Opinión

Columnistas
José Guerra

El deber de votar

En Venezuela el voto es un derecho. Pero en las circunstancias que hoy vive el país, es más que eso: es un deber. Un deber con uno mismo y con su patria. Venezuela sufre una crisis en todos los ámbitos de su vida, pareciera que el siglo XX se hubiese estacionado y que estamos regresando a los años treinta donde cundía el paludismo y otras enfermedades de la pobreza como la tuberculosis y la sarna. Se estima que al cierre de 2017 el ingreso por habitante será el mismo que el de los años cincuenta. Los venezolanos de hoy estamos obligados hacer todo lo posible para cambiar este estado de cosas y que Venezuela recupere el terreno perdido.

José Guerra

El dólar paralelo

El precio del dólar en el mercado paralelo ha venido subiendo de manera incontrolada sin que el gobierno y el BCV puedan hacer algo para detener esa escalada alcista. La palabra que mejor caracteriza la actuación del gobierno en materia económica es el desconcierto: está totalmente ausente de la realidad, sin saber qué hacer en este momento crítico para el país. El dólar paralelo es el hijo legítimo del control de cambios. Donde hay control cambiario siempre surge un mercado paralelo. El gobierno no encuentra qué hacer: una vez proponen la unificación cambiara, otra sugieren que van a flexibilizar al mercado pero la realidad es que no saben qué hacer. O tal vez no quiere hacer, porque las mafias que manejan el mercado de cambios lo impiden.

José Guerra

Vamos a votar

El 15 de octubre se realizarán las elecciones de gobernadores. Éstas han debido efectuarse en diciembre de 2016 y porque el PSUV habría recibido una paliza en esos comicios, la señora Tibisay Lucena pospuso esas elecciones y generó una crisis política que derivó en una brutal represión durante marzo y julio de 2017, con un saldo lamentable de más de cien personas asesinadas. Venezuela es el único país del mundo donde las elecciones no tienen un calendario establecido, sino que todo está sujeto a la voluntad del PSUV y su comisión electoral, encabezada por Lucena y solamente cuando este partido ha medido y estima que puede ganar o minimizar su derrota, es que se anuncia la fecha de las elecciones.

José Guerra

Elecciones de gobernadores

El gobierno de Maduro había decidido no hacer más elecciones en Venezuela, a menos que tuviese la certeza de que las ganarías. La paliza que recibió el PSUV en las elecciones legislativas del 6 de diciembre de 2015 llevó a buena parte del gobierno a cancelar la vía electoral y ello es lo que explica las constantes demoras del CNE encabezado por Tibisay Lucena para llamar a elecciones de gobernadores, las cuales estaban pautadas para celebrarse en diciembre de 2016 y luego en el primer semestre de 2017 y fueron pospuestas, hasta que la presión de la calle y el apoyo internacional con el cual cuenta la Unidad Democrática de Venezuela, hicieron aflojar al gobierno y las elecciones fueron convocadas para el 15 de octubre, de manera atropellada y sorpresiva. Ese llamado tenía por objeto que la Unidad que venía de una lucha intensa en la calle con un costo enorme en términos de vidas humanas, optara por no participar, ante una convocatoria que literalmente no daba tiempo para ponerse de acuerdo e inscribir candidatos unitarios.

José Guerra

El Plan Conejo de Bernal

Aunque parezca increíble, el gobierno ha lanzado un nuevo plan alimenticio para tratar de calmar el hambre de un pueblo carente de comida. Es un intento más de esta caricatura de ensayo y error que unos amateurs de las políticas públicas han venido poniendo en práctica en Venezuela. Esta vez le correspondió el turno a Fredy Bernal, devenido en flamante ministro de Agricultura Urbana. Ya antes habíamos pasado por otros experimentos exóticos como los gallineros verticales en casas y apartamentos, los cultivos organopónicos y las rutas de la empanada y el plátano. Uno a veces se pregunta hasta dónde puede llegar el delirio y la verdad es que en el campo de la razón, no hay respuesta. Tal vez la hallemos en el área de la metafísica.

