Opinión

Columnistas

Hora cero, sé Libertador

La hora sublime Todas las interrogantes de este tiempo se amontonan en un solo acto: la rebelión civil. ¿La lograremos? Pienso que sí, pienso que Venezuela entrará pronto en el siglo XXI. Llegamos tarde, pero al fin llegamos.

Katherine Harrington, la última mastodonta (bis)

La limpia pocetas En agosto de 2005, hace dos años, publiqué este artículo. Decidí repetirlo -como los cantantes repiten sus clásicos- porque su vigencia es desconcertante. Cuando lo lean pensarán que lo escribí ayer.

La batalla final

Intoxicados de dolor No sé qué estén expresando otros articulistas sobre el horror venezolano. No me interesa. No los leo, he decidido no hacerlo, no quiero intoxicarme de dolor, más dolor, tengo suficiente con el mío.

¡Asesinos!

Dardos de honor Reconozco que a veces mi uso de la palabra como filosa hacha demoledora de inmorales, injustos y criminales me excede; no me controlo. Son tantas las injusticias chavistas, tantas las inmoralidades, tantos sus crímenes que es imposible contenerse. Poeta maldito o maldito poeta, soy humano, demasiado humano, suelo atropellar para honrar mi propia naturaleza cimarrona de venezolano que no se doblega ni se hinca; de venezolano que se rebela ante la tiranía socialista; de venezolano blasfemo que jode con fruición al chavismo.

Delcy, jinetera del apocalipsis chavista

“Mire y vi un caballo bayo. La que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el infierno lo seguía: Y les fue dada potestad sobre una parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra” Libro del Apocalipsis (6: 7-8) Los poemas malditos Cuando el país se entere de algunas de las malandradas que le hice a Chávez se reirá a carcajadas conmigo. Lo saben pocos chavistas y lo sé yo. Algún día lo sabrá el mundo, por ahí alguien me sugiere una película. Al menos el guión está escrito.

La rebelión de los serafines

¿Quién es Dios? Dios, en la era postmoderna, encarna en el bien común, es decir, en el respeto de los derechos humanos. Acercarse a Dios es llevar una vida apegada a valores y principios ciudadanos; es seguir los ritos sagrados de la justicia y la democracia; es ser devoto de la vida y de la libertad.

15 mil heridos…

“Hay más de 15 mil heridos por la represión” José Manuel Olivares Venezolanos heridos Heridos de muerte, heridos de gravedad, heridos leves (pero heridos); heridos por perdigones, peinetas, balas, metras, arrollados por motos o por tanquetas, heridos por feroces golpizas; venezolanos heridos, muchos heridos, intoxicados, alcanzados por bombas lacrimógenas, por rolazos, por manos y patadas ensanchadas de brutalidad; heridos y además torturados, sodomizados, infamados con tratos despreciables e inhumanos, con tratos que definitivamente fueron impuestos por una mente criminal.

¿Por qué no ha caído Nicolás?

Como vaya viniendo vamos viendo Somos venezolanos, conocemos muy bien nuestras virtudes y nuestros defectos, nuestros alcances y límites. No nos destacamos precisamente –lo sabemos– por planificar en el mediano y largo plazo, cargamos con la permanente tara del “como vaya viniendo vamos viendo”. Así no se sale de una tiranía.

El presidente Julio Borges

Al margen de la polémica No sé si alguien ha escrito sobre este tema pero igual lo escribiré. Considero que es crucial al margen de la polémica que pueda levantar (¿qué es una raya más para un tigre?). Tenemos que ir acostumbrándonos a la realidad.

Los arrinconados hijos del chavismo

El desconsuelo y el coraje Sabemos que el chavismo es despreciable no sólo porque devastó a Venezuela, sino por algo muchísimo más grave: porque asesina con certeros disparos a la cabeza a nuestros jóvenes.

Diosdi, límpiame las pocetas bien…

Psicópata del tipo irreparable Por más que la hiena Jorge Rodríguez le pide al gordito gafo de Diosdi que no me mencione, que no me dé centimetraje televisivo, que a mí no hay quien me aplaque porque soy un “psicópata del tipo irreparable”, que se contenga, que no se retuerza, que no vomite de arrechera cada vez que yo lo llame “Diosdi, el cerdito feroz”, que mientras más me menciona (y lo hace cada semana, cada día, cada segundo) sólo demuestra una patológica obsesión maníaco depresiva con el prófugo de sus sueños, con el controversial sacrílego del narcochavismo, conmigo. Y él, el cerdito feroz, no puede evitarlo, una y otra vez cae en mis redes, soy su fatal obsesión. Lo sabe. Lo sé.

¡Vuelvan caras!

La importancia estratégica Después de los dolorosos pero la mismo tiempo virtuosos momentos que hemos vivido en las últimas semanas de lucha por la libertad en Venezuela, de la oscuridad y los claros de luz, debemos ponderar la importancia estratégica que ha significado para el país el haber escogido la lucha noviolenta y la resistencia civil como métodos de liberación de nuestra nación. Si no hubiese sido así, si no hubiésemos escogido el camino de la sacrificada lucha noviolenta, dada la maldad criminal del chavismo, Venezuela sería ya un baño de sangre, una nación desgarrada y moribunda, un camposanto controlado por la ferocidad homicida de los chavistas.

