Opinión

Columnistas
Pablo Aure

Después de esta no hay otra oportunidad

“El hombre tiene que establecer un final para la guerra. Si no, ésta establecerá un fin para la humanidad”. John Fitzgerald Kennedy Sin negociación no hay salida La palabra diálogo nos trae malos recuerdos, porque cuando la dictadura está en apuros recurre a ella para oxigenarse. Por eso vamos a cambiarla por negociación. Necesario dialogar para negociar algo. Ese algo es la transición que causará el desalojo. Es necio pensar que sin mediar palabras la salida no será traumática. Los enemigos nunca pueden suspender las conversaciones, “aún ni con el sonar de los cañones, el diálogo se puede suspender” (Mao Tse- tung)

Pablo Aure

Bullying a los corruptos

Mientras la ira del régimen no se hace esperar contra los que a diario salen a manifestar su descontento acá en el país, los venezolanos que están en el exterior han decidido perseguir a los enchufados y a sus hijos para cantarle en su cara que se mantienen fuera de nuestras fronteras con dinero producto de la corrupción. Es difícil tratar de desarrollar este tema, pues jamás podemos justificar reacciones violentas contra nadie, ni fomentar el odio, pero resulta casi imposible no sentir impotencia cuando vemos que alguien disfruta de un bien que nos han robado.

Pablo Aure

Insistimos con la Fiscal General Luisa Ortega Diaz

[fvplayer src="https://www.youtube.com/watch?v=8tCO5bLS2oo" width="540" height="432"]

Pablo Aure

Tribunales de guerra

Esto no podía tener un final distinto al que estamos viviendo. El régimen que ha venido destruyendo la institucionalidad del país tenía que recurrir al macabro “Plan Zamora” como soporte dictatorial y de esa manera alargar la agonía de la permanencia de Nicolás Maduro en Miraflores.

Pablo Aure

En manos de la FAN está evitar una guerra civil

[fvplayer src="https://www.youtube.com/watch?v=qU0ZXqqSvbU" width="540" height="432"]

Pablo Aure

Un llamado de alerta a la FAN

Señores, lo que escribo no es que lo veo venir, sino lo que ya está pasando. He allí mi llamado desesperado a la Fuerza Armada Nacional, que no es para que den un golpe de Estado, sino para que reestablezcan el hilo constitucional. Que no permitan que un mismo pueblo se mate entre sí por un capricho dictatorial. Ellos -la FAN- no deben obedecer órdenes contrarias a los derechos humanos. Sabemos que en la Guardia Nacional se alcahuetean las directrices tiránicas al ser cómplices de los sicarios (mal llamados colectivos). Hay fotos, grabaciones y testimoniales que revelan la convivencia entre jefes de la GN y colectivos (sicarios). Todos en la FAN, indistintamente al componente que pertenezcan, deben estar claros de que por acción o por omisión, el brazo de la justicia les alcanzará, porque ningún gobierno es a perpetuidad. Algunos escaparán momentáneamente, pero a otros los apresarán inmediatamente. Los que han acatado las órdenes serán los primeros presos, mientras quienes han sido sus autores intelectuales quizá se fuguen con los dólares que han robado. Pero en cuestión de tiempo los sentarán en el banquillo de los acusados, si se salvan de alguna turba enloquecida buscando venganza en lugar de justicia. Nuevamente, he allí mi preocupación. La FAN puede evitar males mayores. Tanto los asesinatos por encargo, como las reacciones enloquecidas por arrebatos de intenso dolor en los que pueda estar incursos ciudadanos que han perdido a un familiar por mandatos dictatoriales.