José Guerra

La cesta de monedas

El gobierno anunció que ya no va a seguir utilizando el dólar como moneda para sus principales transacciones de la economía y tiene la intención de emplear el yuan de China y la rupia de India para el comercio exterior. Igualmente expresó que suspende las subastas el Dicom hasta que la empresas abran sus cuentas en yuanes y rupias. La causa no es esa, sino que se agotaron los dólares y no tiene que ofertar.

José Guerra

La crisis de los billetes

Venezuela sufre una crisis por la falta de efectivo. La gente no consigue suficiente billetes para realizar las transacciones ordinarias. Esta situación está afectando a los más pobres quienes no tienen acceso a tarjetas de créditos u otros medios de pagos que sustituyan al bolívar. La falta de efectivo se debe a los siguientes factores. En primer lugar, la inflación ha provocado una pérdida importante del poder adquisitivo de los billetes nuevos. Efectivamente, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor que elabora la Asamblea Nacional, la inflación acumulada entre enero y julio de 2017, alanzó a 249,0% lo que ha causado una desvaloración de más de 70,0% de todos los billetes puestos a circular. El enemigo de los billetes es la inflación y ésta no ha dejado de aumentar. En segundo lugar, el BCV no ha incorporado nuevos billetes al ritmo que requiere la economía. Desde el punto de vista de la cantidad real de billetes puestos en circulación, esto es, ajustando las unidades monetarias por la inflación, se aprecia que no ha sido sostenido el ritmo al cual el BCV agrega nuevos billetes al sistema monetario. Un tercer elemento que está jugando en la crisis de los billetes, es que la distribución de éstos a la banca privada ha sido deficiente. Se reportan interrupciones temporales en los niveles de piezas que recibe la banca privada, lo cual dificulta su posterior capacidad de redistribuir las especies monetarias. Ello limita seriamente la disponibilidad de billetes que recibe al público en los cajeros y por las taquillas.

José Guerra

La inflación acabó con el bolívar

Las monedas modernas basan su existencia en la credibilidad de quienes las poseen. El banco central determina la cantidad de moneda que se emite pero es el público quien decide al final cuánto de ese dinero él está dispuesto a mantener. Cuando se percibe que el gobierno y el banco central están generando inflación o devaluando consecutivamente la moneda, el público intenta escapar de la devaluación y la inflación comprando bienes o moneda extranjera, con lo cual se precipita la falta de confianza y la inflación se acelera. Eso es lo que sucede actualmente en Venezuela debido a que los ciudadanos han aprendido que el enemigo número uno de su patrimonio es la inflación y que para evitar su efecto destructivo, en lugar de mantener los bolívares, tienden a deshacerse de ellos adquiriendo bienes o servicios que pronto van a aumentar de precios o comprando dólares o euros. Eso no es fenómeno venezolano si no una experiencia universal pero que algunos en este país no lo quieran ver, ese otro asunto.

José Guerra

El poder del pueblo

Después de la aventura que llevó a la oposición venezolana a no participar en las elecciones parlamentarias de 2005, se le regaló al Gobierno la conformación del TSJ y el CNE, el mismo CNE que hoy tenemos. Ese fue un error garrafal que en el fondo escondía la falta de reconocimiento de que Chávez tenía mayoría en el país. Luego comenzó la etapa dura de la reconstrucción del voto como instrumento de cambio y así fuimos con Manuel Rosales a unas elecciones que todos sabían que perderíamos pero que había que concurrir para agrupar a nuestros seguidores. Lo locura llegó a tanto que algunos dijeron que Rosales había ganado las elecciones cuando en realidad obtuvo cerca de 39,0% de los votos y Chávez el 61,0%.

