Opinión

Columnistas

¿Quién mató al otro Chávez?

La que lo parió Son muchos los hombres y mujeres -buenos y malos- que paridos en tierra venezolana han muerto por la inclemencia y desprecio del chavismo. Muchos. Yo he llorado a varios en los últimos años. Desgarrada y asfixiantemente, los he llorado. Cicatrices imperecederas, sus muertes no sólo han marcado mi vida sino mi espíritu. Y créanme, frente al dolor de algún compañero asesinado con un disparo en la cabeza por las caóticas furias del chavismo, no hay cura. El dolor permanece intacto.

La rebelión civil está cerca

Hambre de libertad En las condiciones apocalípticas en las que se encuentra Venezuela, una serie seguida de protestas multitudinarias y nacionales tomando las calles y amenazando los poderes públicos nos liberarían del chavismo en un santiamén. No tengo la menor duda. Los chavistas saldrían despavoridos.

El seminarista y el militar al desnudo

Testosterona activista Sé que soy un activista de la noviolencia y sé además que este artículo resultará escandaloso para muchos. La verdad, no me importa. El activismo no impide que uno sueñe despierto y en voz alta, como ahora.

La humillación o la gloria, militar

Hurgadores de interiores Quedé impactado, por no decir desalentado, cuando observé cierta indisposición de la opinión pública opositora ante el corajudo y elocuente desafío de Henry Ramos Allup ante el militar que a su regreso de Washington intentó auscultarle el entrepierna para reconocer si mantenía el par de talantes que inexorablemente ha mostrado desde que asumió la presidencia de la Asamblea Nacional.

La urgente hora militar…

Pese a los escombros Si alguien ha resistido con dignidad, patriotismo e indoblegable convicción nacionalista la furia chavista ha sido la sociedad civil venezolana. Su arma contra el despotismo, la represión, la corrupción y el cinismo de la dictadura siempre ha sido la misma: resistencia civil y pacífica.

El antichavista

El chavista Antes de describir las cualidades y virtudes de ese héroe incomprendido y visionario que es una “antichavista”, describamos algunos de los vicios y perversidades de esa alma innoble y por naturaleza traidora que es el chavista.

¡Unidad! ¡Unidad! ¡Unidad!

Y llorar… De pronto encontré que por mis mejillas caían dóciles, levísimas, pero arraigadas en un hondo dolor, dos o tres lágrimas. Estaba a solas. Observaba imágenes por las redes sociales de la ensordecedora Venezuela que estamos siendo estos días. Una señora, una venezolana, una madre doblegada por la impotencia, invocaba la posibilidad de envenenar a sus hijos (niños venezolanos) para que no siguieran padeciendo enfermedad y hambre.

vaya al foro

El amante de Hugo Chávez (Bis)

Justificación introductoria Me veo exigido a repetir la publicación de un artículo que escribí hace años. El grito del lector me obliga: ¡Otra! ¡Otra! ¡Otra! Yo simplemente cumplo. Vuelve a surgir la evidencia de la doble nacionalidad de Maduro y chavistas y opositores siguen preguntándose: ¿qué debilidad motivó al comandante Chávez a legarnos a un extranjero como su sucesor? ¿Por qué él y sólo él? ¿Amor del bueno? ¿Calígula del siglo XXI? No lo descartemos. Cuando caiga la dictadura chavista muchas historias se conocerán, ésta es una de ellas.

vaya al foro

Y decir que la ruina chavista se pudo evitar…

La comadrona del chavismo En una arremetida franca, visceral, emergida desde mi entraña más profunda, hace algunas semanas me mandé una crítica severísima contra Rafael Caldera a quien llamé “el idiota”. Confieso que pensé con cierto resquemor que saltarían las chispas rabiosas de muchos políticos y “doñitos” académicos sobre mí (como aquel santo que desde Harvard se persigna horrorizado cada vez que lee mis artículos); pero no fue así.

vaya al foro

Diálogo con “Cabra loca”, alias Nicolás

Maduro está loco como una cabraJosé “Pepe” Mujica David y Goliat Frente a mi ventana, mientras escribo, se desarrolla una batalla imaginaria entre David (en escultura) y un inmenso Goliat (el mar). Soy testigo de privilegio desde mi escritorio del enfrentamiento entre la roca y el agua…, entre la mitología y el viento. Los veo lidiar ferozmente, saltar el uno sobre el otro, amarrar sus cuerpos mientras se estrangulan y golpean, mientras se atañen a mordiscos y rasguños, mientras se revuelcan y jalan las greñas. Permanezco horas observándolos, más bien días enteros, años. Los mismos que he vivido en el exilio.

vaya al foro

El fin del chavismo

El domador de payasos Será un artículo grave pero sin mucho adorno. Venezuela en esta hora tristísima no admite adornos, por más que me gustaría hacer piruetas y galanterías -adornarme- con mi espada verbal mientras acribillo y les marco la T de Tovar en la frente a Maduro, Cabello, González López y Padrino -esos payasos del circo chavista- por pendejos, por comportarse como los regordetes sargentos García del chavismo; no puedo distraerme.

vaya al foro

Diosdi, con el “plumero” dando

El masoquismo de los cerditos He comentado -con bochorno- sobre la patología infantil que me impulsaba a clavarle púas a los cerditos hasta hacerlos chillar de dolor cuando era un niñito de campo, medio cimarrón. Lo sé, es vergonzoso siquiera recordarlo, pero la vergüenza lo amerita para mi entrega de hoy. Ya verán.

vaya al foro

¿Abrazarnos o mordernos?

