end header begin content

Opinión

Columnistas
Leandro Rodríguez Linárez

Se acaba el extraining

Venezuela desde hace años se ha convertido en una fabrica de problemas, los que existen se agravan y surgen nuevos diariamente. El (des)gobierno no soluciona absolutamente nada, tanto se empeora la calidad de vida de que muchos creen es la intención de quienes manejan lo público, caotizar a fin que la más simple diligencia o trámite deba realizarse a través de los “caminos verdes”, en ese escenario el gobierno asume con mayor fortaleza el control sobre la vida de los venezolanos, además de mantener ocupado al pueblo para evitar piense, despierte, reaccione.

Leandro Rodríguez Linárez

¡Boooom!

Y estalló… no nos referimos a drones, bombonas de gas, ni a nada parecido. Hacemos mención a la calle, al pueblo llano en su mejor expresión, sin partidos. No haremos referencia a lo ocurrido en el desfile conmemorativo del aniversario de la GN por dos razones; la primera es que no somos expertos en explosivos, armamentos, ni nada a fin. En segundo lugar, porque en Venezuela el flujo informativo está sesgado, autocensurado, carece de credibilidad. Sea lo haya ocurrido nadie gana, desfavorece a nuestra Venezuela, el riego país continúa elevándose. ¿Quién se atreve a invertir en este oscurantismo?

Leandro Rodríguez Linárez

Única solución, revertir el chavismo

Censos, comisiones, Estados mayores, misiones, encuentros, enroques, congresos, diálogos, negociaciones, diagnósticos, rebautizos, mecanismos puestos al derecho y al revés, planes, sub planes, pruebas, ensayos, improvisaciones, en fin… fracasos tras fracasos que giran en torno a un mismo proyecto centralista de élites kakistocráticas, de controles y racionamientos mientras el país sigue cayendo cada vez más aprisa, más profundo. Ello solo tiene una explicación: el proyecto y el recurso humano que lo encabeza debe ser cambiado, revertido 180° en lo político, económico y social.

Leandro Rodríguez Linárez

“Sí Chávez estuviera vivo”

Muchos aún tienen la ingenuidad o simple curiosidad de preguntarse cómo estaría Venezuela sí Chávez estuviera vivo. Nos atrevemos responder una pregunta extremadamente fácil de contestar, pues no olvidemos que al morir dejó su legado intacto en lo que denominó “El Plan de la Patria”, manual que Nicolás Maduro, como él mismo afirma, ha venido aplicando de manera magistral.

Leandro Rodríguez Linárez

¿Puede Maduro continuar?

Con otro paquete de “medidas económicas” que, según especialistas en la materia, lo único que traerá como premio de consolación es no hacer transacciones económicas y financieras con ceros que estorban pero que en nada resuelven los problemas reales y al cabo de pocos meses esos ceros aparecerán de nuevo, Maduro busca tiempo debajo de las piedras, tiempo que desde que evitó el revocatorio lo disfruta en injusto extraining.

Leandro Rodríguez Linárez

Bernal mató la guerra económica y la ANC

Me da hasta vergüenza, hemos perdido incluso hasta la gobernabilidad. Hay que decirlo. Y somos responsables de ello. No es responsable la cuarta república, no. No es responsable Carlos Andrés Pérez, no. Somos responsables nosotros porque tenemos 19 años en revolución y ya somos responsables de lo bueno y de lo malo en este país” Esta fue la declaración de Freddy Bernal el pasado 22 de julio… no de ningún “escuálido”, “imperialista”, “majunche” ni “mudista” increpando al kakistocrático régimen, fue el propio Bernal, artífice, ícono, líder fundador y mentor de la revolución chavista.

Leandro Rodríguez Linárez

¿Y los presentistas?

Para que Venezuela supere el oscurantismo al que está sometida desde hace casi 20 años es imprescindible comprender lo que ocurre hoy… no ayer, ni mañana… pues lo que nos está destrozando la vida no tiene nada en común con nuestra historia. Es la peor corrupción, desidia, ineptitud y con miras convertirse en la peor dictadura que habremos soportado. Desde luego, tiene un poco de muchas tiranías que han castigado a los pueblos latinoamericanos, principalmente de la cubana.

Leandro Rodríguez Linárez

Hiperinflación socialista ¡La peor!

La hiperinflación en Venezuela no respeta ni siquiera el patrón del precio del dólar, a pesar que éste mantiene por varias semanas un precio relativamente estable, los precios de los productos continúan su vertiginosa alza ¿Por qué? Porque confluyen un sin número de factores que, a pesar mantienen transversalidad en la falta de autoridad, responden al modelo país que tenemos: élites que saquean las riquezas de la nación, al pueblo, todo lo que signifique ganancia.

