Opinión

Columnistas
Pedro Luis Echeverría

El régimen perdió el rumbo

La confrontación y la consecuente represión son las formas como Maduro y su régimen hacen y entienden la política y, por tanto, esa ha sido la manera que el tiranuelo de Miraflores ha escogido para ejercer la presidencia de la Nación. Además de los ya conocidos frentes de controversia abiertos por el gobierno a nivel internacional y en el plano interno, se suma ahora la imposición al país, sin el procedimiento establecido por la Constitución, sin votos que la respalden y sólo por la fuerza de las armas, una ilegal y fraudulenta "constituyente" concebida maquiavélicamente para que legisle básicamente para satisfacer las necesidades hegemónicas del proyecto político del régimen; tengamos la certeza, que irresponsablemente jamás lo hará para atender y resolver los acuciantes problemas que atosigan a los venezolanos.

Pedro Luis Echeverría

Unidad, una necesidad insoslayable

El pasado miércoles, en Bogotá, se reunieron los líderes de las Farc y los excomandantes de las Autodefensas Unidas de Colombia para apoyar y garantizar el cabal cumplimiento de los acuerdos de paz, suscritos entre el gobierno y las fuerzas guerrilleras. Se reunieron con el entendido, de ambas partes, que "la paz es una obligación y un derecho de todo ciudadano y que la reconciliación es la máxima aspiración del pueblo colombiano". Este histórico encuentro hace patente la madurez política de los actores involucrados pues en el empeño de alcanzar una paz duradera y funcional decidieron dejar de lado los requemores, las heridas y cicatrices habidas durante los fuertes enfrentamientos armados que hace pocos años sostuvieron los otrora contendientes.

Pedro Luis Echeverría

Dejó de ser Presidente de todos

Cuando perdió la credibilidad de la mayoría de los venezolanos, ese día, Maduro dejó de ser el Presidente de todos. Cuando su intolerancia y carencia de principios democráticos dividió a los venezolanos entre chavistas y no chavistas, ese día dejó de ser el Presidente de todos. Por sus estulticias recurrentes, mentiras infantiloides, estólidas reflexiones y subestimación de la inteligencia y capacidad de sus conciudadanos, perdió la “authoritas” y, ese día, dejó de ser el Presidente de todos. Cuando prefirió dilapidar los recursos provenientes del petróleo y no utilizarlos racionalmente para satisfacer las ingentes necesidades del pueblo, dejó de ser el Presidente de todos. Cuando renunció al liderazgo que confieren la veracidad y la transparencia, dejó de ser el Presidente de todos. Cuando decidió que su gobierno fuese una suerte de “caja negra” cuyo contenido real se desconociera y que solo se abriera para anunciar las mentiras y falacias que le convienen a su régimen, dejó de ser el Presidente de todos. Cuando fraudulentamente violó la Constitución para tratar de anular a la Asamblea Nacional, dejó de ser el Presidente de todos. Cuando desconoció la voluntad mayoritaria que pedía la celebración de un referendo revocatorio, dejó de ser el Presidente de todos. Por su actitud indolente frente al sacrificio diario de millones de venezolanos y por la brutal represión que desató contra los que pacíficamente protestaban en las calles, dejó de ser el Presidente de todos. Cuando permitió que una red de bandidos y traficantes coparan los cargos de la Administración Pública, dejo de ser el Presidente de todos. Cuando, por su falta de espíritu y desgano permite que la inseguridad asole y mate a los ciudadanos, dejó de ser el Presidente del país. Cuando trató de eternizarse en el poder e imponernos un pensamiento único, dejó de ser el Presidente de todos.

Pedro Luis Echeverría

El 16 J

El país está cansado y obstinado de soportar, durante dieciocho años, a un estrafalario, negligente y perverso régimen -que emergió de la nada- y que solo ha traído miseria, hambre, muerte, torturas, depauperación, dolor familiar, desolación y desesperanza a la mayoría de los venezolanos.

