Opinión

Columnistas

Borges vs Maduro o el apaciguamiento no es el camino

A juzgar por las ideas fundamentales del discurso que pronunció el jueves para asumir la presidencia de la Asamblea Nacional, Julio Borges, despejó las dudas sobre si insistiría en una política de apaciguamiento con la dictadura de Maduro, o retomaría la vía de la confrontación que hasta finales de octubre fue la estrategia de la oposición con los resultados de todos conocidos y evaluados.

año decisivo para recuperar o perder la democracia

Si el 2016 empezó con el pronóstico de que sería el año en que la oposición democrática arrollaría a la dictadura de Maduro, el 2017, en reverso, empieza con el pronóstico de que es el año en que la dictadura podría darle la puntilla final a la democracia.

El castrochavismo, de derrota en derrota hasta el comunismo

Hay dos verdades que le doblan el alma a los venezolanos que viven y sufren las navidades del 2016: los chavistas cumplen 18 años en el poder y por cumplir su ideario marxista, socialista y totalitario Venezuela es hoy una perfecta ruina.

de lo sublime a lo ridículo

La frase atribuida a Napoleón Bonaparte en el momento más patético y crucial de su retirada de su Rusia, en el sentido de que: “De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso”, puede ser perfectamente aplicable a la MUD, la organización de partidos democráticos venezolanos que, luego de encabezar la histórica victoria parlamentaria del 6D del 2015, inició un comportamiento ambiguo, de marchas y contramarchas, de retórica ardiente pero de realizaciones tibias, a veces atisbando la verdad pero sin atreverse acercársele y, en definitiva, finalizando un 2016 del cual muchos piensan es el cierre de un capítulo honroso, pero sin futuro, en la historia política del país.

¿Qué hicieron señores de la MUD?

Que el régimen de Maduro haya extirpado las palabras “Referendo” y “Revocatorio” de sus comunicados y acuerdos -y, aun de su memoria remota y reciente-, puede explicarse por lo que llegó a representarle como posibilidad de que este mismo año fuera desalojado de Miraflores, pero que la MUD también se empeñe en tratarlo como un suceso infausto y pasado, y apenas digno de mención, obliga a recordarlo como la delgada línea roja que no marcó el comienzo de la guerra civil, sino de la desmovilización civil.

“No hables miejda Fidel”

hora que Fidel Castro está muerto –y espero que de una vez y para siempre- me ha dado por recordar aquel titular que Teodoro Petkoff cinceló para un editorial del vespertino “TalCual” en el 2001, creo, con el conclusivo e inapelable acierto de: “No hables miejda Fidel”.

Nuestros presos políticos

Es noviembre y la temperatura en el Valle de Caracas, y sus alrededores, va tornándose fría, muy fría. “Fría” a la venezolana, donde la temperatura nacional promedio es de 35 grados, y descender a menos de 20 en Caracas en los meses finales del año, es sorprendente y riesgoso.

Y tú también Papa Francisco

No es que le niegue a Su Santidad el Papa Francisco el derecho que le asiste –como a cualquier mortal- de tener sus embelecos políticos, de simpatizar más allá de lo deseable con personajes carismáticos y peligrosos y que, de vez en cuando, deslice críticas contra los poderosos que, sorprendentemente, siempre encuentra del lado económico y no del político e ideológico.

El diálogo, un artificio castrochavista

El diálogo pudo morir perfectamente la noche del viernes, dejado a la buena de Dios por una oposición que nunca le vio sentido ni viabilidad y un gobierno decidido a sacarle partido hasta a sus despojos.

los que van a fracasar te saludan!”

En un artículo que publiqué en este mismo medio el 18 de septiembre pasado, y que titulé “Dialogando con Maduro”, decía que a la entrada de cualquier diálogo con el gobierno del “hombre que habla con los pájaros” debía colocarse la advertencia que, según Dante Alighieri en “La Divina Comedia”, se leía a las puertas del Infierno: “!Oh, los que entráis, dejad toda esperanza!”.

El ciudadano Henry Ramos y el general Padrino López

Negar que el choque actual entre democracia y dictadura que sacude a Venezuela, es una continuidad del desiderátum que nació en el curso de la guerra de Independencia sobre si la República sería una universidad o un cuartel, es no profundizar en el enfrentamiento entre Bolívar y Piar en 1817 que culminó con el fusilamiento del segundo, en la discusión entre el presidente y científico, doctor Vargas y el golpista y héroe, teniente coronel, Carujo, en 1835 sobre si el mundo “era de los hombres justos o de los valientes” o del enorme simbolismo que irradiaba la actitud del general Ezequiel Zamora al lucir siempre el sombrero del civil sobre el kepis del militar y hacerse llamar “El Valiente Ciudadano” y no “El Valiente General”.