Leandro Rodríguez Linárez

La oposición

La oposición en Venezuela está atravesando una coyuntura crítica, paga los errores propios, pero principalmente sobrevive los ataques de un gobierno que ha sabido neutralizarla por todas las vías. El régimen tiene la oposición diseñada a su conveniencia, dividida, desarticulada, desconectada del pueblo.

Leandro Rodríguez Linárez

¡El gobierno jamás resolverá algo!

No olvidemos, desde su primera Ley Habilitante (finales 2013), el Presidente Maduro aseguró todos los problemas se solucionarían, empeñó su palabra, afirmó Venezuela finalmente comenzaría su senda a ese “País Potencia” que tanto auguró fallidamente el expresidente Chávez. Con todo ese vasto repertorio de leyes se autoconfirió más poder absolutista a través del reforzamiento del centralismo, de la militarización de lo civil, de más y más controles, racionamientos e intervención gubernamental en todo el espectro público y privado, fortaleció así el proyecto ideado por su antecesor y mentor… de esto hace ya 5 larguísimos años. No solamente tuvo un par de Leyes Habilitantes (6 meses cada una), también ha resuelto gobernar por Decretos de Emergencia que con anuncia del TSJ lo libraron de los “formalismos” constitucionales, además, lleva un año apoyado en una “constituyente” a su medida, que secunda todas sus órdenes. Ahora, los resultados de toda esa tizana de poder son archi conocidos, no vale la pena señalarlos, basta salir a la calle y toparnos con un país digno del “Infierno” de la “Divina Comedia” de Dante Alighieri o de “Macondo” del también universal Gabriel García Márquez, Venezuela es una nación sumergida en la anarquía de élites gubernamentales ¡Si! de otro modo cómo se puede justificar tantos y tan diversos delitos impunes, a la vista de todos, en todos los niveles y que ninguna autoridad haga algo… son extremadamente ineptos o cómplices, así de sencillo. Luego de haber concentrado el poder de un César romano, el régimen comenzó la supuesta senda electoral, anulando villanescamente el revocatorio, entramando una “constituyente” que según expertos juristas es paraconstitucional e ilegítima, logró así congelar el anhelo de votar de toda una sociedad extenuada en la infructuosa exigencia de cambio. Así, se hizo de las elecciones regionales, locales y presidencial, arrastrando precariamente simpatizantes rojos rojitos. Una vez consagrado su macabro plan (no podemos decir “magistralmente” porque basado en la violencia institucionalizada, en la manipulación planificada de las necesidades, en el secuestro de la institucionalidad e irrespeto a la ley, a la democracia, cualquiera pudo hacerlo) ahora la voz de mando es “vamos a solucionar los problemas del país” ¿Lo hará? Lo primero es identificar “los problemas” ¿Son causa de una supuesta “guerra económica” o las obvias consecuencias de haber manejado al país como un hato colonial a través de la insana concentración de poder? Luego de haber conducido a Venezuela casi 20 como una finca personal, por encima de la constitución y la legitimidad, luego de inundar a los venezolanos con feroces controles y racionamientos ¿Cómo puede haber responsables más allá de la esfera del gobierno? Veamos ¿Cuántos planes, subplanes, motores, Estados mayores, comisiones, lineamientos, leyes e infinidad de estructuras solapadas, repetidas, rebautizadas, improvisadas van y el país continúa hundiéndose cada vez más profundo, más aprisa? Todo nos lleva a la conclusión/opinión es parte de un premeditado proyecto, el proyecto castrista que busca hacer del gobierno el único que da, el único que quita… por eso no soluciona los problemas, los acentúa… en fin ¡el problema para el pueblo es el gobierno! Sí tiene duda, analice el pretendido “Plan 50” del régimen, dese cuenta su única intención es controlar la poca producción que queda en el país para asegurar los indignantes Clap, finalmente, ser el único que da, que quita, continuar subyugando, sometiendo a los venezolanos a través de necesidades premeditadamente planificadas ¿Le quedan dudas? @leandrotango

Leandro Rodríguez Linárez

Chavismo, la plusvalía del engaño

Primeramente, comenzamos señalando que las ideologías en la política han tenido un efecto perverso a lo largo de la historia, han servido históricamente para engañar y manipular a los más incautos, sean de izquierda, derecha o centro, tienen un mismo objetivo: atornillar en el poder a una élite política, misma que luego se convierte en élite económica… repetimos, sea de izquierda, derecha o centro. Basta apreciar por ejemplo a Cuba, con una super élite militar-civil todopoderosa, que vive como los jeques más acaudalados del planeta a expensas de un pueblo racionado, reprimido, manipulado a través de sus necesidades más básicas como alimentación y salud.

