Opinión

Columnistas

¿Dónde queda el llegadero?

Desde hace años se afirma que ya llegamos al llegadero, queriendo decir que el régimen bolivarista colapsó y que el cambio político de verdadera sustancia es una realidad a la vuelta de la esquina. La realidad, sin embargo, nos ha demostrado que ello no era así. O por lo menos, hasta ahora no ha sido así. Venezuela como país funcional ha colapsado, pero la hegemonía que lo ha venido destruyendo sigue en el poder. Y no en cualquier poder sino en uno que despotiza y depreda ya sin ningún disimulo. Pasa, eso también y por esa misma razón, que ya el país entró en el terreno de la crisis humanitaria, y la profundidad y extensión de la crisis social, económica y, por tanto, política, pone en el tapete el tema del llegadero.

Un pueblo desesperado

Maduro y sus colaboradores se lo pasan repitiendo que los venezolanos somos unos de los pueblos más felices del mundo. Una prueba más, si es que hacía falta alguna adicional, de que Maduro y sus colaboradores viven en una burbuja que está completamente aislada de la trágica situación que padece Venezuela. Y encima, también repiten que están haciendo una obra portentosa a favor de Venezuela, de importancia y significación planetaria. Si se creen o no esos despropósitos, es otro tema, más para el dominio de la psiquiatría que de la política. Pero lo más avasallante de la realidad de nuestro país, es que el conjunto del pueblo está desesperado.

Venezuela en conmoción

Un país cuyas principales realidades son la escasez generalizada de alimentos y medicinas, los saqueos de calle cada vez más habituales, la represión sangrienta al pueblo desesperado, la negativa rotunda del poder a permitir que se abran salidas democráticas y constitucionales a la mega-crisis, la explosión continuada y creciente de violencia criminal, y la aceleración de la depredación de recursos por parte del poder establecido, es un país que se encuentra en una gravísima situación de conmoción. Venezuela es ese país.

vaya al foro

La faena de Almagro

El socialista uruguayo, Luis Almagro, canciller en el gobierno del antiguo líder guerrillero-montonero, Pepe Mujica, está demostrando ser el Secretario General que necesitaba la OEA. No hace falta valorar a algunos de sus predecesores para saberlo. En todo caso, Almagro se muestra decidido a asumir con seriedad sus responsabilidades, una de ellas, acaso la principal, velar porque el compromiso con la democracia no quede en letra muerta o, peor, acomodaticia.

vaya al foro

¿Unidad cívico-militar?

Por lo general, en las democracias no se estila el uso y abuso de la expresión “unidad cívico-militar”, para caracterizar los fundamentos del Estado. Pero en las hegemonías despóticas, de diversa índole, pasa otra cosa. Por eso es que en la retórica oficial de nuestro país, abunda la referida expresión para definir la amalgama política que ha servido de sostén a la denominada “revolución bolivarista”.

vaya al foro

El dictadorzuelo y la Constitución

No ha sido cualquier palabra la utilizada por el secretario general de la OEA, el socialista uruguayo Luis Almagro, para referirse a Nicolás Maduro. “Dictadorzuelo” es un peyorativo de dictador, una especie de sátrapa con mucha pena y sin ninguna gloria, más o menos al estilo de tantos y tantos tiranuelos que han azotado la historia de América Latina, lo que además Almagro hizo notar expresamente en su declaración formal en respuesta a Maduro, por la acusación de que el excanciller de Pepe Mujica era un agente de la CIA.

vaya al foro

Pura burla. ¿Hasta cuándo?

