Opinión

Columnistas
Juan Páez Ávila

Gran acuerdo nacional

Si después de 52 años de guerra, más de 200 mil muertos y millones de desplazados, los colombianos llegaron a un gran acuerdo nacional, entre el gobierno que preside Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, que pone cese al conflicto y abre las perspectiva de una paz duradera, no puede ser descabellado pensar que en nuestro país, con la participación de destacados representantes del gobierno y la oposición, y de organismos internacionales interesados en superar la mayor crisis económica, social y política que vive Venezuela, se encuentren mecanismos de negociación que conduzcan a la estabilidad de un estado de derecho.

Juan Páez Ávila

La complicidad del CNE

La actuación de la mayoría de los integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) forma parte de una política de la cúpula de gobierno civil y militar, violatoria de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, como único mecanismo de mantenerse en el poder, para defender sus grandes intereses acumulados ilícitamente en el manejo de los fondos públicos a lo largo de casi dos décadas de gobierno chavomadurista. Al perder el apoyo del electorado del país, expresado en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, y verse en el peligro de tener que entregar el gobierno a los representantes de una Alternativa Democrática, si permite la realización del Referendo Revocatorio, han optado no sólo por profundizar la represión secuestrando a dirigentes de la oposición como Leopoldo López, Antonio Ledezma, Manuel Rosales y más de un centenar de luchadores por la democracia y el bienestar de la población nacional, sino también bloquear cualquier vía electoral que consume su derrota.

Juan Páez Ávila

Diálogo y desconfianza

La denuncia permanente de algunos sectores minoritarios e incluso individualidades muy respetables, contra el sector mayoritario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) porque adelantan un diálogo exploratorio con representantes del gobierno, a la luz de la más elemental interpretación periodística, resulta una manifestación de desconfianza en la firmeza y honestidad política de quienes representan a la mayoría de la oposición.

Juan Páez Ávila

Contra el totalitarismo

La utilización por parte del Presidente de la República, Nicolás Maduro, del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para desconocer el poder que la mayoría de los venezolanos le otorgó a la Asamblea Nacional, y del Consejo Nacional Electoral (CNE) para impedir la realización del Referendo Revocatorio de su mandato como Jefe del Estado, es un claro indicio de que la camarilla civil y militar que nos gobierna, pretende mantenerse en el poder al margen de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Juan Páez Ávila

La paz y debate en Colombia

Después de la firma del Tratado de Paz en La Habana, entre el gobierno de Colombia y las Farc, que indica que el camino de la negociación era el único que podría poner fin a más de cincuenta años de guerra, se abre un intenso debate en la sociedad colombiana para que mediante el voto la mayoría decida si aprueba o rechaza los términos del acuerdo. Paralelamente la Conferencia de los Comandantes Guerrilleros de todos los frentes de las Farc se reunirán para decidir acerca de si refrendan o no el Tratado firmado por la alta jerarquía militar de esa organización que llama a la pacificación.

Juan Páez Ávila

El voto contra la violencia

Los electores venezolanos no sólo lograron tener un rol protagónico, al lado de los partidos políticos y otras organizaciones democráticas del país, en las elecciones del 6 de diciembre del 2015, cuando sufragaron a favor de las 2/3 partes de la oposición en la Asamblea Nacional, sino que también convencieron a muchos pesimistas de que la lucha pacífica y el voto son las armas más poderosas que tiene la mayoría de la población para derrotar la tendencia autoritaria del gobierno.

Juan Páez Ávila

Desafío a la soberanía popular

El intento de la mayoría del Consejo Nacional Electoral (CNE) de posponer el Referendo Revocatorio, además de ser una violación de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela y del Reglamento elaborado por dicho Consejo, es un franco desafío a la soberanía popular expresada el 6 de diciembre de 2015, cuando a través del voto le otorgó a la oposición las 2/3 partes de los diputados que integran la Asamblea Nacional.