Leandro Rodríguez Linárez

A punto de constitucionalizar nuestra destrucción

El famoso pacto de Punto Fijo el 31 de octubre de 1958 permitió estabilizar una democracia que sí bien nunca fue perfecta era perfectible. Sus orígenes fueron estrictamente partidistas, por ello la democracia se degeneró en una insalubre partidocracia, repetimos, fueron nuestros primeros pasos democráticos, a pesar de los errores, era viable, faltó liderazgo político vanguardista, visionario.

Leandro Rodríguez Linárez

Sí Chávez hubiese…

Entre la Constitución del 99 y la del 61 no hay diferencias profundas, solo enunciados que se han quedado en letras muertas, es el mismo régimen presidencialista, reforzado tóxicamente con más leyes centralistas, que lejos de “empoderar” al pueblo germina élites de élites, cogollos partidistas que invaden nuestras agobiadas vidas.

Leandro Rodríguez Linárez

Síndrome del país nulo

El gobierno se encuentra más ocupado en mantener el control dentro de su desquebrajada estructura que en el país, ello con la finalidad de preservar su débil sustento en el poder, esto trae como consecuencia la anomia política, económica y social, sencillamente ¡no hay orden! quien debe procurarlo, la institucionalidad/autoridad, se ha convertido en una jungla salvaje donde ni la constitución prevalece, se impone el criterio de 545 asambleístas del Psuv autoproclamados todopoderosos, dicho sea de paso, con diversas corrientes entre ellos mismos.

Leandro Rodríguez Linárez

Politólogo ¡Levántate y anda!

Sí usted acude a una consulta médica y éste, tras realizar los análisis pertinentes y estudiar los síntomas, le diagnóstica diabetes, le aseguro usted no dirá el doctor es “prodiabetes” o un militante furibundo del “diabetismo”. Como científico que es usted obedecerá sus indicaciones, probablemente, consulte otras opiniones médicas, pero sí el primer diagnóstico fue científico, se dará cuenta que el primer galeno estaba en lo cierto.

Leandro Rodríguez Linárez

La idiotez de otras presidenciales

Ojalá sea un falso cuchicheo de esos que se desatan malintencionadamente, uno de esos rumores atribuibles al G2 cubano, un simple ruido cuya finalidad es desviar la atención de los problemas reales del país: Nos referimos a una presunta propuesta dirigida repetir las presidenciales.

Leandro Rodríguez Linárez

Enroquemanía

Los “cambios” que Maduro hizo a su tren ministerial se circunscriben en dos realidades: mismo recurso humano y mismo proyecto, lo cual prácticamente pasa desapercibido en una sociedad obstinada de una deprimente descalidad de vida. Hacemos énfasis en lo de obstinada, el suicidio se ha convertido en una alternativa ante la imposibilidad de cubrir las necesidades más básicas personales y familiares.

Leandro Rodríguez Linárez

Un diagnostico político

Como primera realidad, nos topamos con un gobierno en su peor momento histórico, incluso, más débil que en 2001 y 2002 cuándo Chávez, huyéndole a sendos referendos, provocó aquella coyuntura histórica de paros, manifestaciones, derrocamiento... se encuentra en extremaunción. Maduro 2018 se encuentra en terapia intensiva toda vez que sorteó la vía electoral con estratagemas al margen de la ley y la legitimidad. La comunidad internacional, luego se evitara el revocatorio en 2016 de una manera vulgar, jurídicamente hablando, se activó aguas abajo sancionando y aislando a los protagonistas del socialismo del Siglo XXI. El proyecto de Chávez se sabía era insostenible, no se basaba ni en trabajo ni en educación, dependía no solo del boom petrolero sino de una receta autodestructiva: una institucionalidad partidizada que excluyó lo cualitativo, que creyó obviando (silenciando) los problemas reales en el flujo informativo del país, que consolidando una súper élite cívico-militar sacrificando a un pueblo extremadamente pacífico y entablando unas relaciones internacionales tarifadas, podía mineralizarse en el poder al estilo del castrismo ¡Se equivocó! A pesar que tiene dos décadas gobernando, desde hace tiempo su permanencia es forzada, esa condición día a día le genera grave consecuencias interna y externamente. Segunda realidad, la oposición. La fortaleza del régimen es la debilidad de los venezolanos, recientemente han surgido “liderazgos” opositores tan forzados que obliga presumir posibles pactos con el gobierno. La oposición orgánica concentrada en la MUD cayó por su propio peso, la egolatría y mezquindad interna pudieron más que el amplísimo rechazo a su enemigo. La presunta reestructuración en la plataforma del Frente Amplio resultó un sin sabor, un desacierto que (dicho sea de paso) incluyó dos lúgubres figuras del chavismo, corresponsables del caos que nos agobia. Básicamente fue una misma MUD pero con desconexión repotenciada. Ocurre un fenómeno que hace valorar al liderazgo y a los partidos políticos verdaderos, 8 de cada 10 venezolanos repudian al gobierno, pero la falta de propuestas y estrategias, la división en la oposición, hacen que ese repudio no afecte al gobierno como debiera. Desde luego, también debemos ser objetivos, debemos señalar que la labor opositora se ha convertido en una peligrosa ocupación, las instituciones que deberían ser del Estado y hoy son del Psuv acribillan a la oposición, la neutraliza ilegalmente, es allí donde se requieren liderazgos auténticos, estrategas… ese es el reto.