Pedro Luis Echeverría

¿En dónde estamos?

La Venezuela de hoy, después de conocer la actitud antidemocrática, criminal, perversa y delincuencial del régimen al desconocer el derecho de los ciudadanos a exigir que se respete y cumpla por lo establecido por la Constitución, es cualitativita y cuantitativamente diferente. En efecto, la hegemonía numérica que el régimen usufructuó durante tanto tiempo llegó a su fin; ahora su ventaja se reduce a unos cuestionables y manipulados miles de votos. Igualmente; la hegemonía política que les permitió, al que se fue y al impresentable heredero, manejar al país como feudos personales, se ha esfumado. No puede ser de otra forma, han sido y son demasiados los errores, omisiones y negligencia del gobierno que han llevado al país al borde milimétrico del colapso total. Las grandes falencias de Maduro, sus profundas limitaciones, su falta de conexión con los ciudadanos, erosionó el inasible legado recibido y le ha ocasionado también, desde el interior del régimen, rechazos a su liderazgo. Ahora el equivocadamente ungido, debería reconocer, mirar y tomar en cuenta la opinión de más de la mitad del país que no comulga con los fundamentos del ideario comunista de sociedad que está implícitamente planteado en la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Las circunstancias presentes por las que atraviesa el país le imponen al Presidente, sin demoras y de manera terminante, revisar y replantear la filosofía y operatividad de su gobierno y establecer sinceros y veraces mecanismos de diálogo con el cada vez más grande mundo opositor. De no hacerlo la inviabilidad y falta de legitimidad de origen y desempeño de su mandato y la descabellada intentona Constituyente con certeza profundizarán la parálisis y el caos en que se encuentra el país y abrirán el indeseado cauce para una eventual búsqueda de soluciones no democráticas.

Pedro Luis Echeverría

No a la Asamblea Constituyente

He sido, soy y siempre seré opositor a este nefasto régimen que ha dividido y engañado al país con el subterfugio de hacer creer que el modelo social que ofrecía era el camino para la redención e inclusión de los más necesitados. Los pésimos y desastrosos resultados obtenidos en todos los órdenes de la vida nacional, después de más de tres lustros de gobierno, nos indican que el proyecto totalitario del chavismo-madurismo ha sido una perversa quimera que le ha costado demasiado al país y que por ello es nuestra obligación ciudadana hacerlo terminar.

Pedro Luis Echeverría

La amada ausente

Te conocí en mi pre adolescencia, desde ese entonces te amé y sentí que en lo sucesivo no podía vivir sin ti. Llegaste a mi vida y me fuiste enseñando las virtudes que tienes; también tus defectos que afortunadamente son perfectibles y que juntos, a través del tiempo, hemos venido trabajando para superarlos, sin alcanzar el éxito que anhelábamos. Es verdad que durante varios años de recíproco aprendizaje, el tránsito vital no ha estado exento de dificultades,perturbaciones,inestabilidad, crisis y contratiempos, pero también es cierto, que hemos tratado siempre de superar esas vicisitudes momentáneas, mediante la estricta observancia de las reglas y preceptos que soberanamente habíamos decidido que normarían nuestra existencia en común. Crecimos empeñados en hacer que, con el esfuerzo sistemático, nuestra relación produjera los mejores resultados posibles y lo estábamos paulatinamente logrando. El respeto, el reconocimiento recíproco, la mutua tolerancia, la búsqueda de consensos, el diálogo constructivo y la libertad de acción y pensamiento han sido, entre otros, los visibles y merecidos logros obtenidos por la voluntad y la perseverancia desplegadas para alcanzarlos.