El oficialismo rojo es incansable en esto de burlarse del pueblo venezolano. En el presente, por cierto, la burla está en un verdadero pico. La denominada "revolución" repite y repite que con ella "manda el pueblo", pero resulta que la mayoría del pueblo votó por la oposición en las elecciones legislativas, y si le tienen el juego trancado a la Asamblea Nacional, entonces se lo tienen trancado al pueblo, y entonces es una burla lo de que mande el pueblo...

vaya al foro

El laberinto

Un laberinto, todos lo sabemos, es una cosa confusa y enredada. Y la hegemonía hizo del proceso de referendo revocatorio previsto en la Constitución, precisamente eso: una cosa confusa y enredada. Y estamos hablando del revocatorio que a trancas y barrancas se llevó a cabo durante el bienio 2003-2004. Ahora está pasando más o menos lo mismo, con el revocatorio de Maduro. Y no podía ser de otra manera, porque el asunto está en manos de Tibisay Lucena y Jorge Rodríguez.

vaya al foro

José María Vargas y Nicolás Maduro

No se me pasa por la cabeza hacer alguna similitud comparativa entre José María Vargas y Nicolás Maduro. Aquel era un sabio que dejó una obra inmensa de academia y civilidad. A este prefiero no calificarle... Lo que sí vale la pena esbozar es el contraste radical de lo que ambos significan. Y ello, particularmente, por las recientes órdenes gubernativas de suspensión laboral y estudiantil que, prácticamente, dejan a Venezuela sin estudio y sin trabajo.

vaya al foro 

El mito de la revolución social

Así como el castrismo cubano fabricó el mito de los “grandes avances en educación y salud”, y lo logró mercadear políticamente por medio mundo –gracias a la cooperación, por cierto, de sectores políticos y mediáticos de las democracias occidentales--, así también la hegemonía venezolana ha conseguido fabricar el mito de una “revolución social”, que ha proyectado con variable intensidad en muchos ambientes globales, hasta el punto de que hoy se puede escuchar que sí, que en Venezuela se violan algunos derechos políticos y civiles, pero que también se promueven los derechos sociales y que acaso lo segundo compensa lo primero.

vaya al foro

Más voluntad política

Sostener que en el conjunto de la oposición política de Venezuela no hay voluntad política de cambio, sería una gran injusticia. Pero sostener que la voluntad existente es suficiente para producir un cambio político sustancial, sería faltar a la verdad. A ver, hay que ser justos para no errar, y no estamos como para errores irreparables.

vaya al foro 

Dos tiempos distintos

Muchas veces los tiempos del “país nacional” y del “país político”, para usar unas categorías que pueden ser impropias pero didácticas, tienden a separarse, y de manera muy distante, es decir, peligrosa. Eso está pasando en la Venezuela del presente, y además ello es muy notorio.

vaya al foro 

El veneno del populismo autoritario

¡Qué lejanos lucen esos tiempos del férreo dominio populista y autoritario en gran parte nuestra región! Una tendencia político-económica que parecía irreversible. Que había resucitado con las adiciones o sustracciones del caso, y para quedarse. Pero eso era un espejismo, porque hay dos palabras muy antiguas, auge y caída, que son inseparables de la dinámica del poder. En todas partes, desde luego, pero muy especialmente en América Latina, tal y como la realidad lo está demostrando, una vez más.

vaya al foro

¿Sistema cambiario sin dólares?

El desgobierno de Maduro ha anunciado un “nuevo sistema cambiario”. El llamado "Dicom" o el "sistema cambiario de divisas complementarias". Y no hace falta ser un experto en estos temas para saber que es muy probable que el “Dicom” corra la misma suerte de la gran cantidad de "sistemas" antecesores, la sopa de letras… Una suerte fatal, porque fueron descontinuados ante el fracaso sucesivo y generalizado.

vaya al foro

La tranca castrista

El que los hermanos Castro se hayan entendido con Obama, no significa para nada que se hayan desentendido de Maduro. Al contrario. Maduro y la hegemonía que él representa, continúan siendo de vital importancia para los intereses castristas, porque nadie más les va a garantizar el suministro de 100 mil barriles diarios de petróleo, gratis, amén de muchas otras modalidades de asistencia económica.

vaya al foro

La crueldad de la hegemonía

La hegemonía bolivarista ha sido de una inhumanidad y de una impiedad con Venezuela y con los venezolanos, que literalmente debe y tiene que ser denominada como una hegemonía cruel.

vaya al foro

¿Atrapados sin salida?

