end header begin content

Opinión

Columnistas
Orlando Viera-Blanco

Choque de identidades

Confieso que jamás pensé llegaríamos a este extremo de dolor, caos y desolación. Predije mil veces que antes de un escenario de hambruna y miseria, el pueblo daría cuenta de esta tiranía. Pero también confieso que encontré una falsa premisa en mi silogismo: Los pueblos no son masa crítica. Son como los niños. Sólo siguen a quienes les quieren y protegen. En el abandono sobreviven (y obedecen) a aquellos que les den un trozo de pan y esperanza. Cultura milenaria. Por eso no se agitan… ¿Pero lo harán?

Orlando Viera-Blanco

Dignatarios de la ONU, ¿cuál es la cifra?

¿Cuál es la cifra Sr. Antonio Guterres? ¿Cuál es la cifra, Sra. Michelle Bachelet? ¿Cuál es la cifra, Sra. Bensouda? ¿Cuál es la cifra, señores Presidentes de un mundo moderno? ¿Es que los seres humanos somos una cifra? ¿No basta la muerte de un solo hombre?

Orlando Viera-Blanco

Están caídos… y no lo queremos ver

“El Padrino” Carlos Vasallo me envió un trabajo del polémico periodista argentino Jorge Lanata analizando la vida de Maradona. No muero por el fútbol como sí por el béisbol pero el titulo me sedujo: “Maldito. ¿Quién lo es?”. Lo que intentaré reseñar no es la historia de un Dios de la pelota en el verde, sino de la vida misma. Un trabajo trepidantemente revelador que desborda una sinfonía de metáforas aplicables a cualquier realidad. Al decir de Carlos Rangel en su obra “Del buen salvaje al buen revolucionario”, es desnudar la neurosis latinoamericana que nos inhibe y nos atrapa.

Orlando Viera-Blanco

La sentencia, ¡ejecútese!

La decisión del TSJ-que por razones de forzosa necesidad opera desde el exilio-tiene una importancia inconmensurable. Es la liaison (enlace) entre la justicia local y la justicia penal trasnacional. Es darle ejecutividad a la restitución republicana del país. Con ella se exhorta no sólo a los organismo de seguridad del Estado Venezolano la captura de Maduro sino a todos los Estados Miembros de la Convención de Palermo sobre corrupción y delitos trasnacionales. Por eso partimos de una premisa fundamental: Es una decisión tanto de contenido jurídico pero también importantísima trascendencia política e institucional.

Orlando Viera-Blanco

¡Anda, párate y hazlo tú !

Lao Tse, uno de los místicos chinos más grandes, solía dar un paseo todas las mañanas. Un vecino acostumbraba seguirlo pero sabia que era un hombre silencioso por lo que al hacerlo, nunca pronunció una palabra. Un día llegó un invitado y quería acompañarlos. El vecino dijo: "No hables nada porque Lao Tse le gusta vivir directamente”. La mañana era tan bella como silenciosa. Los pájaros cantaban, las flores despertaban. El invitado dijo: ¡Que bello!. Fue el único vocablo en un paseo de una hora. Lao Tse lo miró como si hubiese cometido un pecado y de regreso entrando a la casa le dijo al vecino: "Nunca más traigas a nadie!...Este hombre parece ser muy hablador". El vecino replicó: “¿Solamente dijo que bello?.¿Por eso es demasiado hablador?". Y Lao Tse sentenció: "La mañana despertaba, armonizaba silenciosamente. Este hombre lo perturbó todo".

Orlando Viera-Blanco

La mejor palabra es la que no se dice

Es cierto. Una imagen vale más que mil palabras. Pero una palabra-bien dicha-vale más que mil imágenes mientras una mal dicha puede significar perderlo todo. En todo caso es la palabra la que termina definiendo una relación sea de amor, de trabajo, de amistad o de poder.

Orlando Viera-Blanco

Don Luis Almagro, ¡el oso que no descansa!

Si alguien me pidiera describir a Luis Almagro Lemes en dos palabras le diría: un humilde soñador… Tuve el privilegio de entrevistarle en Washington D.C. Por su apretada agenda pocas veces ofrece una entrevista más de 10 minutos. Nos concedió una hora (compartida). Muchas cosas quedaron en el tintero por lo que ahora más que un análisis de gestión deseo rendirle merecido un tributo de vida. Siguiendo su muletilla: !Vamos arriba!

Orlando Viera-Blanco

Pedirle perdón a los desposeídos

Maurice Duverger decía que la política “es la lucha de los individuos para conquistar el poder donde los vencedores lo usarían en su provecho”. Pero es la política en términos de combate, no de estrategias y valores funcionales. En la política de los modernos el reto es conectar con las masas, dando con los elementos identitarios de preferencia y movilización. Y ese elemento es ser como tú. Veamos...