Permítanme una metáfora oceánica. Creo que es la que mejor explica nuestra situación actual. Los venezolanos hemos sido alcanzados por un maremoto político. Jamás un ciclón ideológico tan despelotado, ruinoso y apocalíptico habría revolcado ningún país -que no estuviera en guerra- como lo hizo el tsunami chavista con Venezuela.

vaya al foro

Los estragos de la guerra chavista

La delirante guerra Los peores tiempos están por venir, no hemos tocado fondo ni lo tocaremos pronto. La deriva nacional es proporcional al desprecio que muestran los enchufados chavistas contra toda nobleza venezolana. Nada cambiará. El chavismo es inhumano, sólo le apetece el poder y la riqueza extrema.

vaya al foro

La guerra social y Venezuela

El origen de nuestro Apocalipsis Cuando la historia evalúe el enfermizo período político conocido como el “chavismo” determinará que fue para Venezuela la época más degenerada e hipócrita de todos sus tiempos.

vaya al foro

¿Tú revocas?

Sobre la amistad en tiempos de ruina No soy persona de ir por la vida buscando nuevas amistades. Si llegan bien, si no, da lo mismo. Las amistades que tengo son suficientes, además, me siento enaltecido con ellas, en estos años terribles si no fuese por algunos de mis amigos hoy sería un náufrago del tiempo, un romántico que lucha con su hacha de viento en contra de una tiranía de plomo.

vaya al foro

Oposición o muerte…

Al ombligo La política es sacrificada e ingrata. Un político -quien, en su estado ideal, es un soñador de bienestar y prosperidad nacional, un idealista- es un incomprendido. Su vocación más noble es “servir”; su vocación práctica es el poder. Algunos usan la política para enriquecerse económicamente.

vaya al foro

El Maduro que hay en ti

El bobo catastrófico Peor que el ridículo que protagonizó Nicolás Maduro -y su penoso premio de consolación- con la visita del presidente Barack Obama a Cuba, es el ridículo que estamos protagonizando los venezolanos manteniendo en el poder a esa vergüenza humana, a ese bobalicón de siete suelas, a ese traidor que Chávez nos legó como sucesor.

vaya al foro

Presos pero libres

Nosotros Pese a mi instinto de poeta (fugaz) y la necesidad de escribir desde lo íntimo, he decidido saltar a la primera personal del plural: “nosotros”, motivado por las conmovedoras palabras de Lilian Tintori en la presentación en Madrid del libro Preso pero libre escrito por su esposo Leopoldo López tras las rejas militares de Ramo Verde, que a todas luces no han podido encarcelar su alma, ni la encarcelarán.

vaya al foro

Venezuela en llamas…

Los gritos enterrados en Berlín Camino por un Berlín reinventado. Esto no es lo que fue un día ni lo será jamás. Me posee una extraña sensación que no había experimentado en mis anteriores visitas: me aturden gritos roncos, lamentos soterrados, agonías. Las escucho por todas partes. Veo gente aterrorizada, aturdida por los bombardeos, abrigándose y resguardando a sus hijos de un histérico salpicar de plomo, de fuego y de concreto. Los veo correr, guarnecerse entre ruinas, escudriñar una mirada entre boquetes de escombros y de sangre. Estas memorias no son mías pero me sujetan mientras ando, muerden mis pasos extraviados. Estoy a punto de un desmayo.

vaya al foro

El fin de la “narcocracia” chavista

Zigzaguear para escribir sobre la oposición Me acerco a este artículo como quien se arrima a una fiera malherida. Lo zigzagueo y amago mientras me aproximo a él, hago rodeos para evadirlo porque entiendo su dificultad, me levanto, lo pienso, volteo a los lados, lo vuelvo a pensar, pero sé que lo tengo que escribir.

vaya al foro

No te quejes, organízate y protesta

Almas heridas No existe una sola alma venezolana que haya salido inmune de heridas durante el ruinoso tiempo del chavismo.

vaya al foro

Sin tetas -grandes- no hay chavismo

Yo los invitó humildemente a que nos revisemosMariana Lerin (diputada chavista) Mordido por los malditos Lo sé, lo sé, no me lo tienen que repetir, cada vez que piso París la jauría maldita de Artaud, Mallarme, Baudelaire y Rimbaud se junta y salta sobre mi espíritu para caerle a mordiscos, y éste -mi espíritu- responde a su vez con mordiscos contra los rabiosos perros del narcochavismo.

vaya al foro

Asamblea Nacional o la conquista de lo inútil

Para los que tienen un sentido poético. Para los que sienten un fuego en su interior. Werner Herzog Lo que el imaginario colectivo llama “calle” No he querido ponerme inoportuno estos días pese a que Venezuela ya vive su apocalipsis. Mi cautela es en todo caso ciudadana, no política. Los políticos de la oposición están cumpliendo su rol y el debate recupera lo trascendente: ¿cuál es “la salida” más viable, menos traumática y más republicana frente a la histórica devastación que ha causado el narcochavismo?

vaya al foro

¿Revocatorio, Enmienda o renuncia?

Los rusos me salvaron la vida, Israel me devolvió la dignidad humana y Venezuela me devolvió la fe en los seres humanos. Hillo Ostfeld Era un sueño Aunque vivo el destierro y mi espíritu está cincelado por las heridas y las cicatrices que me ha causado desafiar con severidad al narcochavismo, creo que soy el más optimista de todos los venezolanos. Sí, el más.

vaya al foro