end header begin content

Opinión

Columnistas
José Luis Zambrano Padauy

Detener el dominio insólito de Cuba es la prioridad

Trato de seguirle la pista a los acontecimientos. A veces llego al tedio y en otras ocasiones me demuele la inquietud. La naturalidad a lo nefasto ya parece incrustada en el acontecer y en las diatribas públicas. Por eso ya nada asombra, pues nos han acostumbrado a la confusión y a combatir con el pesimismo.

José Luis Zambrano Padauy

El país rico más pobre del mundo

Cada vez que reviso las noticias en la búsqueda de una crucial y definitiva solo encuentro las contradicciones de siempre y ese ir y venir sobre el futuro. Mi curiosidad vulnerable a los estropicios de la realidad -pero con la certeza presta a voltear la incertidumbre-, me permite el no perder la esperanza de que algún día podrá dilucidarse la paradoja nacional.

José Luis Zambrano Padauy

¿Cómo ensamblar el rompecabezas de la unidad?

Siempre he considerado que no existen causas perdidas. Que, a pesar de la intensidad de algunas vanidades sin tregua, perdura una necesidad que va más allá de cualquier pensamiento individual. Los socavones inmensos de nuestra república han sido tapados, en grandes ocasiones, por una determinación inesperada, para bien o para mal, convirtiéndonos por décadas, en un país indescifrable.

José Luis Zambrano Padauy

¿Cómo ensamblar el rompecabezas de la unidad?

Siempre he considerado que no existen causas perdidas. Que, a pesar de la intensidad de algunas vanidades sin tregua, perdura una necesidad que va más allá de cualquier pensamiento individual. Los socavones inmensos de nuestra república han sido tapados, en grandes ocasiones, por una determinación inesperada, para bien o para mal, convirtiéndonos por décadas, en un país indescifrable.

José Luis Zambrano Padauy

Se escribe una novela de terror en Miraflores

Muchos han perdido la certidumbre de que Venezuela va a cambiar. Muchos no creen que nos hallamos en la antesala de las decisiones finales. Podría decirse que el pesimismo aplana hasta los impulsos más desmedidos. Y precisamente ese es el juego de caballos apesadumbrados y pasivos que maneja el régimen para permanecer en su trinchera inefable de poder y despilfarro.

José Luis Zambrano Padauy

Con la “Verdad” sale el régimen

La libertad de un país encadenado a un sistema oprobioso no se destraba con sueños apacibles. No es un hallazgo mental ni una conjetura por atragantarme de emociones. Las mafias del poder tienen sus aviones de príncipes, sus alcobas señoriales, sus entuertos medidos y sus ganas inmensas de continuar traficando con la paz de un pueblo.

José Luis Zambrano Padauy

A la espera de la llamada crucial

Nos hemos cansado de impugnar y rebatir las acciones controversiales del régimen. Cuando deben bajar sus ofensas por estar en el ojo de la polémica, toman las decisiones más enigmáticas. Abren fuego contra los reglamentos y los estándares lógicos de un país racional. Por supuesto, el mundo entero sabe con conciencia en orden, que en Venezuela se esfumó hace mucho el Estado de Derecho y las normas se vuelven excusas para las fechorías.

José Luis Zambrano Padauy

Contando los últimos días del régimen

Estamos inmersos en los últimos días de un gobierno infame, calculador y despiadado. Su inconmovible postura y su desmesurada indiscreción para la farsa rebasó la tolerancia de cualquier negociación. El 30 de abril se esperaban los resultados finales. Se adelantaban los acontecimientos y se programó un resultado confortable, sin muertos por doquier y sin un quebranto nacional.

José Luis Zambrano Padauy

A menos de un embarazo de la libertad

Todas las cifras, las proyecciones múltiples y las reflexiones certeras cuadran perfectamente. No hace falta descuartizar los oráculos, lanzar cartas agoreras a un mesón o increpar a algún vidente para buscar una respuesta satisfactoria. Estamos muy cerca de las decisiones justas para empezar el tortuoso camino para restablecer aquel país perdido en la memoria.

José Luis Zambrano Padauy

Perdón por la confusa demora

Parece no llegar el santo y seña para la libertad. A tenor de recibir todos los días la ácida dosis de confusión, desgaste y excesos del régimen -sin cautela y para hacernos sentir con los ánimos irritados-, todo tiene su tiempo medido. Las soluciones no pueden aparecer de la chistera del mago de los encantos. Vivimos un proceso político turbio, diseminado por años para hacerse eterno y acostumbrar a la sociedad a su particular perversidad.

José Luis Zambrano Padauy

Con la fecha de vencimiento a cuestas

La usurpación tiene a un costado de su envase de miseria -además de los ingredientes agriados de este sistema del caos-, la fecha de vencimiento. Ya no son suposiciones ni ansias contenidas de quienes deseamos, con la tolerancia rebasada, que estos malandrines abandonen el trono de Miraflores.

José Luis Zambrano Padauy

Una acción quirúrgica por la libertad

Estamos hambrientos por un resultado definitivo. Nos perturban las malas nuevas que llegan a diario como peñascos. Nos atosiga que aquel vocero se desmienta o si otro habla desde las vísceras, con una perorata interminable sin precisiones ni fechas exclusivas.

José Luis Zambrano Padauy

Antídoto para el desánimo

Cómo exigir una sonrisa placentera, mientras las heridas emocionales se agudizan sin remedio. Todos se desploman y caen en un laberinto que parece interminable. Se cansaron de las ilusiones de felicidad y los paisajes perfectos. De las proyecciones interminables y ese país encapsulado que no termina de llegar. Le importa un rábano al pueblo el estar inmersos en días históricos y determinantes, si el país yace en llamas y con todos los medios de subsistencia revueltos.