Leandro Rodríguez Linárez

La propuesta de Ecuador, ¡otro 20M!

La propuesta de Ecuador, de realizar un referéndum para conocer sí los venezolanos reconocen o no las elecciones del 20M, es una clara demostración que la realidad de nuestro país es aún desconocida para parte importante de la comunidad internacional. Sí se llegase a realizar, los resultados serán los mismos, una abrumadora abstención, teniendo lugar solo la esclavitud electoral diseñada por el gobierno vía manipulación de las necesidades de la población que él mismo genera, finalmente, el CNE dará cifras elevadas de participación a pesar de la inocultable soledad de los centros de votación.

Leandro Rodríguez Linárez

Tercermundismo constitucionalizado

La concepción de Estado prevista en la Constitución del 99 es la misma del 61, Venezuela trastabilla con constituciones retrógradas que son una oda al trágico presidencialismo, o lo que es igual, dictaduras constitucionales. El artículo 226 es un botón, atribuye la jefatura del Estado al presidente de la República cuando debería ser solo jefe de gobierno, la guía del Estado debe recaer en la sinergia de todos los poderes públicos nacionales apegados irrestrictamente a la letra de la carta magna, no a caprichos ególatras.

Leandro Rodríguez Linárez

La rebelión de la minoría opositora ¡Peligro!

Una vez más el gobierno fuerza un presunto “diálogo” intentando frenéticamente simular legitimidad/legalidad, al respecto, quién sabe qué prometería al sector financiero para que la postergación de la conversión monetaria haya lucido como una “decisión consensuada” cuando es consabido fue una errática y alocada promesa electoral. A parte, se anunció un acercamiento entre Copei y el gobierno en Miraflores. Asimismo, se expuso mediáticamente a los cuatro gobernadores humillados ante la ANC como mediadores para liberar presos políticos, ante el fulminante informe de la OEA que lo acusa de crímenes de lesa humanidad, el gobierno busca reducir presión internacional. Finalmente, Henri Falcón introduce ante el TSJ una impugnación de las presidenciales en franco reconocimiento al TSJ cuestionado por propios y extraños… Ahora bien, es necesario aclarar, estas acciones no se circunscriben como hechos atribuibles a la oposición del país, son actos aislados, individualizados.

Leandro Rodríguez Linárez

S.O.S. Liderazgo

El motivo principal de las deslegitimadoras abstenciones en los últimos procesos electorales es que el venezolano dejó de creer en el voto, en su capacidad de premio, castigo y cambio. El gobierno al perder la Asamblea Nacional se encargó de destruir el voto con “elecciones” prefabricadas, así como enajenando competencias, facultades, recursos, inhabilitando o apresando a quienes lo venzan por esa vía, sencillamente, deseamos se entienda ¡el venezolano no desea continuar votando mientras quienes hoy ocupan las instituciones del Estado lo continúen haciendo!

Leandro Rodríguez Linárez

¿Qué viene para Venezuela?

Muchos se preguntan, esperanzada o desesperanzadamente, ¿Qué viene? y no hay nada más predictivo que nuestro futuro inmediato, pues tenemos 18 años en lo mismo: el país continuará, cada vez más aceleradamente, por su senda de autodestrucción. No se trata de ser alarmistas, más bien ¡Realistas!

Leandro Rodríguez Linárez

No insistan, ¡murió el voto!

Insistir en el voto es desconocer la magnitud del problema, es pastorear nubes. En primer lugar, porque la institución del voto se ha perdido, el Gobierno la mató, el venezolano ha dejado de creer en el poder del voto como instrumento de castigo, premio o cambio. Lo hemos dicho en reiteradas ocasiones, el gobierno desde su derrota del 6D de 2015 se inmunizó ante el sufragio universal y directo, realizando presuntos procesos electorales donde impone candidatos, electores esclavizados a través de sus necesidades, resultados y se ampara descaradamente con fines electorales en instituciones y recursos que son del Estado, entre otras ilegalidades más.

Leandro Rodríguez Linárez

De Chávez a Maduro y de Maduro al ilegalismo

La mesa está servida, al igual que la “constituyente” el régimen adelantará contra viento y marea las presidenciales express, convocadas y montadas en tiempo récord, tanto que la oposición no pudo organizarse para escoger candidato, pues esa era la idea del gobierno. El domingo habrá elecciones presidenciales y legislativas regionales sin los principales líderes opositores ni las principales organizaciones partidistas.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com