Maduro, el dictador que salió corriendo

Aunque los dictadores son cobardes por naturaleza, a la mayoría les encanta aparecer echando músculos, haciendo el papel de valientes, tirándoselas de arrogantes, ni más ni menos que, como en aquella imagen estereotipada de un gorila que, se da golpes en el pecho, alza los puños y gruñe amenazando al mundo.

La dictadura

No me cuento entre los venezolanos que no advirtió en 1999 que el recién constituido gobierno de Hugo Chávez conduciría más temprano que tarde a una dictadura y que, cualquiera fueran los atajos que tomara el teniente coronel para simular sus irrefrenables impulsos, un día amanecería fusil en mano declarándose como único e incuestionado dueño del país.

El regreso de Uribe

Se sabe poco de los lazos de amistad que alguna vez pudieron existir entre Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos y mucho de la guerra política fratricida que mantienen desde que Santos decidió romper con Uribe al otro día de resultar electo presidente de Colombia, -el 7 de agosto 2010-, con la unción y siete millones de votos que le aportó el uribismo.

Los Idus de Octubre

Cualquier cosa podría pasar en los “Idus de Octubre”, menos que el gobierno de Maduro y el inviable modelo socialista que trata de remacharle a plomo y hambre a los venezolanos, no terminen más golpeados, agujereados, triturados, desvencijados y a punto de la estocada final.

¡El Revocatorio ha muerto! ¡Viva el Revocatorio!

Cualquiera pensaría que la decisión del CNE de acumular todos los obstáculos posibles para que el Referendo Revocatorio contra Maduro no se realice este año ni nunca, fue el único acontecimiento político importante ocurrido durante el 2016 en el país, y, por tanto, perfectamente, archivable como otra derrota catastrófica para la oposición democrática.

Dialogando con Maduro

Afirmar que Maduro y diálogo son términos antagónicos no debería provocar en Venezuela otras dudas que las que despiertan evidencias como “la noche es oscura” y “el día es claro”.

La Virgen del Valle, Capriles y el espíritu de Villa Rosa

Desde que me conozco, la Virgen del Valle fue siempre el centro de la religiosidad de los margariteños, y por extensión, de los orientales de Venezuela, que, descendiendo en una proporción asombrosa de los marinos y agricultores de la isla, han llevado por el mundo la que también podría llamarse “la virgen viajera”.

Los mitos que murieron y los que nacieron el 1S

Como todo movimiento histórico fundacional, el 1Sep barrió en su flujo con algunos de los mitos que le dieron identidad al proceso político de los últimos 17 años, pero en el reflujo, pudo haber dejado los gérmenes de otros, de los mitos que incidirán en los sucesos que empezaron a cumplirse desde lo que, característicamente, se conoce como el “Día-D”.

¿Por qué tiembla Maduro ante la Toma de Caracas?

Maduro, sus generales y su partido saben que el rechazo a su gobierno pasa del 80 por ciento, y que si solo el 50 por ciento de tamaña mayoría se incorpora a la Toma de Caracas, entonces, técnica y políticamente quedaría para ser recogido por algún vehículo de esos que se usan para retirar la basura.

El septiembrazo

“Nada es más poderoso que una idea a la cual le ha llegado su hora” escribió alguna vez Víctor Hugo, y creo que este mes de septiembre del cual nos separan apenas 10 días, se aproxima con un sabor de historia, con un brillo de heroísmo que, no dudo, se inscribirá en la memoria de Venezuela como una de las fechas para no olvidar y conmemorar.

El Triunvirato

La tesis más socorrida -y menos estudiada- en el contexto de la enorme crisis política y económica que sacude al país es que la dictadura de Maduro concluyó fracturada en tres fragmentos que, si bien hasta ahora coinciden en sostener al régimen, no pocas veces se refractan, trifurcan y hasta parecieran prestos a desgarrarse unos a otros.

Los petrodólares de Chávez “embrujaron” a Venezuela y América Latina

Creo que una de las claves para explicar el colapso del chavismo consistió en su empeño de establecer una amplia, dispendiosa y clientelar política social que, en cuanto no estaba sustentada en una economía productiva, creciente y sostenible, sino en los altos precios del petróleo, al iniciarse la caída de los mismos, desató un resquebrajamiento del modelo hasta volverlo añicos.

El revocatorio va y la dictadura se va

Hubo un tiempo –no muy lejano- cuando la dictadura de Chávez y Maduro se vendió y fue comprada por los “progres” de todo el mundo como una “auténtica democracia”, porque, presuntamente, no pasaba un año sin convocar a elecciones nacionales, regionales y locales para que el pueblo eligiera a sus autoridades legítimas.

Es el hambre, estúpidos, es el hambre

En las últimas dos semanas el mundo contempló asombrado cómo la apertura intempestiva del cierre fronterizo San Cristóbal-Cúcuta generó una avalancha de casi 100 mil venezolanos que, se lanzaron hacia pueblos y ciudades colombianas a comprar, desesperados, dos productos que hace tiempo desaparecieron en Venezuela: alimentos y medicinas.