Pablo Aure

Mensaje a los cuadros medios y bajos de la PNBy la GNB

Este viernes 28, frente al Fuerte Paramacay, lugar de llegada de la marcha de la Universidad de Carabobo, tuve la oportunidad de hablarle a los presentes, principalmente a los policías y guardias nacionales. A continuación mi mensaje:

Pablo Aure

Horas finales

Nunca antes me había sentido tan optimista como en estos últimos días. Desde luego han sido momentos trágicos, difíciles, sumamente dolorosos para quienes creemos en el derecho a la protesta y en el respeto de los derechos humanos. He visto la represión muy de cerca. He olido “gas del bueno”, escuchado el accionar de las armas de los organismos represores –léase, de los contemplados en la ley- y de los paramilitares, que involucran a los colectivos y milicianos. No me lo han contado, lo he vivido. Me solidarizo y me uno al duelo que aflige a la familia de los caídos por esas manos criminales patrocinadas por el régimen del oprobio. Esas muertes no quedarán impunes. Ningún ser humano con principios y valores puede ser indiferente ante lo que ocurre. Me siento orgullosísimo de los estudiantes. De esa juventud valiente que con arrojo defiende sus derechos. Que no le tienen miedo ni a “animal ni policía”, que desgraciadamente, con contadas excepciones -los represores del régimen-, se confunden o dejan mal parado al reino animal, que nunca atacan sin motivo. No puedo dejar de comentar la actuación encomiable de nuestros alumnos de medicina de la Universidad de Carabobo, que sin estar en las protestas de manera activa, han conformado un equipo de socorro situados muy cerca de donde se desarrollan las protestas, para atender a los que son víctimas de la brutal represión. Para ellos nuestro eterno agradecimiento.

Pablo Aure

Horas finales

Nunca antes me había sentido tan optimista como en estos últimos días. Desde luego han sido momentos trágicos, difíciles, sumamente dolorosos para quienes creemos en el derecho a la protesta y en el respeto de los derechos humanos. He visto la represión muy de cerca. He olido “gas del bueno”, escuchado el accionar de las armas de los organismos represores –léase, de los contemplados en la ley- y de los paramilitares, que involucran a los colectivos y milicianos. No me lo han contado, lo he vivido. Me solidarizo y me uno al duelo que aflige a la familia de los caídos por esas manos criminales patrocinadas por el régimen del oprobio. Esas muertes no quedarán impunes. Ningún ser humano con principios y valores puede ser indiferente ante lo que ocurre. Me siento orgullosísimo de los estudiantes. De esa juventud valiente que con arrojo defiende sus derechos. Que no le tienen miedo ni a “animal ni policía”, que desgraciadamente, con contadas excepciones -los represores del régimen-, se confunden o dejan mal parado al reino animal, que nunca atacan sin motivo. No puedo dejar de comentar la actuación encomiable de nuestros alumnos de medicina de la Universidad de Carabobo, que sin estar en las protestas de manera activa, han conformado un equipo de socorro situados muy cerca de donde se desarrollan las protestas, para atender a los que son víctimas de la brutal represión. Para ellos nuestro eterno agradecimiento.

Pablo Aure

19 de abril, ¿para la Defensoría?

Nunca tantos debieron tanto a tan pocosWinston Churchill Cuando el sábado pasado leí la convocatoria que algunos sectores congregados en la MUD hicieron para marchar el 19 de abril hasta la Defensoría del Pueblo, créanme que sentí una profunda decepción. No puedo entender cómo en una fecha tan importante, se convocara a marchar hasta una institución tan desacreditada por su regente. Le pregunto a quienes me leen: ¿qué tiene que ver la Defensoría del Pueblo con el acta del Cabildo que originó la renuncia de Vicente Emparan por los sucesos de aquel 19 de abril de 1810? ¿Qué valor simbólico puede tener marchar hasta un parapeto que con su silencio ataca al pueblo en lugar de defenderlo y que está palmariamente parcializado para proteger los desmanes de la dictadura? El objetivo debe estar claro, y cómo he dicho antes, si estamos ante un régimen milico-judicial, ¿no sería más coherente exigir de forma pacífica pero masiva, en las sedes de los cuarteles militares del país, que dejen de sostener a la dictadura? No se trata de buscar confrontación, por el contrario, sería enviar un mensaje de apoyo a todos quienes estando adentro de la institución castrense, saben que seguir protegiendo a Nicolás Maduro y sus cómplices, será el peor error de toda la historia contemporánea de Venezuela.