José Guerra

Propuestas económicas

Venezuela enfrenta una crisis de dimensiones colosales. El tamaño de su economía es en 2017 aproximadamente 33,0% menor de lo que fue en 2013, la inflación está desatada y amenaza con llegar a 1.000% este año, la producción petrolera tiene diez meses declinando de manera sostenida y no hay forma de detenerla, los servicios públicos tales como telefonía, agua y electricidad están en virtual estado de colapso por la falta de inversiones. Pero tal vez el indicador que mejor resume el drama venezolano es el hambre que sufre el pueblo ocasionado en la caída del poder adquisitivo como resultado de la elevada inflación y la falta de empleos bien remunerados. Al menos el 30,0% de las familias venezolanas al despuntar el día, no sabe qué va a comer. Esta es la crisis de un modelo que hizo las cosas mal: estatizó lo que no debía y aplicó un sistema de controles de precios y de cambio que ha atenazado la economía.

José Guerra

El voto y el cambio

Un movimiento político o una fuerza con vocación de poder pueden acceder al gobierno de tres formas. La primera es mediante una insurrección popular, la segunda es propiciando un golpe de Estado y la tercera es mediante el voto popular. La primera involucra grandes movilización de masas con una dirección política determinada a tomar el poder por vías insurreccionales y gobiernos muy debilitados y sin la capacidad de fuego para defenderse. Tal vez ese fue el caso de la revolución rusa de 1917 o más recientemente en Ucrania. La segunda es el típico cuartelazo. Un grupo militar o cívico-militar asalta el poder, depone al presidente y comienza a gobernar. Esos son los episodios de Pinochet en Chile, Videla en Argentina, entre tantos otros cuya lista sería interminable.

José Guerra

La solución a la crisis

Cuando un país está en una crisis tan profunda, como la que hoy sufre Venezuela, la solución a esa crisis por lo general tiene dos soluciones. Una es la profundización del conflicto con resultados impredecibles y la otra es que hable el pueblo, mediante el voto. Yo estoy profundamente convencido que la consulta al pueblo es la vía y el mecanismo para sortear esta catástrofe que hoy padece el país.

José Guerra

Acuerdo de gobernabilidad

El pasado miércoles 19 de julio la Mesa de la Unidad Democrática presentó al país un acuerdo para la gobernabilidad de Venezuela, una vez que se elija un nuevo presidente en elecciones libres y democráticas, de acuerdo con lo establecido en la Constitución. Una fuerza hoy mayoritaria como la Unidad Democrática esta obligada ante el país y ante el mundo a exponer con claridad la forma y procedimiento mediante los cuales va a atender la grave crisis que hoy vive Venezuela.

José Guerra

El 16 el pueblo decide

La soberana Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, en decisión histórica, acordó el 5 de julio de 2017, convocar a una consulta popular para que el pueblo decida sobre temas fundamentales para el país tales como la convocaría a una Asamblea Nacional Constituyente, el acatamiento a la Constitución por parte de los organismos públicos, en particular la FAN y acerca de la necesidad de realizar elecciones libres y transparentes como mecanismo para resolver la crisis que hoy agobia a los venezolanos.

José Guerra

Que hablen los chavistas

Todo el que esté en contra de pulverizar la Constitución de 1999 y darle carta blanca a Maduro, debe expresarlo ahora, porque después no vale Santa Lucia. Me dirijo en particular a ese sector político que alguna vez apoyó al Presidente Chávez y que aún se identifica con la revolución. Con un 90% de rechazo a la Constituyente, es obvio que la mayoría de la antigua militancia chavista ya está clara de lo que está en juego, pero falta una mayor participación de la vocería chavista, tengan o no un cargo de conducción, porque ya esto no es una confrontación gobierno-oposición, sino de una camarilla contra todo un país. La realidad es que el régimen está enfilado a aplastar todo lo que no sea madurismo puro y duro, incluyendo lo que queda del chavismo.