Pedro Luis Echeverría

Asamblea Nacional Constituyente, otra sandez gubernamental

El régimen se ha focalizado en prepara el asalto final contra lo que aún perdura del sistema democrático venezolano. A tal efecto, la pretensión del régimen de imponer a como dé lugar y con obsceno ventajismo, utilizando procedimientos írritos y con la consecuente complicidad de CNE y el TSJ, una Asamblea Nacional Constituyente como el instrumento del cual se valdrá para concretar sus aviesas intenciones. La convocatoria de marras ha sido exhaustivamente analizada por eminentes estudiosos del derecho y el Ministerio Público y todos han concluido que la referida iniciativa y sus bases comiciales es fraudulenta, ilegal e ilegítima y constituye una flagrante violación del orden constitucional existente.

Pedro Luis Echeverría

Se les termina el festín y la conchupancia

La que parecía una fiesta interminable comienza a finalizar. Los ladrones, payasos, farsantes, mercenarios, sicarios judiciales y otros especímenes al servicio del régimen, se van disolviendo en el aire, como el humo. Los grandes negocios, realizados ilegalmente en la más absoluta impunidad, los fastuosos viajes, las regias residencias, las millonarias cuentas bancarias, los elegantes vehículos, los pantagruélicos banquetes, en fin, todo lo heredado y robado se comienza a difuminar por la decidida actitud de una población que lucha valerosamente por cambiar a un gobierno corrupto, ilegal, opresivo, irresponsable e ineficaz.

Pedro Luis Echeverría

Breve recuento del fracaso de la injerencia cubana en algunos países

La injerencia cubana en varios países siempre ha terminado con resultados desastrosos para esa dictadura. Todas estas intervenciones han tenido como elemento ideológico central el estar dirigidas hacia países del mundo subdesarrollado, pretendiendo la implantación o sostenimiento de gobiernos afines al marxismo-leninismo. El gobierno cubano las ha justificado bajo el argumento de que se trata de «internacionalismo proletario», realizado en apoyo de los pueblos que, según dicho gobierno, desean tener un sistema socialista.

Pedro Luis Echeverría

Padrino y la FANB, ¿el poder detrás del trono?

El general Padrino, en sus desafortunadas, incoherentes, desangeladas y torpes declaraciones, hace gala de su ignorancia y actitud irrespetuosa hacia lo contemplado en los artículo 328,333 y 350 de la Constitución y además opina, sin fundamento para ello, sobre los fueros constitucionales que amparan las funciones de la Asamblea Nacional. Irresponsablemente usted, General, sin observar sindéresis alguna, se auto designa como vocero del pueblo y de todos los hombres y mujeres que conforman el estamento militar para desconocer, criticar y solapadamente amenazar a los integrantes de la Asamblea Nacional y a todos los opositores al régimen que desgobierna a Venezuela. Cabría preguntarle: ¿está usted seguro que todos a los que fallidamente pretende representar están de acuerdo con el contenido de sus temerarias e irrespetuosas declaraciones? ¿O es, acaso, que realmente es usted el poder detrás del sillón presidencial?

Pedro Luis Echeverría

De que se van…se van

La salida del poder de Maduro y de los corrupto que le acompañan es irreversible. La voluntad popular le pondrá fin a una era de despotismo, arbitrariedades, violaciones a la Constitución, envilecimiento de las instituciones públicas, el sistemático y artero engaño a la población y la más profunda corruptela e ineficiencia operativa del Estado que registra la historia moderna de Venezuela.

