Opinión

Columnistas
Luis Manuel Aguana

Política, ciudadanía y Constitución

¿En qué momento se separó la política de los ciudadanos? O tal vez la pregunta debería ser, ¿en qué momento la ciudadanía se distanció tanto de la política al punto que ésta dejo de ser, literalmente hablando, la relación entre la ciudad y el hombre, como indicaba Aristóteles? En la respuesta a esa pregunta posiblemente radique el porqué en Venezuela no existan “ciudadanos” tal y como se les conoce en otras partes, a las personas que ejercen unos derechos concebidos en términos políticos y se subroguen a unos deberes para con la ciudad donde viven y el país en general.

Luis Manuel Aguana

Verdades evidentes

Todo el mundo tiene el derecho a tener una opinión y sostener su propia verdad. Y en todo sistema que se diga democrático esa opinión debe ser respetada, aun cuando difiera de la tuya. Pero, ¿qué es lo que hace que una opinión prevalezca sobre la otra y se convierta en verdad? O preguntado de otra manera ¿Qué es lo que hace que algo que sabemos que no es verdad prevalezca sobre cualquier otra cosa?

Luis Manuel Aguana

Insurrección civil constitucional

“¿Ustedes creen que con unas firmitas recogidas van a tumbar al régimen?” nos preguntan constantemente. Y una vez más intentaré explicar que no deseamos tumbar a nadie, sino imponer, como en cualquier democracia, que el dictamen de la mayoría -esto es, la Soberanía Popular- debe ser respetada y tendrá que finalmente imponerse por encima de cualquier poder que desee someterla. Y más aún cuando ese dictamen está claramente establecido en la Constitución.

Luis Manuel Aguana

Una guerra ajena

El mundo giró 180 grados a partir del 11 de septiembre de 2001. Los norteamericanos, en lugar de ir al encuentro de una guerra fuera de sus fronteras, los terroristas la llevaron a su país. Una guerra peleada por siglos en el Medio Oriente, por primera vez se hacía presente en suelo norteamericano. Y digo en suelo norteamericano y no americano porque ya en 1994 esa guerra se hacía presente en Latinoamérica con el atentado terrorista a la Asociación Mutual Israelita de Argentina (AMIA) (ver https://es.m.wikipedia.org/wiki/Atentado_a_la_AMIA ).

Luis Manuel Aguana

El gran cambio

De Rafael Gallegos Ortiz, rescato las siguientes líneas: “La copla al alzado Joaquín Crespo de su subalterno Narciso Camero, se baja del rocinante y retrata a cuerpo entero –sin enjalma y hasta sin ropa interior- a tantos políticos venezolanos de ayer y de hoy y quisiera Dios que no de mañana: Hombre que tiene talento / brinca pa’lante y pa’trás, / y como yo no lo tengo, / brinco pa’lante no más…” (1).

Luis Manuel Aguana

Mi delirio sobre el 23

Hace muchos años aprendí una máxima que siempre aplico cuando siento que las cosas no están en el sitio donde debieran: “Cuando tengas dudas regresa a los principios”. Intentaré hacer eso de nuevo. Recordar la fecha del 23 de Enero para los venezolanos se ha convertido en un símbolo de la democracia, de reafirmación civil del derrocamiento de una dictadura militar para imponer el poder del imperio de la ley y la Constitución, sobre el militarismo. Creo que ese principio fue inoculado a todos los venezolanos, año tras año, después de 1958 por quienes resultaron vencedores de esa gesta. Nadie puede objetar ese “deber ser”.

Luis Manuel Aguana

Entretelones de una propuesta

Deseo antes que nada hacer una aclaratoria pertinente. Las opiniones que emito desde este blog son de mi entera responsabilidad. No son de ningún grupo al que pertenezca o apoye. Y es pertinente porque desde que estoy escribiendo en relación al tema constituyente se han confundido mis opiniones con las del cuerpo colegiado al que pertenezco, la Alianza Nacional Constituyente. He agradecido a la ANC el respaldo que han dado a las propuestas que he formulado, respetando siempre mis apreciaciones en relación a la situación política del país y de aquellos a quienes considero responsables del agudo desastre que padecemos, apreciaciones que no siempre coinciden con las mías.

