end header begin content

Opinión

Columnistas

La abstención y el fin de la narcodictadura electoralista

Por casi 20 años, Hugo Chávez y sus continuadores no solo vendieron la estafa de que el socialismo resucitaba con “rostro con humano”, sino que adoptaba como vía de legitimación las muy burguesas y representativas elecciones democráticas. Por eso, concluyeron, no era apropiado llamarlo “socialismo” a secas, ni mucho menos ponerle la etiqueta de “leninista” con la cual rodó a lo largo del siglo siglo XX, sino crearle una nueva, otra con la que aún se le conoce: “Socialismo del Siglo XXI”.

¿Por qué Maduro le tiene miedo a Leopoldo López?

Desde la rebelión popular del primer semestre del 2014, Leopoldo López pasó a convertirse en la figura política más temida por la dictadura que Nicolás Maduro había heredado de Chávez y buscaba borrar las referencias que, por 13 años, hicieron creer a Venezuela y el mundo que el “Socialismo del Siglo XXI” era un especimen constitucional y podía desafiarse -y vencerse- desde el marco estricto de la Constitución.

¿Y ahora qué?

Pasados los ciclos del diálogo pareciera que la política venezolana no tiene más opción que regresar a la calle, con un gobierno tratando de completar el golpe electoral continuado que inició a finales de julio del año pasado con el fraude de la elección de la ANC y una oposición disparada a reagruparse para, con los apoyos nacionales e internacionales, insistir en no permitirle escapes a una dictadura frente a la cual no queda otro recurso que apretar el gatillo.

El silencio aterrador de la MUD

Se sabe poco o nada de los líderes de la MUD después del histórico miércoles siete de febrero, cuando, valientemente, se negaron a firmar aquel “Acuerdo” con que Maduro, de manera taimada y rapaz, quiso hacerlos cómplices del establecimiento de la primera dictadura neototalitaria constitucional del país y del continente.

Julio Borges y el fracaso del diálogo

Del análisis de las dos propuestas de Acuerdo presentadas por el gobierno y la oposición el martes en República Dominicana se desprende que hubo un proyecto original que fue presentado a las partes el fin de semana pasado, siendo aprobado por el gobierno, pero no por la oposición, la cual propuso ir a una reunión final en Santo Domingo para convenir en una redacción definitiva del documento.

Dejen tranquilo a Lorenzo

Desde aproximadamente mediados del año pasado empezó a deslizarse en las redes sociales venezolanas (los medios audiovisuales y casi los impresos independientes desaparecieron del país por efecto de la censura y la autocensura) una campaña de persuasión a Lorenzo Mendoza para que renuncie a la presidencia de Empresas Polar y aspire a ser candidato en las elecciones presidenciales que, presuntamente, se celebrarán en abril.

Diálogo, masacre y elecciones

En menos de tres semanas Venezuela pasó de un controvertido y difuso diálogo entre gobierno y oposición en República Dominicana, a una masacre perpetrada por cuerpos policiales que, en una orgía de sangre y ejecuciones extrajudiciales, arrebató la vida a siete opositores, a unas elecciones presidenciales convocadas por la ANC para abril en las que, el autor intelectual de masacre, Nicolás Maduro, aspira, nada más y nada menos, que a ser reelecto.

El castromadurismo después de “La Masacre de El Junquito”

Tres días después de conocerse “La Masacre de El Junquito” la MUD suspendió una reunión que tenía pautada el jueves en República Dominicana con “negociadores” del régimen de Maduro en el marco del diálogo y la Unión Europea anunció que siete altos funcionarios de la administración madurista habían sido objeto de sanciones “por violaciones de los derechos humanos” que incluyen la congelación de activos y la prohibición de viajar por el territorio comunitario.

Crisis humanitaria en Venezuela y diálogo en República Dominicana

Que 19 años de gobiernos socialistas criminales y destructores no hayan sido suficientes para que partidos de la clase política opositora entiendan que el camino de la solución de la catástrofe nacional no puede estar en confiar en la buena fe de sus autores, es sin duda una interrogante que no abandona la vigilia ni el sueño de quienes pretendemos, desde la comunicación o la politología, prender alguna luz sobre las tinieblas que hoy abruman al país.

