Opinión

Columnistas
Enrique Viloria Vera

Despedida a la educada, diplomática y tolerante cancillera bolivariana

SU EXCELENCIA: No se imagina su Vuecencia, su Eminencia, su Señoría, lo que estoy padeciendo por su remoción imprevista e intempestiva; me imagino y complace saber, que como en Cuba, esa decisión presidencial significará lo que el pueblo llano cubiche llama Caer pa´arriba, y muy seguramente en un cercano futuro será designada Vice – Presidenta Ejecutiva de la República Castro – chavista – madurista. Es que defenestrada cancillera le tenía compilado una bordada ristra de insultos, agravios y ofensas, a fin de que – renovados -, los prodigará a granel y a voluntad entre sus colegas y no tantos, y, especialmente, para caracterizar a presidentes y majestades, o a los integrantes del Consejo Episcopal, que osan, se atreven a mancillar nuestra soberanía y a negar a nuestro Ilustre y Eterno. En fin, siempre será posible que los use o intercambie con El Robusto compatriota, van algunos:

Enrique Viloria Vera

Verdugos bolivarianos

Para no improvisar, recurro nuevamente al DRAE, que informa sobre un par de acepciones del vocablo verdugo: en primer lugar, persona encargada de ejecutar la pena de muerte u otros castigos impuestos por la justicia, en segundo, persona cruel que castiga sin piedad o exige demasiado.

Enrique Viloria Vera

Pobre perrito escuálido

El perro sabe, pero no sabe que sabe. Pierre Teilhard de Chardin Podemos juzgar el corazón de un hombre según trata a los animales Inmanuel Kant. A Croos, in memoriam. En España existe un fuerte movimiento animalista, que protege, en especial, a los perros, canes, tusos, falderos, podencos de cuatro patas y rabo alegre.

Enrique Viloria Vera

Las cuatro mosqueteras de la democracia del siglo XXI

No son del rey, de un reino, ni monárquicas por convicción; todo lo contrario: son civilistas y republicanas, demócratas de la más genuina estirpe. Me refiero a cuatro mujeres que han emergido -por necesidad y por convencimiento-, como firmes y aguerridas defensoras de la democracia, la libertad y la salvaguarda de los conculcados derechos humanos por parte de los dirigentes de la llamada Revolución Bolivariana, o, más descabelladamente, por el ineficiente y depredador Socialismo del siglo XXI. Paso a homenajearlas:

Enrique Viloria Vera

Las cuatro mosqueteras de la democracia del siglo XXI

No son del rey, de un reino, ni monárquicas por convicción; todo lo contrario: son civilistas y republicanas, demócratas de la más genuina estirpe. Me refiero a cuatro mujeres que han emergido -por necesidad y por convencimiento-, en firmes y aguerridas defensoras de la democracia, la libertad y la defensa de los conculcados derechos humanos por parte de los dirigentes de la llamada Revolución Bolivariana, o, más descabelladamente, por el ineficiente y depredador Socialismo del siglo XXI. Paso a homenajéalas:

Enrique Viloria Vera

Los robocop bolivarianos

Perdónalos porque no saben lo que hacen» (Evangelio de Lucas, 23, 34) No le digas a nadie tu nombre verdadero. / Escóndete, reniega de tu origen, / no vuelvas la cabeza / Tu mundo se acabó ¿era tu mundo? // Sal a la luz. Hay luz, es clara y tibia. / Deja que la sonrisa te visite de nuevo. / Haz con el miedo el último gazpacho / y bebe a tu salud //. Pero no le perdones, porque sí sabe lo que hace. Enrique Gracia Trinidad No me refiero al film estadounidense RoboCop de 1987, película del género ciencia ficción y acción, dirigida por Paul Verhoeven. RoboCop trataba crudamente temas amplios y variados como la manipulación mediática, la resurrección, la gentrificación, la corrupción política, la privatización, el capitalismo, la masculinidad y las vilezas de la naturaleza humana.

Enrique Viloria Vera

La fiscala

No hay peor cuña que la del mismo palo. En su afán por poseer una identidad propia y diferenciarse de los demás, el ser humano – por decisión propia o impuesta por la autoridad civil – ha adoptado apellidos de diferente naturaleza y origen, propiciando además el surgimiento de los estudios heráldicos.

Enrique Viloria Vera

Los Niños Mal del socialismo del siglo XXI

El Comandante Fausto - especie de Che Guevara en miniatura –, cuyos logros revolucionarios desconozco, es decir, a cuántos policías, soldados, campesinos o ciudadanos venezolanos se cargó, o cuántas instalaciones, cuarteles, comisarias, en fin, activos fijos nacionales, voló, destruyó, en su carácter de explosivista profesional -, desde su revolucionario exilio habanero, con un Havana Club y un Cohíba de los reservados para la nomenklatura castrista en las manos- presumo -, sentencia que la oposición venezolana a la dictadura madurista está integrada por Niños Bien.