Pedro Luis Echeverría

Otro triste Día de las Madres

El próximo domingo el país conmemorará el Día de las Madres; pero también, en esta ocasión, lo hará con inmenso dolor. Ese día expresaremos nuestra más absoluta y decidida solidaridad con las madres de los hijos ausentes y las de aquellos asesinados, heridos, desaparecidos, detenidos, torturados, sometidos al aislamiento y vejados por la vesania gubernamental y por la impunidad del hampa común. Será un día lleno de lágrimas, nostalgias, tristezas, rabia e impotencia. Desde hace 18 años, en Venezuela, esa celebración conjuga la alegría del reconocimiento al inmenso amor y entrega de las madres a sus hijos, con el dolor que éstas padecen por las crueles vicisitudes que sufren y han sufrido tanto ellas como sus vástagos. El régimen que se autoproclama hacedor de la mayor suma de felicidad posible, con sus despropósitos irracionales, es el responsable que miles de jóvenes salgan a las calles a enfrentar la violencia gubernamental y que cientos de ellos reciban muertes, lesiones y torturas; lo es, también, de la desolación ciudadana y del lúgubre y tenebroso ambiente de angustias, desesperación, ansiedad y represión que hoy ensombrece la vida de muchas de las madres venezolanas. El régimen, como siempre, ha mostrado su inexistente catadura moral, su falta de escrúpulos, perversidad, insensibilidad y el desprecio por la angustia de la gente, a través de la difusión de la macabra danza que protagonizó su más conspicuo dirigente cuando, simultáneamente, sus huestes, con suprema crueldad, masacraban y asesinaban a muchas personas en las calles del país; sin dudas, con ello, el régimen, una vez más insultó e irrespetó el dolor de los ciudadanos y de las madres de Venezuela.

Pedro Luis Echeverría

La real y desgarradora verdad

“Porque a veces es demasiado increíble, la verdad deja a menudo de ser conocida”. Heráclito.

Pedro Luis Echeverría

Un gobierno que no sirve

"Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento", Maquiavelo.

Pedro Luis Echeverría

El 19-04 marcharé por Venezuela

Efectivamente, el 19-04 marcharé por Venezuela, la tierra en donde nací, crecí y estoy envejeciendo. Acudiré a marchar persuadido de la enorme responsabilidad que debemos asumir como ciudadanos para procurar, con todos los medios a nuestro alcance, que Venezuela, al igual que todos las naciones de la tierra, tenga el derecho y la posibilidad de construir un país distinto al que tenemos. De vivir y crecer en una nación en la que no predominen la inescrupulosidad en el manejo de la cosa pública, el oscurantismo ideológico, la tristeza ciudadana, la mentira, el autoritarismo, la intolerancia, la corrupción, el abuso y la violación sistemática de la Constitución . Por el contrario, los venezolanos nacidos y por nacer deben tener un lugar en donde vivir que les ofrezca un porvenir, que les ofrezca posibilidades de ser lo que ellos quieran ser, sin imposiciones, ni amedrentamientos de ninguna clase; un país con perspectivas, viabilidad y luminoso futuro. Por eso debemos marchar el 19-04 para exigirle al régimen que restituya los derechos conculcados, que se establezca un calendario electoral, que libere a los presos políticos, que asuma la atención a la crisis humanitaria que padecemos, que facilite el derecho que tienen todos los venezolanos de transitar hacia el porvenir por un camino de progreso, paz y modernidad. El 19-04, estaremos dando un gigantesco paso hacia la construcción de una nueva Venezuela y estaremos sentando las bases del legado que dejaremos a nuestros hijos y nietos: un país viable, un futuro mejor, una sociedad justa, equitativa y armoniosa.

Pedro Luis Echeverría

Que vivan los estudiantes

Nuestros estudiantes están en la calle. Día a día ese poderoso instrumento de la lucha pacífica para la protesta democrática crece y se extiende por todo el territorio nacional. Se suman nuevos participantes y el país se percata de la valentía y la pertinencia de la gesta juvenil y le presta multitudinariamente su irrestricto apoyo. La heroicidad de estos jóvenes en su lucha por hacer respetar la libertad, la democracia, los derechos humanos, la vigencia de la Constitución y la liberación de los presos políticos sacude y conmueve la conciencia de los venezolanos y demanda la participación de los actores internacionales para evaluar y sopesar “in situ” sus justos y contundentes reclamos contra un régimen que viola derechos, leyes, conculca libertades e ignora y desprecia el valor de la vida humana.