Orlando Viera-Blanco

Hubiese preferido otra muerte

El 4 mayo de 1993, hace 25 años, la CSJ decidió el ante juicio de mérito de CAP, Jefe de Estado. La ponencia estuvo a cargo del Magistrado Gonzalo Rodríguez Corro. 9 magistrados votaron a favor y 6 salvaron sus votos. Una condena que no sólo sentenció a Pérez sino al país entero. Una conjura impulsada por “los notables”, desde cuyo pedestal -puro y moralista- ellos o sus vástagos aun pretenden dar lecciones de ética y política. Cuánta hostilidad, reconcomio y arrogancia comportó la salida de Pérez. Aún flota. Aún la padecemos. La denuncia fue hecha por José Vicente Rangel. El 11 de marzo de 1993, el Fiscal General Ramón Escovar Salóm solicitó el ante juicio de mérito ante la CSJ. La solicitud también incluía a los ex ministros Alejandro Izaguirre y Reinaldo Figueredo Planchart y a otros funcionarios. Dos días después un grupo de notables respaldaron al Fiscal General. Caldera a la cabeza. Uslar en la retaguardia y toda una rebelión de náufragos (Dixit Mirtha Rivero), que jamás le perdonaron a Pérez ser presidente dos veces. Caldera y el Chiripero El cuadro político era otro. Caldera se hizo candidato del MAS y otras organizaciones que adoptaron el mote: “El Chiripero”. COPEI se dividió y nace “Convergencia”. Oswaldo Álvarez Paz derrota la maquinaria de Eduardo Fernández y se alza con la denominación copeyana. Claudio Fermín se impuso al caudillo Alfaro Ucero, derrotando a su candidato Carnero Lauría como aspirante por AD, y Andrés Velásquez de la Causa R sorprendía como fenómeno electoral. El presidente del Senado Octavio Lepage cubrió el interinato por un mes, al tiempo que el Congreso Nacional elegía como presidente provisional al historiador Ramón J. Velásquez. La noche del 20 de mayo Pérez se dirige al país y lanza su presagio: “Hubiese preferido otra muerte”, y concluyó: “(…) quiera Dios que quienes han creado este conflicto absurdo no tengan motivos para arrepentirse”. Caldera asumió el poder tras su victoria electoral en diciembre de 1993. Más tarde sobreseía a Hugo Chávez Frías de su leva de armas. Se cerraba el ciclo de la conjura política de mayor envergadura de la era democrática, mordida de poder que nos conduciría como un tren desenfrenado a los tiempos de mayor crispación social, política y económica que haya conocido la república. Tiempos de tempestades anunciados por Pérez como el peor retroceso histórico desde nuestra gesta de independencia. Una involución republicana nacida de una profunda mezquindad e inmadurez política que hoy pagamos todos con el precio de la devastación indiscriminada. Vale decir que a partir de este antecedente, le queda muy grande muchos notables-de antes y de ahora- acusar a las nuevas generaciones políticas de colaboracionismo y traición. La humildad: Lección no aprendida El antejuicio de mérito de CAP sin duda significó el precedente inmediato perverso que abonó el camino a la llegada de Hugo Chávez Frías. Pérez lo advirtió… ‘De ganar Chávez Venezuela entrará a una dictadura violenta, de asesinos y facinerosos de la cual será muy difícil salir.’ Palabras proféticas por apocalípticas pero además devastadoras de cara al conocimiento que tenía Pérez de todos los entornos minados de inquina y sed de venganza. No sólo de una izquierda trasnochada, sino peor, de “colinas y tepuyes” indigestos. Y esta falta de nobleza y humildad en el entendimiento del poder y la política es la que nos mantiene como perro que se muerde la cola en un laberinto de miseria, sangre y anarquía. Pérez predijo, cito: “Como no soy un acumulador de resentimientos, me equivoqué al suponer que todos actuábamos así y que las diferencias y los duelos políticos nunca serían duelos a muerte. Supuse que la política venezolana se había civilizado y que el rencor y los odios personales no determinarían su curso. Me equivoqué.” No hay que ser un letrado para concluir que nada hemos aprendido de esta lección de quiebre y fracturas históricas provocadas por duelos políticos a muerte como sentenció Pérez. Y como extirpe marca por la huella perenne de la irreverencia y la intemperancia, seguimos patinando en esta historia de miserables y desplazados que se repite una y otra vez desde arriba hasta abajo, hoy día en todos los sectores. Ni vencido ni derrotado Así se despidió Pérez desde Miraflores, al abandonar el cargo de Jefe de Estado en mayo de 1993. Un mensaje corto pero contundente y reflexivo: “pido a mis compatriotas que entiendan estas reflexiones no como expresión nostálgica o dolida de quien se siente vencido o derrotado. Mis palabras son una convocatoria a la reflexión de mis compatriotas sobre los duros tiempos que nos esperan… ojalá que nos sirva la lección de esta crisis. Que se inicie una rectificación nacional de las conductas que nos precipitan a impredecibles situaciones de consecuencias dramáticas para la economía del país y para la propia vigencia de la democracia que tanto sacrificio ha costado a nuestro pueblo”. Lamentablemente no hemos reflexionado ni rectificado nada de nada. Las alegóricas penurias que alertó Pérez llegaron para quedarse. Pues nada. Parafraseando su prédica al tiempo de su caída: “Venezuela toda hubiese preferido otra muerte”. @ovierablanco