Enrique Viloria Vera

Chávez y su oposición a la constituyente de Maduro

Uno de los temas de las ciencias políticas actuales lo constituye la discusión acerca de la vigencia y validez de la llamada democracia representativa. El profesor Georges Burdeau ya lo había anticipado en su célebre Traité de Science Politique, cuando afirmaba que prefería hablar de la presencia de los gobernados en el ejercicio del poder que de su participación en el ejercicio del mismo.

Enrique Viloria Vera

Metras bolivarianas

La crueldad es un tirano sostenido sólo por el miedo. William Shakespeare Una metra o canica es una pequeña esfera de vidrio que puede ser de vidrio, alabastro, cerámica, arcilla, metal, acero, cristal, piedra, mármol, madera o porcelana. Las metras o canicas tienen una gran variedad de nombres a lo largo y ancho del mundo; dependiendo de la zona y del país de que se trate, son conocidas como: tolongas, bellugas, boliches o bolichas, bolitas, boles, caniques, cayucos, balitas, bolindres o pingos, pelotitas, polcas, bolas, piquis, polquitas, caniques chibolas, bolillas, maras, metras, balas, garbinches, bolondronas, corote o salvas, bolinchas, tiros, cachinas, mables, mollejones, pepitas, cincos, pichas (en el oriente del país).

Enrique Viloria Vera

Los defensores de la paz

La paz es el nuevo nombre de la guerra Nicolás Maduro No terminamos de asombrarnos con los dislates, locuras, desatinos, insensateces de nuestro gobernantes anti – históricos. En declaraciones urbi et orbe, el cruel Presidente de la República Bolivariana de Venezuela fue a la primera línea de fuego para felicitar a los sanguinarios integrantes de La Guardia nacional.

Enrique Viloria Vera

La rebelión musical de Venezuela

La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor. Kurt D. Cobain Conmueve y emociona hasta las lágrimas escuchar y ver a la juventud musical de Venezuela, enfrentándose a los esbirros y matones de la dictadura castro –madurista sin más armas que sus violines, cuatros y clarinetes.

Enrique Viloria Vera

Meados bolivarianos

“Sólo les pido calma y cordura”. Presidente de la República Eleazar López Contreras En realidad, debería escribirlo a la venezolana con i de miado, pero lo mismo da miado que meado. Así lo saben nuestras gloriosas FFAA bolivarianas, chavistas, socialistas y antiimperialistas que mean a placer a las mujeres que protestan en demanda de un futuro mejor para sus hijos, para el país.

Enrique Viloria Vera

Pasta con excrementos: delicatesse bolivariana

"Voy a envejecer para todo. Para el amor. Para la mentira. Pero nunca envejeceré para el asombro…" Chesterton Resulta y ocurre que nuestra muy humana y cristiana Revolución Bolivariana continúa realizando importantes aportes. No se trata sólo del depredador Socialismo del siglo XXI que, en dos infelices y calamitosas décadas, destruyó a Venezuela, antes un país para querer y hoy sólo para sufrir, y llorar a los hijos que sucumben diariamente en las calles y avenidas chavistas, ciertamente rojas – rojitas.

Enrique Viloria Vera

La reforma de Martín Lutero

Tan importante es la figura de Martín Lutero para la Iglesia Medieval y para lo que luego conoceremos como Alemania que este largo párrafo de Hanns Lilje ilustrará su descomunal importancia: “la originalidad e irrepetibilidad del fenómeno histórico representado por Martín Lutero es fácilmente inteligible para cualquiera que hable, lea o escriba alemán, ya que, prescindiendo de su particular adscripción religiosa, está recogiendo, de alguna manera, su herencia espiritual. Parece una exageración considerar a Lutero padre de la moderna lengua literaria alemana, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta que el alemán (…) es impensable al margen de Lutero. Resulta hipotético pensar que Alemania hubiera podido conseguir una lengua literaria de común – el alemán luterano de la traducción de la Biblia – de no haber surgido Lutero; es decir, un lenguaje que pudiera ser comprendido en el alta, baja y media Alemania.”

Enrique Viloria Vera

Pesadilla con tambor

(En homenaje al preso del Castillo de Puerto Cabello, Andrés Eloy) Pernalete Carrizales Ortiz Alonso Ochoa Canelón.

Enrique Viloria Vera

Tres poemas de dolor bolivariano

I ¿Será que Venezuela tiene la muerte grabada en el mes de abril?