Pedro Luis Echeverría

El “madurazo” y sus consecuencias

Amigo lector no podemos permitir seguir viviendo bajo la continua represión del estado y el partido madurista que nos ha negado los derechos humanos y políticos básicos y ha pretendido dominarnos, marginarnos o destruirnos. Un régimen como el que desafortunadamente actualmente manda en el país y que tiene tras de sí una larga secuela de muerte y destrucción y que ha coronado su afán destructivo de Venezuela, al consolidar con el mayor cinismo, desparpajo y ultraje, el artero golpe de estado que ha venido perpetrando contra la democracia y la institucionalidad desde el momento en que se apropió del poder.

Pedro Luis Echeverría

La violencia: un azote nacional

Preocupa como la intolerancia y la violencia irracional, utilizados como instrumentos de acción política, están gravitando en el clima político del país. No hay día en que los medios de comunicación no reporten situaciones de esa naturaleza que se suceden cuando los grupos irregulares, al servicio y con la complicidad del gobierno, atacan impunemente y con vesania a grupos de opositores que legitima y democráticamente protestan por el caudal de errores y omisiones del régimen.

Pedro Luis Echeverría

¿Hasta cuándo?

¿Hasta cuándo los venezolanos vamos a permitir pasivamente que la legitimidad de las autoridades no tenga su origen en la libre expresión popular? ¿Hasta cuándo vamos a aceptar pasivamente que sean la improvisación, la violencia y la intimidación las que condicionen el destino de nuestra patria?

Pedro Luis Echeverría

El ominoso silencio

Cuando usted lea este artículo, Nicolás Maduro se habrá encadenado varias veces más para promocionar su decadente liderazgo y a su incompetente administración. Así lo hace y lo seguirá haciendo porque carece de realizaciones importantes y un perfil propio que lo identifiquen con el país. Esa es su angustia y su tragedia. Ello, nos exige a todos los ciudadanos reflexionar seriamente sobre los alcances y consecuencias del significado que tal situación tiene para el futuro de la Nación y sobre la perspectiva inmediata de un gobierno que carece de viabilidad y voluntad política de actuar para evitar y corregir la secuela de circunstancias negativas que asolan a todos los ciudadanos, sin distingos de ninguna naturaleza. No olvidar que, entre otros males, la escasez, el desempleo, la inflación, la inseguridad afectan por igual a los seguidores del gobierno y a los que disentimos de su forma de gobernar. Ser indiferente frente al estado de cosas que vivimos no excluye a nadie de las consecuencias del resultado; el indiferente está involucrado aún cuando no lo quiera y por tal razón nadie debería aceptar pasivamente que sean otros los que resuelvan sobre las situaciones futuras en las que indefectiblemente todos nos veremos envueltos.

Pedro Luis Echeverría

Unidad, una necesidad insoslayable

La Unidad es el más valioso instrumento del que dispone la disidencia para derrotar social y políticamente al régimen. Restablecer una sólida y viable Unidad es y debe ser el objetivo fundamental para la oposición venezolana. Construir el camino que conduzca a la salida del poder de la caterva de incapaces que gobiernan y reconstruir a la Nación sobre paradigmas y orientaciones modernas, solo es posible con el concurso de todos los venezolanos. La voluntad de cambio unida, genera la sinergia necesaria que nos dota de la capacidad suficiente para poner fin a esta era de oscurantismo, signada por la más profunda corruptela e ineficiencia operativa del Estado que registra la historia de Venezuela.

