Opinión

Columnistas
Enrique Viloria Vera

Meados bolivarianos

“Sólo les pido calma y cordura”. Presidente de la República Eleazar López Contreras En realidad, debería escribirlo a la venezolana con i de miado, pero lo mismo da miado que meado. Así lo saben nuestras gloriosas FFAA bolivarianas, chavistas, socialistas y antiimperialistas que mean a placer a las mujeres que protestan en demanda de un futuro mejor para sus hijos, para el país.

Enrique Viloria Vera

Pasta con excrementos: delicatesse bolivariana

"Voy a envejecer para todo. Para el amor. Para la mentira. Pero nunca envejeceré para el asombro…" Chesterton Resulta y ocurre que nuestra muy humana y cristiana Revolución Bolivariana continúa realizando importantes aportes. No se trata sólo del depredador Socialismo del siglo XXI que, en dos infelices y calamitosas décadas, destruyó a Venezuela, antes un país para querer y hoy sólo para sufrir, y llorar a los hijos que sucumben diariamente en las calles y avenidas chavistas, ciertamente rojas – rojitas.

Enrique Viloria Vera

La reforma de Martín Lutero

Tan importante es la figura de Martín Lutero para la Iglesia Medieval y para lo que luego conoceremos como Alemania que este largo párrafo de Hanns Lilje ilustrará su descomunal importancia: “la originalidad e irrepetibilidad del fenómeno histórico representado por Martín Lutero es fácilmente inteligible para cualquiera que hable, lea o escriba alemán, ya que, prescindiendo de su particular adscripción religiosa, está recogiendo, de alguna manera, su herencia espiritual. Parece una exageración considerar a Lutero padre de la moderna lengua literaria alemana, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta que el alemán (…) es impensable al margen de Lutero. Resulta hipotético pensar que Alemania hubiera podido conseguir una lengua literaria de común – el alemán luterano de la traducción de la Biblia – de no haber surgido Lutero; es decir, un lenguaje que pudiera ser comprendido en el alta, baja y media Alemania.”

Enrique Viloria Vera

Pesadilla con tambor

(En homenaje al preso del Castillo de Puerto Cabello, Andrés Eloy) Pernalete Carrizales Ortiz Alonso Ochoa Canelón.

Enrique Viloria Vera

Tres poemas de dolor bolivariano

I ¿Será que Venezuela tiene la muerte grabada en el mes de abril?

Enrique Viloria Vera

Los campos de concentración bolivarianos

Logré comprender igualmente la importancia del terror físico para con el individuo y las masas. Adolf Hitler Así como el Tercer Reich tenía sus propios y eficaces campos de concentración para exterminar las razas no arias, impuras; la Revolución Bolivariana tiene los suyos para exterminar también a todos aquellos que no son rojo – rojitos. Sin embargo, a diferencia del nazismo hitleriano que construía campos de concentración cerrados y aislados; el fascismo chavista – madurista no requiere de barracas ni cercas electrizadas: sus campos de concentración operan a cielo abierto en las calles, avenidas y autopistas de todo el territorio nacional.

Enrique Viloria Vera

Un violinista en el tejado del cielo

Hijo, todo te lo perdono, menos que te mueras antes que yo. ¡Qué difícil es la muerte de un hijo!, más cuando es vilmente asesinado por reclamar futuro y esperanza para sí mismo y para una generación de jóvenes venezolanos que se saben atrapados por las insensateces, los desaciertos, los disparates, las locuras, los desmanes, que a diario promocionan y patrocinan los dirigentes de una revolución bolivariana inhumana, hablachenta e ineficiente.

Enrique Viloria Vera

Constituir para destruir

Pero los transgresores serán destruidos a una; la posteridad de los impíos será exterminada. Salmos 37:38 La Bomba Nuclear Bolivariana, encarnada en el Padre de todas las bombas, es cruel, inclemente, despiadada, brutal, cuando se trata de exterminar lo que, por largas décadas la sociedad venezolana ha venido construyendo: llámese fraternidad, pronúnciese libertad, denomínese respeto por los derechos humanos.

Enrique Viloria Vera

Nada de lo Unimetano me es ajeno

Cuando se tiene un hijo, se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera, se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga y al del coche que empuja la institutriz inglesa y al niño gringo que carga la criolla y al niño blanco que carga la negra y al niño indio que carga la india y al niño negro que carga la tierra. Andrés Eloy Blanco Durante casi dos décadas disfruté del orgullo de ser unimetano, aunque llegué unimetido por una decisión del Dr. Julio Sosa Rodríguez - el querido Tío Julio – quien, en su oficina de Seguros Orinoco, sita en Sebucán arriba, me reclutó en un ya lejano| 1997 como Decano de Economía y Ciencias Administrativas de la Unimet.