José Luis Zambrano Padauy

Otro rehén para las negociaciones

Con el secuestro de Roberto Marrero, el gobierno no esperaría una ovación cerrada del mundo. Ya ni estupor desprendió por los ya acostumbrados abusos autoritarios de un régimen con la compostura en desorden. Todo está previsto de unas mentes endemoniadas.

José Luis Zambrano Padauy

Diseño para una oficina en Miraflores

Debe ser cómoda, apropiada para las disertaciones amplias y pulcra para las acciones justas. Al entrar se percibiría un aroma de libertad y contaría con tomos enormes, libros suculentos sobre economía, finanzas y políticas públicas, para ilustrar el cómo erigir el gran país requerido.

José Luis Zambrano Padauy

El mapa de las mil y una posibilidades

Un grupo incuantificable de seguidores le esperaba a las afueras de su reunión con Macri en Argentina. Los rostros se iluminaron al verlo con la mansedumbre acostumbrada y su buena voluntad para dar aliento. Le gritaron: “¡Queremos regresar!”, como una súplica enfebrecida y esperando una respuesta acorde para no debilitar las esperanzas entrañables en este proceso. Guaidó, un soñador de cuerpo entero y con la sapiencia de haber asumido de buen grado su papel en la historia, nos les defraudó y prometió con una certeza casi bajada del cielo, que pronto llenarían sus equipajes con la sonrisa inigualable de la libertad.

José Luis Zambrano Padauy

Por la ayuda libertaria

Hay una muralla de fierros viejos apostada para bloquear el paso. Un contingente de efectivos de la Guardia Nacional que llegan apenas a cincuenta, cumple labores de vigilancia con la confusión natural del desahuciado. El puente para el paso se extiende a lo largo de una frontera perturbada, que no ha sido inaugurado como si existiese un interés pecaminoso por aislar a un país entero.

José Luis Zambrano Padauy

La última llamada por la paz

Levantó la bocina con pesadumbre. Un bostezo parecía golpearle el entendimiento. Era poco más de las tres de la mañana. Quién tendría los arrestos de llamar a tales horas. No había dejado nada pendiente, aunque el ambiente turbio de los días recientes mantenía en ascuas a todo su entorno.

José Luis Zambrano Padauy

La estrategia perfecta antes de lo bélico

Recuerdo haber elevado una exclamación instantánea. Mi asombro se volvió júbilo, con ribetes de pavor por su destino. Una mezcla rara de que todo podría suceder. Nunca pensé que la alegría pudiese tener algo de complejidad y consternación. Pero sí, Guaidó juró con el aplomo que tienen los grandes; de aquellos que edifican la gran historia contemporánea. Lo hizo ante una enorme concentración que esta vez no fue defraudada.

José Luis Zambrano Padauy

De Wikipedia a la silla presidencial

El destino de Venezuela de los últimos años se ha convertido en un marasmo indescifrable, además de enigmático. Un perturbador rompecabezas de agravios, decisiones tormentosas y traiciones por doquier. Es ese complejo juego de mover fichas en un tablero insondable y abismal, que pese a manejarse las estrategias con sumo cuidado y darle cara a cualquier ataque del adversario, se tiene siempre el mismo resultado desalentador.

José Luis Zambrano Padauy

¿Y ahora quién es el presidente?

Estamos tan urgidos por un Presidente con las botas puestas, la conciencia recta y el cerebro en orden que ahora tenemos dos mandatarios que tiene patas arriba a la propia Constitución y en ascuas a toda la población, la cual sólo ansía un mendrugo de real democracia.

José Luis Zambrano Padauy

Esta historia no califica con 10

Le he perdido la pista. No sé si quedó entre las sábanas de mis sueños revoltosos o atragantada en una consigna gastada. Sé que la extravié tal vez en el rincón polvoriento de mis desvelos. Torció sus proporciones al transcurrir el tiempo y quedó hecha migas, vulnerable, petrificada en el olvido, hasta volverse inoportuna cuando trataba de retornar al pensamiento.

José Luis Zambrano Padauy

¿De qué espesor son las hojas del almanaque?

Hoy no tengo la suficiente complexión emocional como para edificar un balance de lo que fueron 365 días para el olvido. Sería como desmenuzar por sorbos y con pormenores nocivos para la buena digestión de los sentidos un diario de vida que se abultó de tachaduras y de dientes apretados.

José Luis Zambrano Padauy

Un compromiso con Dios

Estoy frente a frente con una realidad perturbable y difícil de desmenuzar. ¿Cómo se puede mantener una sonrisa inmutable, chocando a diario con un campo minado de angustias? Siempre será de valientes el plantarle cara a la controversia. Pero es más complicado el hacerlo, esbozando una tranquilidad memorable y discreta, ante esta locura complicada en que se ha vuelto nuestro mundo.

José Luis Zambrano Padauy

Bombardeo de mentiras

A veces pienso que la polémica en Venezuela es imperturbable. Que un tormento tapa otro, con los viles argumentos de la confusión y por lo grande del atrevimiento. Pareciera ser esa la estrategia irreprimible para mantenerse en el poder y lograr torcerle el rumbo a todo un país, con ese rigor deshumanizado, feroz y despiadado, de no importarle matar a quien sea por continuar en la usurpación del trono.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com