Pedro Luis Echeverría

La Venezuela de hoy

La Venezuela de hoy, es cualitativita y cuantitativamente diferente. En efecto, la hegemonía numérica que el régimen usufructuó por tres lustros y fracción llegó a su fin; ahora su ventaja se reduce a unos cuestionables miles de votos, al ilegal usufructo de los activos del Estado y a la complicidades del CNE y el TSJ. Igualmente, la hegemonía política que han mantenido durante mucho tiempo tanto en las manos del que se fue como en las del heredero y que les permitió manejar al país como feudos personales, se ha esfumado; no puede ser de otra forma, son demasiados los errores y omisiones del gobierno que han llevado al país al borde milimétrico del colapso total. Las grandes falencias del heredero (cuál Adrián Solano en la pista de sky), sus profundas limitaciones, su falta de conexión con todos los ciudadanos, la magnificación del desastroso legado recibido, ha ocasionado también, desde el interior del régimen, rechazos a su liderazgo. Ahora el equivocadamente ungido, debería reconocer, mirar y tomar en cuenta la opinión de más de la mitad del país que le rechaza y que además no comulga con los fundamentos del ideario comunista de sociedad. Las circunstancias presentes le imponen al régimen, de manera terminante, revisar y replantear la filosofía y operatividad del modelo socialista, examinar objetivamente la errática e ineficiente gestión de Maduro que lo descalifica para seguir conduciendo los destinos del país como mandatario. De no hacerlo la inviabilidad y falta de legitimidad de origen y desempeño de Maduro y su gobierno, con certeza profundizarán la parálisis y el caos en que se encuentra el país y abrirán las puertas para una eventual búsqueda de soluciones no democráticas.

Pedro Luis Echeverría

Cuesta abajo en la rodada

El embustero, falaz e ignorante régimen vocifera una supuesta convicción antiimperialista al atribuir a perversidades imperiales las serias acusaciones que formula el gobierno de USA que comprometen a una importante figura del gobierno nacional. Igualmente, adopta una inexplicable actitud de complicidad al resistirse a ordenar una investigación de oficio de la Fiscalía General de la República sobre este grave asunto. Por otra parte, tan irreflexiva posición de defensa a ultranza de la persona indicada por las autoridades norteamericanas como perpetrador de delitos comunes a quien reclama para someterlo a la justicia y proceder a enjuiciarlo por las acciones ilegales realizadas, violatorias de las leyes que protegen las políticas de seguridad de aquel país , es, por decir lo menos, una solemne imbecilidad.

Pedro Luis Echeverría

¿Diálogo? Para qué?

A medida que transcurren los días en nuestro país, la represión gubernamental aumenta, se perfeccionan y profundizan la crueldad oficial y los métodos y mecanismos para ejercerla. Aumenta el número de víctimas fatales por la inseguridad e igualmente el de los lesionados, los torturados y los detenidos ilegalmente a los que no se les reconoce el derecho al debido proceso; impunemente los grupos armados e irregulares auspiciados, protegidos y financiados por el gobierno incrementan la virulencia de los ataques a las personas, a la propiedad privada y a las pertenencias ajenas. El régimen inventa tenebrosas conspiraciones nacionales e internacionales supuestamente orientadas a desestabilizarlo; maquilla y oculta las cifras de desempeño económico, pretendiendo con ello vender un utópico país que está muy lejos del horror en que vivimos los ciudadanos. El Presidente, en lugar de asumir plenamente sus responsabilidades constitucionales e institucionales, prefirió transferirlas al estamento militar. Asimismo, el régimen trata de infundir miedo, mediante la escandalosa manipulación de las leyes y la institucionalidad para acusar, acosar y calificar de enemigo, sin recurso de apelación, a todo aquel que profesa ideas y valores diferentes de lo que el oficialismo totalitarista asume como el bien común. Manipula a las masas de sus seguidores exacerbando sus peores instintos, creando así una avalancha de odios hacia la disidencia que nadie parece capaz de detener. Permite, con gran complicidad y otorgando impunidad, la profundización y expansión de una de las lacras sociales que más daño causa a una sociedad: la corrupción, al extremo que el afán de enriquecerse en el menor tiempo posible que domina a sus validos, sean éstos políticos, militares, comerciantes o figuras más o menos públicas, ha generado, entre ellos, confrontaciones de diversa índole.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com