Enrique Viloria Vera

El tareco

Del ár. hisp. taráyik, y este del ár. clás. tarā'ik 'cosas abandonadas'. M. coloq. Can., Cuba y Ur. trebejo (‖ utensilio). DRAE Una vez más sostengo que en Salamanca estoy aprendiendo a conocer más a Cuba, repito: no la cacareada Isla de la Felicidad que nuestro Comandante Eterno y Supremo – a troche y moche – nos vendió como ideal hacia el cual tender, y que, para infelicidad de la sufrida y acongojada Venezuela bolivariana, es el modelo político y económico – represivo en esencia – que siguen nuestros hablachentos e ineficientes gobernantes de comiquita.

Enrique Viloria Vera

El gran plantón: bala vs balón

La desesperación es la materia prima del cambio drástico. William Burroughs Verdaderas paradojas son las que ofrece la moribunda Revolución Bolivariana, el agonizante Socialismo del siglo XXI; mientras los que reclaman sus derechos fundamentales y su pasión por la democracia, jugando cartas o futbol en las calles y avenidas ensangrentadas de la sufrida y malhadada Venezuela, los colectivos armados, la Policía y la Guardia Nacional, hacen de las suyas disparando a mansalva contra el ciudadano indefenso, incrementando día a día, protesta tras protesta, el número de muertos, heridos e incapacitados de los que se jacta un petulante chavismo armado, ya no más pacífico.

Enrique Viloria Vera

Combos Bolivarianos

"No es que me asuste la muerte. Es tan sólo que no quiero estar allí cuando suceda". Woody Allen Yo, El Designado por El Eterno, El Sucesor del Supremo, El Equilibrista del siglo XXI que anda siempre en la cuerda floja de una revolución hablachenta e ineficiente, informo a los súbditos bolivarianos que, tomado de la garra de la Primaria Combatienta, y reunido con el cogollo cívico – militar que me sustenta, hemos decidido ofrecerle al pueblo, sin distingos de credo, raza o condición social un par de combos bolivarianos para que continúen disfrutando de todo lo que hacemos en Socialismo.

Enrique Viloria Vera

“El padre de todas las bombas”

El Imperio acaba de anunciar que - con todo éxito -, fue detonada “la madre de todas bombas”, un gigantesco misil concebido para la destrucción masiva de sus enemigos, sin necesidad de repetir los hongos nucleares de Hiroshima o de Nagasaki, por los que se ha disculpado ante las autoridades del país del Sol Naciente y ante la comunidad internacional.

Enrique Viloria Vera

¡ Sacerdotes temblad !

"La religión es la marihuana de los pueblos". Carlos Hugo Frías Yo, el ahora más Supremo que el anterior y sembrado Supremo, en libérrimo uso de las atribuciones que me atribuí, constitucionalmente refrendadas por mi Bufete de Justicia, y en vista de las celebraciones propias de la hasta ahora vigente e imperialista llamada Semana Santa; en La Habana, capital de la República Bolivariana de Venezuela, en uso de mis prejuicios, antojos y obcecaciones, decreto urbi et orbes, lo siguiente para beneplácito de los colectivos bolivarianos y de mi Primaria Combatienta, lo siguiente:

Enrique Viloria Vera

¡Bomba pa’ti!

Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica, yo sugerí la mejor de todas: LA PAZ Albert Einstein Este gobierno de comiquita ha sido siempre muy generoso…pero para los de afuera. Todos conocemos que la chequera que caminaba por América Latina –la que ahora cojea – fue magnánima a la hora de repartir la riqueza de los venezolanos entre los chulos y adulantes aliados del depredador Socialismo del siglo XXI que - a su paso de vencedores y rodilla en tierra - todo lo arruina.

Enrique Viloria Vera

Depredadores bolivarianos

Recordemos que, en términos ecológicos, la depredación es un particular tipo de interacción biológica en la que un individuo de una cierta especie animal (el predador o depredador) caza a otro individuo (la presa) para subsistir.

Enrique Viloria Vera

Oscúrame de Ingrid Valencia

Escribo como quien viene de una casa habitada, llena de feroces manos, abiertas como el fuego, encendidas como orillas. Ingrid Valencia Oscúrame, bello título para un poemario pasional y citadino, intimista y urbano, profundamente femenino – sin feminismos de conveniencia -, de amores y desencuentros, de despedidas y bienvenidas, de diálogo con la vida y la muerte, escrito por la mexicana Ingrid Valencia, merecedor del prestigioso premio Pilar Fernández Labrador en su edición 2016, otorgado en Salamanca, la ciudad de los saberes.