Orlando Viera-Blanco

Er Conde, hijo de mono no pela bejuco

Una imagen dice más que mil palabras y una historia nos da más que una enciclopedia. Los aprendices de escritor tratamos de plasmar un guión o un drama que levante una emoción. Pero no basta una elaborada ficción. Nada mejor que una historia viva, de la vida misma… [dixit Ibrahim Guerra].

Orlando Viera-Blanco

El Padre de la Novia

Muchos han visto la película El Padre de la Novia (original de Vincente Minnelli-1950-con Spencer Tracy y Elizabeth Taylor), reeditada en 1991 con el extraordinario comediante, Steve Martin. Para ese entonces, 1991, venía en camino mi primera hija por lo que George Stanley Banks -padre de Kay- no me produjo ninguna angustia. Por el contrario. Celebré no ser aquel padre emborrachado de nostalgias, persuadido sí, que algún día me ocurriría. Y pasó. Hace algunos días mi hija me ha dicho (bueno, antes lo he sabido por Instagram): “Papi, me caso”. Una invasión de recuerdos paralizó mi humanidad. Pero también rémoras…

Orlando Viera-Blanco

La venganza es un plato que se sirve frio

Pierre Choderlos de Laclos, el clásico escritor francés, nos lleva en su novela mas leída, Las amistades peligrosas, al mundo de la apariencia, el engaño y de la hipocresía, que llega a adquirir tintes de cinismo envueltos en un contexto bucólico y aparentemente inocente. Para ello presenta las frías maquinaciones de dos nobles rivales y amantes: el apuesto vizconde de Valmont y la perspicaz y maquiavélica marquesa de Merteuil. Episodios libertinos donde lo único que transgrede (y trasciende) es la desbordada inmoralidad y soberbia de la época…

Orlando Viera-Blanco

La cultura de la ingratitud

ablo, El Apóstol, alertó a sus feligreses: “Debes saber que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos...” (Timoteo 3:1-2). Tiempos peligrosos por ser síntoma de una sociedad enferma y autodestructiva. ¿Cuánta ingratitud debemos sufrir antes de ser libres? ¿Somos ingratos-como lo define la teología-por no reconocernos a nosotros mismos y no tener vocación de amistad? Veamos.

Orlando Viera-Blanco

¿Quién es Iván Duque?

Iván Duque Márquez (42), es un abogado y político nacido en Bogotá Colombia, hijo de la politóloga Juliana Márquez Tono y del abogado Iván Duque Escobar (1937-2016), quien se desempeñó como gobernador de Antioquia (1981 y 1982) y Jefe del Registro Civil durante el mandato de Andrés Pastrana. Es esposo de María Juliana Ruiz, padre de Luciana, Matías y Eloísa. Hermano de Andrés y medio hermano de María Paula Duque Samper. Joven humanista que llega al poder de la mano del ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez.

Orlando Viera-Blanco

Maduro en pico de zamuro

Se lograron los votos en la OEA. Vale la pena recordar que hace 4 años María Corina Machado ocupando la silla de Panamá por cortesía de su Embajador, instaba el debate del caso Venezuela. Sólo tres países apoyaron su moción y de regreso al país [María Corina] fue despojada de su curul. Hoy la historia es otra...

Orlando Viera-Blanco

Venezuela no resiste más

La salida de la crisis en Venezuela no vendrá sino por la intervención internacional en dos direcciones: Aplicación de la justicia global e Intervención legítima humanitaria. Venezuela y su pueblo sufren la crisis humana y social más grave de su historia. No hay excusas para engavetar expedientes que justifican la activación de la injerencia legítima y la justicia global.

Orlando Viera-Blanco

Después te llamo…

Mamá tiene el don de la omnipresencia. Está en todo momento y aparece en cualquier episodio de nuestra vida. Llama si me siento mal porque lo sabe. Si estoy contento, porque lo celebra. Si las finanzas van bien o la cosa va ajustada. Si tengo ansiedad o estoy relajado. En el estrés me alivia. En la sinuosidad me consuela y acaricia. No existe decisión que no cuente con la opinión de mamá. Su intuición o conectividad parece mágica, inalámbrica, infalible. Y éste es el tema: ¿Somos recíprocos a esa hermosa omnipresencia?