Pablo Aure

Mensajes confusos

Lo hemos dicho antes: en las confrontaciones violentas la sociedad civil siempre lleva la peor parte. No solo por el tipo de armas que utiliza, que son los pitos, las banderas, pancartas, cacerolas y, a lo sumo, uno que otro caucho quemado, y piedras lanzadas a distancia que por lo general no llegan al objetivo; mientras que, el régimen tiene los equipos antimotines que en verdad no se usan como tales, sino como escuadrones que suelen atacar, con aliados paramilitares, bajo el edulcorado calificativo de “colectivos”.

Pablo Aure

Organización es la clave

Ya resulta un lugar común decir que “sin organización difícilmente saldremos de estos malandros”. Pero hoy, necesariamente tenemos que insistir en esa organización que desde hace bastante tiempo venimos hablando. Parece mentira pero no hemos aprendido mucho en estos últimos dieciocho años de tragedia nacional. Las protestas han fallado porque ha fallado la organización e inclusive el objetivo. Los ciudadanos se exponen demasiado. Si en realidad existiera una correcta planificación no se correría el mismo peligro que hoy representan las manifestaciones. Nadie puede entender cómo es posible que un puñado de delincuentes apoyados desde el alto gobierno, puedan someter e imponerse a millones de venezolanos que procuran un cambio de sistema.

Pablo Aure

Luis Almagro, hijo ilustre de la resistencia

La resistencia venezolana en algún momento tendrá que hacerle un reconocimiento al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). En efecto, siempre hemos dicho que los organismos internacionales a través de la historia se han comportado como clubes de amigos que no se solidarizan con los pueblos sino con sus mandatarios. Solo basta revisar el proceder de los antecesores de Luis Almagro para darnos cuenta de que todos se acoplaban a los designios del régimen. Por ejemplo, a Insulsa hasta lo llamaron pendejo, y eso bastó para que luego hiciera mutis con las calamidades que sufrían los venezolanos. Prefirió cuadrarse con el dictador antes que darle la razón a la resistencia.

Pablo Aure

Esquizofrenia opositora

Indagar sobre la situación venezolana es una tarea sumamente compleja que más que de la participación de politólogos o de sesudos analistas, requerimos de la intervención inmediata de psiquiatras, que interpreten tanto a actores políticos como al común de los ciudadanos.

Pablo Aure

La Universidad no se rinde

La compleja situación venezolana cada día adquiere una asombrosa apreciación. Parece un cuadro extraño, extraído del surrealismo. Vemos colas para sacar el “carné de la patria”, colas en los supermercados y en las panaderías. Desde hace algunos días, y no obstante denunciar que padecemos una cruenta tiranía, también observamos colas para “validar” algunos partidos políticos. Constantemente circulan por las redes fotografías de muertes por encargo, o en circunstancias desconocidas. Ya es común observar videos o ser protagonistas pasivos de atracos. A nadie sorprende la gran cantidad de niños en brazos de mujeres que no parecen ser sus madres o familiares pidiendo limosnas en los semáforos, cuidadores de carros en plenas vías públicas con un cartel en el cuello indicando la tarifa de vigilancia. Esa es parte de la Venezuela que hoy tenemos. Pero así como vemos las anteriores miserables escenas, por otra parte nos topamos con inauguraciones de majestuosas obras o entregas de casas. Mientras todas estas contradicciones ocurren -y mucho más- nuestros presos políticos siguen presos. Solo algunas voces en la distancia se escuchan como para enaltecer la figura de alguna organización política, pero no para denunciar la barbarie que está instaurada en el país desde hace casi cuatro lustros.

Pablo Aure

Si no hay justicia para Santiago que no haya paz para el régimen

Soy Pablo Aure Secretario de la Universidad de Carabobo. Hoy exclamo como en el Quijote: ¡Maduro con la UNIVERSIDAD has topado! No descansaremos ni un solo segundo hasta ver en libertad a nuestro profesor Santiago Guevara. Guevara es un científico de la economía y ha sido calificado por el régimen como traidor a la patria por decir la verdad: Santiago Guevara dijo en palabras técnicas lo que todo el mundo siente en el bolsillo y en sus estómagos: ¡el modelo económico instaurado en el país por del socialismo del siglo XXI nos ha sumergido en el hambre la miseria y la corrupción!