Maduro 2018: hambre, socialismo y muerte

El asesinato la mañana del 31 de diciembre de una muchacha de 18 años con cinco meses de embarazo por un guardia nacional que protegía las instalaciones de su comando de una manifestación de ciudadanos que pedían les entregaran unas bolsas de comida que el gobierno les había prometido, fue uno más de los miles de accidentes mortales que suceden a diario en Venezuela, donde una hambruna generalizada empuja a oleadas de personas a arriesgar la vida por mendrugos que les regala un dictador socialista que les ha arrebatado el trabajo, la libertad, la ley y, ahora, el valor de su moneda.

Yo no olvido el año viejo

La siempre frágil y olvidadiza memoria venezolana ha saltado sobre el 2017 como si fuera uno más en las casi dos décadas que nos ha tocado enfrentar y casi derrotar a la última variante del experimento marxista que no termina por ser abominado en todo el mundo y no aquel en que el pueblo tocó la esperanza de que los enemigos de la libertad y la democracia lucían inevitablemente derrotados y estrenaríamos el 2018 con una Venezuela renacida y recobrada.

La Navidad en tiempos de guerra

Las cientos de manifestaciones que se han sucedido esta semana en ciudades y pueblos del país por protestas contra el hambre, la desnutrición, la escasez de gasolina y gas doméstico, la ausencia de transporte público y la inseguridad que ya se bate contra ciudadanos humildes que se arriesgan a salir de sus viviendas, nos hablan de una Venezuela que celebra la Navidad en tiempos de guerra, en una tensión y refracción cuyo futuro inmediato es el de una confrontación de consecuencias impredecibles.

Lorenzo Mendoza como empresario, político y ciudadano

No me resulta extraño sino lógico y natural que los venezolanos, a medida que no quedan dudas de que el país ha caído en manos de una banda de socialistas asintomáticos y residuales, recuerden el nombre de Lorenzo Mendoza a la hora de prefigurar un símbolo que los reúna para embestir contra la peor plaga que ha sufrido la República en toda su historia.

La guerra entre Maduro y Ramírez por los despojos del país

Aun resultan imprecisas las causas de la guerra que libran en este momento dos de los más poderosos herederos de Chávez, Nicolás Maduro y Rafael Ramírez, por el botín de un legado que si bien, ya no puede contarse sino en despojos, sigue siendo invaluable como recurso para apostar por unos años más en el poder.

La MUD y la ruleta rusa de otra negociación

La única diferencia de la negociación que se celebró este fin de semana entre el gobierno y la MUD en República Dominicana y las dos anteriores realizadas por los mismos actores y en el curso del último año y medio es que el Gobierno iría más fortalecido para insistir en su empeño de que la MUD acepte sus propuestas y la MUD más debilitada para imponer las suyas.

Antonio Ledezma de regreso a la libertad

Ni siquiera en las peores circunstancias de su secuestro, que sin duda fueron cada uno de estos 1.000 días en que le dictadura quiso privarlo de un don sin el cual le es imposible respirar, Antonio Ledezma se sintió amedrentado, nervioso, huidizo o presto a escuchar ofertas que, por ventajas más, ventajas menos, lo tuvieran hoy en la calle, en algún tramo de la pirámide opositora y jugando al “algún día” en que los verdugos se cansaran y estarían dispuestos a llegar a “acuerdos” con sus sucesores.

Julio Borges frente al reto más crítico de su carrera

Muchas tormentas simultáneas capea el presidente de la AN y coordinador nacional de Primero Justicia, Julio Borges, en este mes y medio final del 2017. Estas pueden ser evitar la aparición de dos fracciones opositoras en el organismo legislativo, pasar la página de la catastrófica derrota electoral del 15-O y evadir la responsabilidad de otro fracaso en una nueva negociación con Maduro en República Dominicana que no tendría por qué resultar diferente a las que ya conocemos.

¿Negociación o claudicación?

