end header begin content

Opinión

Columnistas

Unidad en la diversidad

Entre verdaderos demócratas la unidad puede ser, normalmente lo es, dinámica y diferenciada. Pero será eficiente sólo en la medida en que los objetivos sean comunes y estén claros. Entonces cada grupo podrá definir sus tácticas y hasta sus estrategias para alcanzar el objetivo común. Lo que no se puede tolerar son las conductas alejadas del objetivo central olvidando la verdadera naturaleza del enemigo común en búsqueda de ventajas circunstanciales o la simple cohabitación que los convierte en cómplices voluntarios o no, del enemigo al que se pretende vencer.

La voluntad de la nación

Para nadie es un secreto que más del ochenta por ciento de los venezolanos rechaza al régimen que ha presidido Nicolás Maduro. Ese rechazo es muy superior a los niveles alcanzados por su antecesor. Chávez sufrió un creciente deterioro a medida que se aproximaba a su final, pero ni su muerte, ni la política de “deificación” desarrollada han logrado convencer al país sobre unas bondades inexistentes. Todo lo demás está suficientemente claro para propios y extraños.

En defensa de lo nuestro

Cada día se fortalece mi convicción de que este pueblo es superior que sus dirigentes. No acepto el argumento de que es pasivo, que no reacciona o que se resigna a vivir con lo que el régimen le ha dado. Cada vez menos, por cierto. Lo que algunos no entienden es la dura realidad que sufren los más pobres. Los obliga a ocuparse esencialmente de la seguridad en el más amplio de los sentidos.

El mundo en expectativa vigilante

Septiembre ha sido uno de los meses más especiales del año. Son muchos los factores que contribuyentes. Entre otros, las caretas que algunos mantienen con y sin carnaval, están en el suelo. Ahora hay más claridad con relación a los objetivos que nos hemos trazados los adversarios bien definidos del régimen. No se trata de convivir, ni de negociar para subsistir en medio de una situación como la actual. Tampoco de limitarnos a dar declaraciones circunstanciales para dar apariencia de oposición manteniendo relaciones encubiertas con calificados voceros del régimen. No sabemos cuál es el precio de esto, pero gratis no es.

Cese de la usurpación

Este será el primer paso en el esquema trazado desde la Asamblea Nacional según lo ratificado por sus voceros, especialmente por el Presidente (e) Juan Guaidó. Iría acompañado con la designación de un gobierno de transición hasta la realización de unas elecciones generales, limpias bajo la mirada y seguimiento de la comunidad internacional.

Guyana, una prueba a la vista

Indudablemente Venezuela ha estado dirigida por un régimen traidor a los principales intereses del país. La lista es enorme, pero el ejemplo de Guyana está a la vista.

Colombia y venezuela, destino común

A pesar de las diferencias y múltiples problemas a lo largo de la historia, ambas naciones están estrechamente vinculadas. No exagero al decir que tenemos un destino común. Cuanto sucede en cualquiera de las dos afecta irremediablemente a la otra. Por eso y mucho más, debemos prestar atención a cuanto está sucediendo.

La liberación de Venezuela

Todo el trabajo que se adelanta para cumplir con las metas señaladas por el presidente (I) Juan Guaidó debería enmarcarse dentro de una denominación apropiada. Hay varias, pero se me antoja que deberíamos hablar de la “Operación Libertad”. El cese de la usurpación, es decir, la salida definitiva de Maduro Moros de la escena pública, la inmediata constitución de un gobierno de transición que en mi opinión ya debería estar listo y, finalmente, la convocatoria a unas elecciones libres, universales y con participación nacional e internacional, constituyen los elementos básicos para la liberación definitiva del país. Por supuesto que el enunciado teórico no basta. A cada paso hay que llenarlo de contenido. Especialmente en lo relativo a la transición, tiempo en el cual debe quedar claramente establecido el camino a seguir para la construcción de la democracia que queremos.

Notas sobre lo mismo

Vuelvo a escribir sobre lo mismo. Lo hago a conciencia por la necesidad que tenemos en esta Venezuela nuestra de reaccionar definitivamente para hacer realidad el cambio necesario. Nadie en el mundo tiene dudas acerca de la dictadura, de la restricción de los derechos humanos fundamentales, empezando por la libertad y la seguridad personal y jurídica de la gente y, en consecuencia, del peligro existente sobre la existencia misma.