Orlando Viera-Blanco

Después del ojo sacado no vale Santa Lucía

La jornada del 20 de mayo transcurrió sin nada nuevo bajo el horizonte. La abstención embriagó la noticia del día y como toda borrachera el país amaneció enratonado. Pero no de democracia sino de ninguneo y farsa más divisionismo y tremendismos dimisionales. El resultado: Maduro sigue en Miraflores, la oposición en las duchas y el pueblo sufriendo el ojo sacado, porque es quien ni ve, ni come, ni vive. No hay vencidos ni vencedores. Un circo con más payasos y domadores que trapecistas.

Orlando Viera-Blanco

El legado de Uslar y de Betancourt…

Don Rómulo Betancourt fue un estadista visionario. Genuino conocedor de la realidad política venezolana y continental que supo deslizarse por las rendijas de la historia, entre caudillos y dictadores para ser el actor político más importante de nuestra era republicana. Arturo Uslar Pietri por su parte dejó de lado la política para convertirse en un sabio liberal. Del exilio [golpe a Medina] a profesor de Columbia University. Su lealtad con la literatura y ancestros caucásicos (germano), le impidieron ceder a las exigencias de una transición tórrida de taitas a marxistas, socialistas y demócratas. Mucha conjura y emulsión leninista-militar donde Uslar, era un alien

Orlando Viera-Blanco

Seremos otros…

Confieso que poco en mi vida había participado en asuntos humanitarios en comparación a la labor que hoy hacemos desde nuestra fundación Venezuelan Engagement Group, (Canadá, US y Europa). Con papá, como médico dedicado a la medicina pública, creí desde niño haber cumplido el dote humanitario recorriendo barriadas caraqueñas…

Orlando Viera-Blanco

El maltrato entre venezolanos

La intemperancia y la desesperación no es buena consejera. Quien lo afirma tiene autoridad para decirlo, porque en lo personal padezco de ambas ansiedades. Dejar fluir la irascibilidad es perder el correcto sentido de lo que se quiere expresar. La irritabilidad disipa la empatía y en efecto, la mejor comprensión de lo alegado. En estos días el desbordamiento emocional criollo está “de moda”. Mala cosa. Así me sucedió en mi programa “El Abogado del Diablo”, donde no fui excepción de moderación (aunque me gustaría serlo). Veamos.

Orlando Viera-Blanco

No somos sopa de nadie

Pascal predijo: “Antes de convencer al intelecto es necesario tocar y predisponer al corazón”. El escepticismo nos invade. Si alguien se atreviera a lanzar el augurio de un pronto regreso a casa y una rápida recuperación de Venezuela, no dudo la réplica: Eres un soñador, un idealista… un optimista sin remedio. Pero aunque la realidad es tenebrosa, no es tan irreversible como nos la pintan. Hoy quiero apelar al corazón pero también predisponer la razón…

Orlando Viera-Blanco

Sal de tu trinchera, ! Venezuela eres tú !

Seguimos atrapados entre la política (arte de lo posible) y la antipolítica (arte de romper desde el gabán). La crisis avanza de forma desmesurada mientras los ciudadanos cabalgan un angustioso debate sobre votar o no votar. La oposición se polariza-rauda y peligrosamente-en una discusión barroca, epistolar hasta cursi, cuando el asunto es histórico, terrenal y táctico.

Orlando Viera-Blanco

A un paso de la transición…

Muchos piensan que en Venezuela naufragó una transición en ciernes a partir de las protestas 2017. La duda se potencia cuando en 2014 también divisamos un salida que no llegó. Ante esta decepción es recurrente acuñar la frase “Venezuela no tiene remedio”. Pero de un simple análisis histórico, fáctico y epistemológico, podemos afirmar-seriamente-estamos a las puertas de una transición de poder…sustentable.

Orlando Viera-Blanco

Aunque me llamen idiota

Fernando Savater, en su libro “Política para Amador ¿Eres idiota?”, nos cuenta: (…) “Los antiguos griegos (tipos listos y valientes por los que sabéis tengo especial devoción), a quien no se metía en política le llamaron «idiotés»; una palabra que significaba persona aislada, sin nada que ofrecer a los demás, obsesionada por las pequeñeces de su casa y manipulada a fin de cuentas por todos". Por argumento derivado, también incurre en «idiotés», quien se allana de la política como quien pretende conocerla, imponiendo con indisoluble, insustituible y peligrosa ignorancia, su modo de pensar a la polis… Esto también es tiranía.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com