Luis Manuel Aguana

El tigre y el cuero de la Asamblea Nacional

No me había dado cuenta -tal vez por aquello de que quienes no ejercemos la actividad política como modo de vida vemos las cosas desde otra perspectiva- del porque eso que hicieron en la Asamblea Nacional no se hizo un año antes, y la razón por la cual Henry Ramos Allup, viejo zorro de la política venezolana, no quiso asumir en su Presidencia de la AN las consecuencias trascendentales de la decisión que tomaron el lunes 9 de enero.

Luis Manuel Aguana

¿Quién es el originario?

Esta discusión de verdad nunca se acaba. El eterno enfrentamiento del “deber ser” en contra del “es” será interminable mientras sigamos siendo humanos. Nunca hemos sostenido que la Constitución de 1999 es un dechado de virtudes, ¡todo lo contrario! Y no dicho por mí sino por los mejores expertos en ese tema. Les invito a oír la intervención del Dr. Asdrúbal Aguiar en un Foro Constitucional en el 2014 ( https://soundcloud.com/laguana-1/interv ... 21-07-2014 ) o leer los múltiples escritos del Dr. Allan Brewer Carías (por ejemplo Federación Centralizada en Venezuela: Una contradicción Constitucional – Allan R. Brewer-Carías http://tinyurl.com/h6wzxux ).

Luis Manuel Aguana

El “fast track” del venezolano

No hay una característica que nos defina mas como venezolanos como nuestro sentido de la urgencia. “¡Lo mío que me lo den ahora!”, “¡Pa' ayer es tarde!”, “¡Burro que piensa bota la carga!”. Eso explica muchas cosas: los operativos, los motorizados, los gestores, la corrupción para movilizar documentos, y hasta los puestos de empañadas en las calles. Ese rasgo cultural define comportamientos que luego la gente olvida de donde salieron. Queremos que todo se resuelva ya (los documentos, los trámites, etc.), sin importar que algunas cosas requieran maduración. Este rasgo cultural puede explicar porque aun no salimos todavía del régimen, aunque ustedes no lo crean, y forma parte de lo que debemos, si no cambiar, al menos empezar a controlar en este nuevo año que comienza.

Luis Manuel Aguana

del punto de inflexión al cambio decisivo

“Tenemos aquí a las personas adecuadas, juntas, en este lugar inspirador, con los conocimientos, las herramientas y la influencia para crear un cambio verdaderamente transformador, para tomar las medidas audaces que hacen falta para que el planeta pase del punto de inflexión al cambio decisivo.”. Así se expreso el Presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Zhang Xingsheng en su discurso de apertura al Congreso Mundial de la Naturaleza en Hawai el pasado septiembre. Si cambiamos en la expresión la palabra “planeta” por “país”, podríamos pronunciarla en Venezuela al cierre de este terrible año. Tenemos todo el potencial para pasar del punto de inflexión a un cambio decisivo. La gran pregunta: ¿será el 2017 cuando decidamos hacerlo?

Luis Manuel Aguana

Tiempo de opciones

“¡Poseedores de la verdad, abstenerse!” Así rezaba un viejo dicho de los años 60s, atribuido a uno de los carteles del famoso Mayo francés. Y es así, la verdad es algo que todo el mundo cree poseer y cuando concentras en un solo espacio a muchos “poseedores” de una verdad, paradójicamente es lo menos que se alcanza. La verdad es al final aquella que se abre paso a través de un trabajo duro, continuo y macerado, que finalmente es comúnmente aceptado por la mayoría; y que termina imponiéndose por razones válidas o no. ¿Quién tiene la verdad? Todos y nadie. Y salvo que sea una verdad objetiva –como suelen ser las verdades científicas- el resto de las verdades humanas terminan teniendo ese final: son forzadas por aquellos que por una u otra razón tienen la fuerza para imponer “su” verdad.