Reflexiones de esta semana

Están sucediendo muchas cosas en esta Venezuela atormentada por el crimen organizado y la corrupción. En veinte años se ha sufrido bastante. Hoy somos objeto de estudio profundo por parte de instituciones especializadas en el mundo que se ocupan del tema. Cuesta entender cómo un país de nuestras características puede desmoronarse y pasar del grupo de los punteros a la cola en todas las áreas de medición. La responsabilidad de Hugo Chávez Frías y de Nicolás Maduro Moros no tiene discusión. Ambos están condenados por la historia, pero también la de quienes pudieron impedir el desastre. Hubo mucha complicidad calculada o circunstancial por comodidad o simple cobardía. Pero lo cierto es que, una vez más, el pueblo está siendo superior a sus dirigentes. Esto no me alegra, sin embargo refleja las profundas reservas éticas y políticas de la nación. Es hora de ponerlas en práctica.

Consultar al pueblo directamente

Desde unas semanas a esta parte existe una incertidumbre creciente en la población. Es poco lo que se conoce de los temas en las reuniones de Barbados, prolongación de las sostenidas en Noruega y, por supuesto, de los fracasos comprobados de las realizadas en Santo Domingo. Debemos evitar que esa incertidumbre se transforme en frustración o desesperanza. El tiempo avanza. El rechazo nacional a quienes han dirigido al país crece y el anhelo de cambio existente en el noventa por ciento de la gente luce consolidado. No es reversible. Esto significa que no es aceptable una estrategia de convivencia con Nicolás Maduro. Tampoco con los supremos responsables del desastre actual.

La muerte del derecho

Lo hemos dicho y escrito varias veces. Venezuela marcha a la deriva sin Constitución ni leyes apropiadas, sin orden y sin instrumentos para regular las relaciones entre los ciudadanos y quienes tienen la responsabilidad de dirigir al país. Tampoco las relaciones de la gente entre sí por lo que la vida común puede convertirse progresivamente en un infierno hasta en lo vecinal.

No hay secretos eternos

El título de estas líneas es para recordarle su contenido tanto a los máximos exponentes del régimen controlador del poder ejecutivo como a unos cuantos dirigentes de la llamada oposición democrática que, en definitiva, no tenemos demasiado claros los objetivos que se han planteado.

Mi homenaje a Carlos Canache Mata

Síntesis de mis palabras en la sede del Colegio de Ingenieros de Venezuela en homenaje a Carlos Canache Mata Introducción Agradezco profundamente la invitación que un grupo de compatriotas me formulara para intervenir en este emotivo acto. Además de presenciar el homenaje a la memoria de ese venezolano de excepción que fue Andrés Eloy Blanco, es para mí un verdadero honor referirme a otro demócrata integral de este tiempo.

Hora de definiciones transparentes

Recomiendo a todos los venezolanos averiguar, lo más que puedan, sobre los orígenes y desarrollo del llamado Foro de Sao Paolo.

Incertidumbre y esperanza

Este fin de semana resultó útil para la reflexión que con relativa frecuencia obliga al ciudadano común a poner los pies sobre la tierra. Muchos están invadidos por una notable incertidumbre sobre el presente y el futuro inmediato. Sucede tanto entre quienes se identifican con la oposición como los pocos que aún pueden tener simpatías por las cabezas del régimen o un recuerdo nostálgico de la primera etapa del chavismo.

Reflexiones desordenadas sobre la Independencia

Esta semana se cumple un aniversario más del 5 de julio de 1811, consagrado a memorizar la firma del Acta de Independencia. Han transcurrido poco más de doscientos años y aquí estamos, en una situación de angustiosa incertidumbre por las circunstancias que vive la nación. No existe la serenidad indispensable para que la vida se desarrolle en condiciones de mínima normalidad. Todo lo contrario. Hay una mezcla de factores que van desde lo ideológico hasta lo estrictamente político, pasando por carencias tremendas de honradez, por factores como la corrupción, la incompetencia, las ambiciones desmedidas y otros factores que afectan al ciudadano común. Me refiero, por supuesto a la dirigencia política y social del país, con particular acento en quienes han tenido la responsabilidad de manejar la república en los últimos años.

Alrededor de la Batalla de Carabobo

Hoy, lunes 24 de junio, se cumple un aniversario más de la Batalla de Carabobo y, por obligada referencia, de la personalidad del General José Antonio Páez. Por estos días se escribe algo con relación a estos dos aspectos, pero se profundiza poco sobre la vida, obra y aportes al desarrollo integral del país del General Páez. No sé cuál fue la razón del odio manifiesto de Hugo Chávez y la permanente descalificación a la que sometió su memoria, pero sólo logró descalificarse a sí mismo aunque su prédica fuera seguida por los alabarderos sumisos que caracterizaron su mandato. El nefasto régimen todavía se mantiene, aunque precariamente, sobre los hombros de estos últimos culpables del desastre nacional.

