end header begin content

Opinión

Columnistas
José Luis Centeno

Sentencia viciada e inejecutable

La percepción de los venezolanos sobre el TSJ en el exilio, como "nuestra carta más confiable para rescatar la libertad", está resultando embarazosa. Así lo sugiere un análisis preliminar de la sentencia publicada el 29/10/2018, donde se condena a Nicolás Maduro a 18 años de prisión y a su destitución del cargo.

José Luis Centeno

Apuntes del vagabundaje judicial (II): El engaño

El TSJ en el exilio no escaparía al uso del engaño como fórmula de distracción, una estrategia cuyos inicios se remontarían a la selección de los Magistrados que integran ese órgano judicial con notorias fisuras, las cuales elevan el riesgo de que paguen justos por pecadores y que el anhelado respaldo internacional se disipe en lugar de impulsar la recuperación de la democracia en Venezuela.

José Luis Centeno

Carmen González de Garbi, entre el linchamiento judicial y el secuestro

Entre tantas madres que luchan por la libertad de sus hijos, Carmen González de Garbi, madre del joven preso político Antonio José Garbi González, simboliza la firmeza ante tribulaciones salidas no sólo del infame encarcelamiento de su hijo sino también del secuestro de su esposo, triste realidad que sobrelleva, junto a sus familiares, desde hace más de 11 años, sin saber si vive o está muerto.

José Luis Centeno

Apuntes de vagabundaje judicial (I)

Tomás Alzuru y Alejandro Rebolledo, desmereciendo la investidura de Magistrados, se desligaron de la “iniciativa TSJ Legítimo”, alegando, a voz en cuello, que “las decisiones tomadas por esta instancia son inaplicables en la práctica”, también, ser “carente de legitimidad”: Si bien pudiesen tener razón, demuestran no haber asumido su compromiso ante el país, haciendo palpable el vagabundaje latente desde los albores de esa “iniciativa”.

José Luis Centeno

Jackeline Sandoval de Guevara, “la justicia no se agradece”

El terrorismo judicial, traducido en irrespeto al debido proceso, retardo procesal, cumplimiento de pena sin condena, montajes judiciales, torturas, es una realidad, inseparable de infortunios, advertida por Jackeline Sandoval de Guevara, por casi tres quinquenios, como el fruto de “la justicia roja” aplicada a la disidencia, tan repugnante como “el hedor nauseabundo de la muerte” encontrado al entrar a una cárcel.

José Luis Centeno

Ana María Da Costa: “Justicia, respeto y libertad para toda Venezuela”

24 de julio de 2014, 06:16 p.m., en la cuenta en twitter de Vasco da Costa se lee: “Soy Ana María Da Costa se llevaron preso a mi hermano Vasco por terrorismo”; 3 años y 8 meses más tarde se repite la misma historia, esta vez, los funcionarios encargados de detenerlo, cual ventarrón, dejaron a su paso destrozos y víctimas, llevándose víveres y enseres del hogar como elementos de interés criminalístico que en nada coincidían con la presunción de terrorismo.

José Luis Centeno

Mónica Santamaría, “razonar y amar a Venezuela no es un delito”

El pensamiento disidente ha sido avasallado por medidas extremas del régimen. Ser capaz de disentir es un peligro, centenares de presos políticos sufren sus consecuencias, no basta con encarcelarlos siendo inocentes, ¡no!, las atrocidades tras las rejas ocurren en menoscabo de sus vidas ante la dificultad de causarles daño moral. “La intención es clara, dañar al ser humano”, afirma Mónica Santamaría, conocedora de las perversiones que han desgarrado al Movimiento Nacionalista.

José Luis Centeno

Mi conversación con Araminta González

"Si te adaptas te marchitas", Araminta González “La Química es mi pasión. En política, liberal. Venezolana, ex preso político. Dignidad, Memoria y Justicia por los DDHH y la libertad de Venezuela”, se lee en el perfil de la cuenta en twitter de Araminta González, radicada en Madrid, España, ahí fue a parar luego de vivir casi tres años encarcelada, entre criminales comunes, sometida a diario a manipulación mental.

José Luis Centeno

¿Y la resiliencia es pa’ cuándo?

A la par de la “mega hiperinflación” y los desencuentros entre actores llamados a intensificar la esperanza ciudadana, crece la frustración en la sociedad venezolana. Se percibe que Venezuela vive una tragedia y todo parece perdido. Hablar con Erasmo Bolívar, leer notas de Lorent Saleh, Yelut Naspe o Rosa Virginia González, oír a Kamel Salame, Antonio Garbi, Araminta González, Vilca Fernández y al Gral. Oswaldo Hernández, todos ellos presos políticos por absurdos jurídicos y procedimentales, nos coloca en una perspectiva motivacional diferente, llena de fe y pensamiento positivo.