Juan Páez Ávila

Maduro contra la Asamblea

La amenaza de Nicolás Maduro no sólo de boicotear, sino también de liquidar la Asamblea Nacional que representa la voz y el mandato de la mayoría de los venezolanos que sufragaron el 6 de diciembre por las 2/3 partes de los diputados que la integran, revela que el país atraviesa por uno de los peores momentos políticos en los que la represión gubernamental aumenta contra la oposición, e incluso contra los disidentes del régimen que comienzan a ser víctimas por algunas de sus conductas o simples palabras expresadas sobre el acontecer nacional, en la creencia de que pueden hacer uso de la libertad de expresión. Ya son inocultables los signos y la intención gubernamental de enrumbarse definitivamente hacia el totalitarismo.

Juan Páez Ávila

Diálogo y paz en Colombia

El mundo democrático está a la espera que se concrete el anuncio hecho por el Presidente Santos y el máximo jefe de las FARC, ¨Timochenko¨ de que en pocos días se debe firmar el acuerdo definitivo de paz en todo el territorio colombiano. No sólo la acción del Ejército y la Aviación colombiana, mediante la utilización de una moderna y sofisticada tecnología militar, de la cual no podría escapar ningún jefe guerrillero que se negara a negociar, condujo al diálogo establecido en La Habana, entre los jerarcas de ambos bandos, sino también algo que para el momento resultaba imprescindible y hasta obligatorio que alguno o varios Jefes de Estado importantes de América Latina intervinieran, como lo hizo Carlos Andrés Pérez en Centroamérica, para poner cese a violencia y alcanzar la paz en nuestro país vecino. Después de más de 40 años de infructuosa y violenta búsqueda del poder mediante la lucha guerrillera, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) perdieron a varios de sus máximos comandantes y su capacidad ofensiva, lo que las colocó al borde de una segura derrota, todo lo cual indicaba que el momento para evitar un mayor e inútil derramamiento de sangre, obligó a sus jefes actuales a transitar el camino de la negociación y la paz en la sociedad colombiana. Desaparecido por muerte natural el Comandante Manuel Marulanda, por razones obvias la lucha guerrillera en Colombia entró en una nueva y difícil etapa, caracterizada no sólo por lo que significa la pérdida de su máximo jefe, unificador de todas las tendencias y comandos que constituyeron ese ejército irregular, que pudo prolongar la violencia en el vecino país por varias décadas, sino también por la superioridad militar tecnológica que demostró el ejército colombiano en sus últimos ataques a los campamentos de la guerrilla, dentro y fuera de sus fronteras, en lo que parecía ser el avance de un cerco o asedio mortal que colocaba a las FARC en una posición defensiva, refugiándose en la selva o traspasando los límites los separan de los países vecinos. En un artículo anterior comentamos, que si bien nuestro país no está en guerra, la muerte de Hugo Chávez dejó sin dirección al gobierno y al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) lo que ha provocado el desconocimiento de la jefatura de Nicolás Maduro, por parte de grupos chavistas importantes, y un aumento de la violencia oficial contra la oposición en general, sobre todo después que ésta ganó las 2/3 partes de la Asamblea Nacional. Sólo la intervención de la OEA, UNASUR y varios Jefes de Estado , solicitando un diálogo que conduzca a superar la crisis que atraviesa el país, ha podido ahorrarnos más dolorosos sacrificios humanos, de lo que significan los presos políticos y los exiliados, que sumados al hambre, la inseguridad y la inflación han convertido a Venezuela en un caos. Y si Colombia logra entrar en una etapa de pacificación que avance inexorablemente hacia un acuerdo definitivo, que inserte a la mayoría de los actuales guerrilleros en la lucha democrática, América Latina puede evolucionar, con mayores posibilidades de éxito hacia una comunidad de naciones democráticas, que les permita superar el atraso económico, la dependencia de materias primas y la pobreza. Colombia y Venezuela consolidarían las relaciones pacíficas que se han visto afectadas por el cierre unilateral de la frontera por parte de Nicolás Maduro, quien puede ser revocado si se respeta lo establecido en la Constitución Nacional y se realiza el Referendo este mismo año.