Petróleo y petroquímica en el Zulia

El fin de semana fue en Maracaibo. Fui invitado a participar en la Asamblea Anual de Gente del Petróleo del occidente del país y a intervenir en la clausura de esa jornada. Además de escuchar con atención el Informe del lapso comprendido entre los años 2018 y 19, aprobado por unanimidad, tuve la oportunidad de enterarme a fondo de la situación real de la industria petrolera y de la petroquímica en la región. No solamente eso, también de los estudios, planes y programas que equipos especializados han elaborado para la recuperación de lo perdido, de los nuevos esquemas existentes y de lo que deberá hacerse en lo inmediato para la reformulación del negocio petrolero y, por supuesto de la petroquímica, muy vinculado a lo primero.

Venezuela se desintegra

A la vista del mundo entero está el progresivo desmoronamiento del país. No es fácil aceptarlo, pero pareciera una desintegración total. Nada funciona, ni bien ni mal. Todo camina para peor más allá de la nada, sin que existan señales de rectificación o de algún tipo de acción por parte de quienes aún controlan totalmente al régimen.

En homenaje a los presos políticos

A medida que pasa el tiempo tenemos la sensación de que el año no dura nada, los meses se van volando y los días se hacen ceniza sin que podamos avanzar mucho en los propósitos fundamentales que nos hemos trazado. Recientemente se cumplieron nueve años de mi detención y enjuiciamiento por un montón de supuestos delitos gravísimos en contra Venezuela y sus instituciones. Todos se cayeron en el juicio, menos uno que el Juez de la causa mantuvo: Difusión de información falsa, imponiendo una prohibición para salir del país por dos años. Todo se debió a una petición que en mi contra formuló públicamente el difunto Chávez. El caso estaba vinculado a las investigaciones adelantadas por el Juez 4° de la Audiencia Nacional de España, Eloy Velasco, sobre actuaciones de las FARC y la ETA, vinculadas al narcotráfico y al terrorismo, en territorio venezolano con mención específica de reuniones, fechas, sitios y personajes participantes. Yo apoyé el pedimento que se le formulaba al Presidente Chávez para que prestara toda la colaboración solicitada para poder despejar las razonables dudas existentes dentro y fuera del país. No fue posible.

Inaceptable incertidumbre

De un tiempo a esta parte el noventa por ciento de compatriotas que aspiran el cese de la usurpación a corto plazo, sufren de incertidumbre por las actitudes y mensajes, a veces contradictorios, de la dirigencia opositora. Hasta ahora no había querido referirme al tema para no generar polémica en un terreno peligroso para la conquista de los objetivos comunes, pero hay cosas demasiado importantes y graves que no podemos dejar pasar.

Álvaro Gómez Hurtado

Recientemente Colombia celebró el centenario del nacimiento del doctor Álvaro Gómez Hurtado. Quien conozca algo de la vida de ese país sabrá que se trata de uno de los más ilustres y útiles hombres públicos de la historia contemporánea. Tuve la inmensa fortuna de conocerlo personalmente, de tratarlo, de atender a algunas de sus múltiples invitaciones a foros y seminarios dentro y fuera de la Universidad Sergio Arboleda para cuya creación resultó factor determinante y, en fin, puedo decir que sus enseñanzas contribuyeron a mi formación integral.

Algunos aspectos concretos

No recuerdo ninguna celebración tan triste y apagada del Día de las Madres como la de este domingo. Es lógico en medio de las conocidas circunstancias que atraviesa el país. Nadie como las madres para entender y sufrir el drama nacional, el problema de sus maridos y compañeros y, por supuesto, lo que están viviendo los hijos grandes y pequeños. En nombre de ellas tenemos la obligación de profundizar la lucha, acortar los tiempos y concretar exitosamente la llamada Operación Libertad. Desde aquí enviamos nuestra total solidaridad a estas verdaderas heroínas de la historia contemporánea.

Se acerca el desenlace

Finalmente nos acercamos al desenlace de la terrible tragedia venezolana. Imposible luchar permanentemente contra una nación dispuesta a recuperar su libertad y la vida en democracia. Mucho menos cuando quienes han sido responsables de la dictadura lucen contradictorios, enfrentados rabiosamente entre sí y en lucha por la sobrevivencia física y material de cada quien. Lo escribimos hace tiempo. El enemigo de los capitostes está a su alrededor. Maduro debe seguir con cuidado a quienes lo rodean. Bastantes han abandonado el tren de la infamia y otros están a la espera del momento más preciso para hacerlo. Basta con observar y escuchar las recientes y fastidiosas ruedas de prensa, los especiales de VTV y la actitud de quienes las protagonizan para entender la profundidad del drama que viven quienes hasta ahora han gobernado. Se acabó.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com