Todavía la MUD, ni sus partidos “Primero Justicia”, “Voluntad Popular” y “Acción Democrática”, se han dignado darle una explicación al país sobre la derrota colosal que sufrieron en las elecciones regionales, cuando salen a anunciarnos que están listos para iniciar nuevas negociaciones con Maduro con miras a lograr garantías que justifiquen su participación en las elecciones presidenciales.

La MUD: antes que amanezca

Era impensable a comienzos de uno de los julios más tormentosamente políticos de la historia del país, cuando se vivió la esperanza cierta de que Venezuela se dirigía a derrotar al más siniestro experimento dictatorial del marxismo tardío, el “Socialismo del Siglo XXI”, que la organización que lideraba aquellos acontecimientos, la “Mesa de Unidad Democrática”, MUD, se retorciera hoy hecha pedazos, en vías de desaparecer y acusada de ser la causa de que la dictadura se mantenga en pie y en capacidad de sostenerse por uno o varios años aplicando la variante con que Robert Mugabe lleva 40 años descuartizando a Zimbawue.

Henry Ramos, la mano que mece la cuna

Pienso que quedó tatuada para la historia más entrañable del país la imagen de las 4:30 de la tarde del lunes pasado, cuando cuatro gobernadores de Acción Democrática electos en los comicios regionales del domingo decidieron “subordinarse y juramentarse” ante la ANC en un acto que presidía la inclasificable e impresentable, Delcy Rodríguez.

El regreso de La Salida

Como algunos políticos y politólogos se tomaron el cuidado de tratar de convencerme - inmediatamente después de conocerse que la MUD se iba a las regionales y abandonaba la calle - de que estábamos frente a la derrota definitiva de “La Salida” y no quedaba sino rezar porque Dios la mandara al purgatorio y no al infierno, hoy, cuando podemos afirmar que dejar la calle resultó un error colosal y participar en las regionales otro más colosal aún, tendría que echar mano a mi paciencia más santa para explicarles a tan diligentes profetas que los que no gozan de buena salud son los dirigentes de la MUD y que habría que rogarle al Señor, no que los remita entre las ánimas que penan por su llegada al cielo o las condenadas irremisiblemente al averno, sino a una rectificación política que los gane para la idea de que una dictadura marxista puede derrotarse en unas elecciones pero si se les ata las manos para que no cometan las trampas, trapacerías, estafas, fraudes y todo cuanto puede ocurrírseles a unos comisarios que no viven sino para delinquir.

Las regionales o el camino más corto para volver a la calle

No se perciben signos de que, después de la contundente derrota que sin duda recibirá Maduro en las elecciones regionales hoy domingo, vaya a sacar la bandera blanca y a llamar a la oposición a una suerte de diálogo o negociación, en la cual, admita el nuevo mapa político nacional, pero a cambio que se reconozca la constitucionalidad de la ANC y se le permita sobrevivir hasta las elecciones presidenciales del 2018, cuando termina su mandato.

La abstención

Siendo, como es, la pesadilla de la cual no despierta la oposición en la actual campaña electoral, debería “abstenerme”, incluso, de insinuarla, pero no, voy a escribir (más bien reflexionar) sobre la abstención, pues considero que solo tratándola con la importancia y urgencia que merece, es posible evitar la propagación de la pandemia que todos temen.

Elecciones en tiempos de guerra

Si observamos que las elecciones que se celebrarán en dos semanas fueron precedidas por tres meses de una confrontación gobierno-oposición que rodó de abril a julio y arrojó un saldo de 110 manifestantes asesinados, 600 heridos y más de 3.000 detenidos, entenderemos que se trata de unos comicios crispados, fuera del control de quienes los apoyan y quienes los adversan, y que pueden ser el regreso a la violencia o la continuidad de una paz precaria que, no se extendería más allá de las elecciones presidenciales de diciembre del 2018.

Maduro cree que las regionales tienen la clave de su sobrevivencia

Ya casi no quedan políticos opositores, y muchos menos politólogos y comunicadores que, no estén convencidos que Maduro y sus asesores del G-2, echaron mano a las elecciones regionales como un espejismo para que la MUD enfriara la calle y corriera a embarcarse en una campaña electoral cuyos resultados lucen cada día más comprometidos.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com