end header begin content

Opinión

Columnistas

El yo-yo

Ya lo veníamos diciendo: el país está destartalado y el agua lo ha dejado al descubierto El coctelito de demagogia, uso de la tragedia humana, ineficiencia, falta de previsión con agua... mucha agua puede ser un asunto muy complicado que está enredando cada vez más el "yo-yo" del régimen. Y decimos "yo-yo" y no "papagayo" porque tiene rato que ya no vuela en las expectativas de la gente, sino que en ese sube y baja de trayecto cortico y ya sin la emoción lo que tenemos es un ir y venir de sobrevivencia cayendo en el peor de los mundos de la mal llamada Cuarta en el que los candidatos dormían en ranchos cuando estaban en campaña. En esta oportunidad, el líder no llegó a subir el cerro sino que se los llevó a dormir no a su casa, sino al sótano de su despacho a pesar de que la promesa era la de construir apartamentos en el salón del Consejo de Ministros. La solución no es "arranchar" Miraflores, sino "dignificar" realmente, sin falsas promesas ni tanta besadera de niñitos a quienes perdieron todo a consecuencia de la tormenta de desidia y abandono.

opinan los foristas

Como el agua entre los dedos

Muy probablemente veremos medidas muy fuertes en lo que queda de este año y el que viene Como "el coco", pero más parecido al de la versión del tema que cantaba Lila Morillo que al de los cuentos de nuestros abuelos para "meter miedo". El detalle está en que ese "coco" ya no asusta. Ya nadie se asombra por la historia de la radicalización, la extrema izquierda, las inhabilitaciones, la prohibición de financiamiento para los partidos y las ONG, la expropiaciones, la regulación de la Internet, el cierre de medios y un largo etcétera de medidas que sin duda alguna puede adoptar y que preocupan, quién lo niega, pero que puestas las cosas en su lugar son los mismo que querer retener el agua entre las manos, a la larga se escurre, chorrea, se va, la pierdes, es indetenible. Es lo mismo que estamos viviendo. Por más que el coco grite como coco, se vista como coco, nos haga buuuuuu, nos salga de noche, de mañana y a toda hora, por más que tenga una corte de alaba cocos dispuestos a adorarlo como el tótem coco, por más que sean sus "ecos adormecidos de aquel lamento", por más que veamos que la realidad se nos torna como un "triller folclórico" en el que casi todo está destar- talado, abandonado y maloliente, hay una sensación colectiva de "te espero en la bajadita" que no es otra que el 2012. Un descenso que ya comenzó hace rato, que se asomó el pasado 26 de septiembre y que se evidencia cada día más cuando vemos a gente con su franela roja bien puesta pero que ya cada vez tiene menos miedo de exponer en público su lista de quejas y reclamos. Por eso el coco cada vez que puede habla de unidad, de la proliferación de "quintas columnas" y de traidores porque sabe que cada vez son menos los que creen en él, porque saca cuentas. ¡Qué paradoja! El coco está asustado y por eso huye hacia adelante, silba en la oscuridad y amenaza a diestra y siniestra.

opinan los foristas

La “mala vida”

Lo más sorprendente es quizás lo más lamentable: nos estamos acostumbrando Cinco y treinta de la mañana, sintonizas la radio para saber cuál es la cola del día o lo que es lo mismo, la tranca de siempre, la ya cotidiana, la que realmente te sorprende cuando no la encuentras: ¿qué pasará hoy? ¿Será que es día feriado y no me enteré? Pero no, nunca tenemos tan buena suerte. Lo que sucedía era que un camión cayó en una alcantarilla más arriba de la vía que sueles tomar y obstruyó el tránsito en ese punto. Pero el relato de un país destartalado está a punto de comenzar, o mejor dicho, continuar, en esta suerte de presente imperfecto que estamos viviendo como la vorágine de un capítulo del Correcaminos en el que el coyote nunca puede frenar e inevitablemente se cae en el abismo, con la diferencia que al final siempre lo espera un "rebote" marca ACME que lo deja mallugado, pero vivo.

opinan los foristas

El optimismo

La estrategia del régimen es evitar que todos tengamos sensación de futuro Exprópiese! ¡Nacionalícese! ¡Tómese! ¡Arrásese! ¡Acábese! ¡Encarcélese! Cualquiera de estas órdenes se resumen en una sola intención: cojan miedo y como consecuencia esta otra: ¡váyanse! Pero eso no es nuevo. Cada vez que se pasa unos días en el "mar de la felicidad" donde parece evaluar las cosas a la distancia regresa tomando decisiones o bien radicalizándose o imbuido en un falso, conveniente y muy breve espíritu de corderito sobre todo si tiene cerca algún evento electoral (eso sobre todo en el pasado).