Enrique Viloria Vera

Los campos de concentración bolivarianos

Logré comprender igualmente la importancia del terror físico para con el individuo y las masas. Adolf Hitler Así como el Tercer Reich tenía sus propios y eficaces campos de concentración para exterminar las razas no arias, impuras; la Revolución Bolivariana tiene los suyos para exterminar también a todos aquellos que no son rojo – rojitos. Sin embargo, a diferencia del nazismo hitleriano que construía campos de concentración cerrados y aislados; el fascismo chavista – madurista no requiere de barracas ni cercas electrizadas: sus campos de concentración operan a cielo abierto en las calles, avenidas y autopistas de todo el territorio nacional.

Enrique Viloria Vera

Un violinista en el tejado del cielo

Hijo, todo te lo perdono, menos que te mueras antes que yo. ¡Qué difícil es la muerte de un hijo!, más cuando es vilmente asesinado por reclamar futuro y esperanza para sí mismo y para una generación de jóvenes venezolanos que se saben atrapados por las insensateces, los desaciertos, los disparates, las locuras, los desmanes, que a diario promocionan y patrocinan los dirigentes de una revolución bolivariana inhumana, hablachenta e ineficiente.

Enrique Viloria Vera

Constituir para destruir

Pero los transgresores serán destruidos a una; la posteridad de los impíos será exterminada. Salmos 37:38 La Bomba Nuclear Bolivariana, encarnada en el Padre de todas las bombas, es cruel, inclemente, despiadada, brutal, cuando se trata de exterminar lo que, por largas décadas la sociedad venezolana ha venido construyendo: llámese fraternidad, pronúnciese libertad, denomínese respeto por los derechos humanos.

Enrique Viloria Vera

Nada de lo Unimetano me es ajeno

Cuando se tiene un hijo, se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera, se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga y al del coche que empuja la institutriz inglesa y al niño gringo que carga la criolla y al niño blanco que carga la negra y al niño indio que carga la india y al niño negro que carga la tierra. Andrés Eloy Blanco Durante casi dos décadas disfruté del orgullo de ser unimetano, aunque llegué unimetido por una decisión del Dr. Julio Sosa Rodríguez - el querido Tío Julio – quien, en su oficina de Seguros Orinoco, sita en Sebucán arriba, me reclutó en un ya lejano| 1997 como Decano de Economía y Ciencias Administrativas de la Unimet.

Enrique Viloria Vera

El tareco

Del ár. hisp. taráyik, y este del ár. clás. tarā'ik 'cosas abandonadas'. M. coloq. Can., Cuba y Ur. trebejo (‖ utensilio). DRAE Una vez más sostengo que en Salamanca estoy aprendiendo a conocer más a Cuba, repito: no la cacareada Isla de la Felicidad que nuestro Comandante Eterno y Supremo – a troche y moche – nos vendió como ideal hacia el cual tender, y que, para infelicidad de la sufrida y acongojada Venezuela bolivariana, es el modelo político y económico – represivo en esencia – que siguen nuestros hablachentos e ineficientes gobernantes de comiquita.

Enrique Viloria Vera

El gran plantón: bala vs balón

La desesperación es la materia prima del cambio drástico. William Burroughs Verdaderas paradojas son las que ofrece la moribunda Revolución Bolivariana, el agonizante Socialismo del siglo XXI; mientras los que reclaman sus derechos fundamentales y su pasión por la democracia, jugando cartas o futbol en las calles y avenidas ensangrentadas de la sufrida y malhadada Venezuela, los colectivos armados, la Policía y la Guardia Nacional, hacen de las suyas disparando a mansalva contra el ciudadano indefenso, incrementando día a día, protesta tras protesta, el número de muertos, heridos e incapacitados de los que se jacta un petulante chavismo armado, ya no más pacífico.

Enrique Viloria Vera

Combos Bolivarianos

"No es que me asuste la muerte. Es tan sólo que no quiero estar allí cuando suceda". Woody Allen Yo, El Designado por El Eterno, El Sucesor del Supremo, El Equilibrista del siglo XXI que anda siempre en la cuerda floja de una revolución hablachenta e ineficiente, informo a los súbditos bolivarianos que, tomado de la garra de la Primaria Combatienta, y reunido con el cogollo cívico – militar que me sustenta, hemos decidido ofrecerle al pueblo, sin distingos de credo, raza o condición social un par de combos bolivarianos para que continúen disfrutando de todo lo que hacemos en Socialismo.

Enrique Viloria Vera

“El padre de todas las bombas”

El Imperio acaba de anunciar que - con todo éxito -, fue detonada “la madre de todas bombas”, un gigantesco misil concebido para la destrucción masiva de sus enemigos, sin necesidad de repetir los hongos nucleares de Hiroshima o de Nagasaki, por los que se ha disculpado ante las autoridades del país del Sol Naciente y ante la comunidad internacional.

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com