Luis Manuel Aguana

Lecciones de una Navidad destruida

“Ojalá que cambiemos todos, porque si no, cambiar de Presidentes no cambiará nada. Porque cambiar de Presidentes, sin que cambiemos nosotros, es lograr que nada cambie jamás” Carlos Sicilia, No voy a apagar nada, 2002 Pudiera tomar la nota que escribí para la Navidad del 2011 (ver Navidad con presos políticos) y solamente cambiar los nombres de los presos políticos más relevantes de ese momento, y tendría un artículo con la misma o tal vez mayor vigencia que en ese entonces. Así de mal estamos pasando nuestras Navidades cinco años después.

Luis Manuel Aguana

un camino serio frente a la dictadura

Lo peor que podemos hacer aquellos quienes nos decimos analistas políticos es escribir de manera irresponsable. Los analistas interpretamos -o al menos debemos intentarlo- lo que hacen aquellos que influyen en la actividad política. Y digo influyen porque no todo aquel que está en la actividad política es un dirigente que influye en lo que sucede, o bien no todo aquel que influye es un dirigente político.

Luis Manuel Aguana

Larrazabal II y cuando entran los militares

Por algo dicen que la historia la escriben los vencedores. Y la del 23 de Enero de 1958 no es la excepción. Ese cuento encantador que nos han relatado desde que tengo uso de razón y que se ha construído en el imaginario colectivo de que unos "militares civilistas" encabezados por Wolfgang Larrazabal permitieron el retorno a la democracia en 1958 no tiene precisamente esa exactitud histórica.

Luis Manuel Aguana

La hora de las definiciones

Hace poco comentaba en una reunión, que en la Venezuela de estos tiempos de incertidumbre, se estaban dando mucho aquellas situaciones que dramatizaba jocosamente Joselo, el mejor cómico que tuvimos en el país “cuando éramos felices y no lo sabíamos”.

Luis Manuel Aguana

Referendo ciudadano y Constituyente Originaria

De una manera natural los venezolanos van cayendo en lo que siempre ha reafirmado la Constitución en sus múltiples versiones hasta llegar a la 1999: que la Soberanía Popular reside intransferiblemente en el pueblo.

Luis Manuel Aguana

Cambio constituyente

Qué difícil es hablar de cambio en Venezuela. Pareciera que somos un pueblo conservador cuando hemos históricamente demostrado haber sido agentes de cambio para otras naciones. La gente te dice: “mejor deja las cosas como están, ya resolveremos”. Y así nos pasamos años y años en lo mismo, y por supuesto con los mismos resultados. Esto tiene especial importancia cuando se trata de introducir cambios políticos. La gente se acostumbra a una manera de ser en la política, lo que hace que difícilmente al plantearse cambios fundamentales esta los tienda a rechazar, por más que les expliques que no puedes continuar haciendo lo mismo.

Luis Manuel Aguana

Una propuesta de carácter político

Ciertamente me sorprendió oír una intervención de Henry Ramos Allup en la Asamblea Nacional al momento de defender la propuesta de adelanto de elecciones, y la respuesta del régimen, indicando que eso no estaba en la Constitución. La respuesta de Ramos Allup fue contundente: “¡Idiotas, claro que no está! ¡Es una propuesta de carácter político!” (oír la intervención de HRA en la AN el 16 de Noviembre de 2016, min 13:06, en https://youtu.be/oPl-ynfgQ24). Es sorprendente ver a nuestros políticos profesionales decir cosas que son irrebatibles al régimen sin percatarse que también las están diciendo para el resto del país.

