EE.UU

Con la consabida fabricación de promesas, propia del Socialismo del SXXI, el régimen ha anunciado que, luego del triunfo de la revolución sobre la derecha apátrida en la relamida guerra económica, este 2017 es el año de la recuperación. Las bolsas del Clap, el carnet de la patria, los convenios con China, la recuperación de los precios del petróleo, son algunos de los nuevos motores que nos devolverán la felicidad.

Hambre

En el barrio El Nazareno de Petare un hombre asesina a su hermano porque le negó un pan. En Guarenas, una joven sorprende al Golem gobernante advirtiéndole que en su escuela los niños se desmayan de hambre. En el hospital de San Félix, una criatura de apenas año y cuatro meses fallece por desnutrición. En la ciudad capital, el espectáculo de familias hurgando por alimentos en las bolsas de basura es cotidianidad…

Sobre héroes y tumbas

Tomamos prestado el titulo de la maravillosa novela de Ernesto Sábato -una densa y surrealista narración de civilización y barbarie- para comentar estos últimos días de exaltación de héroes y de mudanza de sepulcros.

Nuestro derecho constitucional

Estoicamente la sociedad venezolana sufre el rigor impuesto por una pandilla cuya fuerza descansa en la punta de las bayonetas. Pasan los días y crece el hambre ante la indiferencia, la muerte ante la impunidad. Hasta el presente, el aguante ha predominado frente al abuso, frente a la brutalidad que asalta academias y universidades, frente al garrote que se agita sobre la disidencia. Carujo redivivo embiste impunemente contra el espíritu de Vargas.

Memoria y cuenta

Ya estamos en las fechas en las que el Presidente de la República presenta ante la Asamblea Nacional su Memoria y Cuenta. Este año será diferente. Ya lo han anunciado sus conmilitones: burlando el mandato constitucional no irá a la Asamblea sino al Tribunal Supremo de Justicia.

País prepago

Para cubrir parte del hueco presupuestario, el régimen ha emitido nuevos bonos de la República por 5 millardos de dólares, una operación que unos 80 bancos se negaron a coordinar. Solo un banco chino, Haitong International Securities, asumió el riesgo. Se desconoce bajo qué condiciones porque este nuevo compromiso de deuda se realizó a espaldas de la Asamblea Nacional.

En pocas palabras

Concluida la tregua navideña, sin que la epifanía le hubiese dado tregua al caos, la incertidumbre despunta con las primeras luces del nuevo año.

¿De quién fue la idea?

El estado de caos provocado por el secuestro del 80% de los medios de pago en efectivo –una medida cuyo propósito económico es racionalmente indescifrable- le ha asestado un duro golpe a todos los venezolanos, con particular crueldad a los más humildes. Una vez más, el régimen demuestra que el desplome de la economía, los padecimientos materiales y el hundimiento moral e institucional del país no son asuntos que le quitan el sueño. Por el contrario, pareciera que la penuria social le facilita el control y sometimiento de la población.

Expulsados

El abrupto retiro de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) decretado por Chávez en 2006, significó un perjuicio para el país rayano en delito de Lesa Patria. Nos excluyó de un mercado común -constituido en 1969 mediante la suscripción del Acuerdo de Cartagena- en el cual Venezuela gozaba de las ventajas de participar en reciprocidad con naciones de desarrollo industrial y agrícola comparable al suyo. Existía un significativo intercambio comercial. Las transacciones entre Venezuela y los países de la CAN alcanzaban a 12.400 millones de dólares anuales, de los cuales unos 7.200 millones correspondían al intercambio con Colombia. La motivación de ese acto irresponsable fue claramente política -y casi personal- por el pendenciero enfrentamiento de Chávez con el Presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez.

Descomposición

Gentes de otros paises se conduelen de la crisis de Venezuela, se alarman por la precariedad de alimentos y medicinas, se conmueven ante las impactantes gráficas que corren por los medios internacionales sobre la miseria de los hospitales. Pero no alcanzan a tener una idea cercana de la dimension global del drama que vivimos los venezolanos.

Diálogos

El pasado jueves 18 se cumplieron 40 años de la aprobación de la Ley Fundamental de la Reforma Política de España, la cual permitió la legalización de todos los partidos políticos y la convocatoria a elecciones, luego de 36 años de dictadura franquista. Tal acto de ruptura histórica fue posible por las negociaciones entre representantes del antiguo régimen, los señores Adolfo Suárez, hasta entonces jefe máximo de la ortodoxa Falange y Torcuato Fernández–Miranda, antiguo Vicepresidente de Gobierno y en ese momento Presidente de Las Cortes, mientras el bando de los partidos incluía a Felipe González del PSOE y Santiago Carrillo del Partido Comunista Español. Facilitador ecuánime del proceso fue el Rey Juan Carlos.

Social-Populistas

Parodiando la introducción del Manifiesto Comunista de Marx y Engels de 1848, hoy podríamos escribir "Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del Social-Populismo..." Era de pensar que los avances civilizatorios del siglo XX, incluyendo la toma de conciencia de los derechos de las minorías, los progresos en la igualación de la mujer, la preocupación por el ambiente y hasta el respeto a la preferencia sexual, preludiaban una nueva centuria superior en el contenido de la conducción política de las sociedades de Europa y América. Sin embargo, en lugar de tal elevación, vemos cómo, desde el despunte del SXXI, se suman en diferentes latitudes nuevos liderazgos -unos más exitosos que otros- que consiguen resonancia apelando a la esencia de la anti historia, al invocar ultra nacionalismo, racismo, xenofobia, homofobia y hasta misoginia.