La herida y el honor…

Y si un día tengo que naufragar y el tifón rompe mis velas enterrad mi cuerpo cerca del mar en Venezuela... Herrero y Armenteros El desterrado El exilio es una cárcel de aire que mantiene tras rejas invisibles nuestro espíritu. Somos, los desterrados, cautivos de la distancia, condenados a los latigazos de la memoria, torturados por la ausencia más hiriente y grave de todas: el abrazo humano de lo querido.

19A: Jaque al mariposón…

Maduro, el boy toy Ese muchacho –Maduro–, pobrecito, fue usado por Chávez como un boy toy, al punto deplorable de que sus intimidades se han convertido en obsesiones ideológicas de la “revolución”.

La Calle de la Unidad Democrática (CUD)

El poder tiene miedo de caer. Pero caerá, ay caerá…Eva Rivera (Nuestra libertad) La gloria del pueblo bravo No soy –ni seré– uno de esos que achaca a la supuesta pasividad de nuestro pueblo los ruinosos avances sociopolíticos del chavismo. Han sido años calamitosos y el venezolano común ha estado a la altura de los acontecimientos, ha hecho lo indecible por sacudirse las úlceras que ha causado en su espíritu la lepra ideológica de Chávez y por razones no atribuibles a él –al pueblo– no lo ha logrado.

La Venezuela ahorcada, resucita…

Iba matando canallas / con su cañón de futuroSilvio Rodríguez Momia perversa No lo oculto, me gustaría practicarle al chavismo un tenaz estrangulamiento hasta ver que sus ojos se desorbitan en la blancura, verlo extenuarse sin aliento, capturar su último estertor mientras lo sujeto bestialmente, verlo fenecer ante la llave que le aplico con mi brazo, y una vez muerto, tatuarle la frente inánime con la siguiente frase: “momia perversa”.

Mad “Venezuela” Max

¿Dónde queda el fin? Horror, martirio, sufrimiento y lamento son los sentimientos que se desprenden de la cinematográfica ruina que vive Venezuela. No hay espacio en el alma para economizar frustraciones ni para ajustar dolores. Como quien sufre una punzante pena, los venezolanos ya no cuidamos las formas de la indignación, el grito es unánime y energúmeno. Lo más triste es saber que cada día empeoran las cosas y seguirán empeorando.

Anticuerpos morales

Aves extrañas de la oposición He sido objeto de una inusual campaña de prestigio a través de las redes sociales. Se me vincula y hasta enmarca -inmerecidamente- entre algunos de los venezolanos más decentes y respetados del país.

María Corina, moral contra el circo macabro

La mujer de todos los siglos En nuestra vida republicana, desde que somos venezolanos y no españoles, Venezuela ha conocido espíritus prominentes y universales, espíritus cuyo pensamiento y obra han levantado admiración y reconocimiento más allá de nuestras fronteras, espíritus que superan su tiempo histórico.

Rabipelado de oposición

Curiosa sensibilidad No sé el porqué ando viendo animales por todas partes, no puedo evitarlo, ¿será el trágico advenimiento del zoológico chavista?

Lilian y Trump: ¿espejismo o realidad?

El chicharrón semanal No soy una figura pública conocida en el psiquiátrico político venezolano. Nunca lo he sido ni lo seré. Aunque lo único que hago en mi exilio es pensar en mi país, estoy fuera de su centro –soy un excéntrico–, vivo frente al mar, lejos, muy lejos, del horror que se vive en mi auténtica orilla: Venezuela.

Unidad o el electrocardiograma de un corazón roto

Angina de pecho No sé si cada vez que me leen pueden intuir qué pasa por mi espíritu cada vez que me siento a escribir mis entregas semanales. No lo sé, pero sí puedo confirmarles que ocurre algo extrañísimo entre nosotros. Cuando me envían sus comentarios es evidente que no reflexionan sobre mis palabras, reflexionan sobre los latidos de mi corazón a veces agitados, a veces sofocados, siempre anhelantes.

Leopoldo López, el sacrificio y el despertar…

Si mi encarcelamiento contribuye al despertar de pueblo habrá valido la penaLeopoldo López Su fuerza y su fe No dejo de pensar en un solo momento en las feroces y crueles condiciones carcelarias que la dictadura chavista le ha impuesto a Leopoldo López. Es una reflexión recurrente en mi día a día. Confieso que a pesar de que me indigna hondamente, también me inspira y admira por la fortaleza espiritual y la asombrosa capacidad con que ha sobrellevado tanta vejación y tortura.

Maduro y la jalada del siglo XXI

¿Por qué no te callas? Siempre desprecié a Hugo Chávez, jamás me sedujeron sus promesas bañadas de sangre ni su oráculo reivindicador. Siempre me pareció un despreciable criminal.

2016, el “año terrible”

La arqueológica tristeza del derrotado Ni la etimología latina de “derrota”: rota (fuga de un ejército) y rupta (quebrado), ni la francesa: dérouter (dispersar, disolver), explican el desgarramiento emocional y moral, el desconsolador abatimiento o la arqueológica tristeza de quien ha sido derrotado. No hay gramática ni semántica que pueda explicar lo que siente un derrotado.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com