Luis Manuel Aguana

El chantaje de la paz

Me llamó mucho la atención la parte frase final del comentario de Carlos Alberto Montaner en su reciente video relativo al diálogo en Venezuela: “De este juicio general ni siquiera se escapa el enviado del Papa, Monseñor Claudio María Celli, que sabe perfectamente que el chavismo no piensa someterse nunca a la regla de la mayoría y sin embargo respalda la farsa de las conversaciones. Según la oposición lo que dicen es que la iglesia está más deseosa de apoyar la estabilidad y la paz que la democracia, las libertades y el respeto a la ley; y esto es muy grave porque al final no habrá ni paz ni democracia, y el Vaticano quedará sumamente desprestigiado”.

Luis Manuel Aguana

Hacia una Constitución para todos

De nuevo volví a escuchar de un sobresaliente catedrático universitario del Derecho las razones formales que tiene para pensar que es innecesario ir a un proceso constituyente porque con la Constitución que ya tenemos, de acuerdo con su razonamiento formal, es mas que suficiente para resolver los graves problemas que tiene el país. Y los voy a sorprender con lo que esta vez concluí: ¡tiene razón! Y tienen razón todos aquellos que defienden, dentro del estricto sentido del Derecho, que si se siguiera el "librito", Venezuela no tendría problemas, pero ¡los tiene!

Luis Manuel Aguana

lecciones para Venezuela

Imposible no abordar este tema que nos afecta a todos los que vivimos en Latinoamérica. No ganó Trump, perdió la clase política norteamericana. No ganó Trump, perdió la manera en que se han administrado los asuntos políticos y económicos en beneficio de las mayorías en casi todos los países del mundo. Trump y su instinto de competidor nato solo interpretó acertadamente el sentimiento de la masa y se montó sobre ella, surfeándola con éxito sin caerse de la tabla.

Luis Manuel Aguana

La idea trampa del diálogo

Es asombroso ver las diferencias entre lo que piensa el burro y quien lo monta. La comunidad internacional está montada en una de que no nos matemos, sin importar que el régimen nos tenga sometidos y pasando hambre; y por otro lado la población haciendo malabarismos para sobrevivir a la debacle económica, precisamente porque estos delincuentes están gobernando, y a la vez tratando de salir de ellos sin que la sangre llegue al río. Eso es como mantener a la mujer borracha y el barril lleno de vino al mismo tiempo: no se puede.

Luis Manuel Aguana

Igualitarismo, diálogo y guerra civil

“La Federación encierra en el seno de su poder el remedio de todos los males de la patria.No, no es que los remedia; es que los hará imposibles” Gral. Ezequiel Zamora Como profesor de la vieja guardia en Ciencias Sociales del Pedagógico de Caracas de los años 40, mi padre era un empedernido de la historia y la geografía de Venezuela. Siempre me llamó la atención cuando afirmaba sin asomo de dudas que los venezolanos habíamos resuelto el problema de la igualdad social con nuestra Guerra Federal en el siglo XIX, al punto que a partir de ese momento nadie se consideró menos socialmente, y que desde allí en adelante nadie llamó más nunca a nadie “su merced”, esa odiosa forma del lenguaje colonial heredada de los españoles cuyo uso denotaba sumisión en aquellos socialmente menos privilegiados para dirigirse a aquellos que se consideraban superiores.

Luis Manuel Aguana

Bienvenidos a la transición

Tomo prestado el sugestivo título de un artículo mi estimado amigo Diego Arria, publicado en la prensa nacional, donde invitaba a los venezolanos, a avalar su propuesta de cambio estructural del sistema político de Venezuela, a una semana de producirse las elecciones primarias de comienzos de 2012, para elegir al candidato presidencial de la oposición que enfrentaría a Hugo Chávez en diciembre de ese año (ver Bienvenidos a la transición, en https://twitter.com/laguana/status/792533503787368448). Luego de más de 4 años de ese llamado los venezolanos deberíamos, en su conjunto, al menos convenir que la escogencia realizada ese año no fue la más afortunada.