Juan Páez Ávila

Diálogo post referendo

En nuestro país no estamos en guerra, pero existen peligrosas manifestaciones de violencia en los barrios populares entre bandas armadas de diferentes signos, aunque con predominio del hampa y de los paramilitares del gobierno, que también amenaza a la clase media y a toda la población. También existe un estado de permanente violación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que en opinión de la mayoría de los demócratas nacionales e internacionales, requiere un diálogo de interés nacional, para restablecer el Estado de Derecho.

Juan Páez Ávila

El camino al militarismo

El nombramiento del Ministro de la Defensa, General Padrino López, jefe de la Misión de Abastecimiento Seguro y Soberano, a quien deben rendirle cuenta la mayoría de los ministros del Gabinete de Nicolás Maduro, además de anular las mayoría de las funciones del Vicepresidente Aristóbulo Istúriz, marca el rumbo militarista que el Presidente de la República se propone imponer a los venezolanos a corto o mediano plazo, según las circunstancias políticas que surjan del desafío gubernamental al país y al mundo democrático, que busca una salida constitucional y cívica a la presente crisis que afecta a la nación.

Juan Páez Ávila

Camino al militarismo

El nombramiento del Ministro de la Defensa, General Padrino López, jefe de la Misión de Abastecimiento Seguro y Soberano, a quien deben rendirle cuenta la mayoría de los ministros del Gabinete de Nicolás Maduro, además de anular las mayoría de las funciones del Vicepresidente Aristóbulo Istúriz, marca el rumbo militarista que el Presidente de la República se propone imponer a los venezolanos a corto o mediano plazo, según las circunstancias políticas que surjan del desafío gubernamental al país y al mundo democrático, que busca una salida constitucional y cívica a la presente crisis que afecta a la nación. Existen diversas variantes y modalidades políticas que los partidarios de las dictaduras del caudillismo decimonónico y del capitalismo de Estado del siglo XX, utilizan para intentar liquidar la democracia e imponer la barbarie personalista, militarista y dictatorial. Sin que sea algo nuevo, porque durante la primera mitad del siglo XX, el fascismo en Italia y el nacionalsocialismo en Alemania, emergieron a través de una fachada electoral y un lenguaje democrático, para establecer feroces dictaduras, derrotadas sólo por los Aliados al final de la Guerra Mundial, en América Latina y en el llamado Tercer Mundo se corre el riesgo de una regresión a la barbarie, si las fuerzas democráticas no son capaces de unirse en la defensa del imperio de la Ley nacional y de todos los convenios internacionales que tienen como mandato el respeto a los Derechos Humanos y en general a la preservación de la democracia. El control de los Poderes Públicos por parte del Ejecutivo, y en algunos casos la liquidación, de las instituciones fundamentales de la democracia, la violación frecuente de las leyes, es decir, la inobservancia de la Constitución Nacional y de los tratados internacionales firmados por la mayoría de los países del universo, colocan a nuestro país, en la vía hacia el totalitarismo. Y aunque la derrota del fascismo, del nazismo y del comunismo y su difícil retorno con crímenes masivos y campos de concentración, parecen tragedias lejanas, el gobierno del madurismo ha realizado y realiza diversos intentos de destrucción de las libertades públicas y de la propiedad privada para dar paso a un capitalismo de Estado que no sólo fracasó en la Europa comunista, sino que también llenó de pobreza y miseria a millones de personas, que si no quedaron desempleados, ganaban salarios de hambre. La judicialización de la política, con el desconocimiento de las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional, la cárcel, la persecución y exilio forzoso de los adversarios políticos del régimen, son claras evidencias de la tendencia militarista y totalitaria del gobierno de Nicolás Maduro, que además de ser denunciados, deben enfrentarse con coraje y firme decisión democrática. El rechazo a las políticas del gobierno, por más del 80% de los venezolanos, es un claro indicador de que existe la posibilidad de revocar el mandato de Nicolás Maduro, mediante el Referendo y restablecer las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional, para que controle a los administradores de los dineros de la nación, legisle para restaurar el Estado de Derecho y crear un clima de reconciliación de los venezolanos, que le abra el camino a la prosperidad, el bienestar y la libertad de todos los ciudadanos, y que cancele definitivamente la ruta hacia el militarismo y la barbarie.