Vamos por partes. De que estamos atrapados, estamos atrapados. Me refiero tanto a Venezuela como al conjunto de los venezolanos. Atrapados en una crisis que entra en los terrenos de crisis humanitaria, y por causa de una hegemonía despótica y depredadora que se resiste a ceder ni una pizca de poder efectivo, y cuyo principal vocero, Nicolás Maduro, proclama que nadie lo sacará de Miraflores.

vaya al foro

14 motores… sin baterías

La verborrea sobre los “14 motores de la economía” es tan creíble como la correspondiente de la “guerra económica”. Puro artificio sin sustancia alguna. Pura propaganda y de burda factura. Si en Venezuela es casi un milagro conseguir una batería para el motor de un vehículo, ¿qué credibilidad puede tener la verborrea sobre los 14 motores, para reactivar 36 sectores, y garantizar la producción y abastecimiento de 50 rubros? Ninguna. Cero. Nada.

vaya al foro

No hay, no hay, no hay…

Lo que más se escucha en esta Venezuela en crisis humanitaria son esas dos palabras: “no hay”. No hay comida, no hay medicinas, no hay agua, no hay luz, no hay seguridad, no hay nada suficiente de lo necesario para una vida digna y humana.

vaya al foro

La destrucción de un país

Hay que insistir en ello. El signo distintivo de la llamada “revolución” es la destrucción. Es decir, deshacer, arruinar o asolar, como señala el diccionario.

vaya al foro

La fórmula ideal

Henry Ramos Allup acaba de declarar que la fórmula ideal para un cambio gubernativo sería la renuncia de Maduro. Al parecer ese planteamiento no es consensual entre la dirigencia y vocería opositora, porque unos, como Henrique Capriles, señalan la posibilidad de un referendo revocatorio, y otros plantean distintos mecanismos constitucionales, como por ejemplo, una enmienda para recortar el mandato. En lo que sí se está formando un consenso, es que un cambio gubernativo sea un requisito necesario para que Venezuela pueda empezar a levantarse de su postración.

vaya al foro

Con la Asamblea pueden, con la crisis no

La hegemonía despótica y depredadora que todavía impera y desgobierna puede que desconozca, desacate, intente neutralizar e ignore a la Asamblea Nacional, y por los momentos no pase nada trascendente. Pero no puede hacer lo mismo con la mega-crisis socio-económica. Es decir, puede soslayarla, tratar de desvirtuarla, mentir descaradamente al respecto de ella, pero nada de eso hará que mengüe; todo lo contrario, como una hidra enfurecida, esta mega-crisis se lo está devorando todo, incluyendo a la hegemonía misma, y por eso es tan importante que la Asamblea, con todo y los porrazos que reciba, permanezca, siga existiendo…

vaya al foro

¿Emergencia económica? ¡Emergencia nacional!

Una emergencia es un suceso o accidente que sobreviene. Y la emergencia que padece Venezuela, para comprenderla debidamente, hay que apreciarla en una perspectiva temporal amplia. El suceso o el accidente no es la disminución de los precios del petróleo. No. Es el continuismo de la llamada “revolución bolivarista”, o la hegemonía despótica y depredadora que tiene al país en la lona. En aguda emergencia.

vaya al foro

La neo-dictadura atrincherada

Una neo-dictadura, o una dictadura del siglo XXI, es una dictadura con disfraces de democracia, con una cierta fachada de democracia. Es un despotismo porque hace lo que le da la gana, pero se las arregla para disimular el ejercicio despótico del poder con un ropaje de leguleyería seudo-democrática. Eso fue lo que el predecesor y los hermanos Castro Ruz fueron poco a poco montando en el país, hasta erigir una “jaula institucional” para tratar de garantizar su continuismo despótico y depredador.

vaya al foro

Ofensiva y defensiva

Ciertamente que la hegemonía está a la defensiva en todo lo que respecta al funcionamiento gubernativo, propiamente dicho. No sabe qué hacer con la inflación, con la escasez, con las penurias que agobian a los venezolanos. La explosión de la violencia criminal es un efecto directo de su despotismo depredador, y la delincuencia organizada cada día ocupa más espacios en el poder establecido. La llamada “revolución” no pasa de ser un señuelo para entretener, mientras el país es despedazado por un agregado de grupos, tribus, bandas o carteles. Pero de gobierno como tal, nada de nada. Inercia o defensiva.

vaya al foro