José Luis Centeno

Reconversión punitiva

Así como la reconversión monetaria fue impuesta, en el campo de la administración de justicia operó un fenómeno similar, ante el cual la reacción parece ser la misma: asombro con tendencia a la indiferencia ante lo ocurrido. La exacerbación de la Potestad Punitiva del régimen se anunció, fue implementada y al día de hoy es una realidad que hace prácticamente imposible negar que en Venezuela la Justicia tenga como eje principal el castigo.

José Luis Centeno

: El General Oswaldo Hernández Sánchez y la voluntad de vivir

Aquel 5 de julio de 1985, al egresar de la Escuela de Aviación Militar con el grado de sub teniente, Oswaldo Hernández Sánchez juró servirle al país con dignidad y apego a las leyes. Ese deber le valió la libertad en la cúspide de su carrera militar, vejado, que no delatado, junto a ocho oficiales, en su caso, un grave padecimiento de salud, consecuencia de su encierro y la falta de atención médica oportuna, acentuó el infortunio, viéndose al borde de la muerte.

José Luis Centeno

El miedo y la desconfianza se fueron al campo un día…

El daño a nuestra autoestima y, por ende, al gentilicio, favorece en Venezuela el predominio de la desconfianza. Según Leonardo Padrón, vivimos en el “Reino de la duda. Ya nadie cree en nada. Ya recelamos de todo”, incluso de quienes, como Oscar Pérez y Juan Carlos Caguaripano, decidieron dar un paso al frente en la reconquista del “Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia”.

José Luis Centeno

Ángel Sucre, sometido a la incertidumbre procesal

Por decir la verdad: “Estamos en dictadura”, Ángel Sucre perdió su libertad hace un año y tres meses. Desde entonces se encuentra en la Cárcel 26 de Julio, como tantos otros presos políticos, sometido a la incertidumbre procesal, a merced del régimen que le cambió la vida con un sistema judicial pervertido que “hace rato pasó la raya de cualquier límite moral inimaginable”, como resultado de un Estado de negación de la justicia claramente irracional.

José Luis Centeno

Piedra de tranca

Piedra de tranca es un obstáculo. Maduro es una de gran magnitud que impide la recuperación de la democracia. También se puede calificar de piedra de tranca a circunstancias o personas que coartan las posibilidades de éxito en la oposición venezolana, restando efectividad a las instancias judiciales que desde el exterior han creado expectativas en un contexto de incertidumbre, confiados en un respaldo internacional que no han sabido o podido capitalizar, acarreando frustración y desconfianza respecto a las soluciones planteadas a la grave crisis venezolana.

José Luis Centeno

El gran fraude

¡El 28!, de diciembre. ¿Día de los inocentes? Esa es la premisa de una insolente, “vernos la cara de pendejos”, para vendernos un fraude como fundamento de la recuperación del Estado de Derecho en Venezuela, siendo ella la líder cuando avaló por más de cinco años toda la vagabundería hecha mientras ocultaba que Chávez murió ese día. Ella sabía las consecuencias y convalidó esa gran ilegalidad, ahora viene a echarles el muerto a los demás, un gran fraude en contra del pueblo venezolano, y eso hay que castigarlo. Yo, al igual que muchos, “me niego a que me metan gato por liebre”.

José Luis Centeno

El Gran Show

A mí me enseñaron que cuando es ilegal, es ilegal. Las decisiones, las sentencias, del TSJ en el exterior son ilegales, tan ilícitas como las plasmadas en la ANC. Lo vengo diciendo reiteradamente. ¿Por qué lo hago? Sencillo. Quien vive de ilusiones, muere de desengaños, peor cuando son falsas ilusiones como las que pretenden vendernos con actuaciones ilusorias. Respeto al que crea en esas acciones. Si ese máximo juzgado es autoridad y lo que decide, no lo acata nadie, entonces ahí está fallando algo, no tendría acomodo en el ordenamiento jurídico.

José Luis Centeno

Legitimidad poco eficaz

El TSJ en el exilio está usando un lema que entraña perplejidad: “Muchos creen que no podemos hacer nada, pero podemos hacer más de lo que muchos creen”; con el uso del verbo “poder” en condicional simple, del modo indicativo, reconocen que “podrían”, sin trascender la hipótesis contenida en esa proposición.

José Luis Centeno

Lorent y el ensañamiento sitiado

Con la sonrisa de Gregory Sanabria, todo malogrado, afloró la intolerancia. Con Lorent, el régimen amplificó lo inocultable, el ensañamiento contra sus adversarios, que no es justicia, ni se le parece. Es un acto de tortura mantenerlo secuestrado, una clara señal de ese ensañamiento que recae en quienes no se doblegan, cuya voluntad es inquebrantable, ¿cómo decir de Lorent Saleh lo contrario?, si sus carceleros expresan a gritos que no es suficiente el tiempo que lleva en El Helicoide ni lo fueron más de 2 años que estuvo enterrado en vida en La Tumba de Rodríguez Torres, la misma que avaló Gabriela Ramírez y refrendó Luisa Ortega Díaz.