Juan Páez Ávila

Alirio Díaz

La muerte de Alirio enluta no sólo a los caroreños y a los venezolanos, sino también a los habitantes del mundo de la cultura, en particular de la música y de la guitarra clásica que ejecutó magistralmente, para deleite de quienes le oyeron desde su pequeño terruño –La Candelaria, zona rural de Carora- hasta los más importantes teatros del universo.

Juan Páez Ávila

La presión democrática

La violación sistemática de la Constitución Nacional Bolivariana por parte del régimen de Nicolás Maduro y de los Poderes Públicos que le obedecen incondicionalmente, ha generado un repudio mayoritario, no sólo de la población venezolana, sino también de la mayoría de los gobiernos democráticos del mundo occidental, que se expresa en una sólida presión democrática para obligar a Maduro respetar la Carta Magna.

Juan Páez Ávila

Periodistas frente al autoritarismo

El ejercicio del periodismo frente al poder autoritario siempre ha sido un riesgo ante la represión y un desafío a la violencia oficial, para lo cual se require el coraje y la ética que la mayoría de nuestros comunicadores ha demostrado en los últimos tiempos. Incluso frene a una férrea dictadura como la del General Marcos Pérez Jiménez, el gremio de periodistas desempeñó un rol fundamental, particularmente en los momentos de mayor enfrentamiento, que condujo a una huelga general y al derrocamiento del dictador.

Juan Páez Ávila

Hambruna y soberanía alimentaria

La hambruna que hace estragos en el estómago de millones de venezolanos, particularmente entre los más pobres, que ha conducido a sufrir largas colas para tratar de comprar algunos productos de la cesta alimentaria e incluso a varios saqueos de establecimientos comerciales, constituye la negación de una política agropecuaria equivocada que desde el poder tanto Chávez como Maduro han impuesto como la panacea que los llevaría a alcanzar la soberanía alimentaria.

Juan Páez Ávila

El revocatorio o el barranco

Después de 17 años durante los cuales tanto Hugo Chávez como su heredero Nicolás Maduro se han negado a dialogar con la oposición política, con los empresarios y trabajadores sindicalizados, excepto en algunos momentos cruciales por los que han atravesado, la sociedad venezolana ha sido dividida y cargada de tensiones, de odio, como consecuencia de sus discursos virulentos, lleno de amenazas contra el adversario político, al que han convertido en su enemigo. Los ataques de Maduro han sido permanentes, casi todos días en encadena de radio y la televisión, en los que además anuncia al país sus cambios de ministros y sus políticas públicas en general.

Juan Páez Ávila

Maduro frente a la OEA

Aunque Nicolás Maduro exprese un profundo desprecio por la OEA y en particular contra su Secretario General Luis Almagro, por haber convocado al Consejo de Seguridad para estudiar la situación política, económica y social de la Venezuela presidida por él, como heredero del extinto comandante Hugo Chávez, el sólo hecho de provocar un debate acerca de la crisis que atraviesa el país, lo coloca, si no al desnudo total, sí en un serio cuestionamiento por gran parte de la opinión internacional.

vaya al foro 

Juan Páez Ávila

No al totalitarismo

La tendencia totalitaria del gobierno de Nicolás Maduro con la aprobación de un régimen de excepción y de emergencia económica, tendrá que enfrentar a más del 80% de los venezolanos que han manifestado en diferentes encuestas, que prefiere el sistema democrático, lo cual no les hará fácil, a los que aspiran perpetuarse en el poder, la tarea de imponer de una dictadura aún con fachada legal.

