end header begin content

Opinión

Columnistas

23 de enero de 2019

Conversación en la trinchera de la historia Esto no es un artículo, tampoco es una reflexión, es en todo caso una arenga de última hora para iniciar el nuevo desafío libertario que se nos presenta el 23 de enero de 2019.

El coraje de Guaidó y la Presidencia de Venezuela…

¿Por qué? ¿En qué coño estamos pensando?, sí, ¿en qué coños? El país en ruinas, destrozado, los venezolanos tuertos, mancos, rencos, desgarrados sus espíritus de centenares de heridas abiertas, famélicos, tendiendo sus manos para alcanzar una limosna o una carroña como alimento, miles de cruces en el cementerio y todavía hay quienes se preguntan ¿por qué el diputado Juan Guaidó –en un acto de legitimidad y coraje sin igual en la historia política reciente, que desafía firmemente a la tiranía y asume la presidencia interina de Venezuela– no hace, dice, omite o realiza expresiones o gestos que les resultan antipáticos a ellos?

Intriga

La siniestra experiencia de los soviéticos No fueron los cubanos quienes idearon los métodos de manipulación social y política para secuestrar y arruinar a Venezuela, fueron los soviéticos: esa mafia histórica concebida hace ciento cincuenta años por Marx y hecha “revolución” hace cien por Lenin, Stalin y Trotski, entre otros.

Delirios en el destierro

El delirio de ser tú Hace dos semanas no escribí, estaba fatigado, aunque intenté pasar desapercibido agradecí tu inquietud por mi ausencia, me sorprendiste, me di cuenta que el quehacer nos tiene atados. Mis entregas -ya te lo he dicho- son agonías, sobresaltos, pocas veces entusiasmos, escritas contigo a coro. Tú escribes tu angustia, yo escribo contigo la mía: somos Venezuela.

La pendejada

La atrocidad Es una atrocidad..., lo que estamos viviendo es una atrocidad. Y empeorará mientras el chavismo permanezca en el poder.

Venezuela en el diván…

El acento venezolano Madrid, sí, ahora estoy en Madrid. Orilla del naufragio venezolano. El acento, sí, el acento está por todas partes. Mientras caminas. En el restaurante. En el café o en la librería, En el museo o en el cine. Me dicen que también está en los burdeles, eso no lo sé ni lo sabré, pero no tengo porqué dudarlo. Es obvio.

La supremacía de la imbecilidad

Escribir corriendo Esta entrega la escribiré literalmente corriendo. Imagínate que me esperas en un café, quedamos de conversar como lo hacemos semana a semana, con cierta pausa, siempre apasionada e intensamente, pero con pausa.

El escalofriante silencio opositor

La Venezuela en la que creo No soy de los que dispara desde la cintura. A veces me provoca, pero no lo hago. En el convulso tiempo venezolano, trato ante todo y pese a mis sátiras y mordacidades, ser ecuánime con mis consideraciones críticas.

Soñando a Venezuela desde la blancura…

Tejo mi mirada Salgo de mi presentación en Harvard, cae la nieve, el espectáculo es sobrecogedor, le llaman la primera nevada. Quedo conmovido. No me importa el frío, ni siquiera lo siento, tejo mi mirada a los copos de nieve y me invento –sombra humana– en su blancura. Tanta belleza me vuelve –otra vez– en la nostalgia a Venezuela, ¿cómo no habría de volver a ella?

El enemigo es el chavismo…

La continencia y la obligación No formaré parte de la estridencia, simplemente no lo haré, aunque me provoca. La continencia verbal en este momento desolador de extravío y desconcierto es una obligación venezolana o al menos debería de serla. Mientras unos y otros en la oposición se empujan, pellizcan, rasguñan y muerden, el país se deshace ante nosotros. El enemigo de Venezuela es el chavismo.

Reflexión de un venezolano en el exilio…

Militante de heridas Mi diálogo semanal contigo –personal, introspectivo, a veces iracundo, otras, entusiasta– fija sus tenazas creativas en la quebrada sensibilidad de la época venezolana.

Ratas de cementerio…

Una pesadilla como homenaje Tuve una pesadilla, fue tan real que todavía siento pánico, pocas veces en mi vida experimenté un sueño tan demoníaco y aterrador. Pensé que no era prudente escribirlo, más de uno se sentirá ofendido, pero mi reciente visita a Praga y Florencia, donde presenté el documental Chavismo: la peste del siglo XXI, en el marco de la gira de la conciencia, me convenció de que había que publicarlo. Lo haré.

Las tonalidades más crueles de la maldad…

He conocido la maldadLeopoldo López La injusta cárcel Conozco a Leopoldo López desde la adolescencia. Pese a que siempre se destacó por su agudeza intelectual y cultura, no era precisamente un joven de biblioteca, todo lo contrario, era un tenaz aventurero. Siempre fue inquieto y temerario.