José Guerra

Los presos políticos

Las cárceles de Venezuela están llenas de presos políticos. Predomina en ellos estudiantes y menores de veinticinco años. Este es el tiempo donde tal vez se registra la mayor cantidad de detenidos por razones políticas al estimarse más de quinientas persona en esa situación. Hay varios elementos distintivos de los presos políticos actuales respecto a episodios previos. En primer lugar, el hecho que buena parte de ellos fue imputada por tribunales militares siendo los detenidos civiles. Tal vez el caso más emblemático es el del diputado Gilber Caro y su novia, a quienes le sembraron un lote de armas de fuego y estuvieron detenidos durante más de noventa días sin ser presentado ante los tribunales y luego les armaron un juicio militar y los mantienen detenidos. La cárcel de San Juan de los Morros está abarrotada de estudiantes y ciudadanos a quienes se les abrió juicio militar. En segundo lugar, los pesos se mantienen literalmente aislados. En las décadas de los sesenta y setenta los detenidos políticos eran visitados por sus familiares y amigos con regularidad.

José Guerra

Presidente, retire la constituyente

El lanzamiento de la Constituyente ha provocado una fuerte reacción en contra de este proyecto. Las fuerzas del oficialismo se han dividido y las de la oposición se han unificado. No solamente las de la oposición sino ha sido literalmente todo el país que rechaza esa política. El presidente Maduro está a tiempo de rectificar el error cometido, para bien del país. Según las encuestas más recientes, el rechazo a la Constituyente oscila entre un 70% a 80% y entre los declarados chavistas asciende a casi la mitad. Lo más significativo es el hecho que el 85% de los consultados no está de acuerdo que se cambie la Constitución de 1999. Y tienen razón, porque esta Constitución aparte de joven tiene muchas virtudes.

José Guerra

Un pan por persona

Durante mi adolescencia, a comienzo de los años setenta, en mi natal Río Caribe, estado Sucre, había tres panaderías y se podía comprar pan todo día. Dos estaban situadas en la avenida Bermúdez, la primera propiedad del señor Luis González (Luis Reyes, le decían), la segunda era del señor Valentín Hernández (Valentincito) y la tercera estaba ubicada en la salida este del pueblo, en la calle Zea, y su dueño fue el señor Mauricio Rojas, un antiguo militante del PCV. No faltaba el pan nunca. La harina de trigo era provista por un mecanismo sencillo pero eficiente donde apenas intervenía el Estado, proveyendo los dólares que proporcionaban las empresas petroleras extranjeras. Había libertad cambiaria en el país y las empresas importaban el trigo, lo molían, lo empacaban y lo distribuían a miles comerciantes que a su vez lo vendían a las muchas panaderías que existían a lo largo del país.

José Guerra

Pdvsa y Goldman Sachs

Recientemente se destapó un escándalo relacionado con la venta de bonos de Pdvsa emitidos en 2014 y con vencimiento en 2022. Esos bonos fueron colocados por Pdvsa al BCV como pago por su financiamiento en bolívares, por cuanto el instituto emisor es quien está financiando masivamente a la estatal petrolera, debido a los enormes déficits que esta compañía presenta en sus balances.

José Guerra

La constituyente y la Fiscal

El Gobierno se lanzó a la aventura de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente que viola todos los preceptos legales. Comenzando por una convocatoria que no apela al pueblo sino a la voluntad del presidente Maduro. La ley es muy clara al establecer que un proceso constituyente debe ser convocado por el pueblo mediante un referendo. Igualmente, y tal vez lo más grave es el hecho que la nueva Constitución que emanaría de ese proceso tampoco va ser sometido a la consulta popular. Es decir, unos burócratas asumen todo el poder dejando al pueblo como su súbdito. Ese llamado a una Constituyente apresurada ha motivado una serie de contradicciones en el seno del partido de Gobierno y sus aliados quienes con toda razón han cuestionado ese adefesio. La Constituyente en lugar de unir ha dividido. Inclusive unos profesores españoles de la Universidad de Valencia, quienes participaron con Chávez en la Constituyente de 1999, hoy cuestionan lo que se pretende hacer en 2017. Literalmente todos los sectores sociales del país se oponen a esta Constituyente porque ven en ella no un instrumento de cambio sino un mecanismo para perpetuarse en el poder.