opinan los foristas

Y no veremos…

¿Por qué tanta insistencia en su extradición? ¿Es mucho el temor a sus palabras? Son palabras gruesas. Escuchar cómo un presunto narcotraficante confiesa abiertamente que él le habría pagado a unos 15 militares y altos personeros del Gobierno y lo más importante que tendría las pruebas (videos, cuentas bancarias y otros documentos) no es algo sencillo de escuchar y que después no pase nada. Que al día siguiente esos mismos personajes señalados por el mafioso se hagan los desentendidos, o peor aún, el presenciar cómo su propio Jefe los defienda a capa y espada como hombres dignos e insignes revolucionarios es ya el paroxismo de una descomposición que no gratuitamente ubica a Venezuela como una de las naciones más corruptas del mundo, según el último informe de Transparencia Internacional. Pero el asunto va más allá porque según el presunto capo de la droga apresado en Colombia, el caso de Noriega en Panamá es menos grave que el estatus del narcotráfico y legitimación de capitales que actualmente se vive en nuestro país.

opinan los foristas

En pretérito

Había algo que nos caracterizaba: la idea de futuro y de progreso era posible Sí existe otra realidad, no siempre fuimos así. Sí, teníamos problemas, corrupción, denuncias de abuso de poder, obviamente pobreza, inseguridad y un sinnúmero de temas por los cuales quejarnos (y de hecho solíamos hacerlo sin mayores consecuencias), pero la percepción de nuestra realidad era distinta. Había algo que nos caracterizaba: la idea de futuro y de progreso era posible.

opinan los foristas

Los “círculos virtuosos”

Círculos para que se destierren los egos, potencien la unión y rescaten la esperanza Hay envidias de envidias, unas no muy sanas, oscuras, malucas y que conllevan una cantidad de sentimientos "nada santos", y hay otro tipo de deseos que no son prohibidos sino más bien de admiración y ganas de lograr algo así tanto para ti como para la gente que vive contigo (llámese familia, amigos o todo un país). Esa aspiración es la que todos tenemos con Chile, un país que recientemente ha sufrido los embates de un terrible terremoto y que luego fue el epicentro de la angustia mundial con un caso que conmovió a la orbe entera y que, ¡Gracias a Dios!, tuvo un final feliz. Sin embargo, tales eventos lejos de provocar un sinfín de dimes y diretes de "esto es culpa de" o "tú no hiciste tal", seguido (como en otras latitudes mucho más cercanas) de una cadena de insultos y amenazas, evidenció los deseos de una nación de mostrarse unida y llena de esperanza. Y en esta última frase nos detenemos. El hablar de esperanza y de unidad no es gratuito. Tal vez sea el producto de una sociedad que ha madurado a consecuencia de mucho sufrimiento y que cuando todo parecía más oscuro en cuanto a las violaciones a los derechos humanos, se unió con el fin de sacar a un dictador y lo logró por los votos, no olvidando la justicia eso sí, pero dándole un chance a voltear la página de la Historia y procurar para todos un futuro de prosperidad.

opinan los foristas

Las fintas

La gente conoce de sus "trucos" y sus manidos "trapos rojos" para tapar "verdades inconvenientes" Cómo nos conoce el líder! Sabe exactamente cuáles son los temas que van a generar la polémica necesaria para "tapar" lo que realmente le preocupa, le duele y le mortifica. Resulta que estamos todos de cabeza con el asunto de la Inscripción en el Servicio Militar cuando faltan pocos días para que culmine el plazo incluyendo no solamente a "los jóvenes" y "a las jóvenes", sino que el tema afecta por igual a quienes ya dejaron la mocedad hace un buen rato hasta el punto que ya están pensando en su jubilación. De esta forma, tenemos a buena parte del país buscando como "palito mantequillero" un Centro de Conscripción Militar o la Prefectura más cercana para "cumplir con el deber patrio" mientras pasan desapercibidos otros asuntillos un tanto más incómodos para el comandante.

opinan los foristas

El “otro” proceso

"No había otra manera de acelerar ese "otro proceso", y es que como se dice: "el tiempo de Dios es perfecto" Se siente bien el volver a conjugar en futuro. Pensar que la pesadilla puede tener un despertar feliz que no sea como el de un sonámbulo a quien llaman en medio de la noche cuando está a punto de lanzarse por el balcón. Sí, se siente como una suerte de "fresquito" el pensar que todo es cuestión de tiempo y que mientras unos suben, los otros bajan. Que más allá de los datos numéricos de los comicios parlamentarios (que dividen al país en dos toletes) y de las engañosas curules obtenidas por los métodos estratégicamente planificados para sacar partido de la Venezuela rural donde es fuerte el chavismo, lo cierto es que la alternativa democrática está creciendo en zonas donde antes los rojo rojitos eran los dueños del terreno. Y es que esta historia de atraso y tiempo perdido, pero también de "devoción" y encantamiento de un pueblo que (hay que decirlo) se sintió tomado en cuenta luego de años de olvido por parte de una dirigencia que perdió contacto con el sentir de las grandes mayorías, no puede terminar "de la noche a la mañana". Esta fiebre hay que sudarla completica para que sanemos totalmente de esas enfermedades como el populismo, la demagogia, el facilismo y, sobre todo, el mesianismo. Si no nos curamos de tales males y no entendemos que en ellas está el germen de lo que debemos superar como colectivo, estaremos como el bolero aquel: "la historia vuelve a repetirse".

opinan los foristas


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com