Los senos de Daniza y el destierro…

En medio del abismo de la duda lleno de oscuridad, de sombra vana hay una estrella que reflejos manaRubén Darío (La fe) El mejor ristretto Escribo desde Praga, me refugio para hacerlo en el café República, un pequeñísimo reducto de la vieja ciudad que no dudo en señalar que prepara el mejor ristretto de este sector de la galaxia.

Alí Primera y su alma profunda en llamas…

Preludió de Do incitador Detesto el comunismo, sé que ha causado uno de los daños más pavorosos que haya conocido la humanidad: millones de muertos, presos, torturados, miseria, perversión y esclavitud.

El éxodo venezolano y la intervención americana

La angustia y la tristeza, su herida Esta es una reflexión dirigida a los presidentes de Colombia, señor Iván Duque; de Ecuador, señor Lenín Moreno; de Perú, señor Martín Vizcarra; de Chile, señor Sebastián Piñera; y de Argentina; señor Mauricio Macri. También la compartiré con el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), señor Luis Almagro; con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, señora Michelle Bachelet; y con el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, señor Antonio Guterres.

Ecuador y la enigmática palabra Latinoamérica

A Cristina Reyes Los giros insólitos del destino Acabo de regresar de Quito entre conmovido y admirado por lo que está sucediendo en su dinámica política. La última vez que estuve en Ecuador fui invitado “diplomáticamente” por el despotismo a marcharme de su territorio y fui escoltado a empujones hasta el avión. Una amenaza me fue hecha: si volvía me encarcelarían o enviarían a Venezuela no sólo para ser enjaulado, sino algo peor, torturado y sodomizado como hacen con los presos políticos. No volví sino hasta esta semana para recibir con humildad, pero infinito compromiso latinoamericanista, la condecoración “Asamblea Nacional de la República del Ecuador Dr. Vicente Rocafuerte” por mi todavía inconcluso activismo social.

El sueño exterminador

Otra botella de tequila Había tomado mucho, Morelia siempre me excede. La discusión sobre política mexicana me había exasperado. Mis amigos ya experimentan frustración y desengaño y aún el nuevo gobierno no ha ejercido el poder. Me irrita decir: ¡te lo advertí! A estas alturas decirlo es una auténtica futilidad. ¿Para qué?

Los ascos personales y la libertad

La organización política como remedio Estamos atrapados en nuestra propia descoordinada rabia. No tenemos más opción que volver a organizarnos, incluso atiborrados de ascos personales como estamos. Si aspiramos a la libertad, el remedio es la organización política. Si no dejamos las sensibilidades, las soberbias y los resentimientos, nunca saldremos del estercolero chavista.

Clandestinamente, para genios…

La voz de Carolina En un diálogo privado, Carolina Perpetuo me escribió este comentario a un tiempo inquietante y virtuoso: “Si la oposición no se une, si mantiene esta guerra a cuchillos que ha envilecido a la política de los ciudadanos, se instalará el nihilismo y el descreimiento cínico. Quien sea consciente de los prejuicios del nihilismo, no debe hacerse el loco”.

La encubierta conquista de América

La hambruna moral No es fácil, no lo ha sido ni lo será. Venezuela –los venezolanos– está carcomiéndose a sí misma. No hay principios ni bases morales, como pueblo estamos desahuciados de esperanza, hurgamos en los basureros de nuestro espíritu buscando pequeños trozos de carroña de coraje y valor. No los encontramos. El hambre es multitudinaria.

Juan Requesens, luchar hasta la libertad…

Las espuelas de la ira No sé por dónde comenzar. Estoy paralizado. Sé que debo escribir, pero la ira clava sus espuelas en mi espíritu, que maldice al chavismo.

Neochavismo, el mal está hecho…

El olvido inaceptable No olvidaré y te pido a ti que tampoco lo hagas. No nos está permitido hacerlo. El inconsolable drama que vivimos los venezolanos tiene muchos causantes y aunque el principal es sin duda el sátrapa Hugo Chávez –y la manada de bandoleros que lo acompañan (y acompañaron)–, también hay muchos otros que por razones inciertas (a veces oscuras, otras muy claras) colaboraron con este horror irreparable.

El put… socialismo

¿Podremos reinventarnos? Pese a que nuestra preocupación esencial es la inmediata liberación de Venezuela, proeza que debemos alcanzar sea como sea, no dejo de pensar en las dificultades que representará el tránsito de la barbarie a la democracia; no dejó de pensar en la incierta y compleja reinvención nacional.

¿Elogio a la locura?

Me parece que al hacer el elogio de la locura no estaba yo loco por completoErasmo de Róterdam ¿Quién tiene las respuestas? ¡Qué enredo! De verdad, qué caótico absurdo el que nos estalla en la cara, como absurda e injustificable es también nuestra agonía nacional.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com