José Guerra

Salvar al chavismo

Cuando el presidente Chávez falleció en marzo de 2013, su popularidad estaba en 65% y el respaldo al PSUSV pasaba del 50%. Hoy, en mayo de 2017, la realidad es otra totalmente diferente: 79,3% evalúa negativamente la gestión de Maduro y solamente un 19,3% la considera positiva, mientras que la valoración favorable del PSUV apenas llega al 20,0%. Por esta razón es que no se convocan las lecciones de gobernadores y alcaldes, porque el gobierno sabe que las perdería. Ello lo llevó a una jugada sumamente arriesgada, consistente en llamar a una Asamblea Constituyente radicalmente diferente a la hecha por Chávez en 1999. Se trata de una argucia donde la población se dividiría en corporaciones para diluir la soberanía popular y evitar aplicar el principio un ciudadano, un voto. Ya el Psuv no es aquella fuerza con significativa implantación popular. Las movilizaciones espontáneas se acabaron y ahora tienen que recurrir a los empleados públicos, obligados a asistir a sus concentraciones y marchas. Según dos estudios de opinión conocidos recientemente, la Constituyente tiene un rechazo entre el 65,0% y el 75,0% según sea la medición. Adicionalmente ha servido también para abrir una grieta en el chavismo.

José Guerra

El Tribunal Militar Tercero

El día 11 de mayo de 2017 apareció una información en el diario Últimas Noticias, firmada por el periodista Eligio Rojas, según la cual al ciudadano Aldo Roso fue imputado por el Tribunal Militar Tercero de Control de Caracas por los delitos de supuesta sustracción y posesión de prendas militares con el pretendido objeto de causar daño a instalaciones castrenses. El juez de esa causa, según el diario en referencia, es el capitán Mickel Amézquita Pion y la fiscal la doctora Yusnagry Pérez. Según la misma nota periodística, el señor Roso sería mi enlace en los sucesos acaecidos en El Valle el día 20 de abril, cuestión ésta que resulta un sinsentido.

José Guerra

Aldo y Eleazar

Aldo Rosso es un albañil y plomero y Eleazar Guerra es un tapicero. Ambos son dos hombres del pueblo que tienen su residencia en El Valle, Caracas. Aldo es dirigente de Voluntad Popular y Eleazar lo es de Un Nuevo Tiempo. Tras los sucesos en El Valle, el 20 de abril donde una protesta popular fue aprovechada por saqueadores para acabar con comercios, situación que causó la muerte de aproximadamente doce personas, tanto Aldo como Eleazar fueron apresados por hombres vestidos de negro sin ninguna identificación ni orden de aprensión.

José Guerra

Yo acuso a Tibisay Lucena

Venezuela vive una crisis política de dimensiones colosales. Se trata de una crisis económica por el agotamiento del modelo del socialismo del siglo XXI, pero fundamentalmente es una crisis política. En Venezuela están, por ahora, canceladas las elecciones como instrumento de expresión de la soberanía popular. El nuestro es el único país del mundo donde los procesos electorales no tienen un calendario establecido. Los comicios se han trasformado en una especie de misterio cuya resolución depende de la voluntad de una persona: Tibisay Lucena. Ella se ha transformado en una persona que ha creado una especie de enigma en torno a sus actuaciones. Primero, para anunciar las fechas de las elecciones cuando éstas se realizaban y segundo cuando toca dar los resultados de esas elecciones. Una atmósfera de misterio y suspenso rodea lo que ella diría. Con la cara congelada inicia el proceso de subir por la rampa del edificio del CNE hasta la sala de prensa donde, luego del suspenso, habla esta señora.

José Guerra

Los sucesos de El Valle

Los días miércoles 19 y jueves 20 de abril del presente año 2017 en la Parroquia El Valle a lo largo de la Avenida Intercomunal se suscitaron protestas populares de un pueblo cansado y agobiado por el hambre, que decidió hacer valer su derecho constitucional a manifestar su descontento contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Estas protestas populares, en la medida que fueron ganando intensidad, fueron infiltradas por grupos paramilitares quienes procedieron a saquear pequeños comercios incluyendo carnicerías, licorerías, abastos y bodegas cuyos propietarios son el mismo pueblo, todo ello con el objeto de desvirtuar el sentido de la protesta de los sectores populares.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com