vaya al foro

Juan Páez Ávila

El presidente sin brújula

La derrota de Nicolás Maduro del 6 de diciembre, cuando la oposición ganó las 2/3 partes de la Asamblea Nacional, le hizo perder la brújula de una manera tal, que lo conduce inevitablemente al fracaso, aunque amenace con una brutal represion politico militar, porque su insistencia en gobernar mediante el Estado de Excepción y la Emergencia Económica, según los primeros resultados, aumenta el alto costo de la vida, el hambre, la desesperación de la gente humilde, condenada a la muerte por la falta de medicinas y de insumos en los hospitales.

vaya al foro

Juan Páez Ávila

El poder usurpado

Desde que Nicolás Maduro fue escogido por el extinto Presidente Hugo Chávez para que lo sucediera en la Primera Magistratura, como si se tratara de una Monarquía hereditaria, se coludieron todos los Poderes Públicos para imponer en Miraflores a un jefe único, a quien se someterían incondicionalmente los más altos funcionarios electos o nombrados a dedo, en abierta liquidación de la independencia de dichos Poderes y como consecuencia la instauración de un régimen autoritario.

vaya al foro

Juan Páez Ávila

Hacia el totalitarismo rojo

La intolerancia y la indignación que provocan en Nicolás Maduro los avances de la oposición hacia la celebración del Referendo que lo revocaría del poder, que algunos políticos pueden calificar de simples disparates o incoherencia ideológica, ya resultan inocultables manifestaciones de enrumbarse definitivamente hacia un totalitarismo rojo. El país atraviesa por uno de los peores momentos políticos en los que la represión gubernamental no sólo aumenta contra la oposición, sino también contra los disidentes del régimen que comienzan a ser víctimas por algunas de sus conductas o simples palabras expresadas sobre el acontecer nacional, en la creencia de que pueden hacer uso de la libertad de expresión.

vaya al foro

Juan Páez Ávila

El Referendo

La convocatoria de un Referendo para revocar el mandato de Nicolás Maduro, ha comenzado con los tropiezos que el Consejo Nacional Electoral (CNE) es capaz de oponer para retrasar su realización, obedeciendo órdenes de Miraflores. Y aunque ya entregó las planillas para la recolección de firmas por parte de los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para solicitar su convocatoria y ejecución a finales de este año, lo más seguro es que la mayoría del CNE siga las instrucciones del Poder Ejecutivo para colocar nuevos obstáculos con la finalidad de tratar de evitar que el Referendo tenga lugar antes del período que señala la Constitución Nacional, para que la revocatoria obligue a nuevas elecciones presidenciales.

vaya al foro

Juan Páez Ávila

 Autoritarismo impide el diálogo

Desde que Nicolás Maduro asumió el poder por voluntad de Hugo Chávez moribundo, el gobierno profundizó la violación de los Derechos Humanos, y le puso un cerrojo a todos los presos políticos, dejando claramente sentado que en Venezuela el diálogo entre el alto gobierno y la oposición, se hace imposible, porque existe un régimen autoritario, que concentra todos los Poderes Públicos en el Ejecutivo, con la excepción de la Asamblea Nacional después del 6 de diciembre del 2015, y considera que sus políticas, a pesar de la crisis económica, social y política que han generado, pueden y deben ser impuestas mediante la manipulación de las leyes y de ser necesario apelando a la violencia.

vaya al foro

Juan Páez Ávila

Acuerdo de gobernabilidad

Ante la crisis política, social, económica y moral que atraviesa el país, como consecuencia de un intento de imponerle a los venezolanos un régimen autoritario, al estilo del cubano de los hermanos Castro, dirigentes de la Alternativa Democrática intentan sentar las bases de lo que debería ser un gobierno de unidad nacional que represente a sectores democráticos del chavismo y de la oposición, a pesar de las provocaciones del TSJ del madurismo.

vaya al foro