Agonía sin éxtasis

Como esperando que sobrevenga un milagro, el régimen se vale de toda argucia para alargar los dias de su ya sentenciada existencia. Pero no va a ocurrir: el petróleo tiene sus santos de espalda y en estos 18 años no se ideó ninguna forma distinta de generar riqueza. Solo se las ingenian para prolongar la agonía de lo que ha debido desaparecer hace ya bastante tiempo para bienestar de esta tierra de gracia y hasta para la propia sobrevivencia del partido populista fundado por Chávez. Existe una relación inversa entre el alargamiento de la vida del régimen y el porvenir del PSUV. Eso pudiera traer un beneficio histórico para el país: mientras más se prolongue en el poder la camarilla gobernante y el desastre que siembra, más oscuro sera el futuro del llamado Socialismo del SXXI, o simplemente, del Chavismo como fenómeno politico.

¿Gorilas en la niebla?

Con susto y desconcierto, el Golem gobernante deambula por lugares tan dispares como Ankara, El Vaticano, Bagdad o Lisboa. Lo mueven motivos disímiles: su fantasía de tener alguna influencia para apuntalar los precios de petróleo; tomar lecciones in situ de cómo Tayyip Erdogan urdió su auto golpe de estado en Turquía; sorprender con atavío de humilde cordero al Papa Francisco; madrugar a Antonio Guterres, antes de que se posesione como nuevo Secretario General de la ONU, para llevarle la versión oficial del drama venezolano.

La commedia è finita

La idea original era preservar hasta lo posible el velo democrático –léase electoral- que disimulase la realpolitik de autoritarismo, liquidación de las instituciones y corrupción del régimen. Acordada la estrategia con los patriarcas de La Habana, Chávez halló el modelo ideal para estructurar el poder, aconsejado por aquel facho argentino llamado Norberto Ceresole. Su fórmula mágica: pueblo, ejército y caudillo.

Cuento chino

Escalofriante noticia en un diario francés, la de una madre china en la provincia rural de Gansu que, desesperada, dio muerte a sus cuatro hijos de 3 a 6 años antes de suicidarse por no poder mantener a su familia. Antes habia sufrido una fuerte multa por haber parido luego del nacimiento de gemelos. No obstante la indigencia en que vivía, el Comité Local le había retirado la ayuda social por haber sobrepasado el número del grupo familiar y el umbral de la pobreza, establecido en 25 dolares al mes para cada ciudadano por el Partido Comunista Chino.

Perdido en Estambul

En esta fecha, nuestro mandatario se encuentra en Estambul para asistir al Congreso Mundial de Energía. El propósito de su importante presencia en el evento es, como lo anunció solemnemente en cadena nacional: "exponer las tesis para recuperar el precio del petróleo y combatir a los que no producen nada y manipulan el 'costo' (sic) de los hidrocarburos". Tan significativas tesis son un secreto muy bien guardado, seguramente concebidas por las esclarecidas mentes que lo asesoran en la materia y que con tanto acierto administran PDVSA. Llama la atención porque a quien el régimen denuncia permanentemente de manipular el mercado petrolero, "como parte de la guerra económica contra la revolución", es nada menos que el hoy mayor productor mundial de petróleo: Estados Unidos. Lo del gazapo del 'costo', es también curioso. Deberían explicarle que el bajo costo en inversión y producción, inherente a los yacimientos de petróleo de lutitas, es precisamente el factor que le ha permitido a EE.UU. el ascenso vertiginoso en los últimos cinco años.

¿Paz pírrica?

“Prefiero una paz imperfecta que salve vidas, a una guerra perfecta que siga sembrando muerte”, esta frase de Juan Manuel Santos durante el acto de firma de paz entre el gobierno y las FARC, luce incuestionable. Recoge el clamor de una sociedad que ha convivido con el fantasma de la guerra desde 1948. También en la pregunta plebiscitaria que solicita la aprobación del “fin del Conflicto” y “la construccion de una paz estable y duradera” hay un eco del sentir colectivo. Todo el lenguaje oficial del acuerdo está hilado con letras de esperanza, de amanecer.

Les Diaboliques

Tal es el título de un film de Henri-George Clouzot, una de las mejores obras de suspenso de todas la épocas, realizada en 1955 en tiempos de gloria de la cinematografía francesa. La trama de un asesinato mantiene al espectador en opresiva expectativa hasta que ocurre un desenlace brutal, inesperado, que revela la más fina y perversa elaboración de un cerebro femenino. Para cuidar la corrección, el maestro Clouzot se las arregla para que la diabólica trama sea finalmente descubierta in fraganti por un curioso policía retirado.

Gritos y susurros

Se profundiza la apuesta por el poder entre la enorme mayoría del país que tiene mucho por ganar y la camarilla gobernante que tiene mucho que perder. La mayoría democrática despliega sus fuerzas invocando la razón, la institucionalidad y la paz; la minoría apela al poder abusivo que le confiere la usurpación de las instituciones publicas y las armas. Por eso busca y le conviene la violencia. La mayoría se mantiene en la senda de la sensatez.