end header begin content

Opinión

Columnistas
Heisy Mejías

Huí por mi futuro

Al principio me resistía. Sabía que todo iba empeorando paulatinamente pero algo me decía que aun se podía, que pronto saldríamos de ese atolladero. Así pasaron tres años hasta que la cosa ya estaba fea; en Venezuela no se podía comer, vestir, calzar ni vivir. La razón por la cual huí fue el hecho de que a mi hija la hicieran colorear a un Chávez como personaje histórico en el colegio y al reclamar me dijeran: “mientras estudie en un colegio público seguirá pintando al comandante Chávez”.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com