Pablo Aure

Santiago Guevara somos todos

Todo lo que envuelve el enojoso caso del juicio en contra del académico Santiago Guevara no es otra cosa que una patraña que se ha tejido para involucrar a civiles y militares en el supuesto delito de traición a la patria e instigación a la rebelión (dos de los delitos que ayer le fueron imputados) Santiago Guevara es un Profesor de economía de la UC un catedrático con doctorado en economía en París.. .es columnista de medios nacionales e internacionales y en reiteradas oportunidades ha hecho propuestas de salidas económicas.

Pablo Aure

Todo a pulmón

En estos tiempos de incertidumbre vale la pena escuchar la canción compuesta por el músico argentino Alejandro Lerner “Que difícil se me hace, mantenerme en este viaje sin saber a dónde voy en realidad. Si es de ida o de vuelta…que difícil se me hace…defender mi ideología buena o mala pero mía… ”

Pablo Aure

De la reconstrucción misma del Estado

La naturaleza adquirida hoy por el poder en Venezuela, guarda una astronómica distancia con la que tuvo - apenas - décadas atrás. De un modo u otro, las dictaduras militares que nos asolaron en el XX, duras o blandas, estaban más que menos regladas, cuidando celosamente de sus apariencias.

Pablo Aure

Militares y no la Fiscalía deben investigar acusaciones de EEUU

[fvplayer src="https://www.youtube.com/watch?v=SkdYs78Ordo" width="620"]

Pablo Aure

La rana en la olla ya se cocinó

Aquel cuento de la rana y la olla –la que poco a poco se le subía la temperatura- que solíamos escuchar cuando las primeras acciones inconstitucionales de este gobierno, no era especulación. Estábamos cual rana dentro de una olla con agua, y nos fueron aumentando la temperatura poco a poco para que no saltáramos. Hoy estamos inmovilizados. Muchos percibieron lo que ocurría y lograron escapar; otros, en complicidad con los verdugos se involucraron en la dosificación de la temperatura pensando que se salvarían. Pero nadie sobrevivirá. Este régimen es un régimen oligárquico ya que todo el poder lo detenta un grupo minoritario. Hoy, el madurismo y antes el chavismo. Nada que ver con un sistema democrático. Este es un régimen que utiliza las armas para someter al ciudadano y no para defender la soberanía nacional.

Pablo Aure

Que se avive en todos los rincones del país la fuerza del ciudadano

Mientras sigamos combatiendo a Maduro con boberías, probablemente le bajaremos popularidad pero no le desequilibremos su gobierno ¡el enfoque es al gobierno y punto!

Pablo Aure

Tan populista es el Psuv como la MUD

Definitivamente, el problema de Venezuela somos los venezolanos. No estamos de acuerdo con el régimen, porque es un antro de corruptos, que han empobrecido a la nación aplicando modelos populistas fracasados; pero aupamos una oposición que pretende sustituir las caras del régimen pero no su empobrecedor modelo populista.

Pablo Aure

Popularidad vs gobernabilidad

Ninguna persona honesta está contenta con la situación nacional. Imposible que el común de los venezolanos se sienta conforme con lo que pasa. El régimen va por la autopista de la destrucción definitiva de lo que un día se llamó país, mientras que los que le hacemos frente y tratamos de evitar la destrucción transitamos por caminos borrascosos, inciertos y dubitativos; y lo que es peor, divididos. No hay uniformidad para exterminar ese monstruo que rige los destinos del país.

Pablo Aure

La MUD y el PSUV no son lo mismo pero se complementan

Para los que dicen que la MUD y el PSUV son lo mismo, les respondo que eso no es verdad. Pero lo que si es cierto es que ambos se complementan. Los dos son el soporte de su existencia. Los comunistas suelen construir una oposición que le sea fácil manipular. En eso ha devenido la MUD. Algunos de sus integrantes no han tomado la decisión de salirse de ella por temor a saltar a la nada, por quizá evitar ser llamados divisionistas y tal vez pensar que esa es la única organización con que podemos hacerle frente a un régimen tiránico. A quienes piensan de esa manera les digo que se equivocan, pues la nada precisamente es la MUD que con sus políticas trazadas por cogollos y sus constantes negociaciones con el régimen siguen manteniendo a esta dictadura con mínima aceptación popular en el poder.

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com