José Luis Centeno

La sonrisa de Gregory, presa de la intolerancia

Una sonrisa en el preso de conciencia Gregory Sanabria planteó un dilema existencial en quienes, al reprocharla, reflejaron la misma intolerancia, por no decir visceralidad, del régimen frente a efectos que no se corresponden con sus ejecutorias criminales, porque a decir verdad, lo que le hicieron el 16 de mayo del presente año, cuando le fracturaron la nariz y el cráneo, y continúan haciéndole a este joven tachirense negándole atención médica, medicamentos y visita, sin que se conozca su estado de salud, encuadra en el informe de ayer de la @OEA_oficial sobre los crímenes de Lesa Humanidad en Venezuela.

José Luis Centeno

Esperando el enjuiciamiento de Maduro

Más allá del impacto mediático y la menguada repercusión internacional, poco efecto ha tenido el antejuicio iniciado por el llamado TSJ en el exilio tras declarar que hay méritos para enjuiciar a Maduro. La AN autorizó ese enjuiciamiento, pero seguimos antes del juicio, cuando esa decisión supuestamente abría la puerta a una salida de la crisis política y humanitaria que vive el país. ¿Nos quedaremos per saecula saeculorum esperando que lo enjuicien, cuando son casi nulas las probabilidades de que este organismo vea cumplirse sus decisiones con Nicolás Maduro aferrado al poder? En ese sentido, las expectativas creadas con relación a su destitución y posterior aprehensión, rayan en el engaño.

José Luis Centeno

Inconsistencias de un devenir penal post fuga

Ver a la abogada Theresly Malavé revelando la cruda realidad del diputado Gilber Caro tras las rejas, grave de salud, sin atención médica, en aislamiento total, víctima de los peores tratos, ¡torturado!, con retardo procesal, secuestrado y convertido en otro preso político civil que irá, si así lo dispone Iris Varela, a la cárcel militar de Ramo Verde, me hace recordar el Juicio del 7 de abril de 1928, abierto ante la jurisdicción militar, detallado por Germán Herrera Umérez en el libro “Prisiones de Venezuela a la muerte de Juan Vicente Gómez”, destacando como los procesados “no tienen la menor esperanza de salir bajo el gobierno de Gómez, que los ha seleccionado para acabar con sus vidas… secuestrados que en los infectos calabozos de “La Rotunda” eran matados con premeditado cinismo”.

José Luis Centeno

Carta a @lortegadiaz

Sra. Luisa Ortega Díaz, El pasado 2 de mayo usted manifestó su propósito de “procesar a través de la justicia internacional a los jueces y fiscales que se están prestando para la persecución política en #Venezuela”. Este anuncio acrecienta las dudas sobre el ejercicio, desde un exilio dorado, de la acción penal, aplicada de modo quirúrgico a esbirros supuestamente inexistentes con anterioridad al mes de agosto de 2017, haciendo difícil digerir su “lucha por Venezuela”, por implicar el riesgo de aceptar, lo cual pareciera ser su única intención, que en Venezuela los abusos del Ministerio Público sólo serían imputables a la gestión de quien dirige la institución que usted abandonó al huir.

José Luis Centeno

Carta a @MaikelMorenoTSJ

Señor Magistrado Maikel Moreno, Me dirijo a usted públicamente, motivado al delicado estado de salud del estudiante Villca Fernández, Prisionero de Conciencia recluido en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín) desde el 31 de enero de 2016, en el marco de un proceso penal que se desarrolla desde entonces y que, a mi juicio, pondría en entredicho la independencia judicial en el país. En razón de palabras suyas que expondré a continuación, lo insto respetuosamente a velar porque se cumplan las decisiones del Tribunal 24 de Juicio del Área Metropolitana de Caracas, orientadas a proveerle al joven antes mencionado la atención médica especializada que demandan sus urgencias de salud.

José Luis Centeno

Diferimiento de audiencias, “revolucionario” método de tortura

El común denominador, en el caso de los presos políticos, es el diferimiento de audiencias, convertido en método de tortura psicológica, que ejecuta el Sistema Judicial en Venezuela ante los ojos del mundo, mostrando ensañamiento y crueldad contra quienes saben de su inocencia. Es una tortura en cámara lenta, por eso Araminta González dijo que prefería morir. Y es que este régimen, desde sus inicios, entendió que hay maldades superiores a la muerte. Este análisis, del todo perceptivo, lo hago tomando en consideración los casos de dos amigos, como tantos otros, afectados por esta aberración, Villca Fernández y Kamel Salame, que hoy, miércoles 25 de abril, tienen pautada audiencia de juicio.

José Luis Centeno

Preguntas a la jueza de Kamel Salame

Un juez que incurre en el incumplimiento de normas legales, como las contenidas en los artículos 4° y 6° del Código Orgánica Procesal Penal, más que indigno del cargo que ocupa es un malhechor, aparentemente ese es el caso de la Jueza Quinto de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Aragua, a cargo del proceso penal seguido al yaracuyano Kamel Salame, ella niega que sea un preso político, que no le haya hecho el juicio en 9 años, apunta a lo contrario.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com