Enrique Viloria Vera

La Cuba de Zoé Valdés: la nada cotidiana

A Juan Jesús Cabrera y Rafael López Cosío. Es cierto que en toda la América Latina se pasa un hambre de pinga, pero ellos no hicieron la Revolución. ¿Cuánto no nos jodieron con “estamos construyendo un mundo mejor”? ¿Dónde está que no lo veo? Zoé Valdés ¡Qué paradoja! En Salamanca estoy aprendiendo a conocer más a Cuba, no la Isla de la Felicidad que a troche y moche nos vendió el Comandante Supremo y Eterno; tampoco la que promocionan las agencias de turismo como un edén en el Caribe, con sus playas, mojitos, sones, y hasta jineteras por necesidad.

Enrique Viloria Vera

A Salvador Pániker, in memoriam

"Para permanecer jóvenes tenemos que estar permanentemente en estado de curiosidad intelectual". Salvador Pániker Con pesar me entero que a los noventa años de edad murió el joven Salvador Pániker, mi amigo secreto desde el 2002. No nos conocimos personalmente, no nos vimos nunca, pero mantuvimos una estrecha y franca amistad - electrónica y telefónica - asentada en intereses intelectuales comunes y compartidos. A raíz de la reciente publicación de mi libro Territorios de la Pupila me envió un correo electrónico - que conservo con orgullo – en el que me decía “somos cómplices, casi hermanos”.

Enrique Viloria Vera

¿Guerra de las dos rosas en la Venezuela bolivariana?

No hay rosa sin espinas, y parece que las de las blancas pichan mucho más. Recordemos que la llamada Guerra de las Dos Rosas fue una cruenta guerra civil que enfrentó intermitentemente a los miembros y partidarios de la Casa de Lancaster contra los de la Casa de York entre 1455 y 1487. Ambas familias pretendían el trono de Inglaterra, por origen común en la Casa de Plantagenet, como descendientes del rey Eduardo III. El nombre guerra de las dos Rosas o guerra de las Rosas , en alusión a los emblemas de ambas casas: la Rosa blanca de York y la Roja de Lancaster, fue producto del imaginario de los protagonistas del Romanticismo.

Enrique Viloria Vera

Venezuela potencia: una elefanta desnutrida

A los elefantes les cuesta mucho adaptarse, las cucarachas sobreviven a todo. Peter Drucker Ruperta, la desafortunada elefanta del zoológico de Caricuao, es fiel imagen de la Venezuela bolivariana: hambrienta, desnutrida, famélica, esquelética, verdaderamente escuálida. Los únicos que se meten tres papas resueltas al día, bien rociadas por lo demás, son los desvergonzados dirigentes de una revolución hablachenta e ineficiente. Ruperta es la imagen de la Venezuela derruida en socialismo; el Designado es, por su parte, la imagen de la otra Venezuela, la de los oportunistas y enchufados, rollizos, ahítos, satisfechos y bien papeados.

Enrique Viloria Vera

La vuelta al sur de Muñoz Quirós

Vuelvo al Sur. El mar me deja la derrota fugaz de un pez de olvido. Ahora retorno hasta la orilla inmóvil donde crece la memoria de un tiempo ya lejano. José María Muñoz Quirós En sentidos y conmovedores versos, Muñoz Quirós regresa al Sur, al intransferible y único Sur de sus orígenes: el de su madre, quien desde Medina Sidonia se trasladó a la amurallada ciudad de Ávila para que el hijo tuviera en su memoria y en su emoción tanto el azul mar gaditano como los dorados campos de Castilla. El poeta recuerda, evoca y comunica: “En Medina Sidonia un pájaro me dicta / con su voz tu presencia. / He volado hasta la cumbre azul de cielo. / Me escribe la mañana un nacer en las rosas. / Miro a la lejanía por si volvieras. Nadie /me dice una palabra sobre ti. Todo calla”.

Enrique Viloria Vera

En homenaje a la damnificada elefanta Ruperta

En esta plaza López que me recuerda Los días en que esperaba a mi Ruperta Era en aquellos días en que me traía Mis caldos en botella, papas cubiertas

Enrique Viloria Vera

La Venezuela bolivariana: un país sin…

Preposición: Denota carencia o falta de algo. DRAE La infausta, malhadada, funesta, deshonrada, maltratada, aciaga República Bolivariana de Venezuela, Destruida en Socialismo, es un país de muchos, muchísimos sin, va un listado que no pretende agotar todas las carencias o faltas de nuestro derruido y sufrido país:

Enrique Viloria Vera

Los cachorros del socialismo del siglo XXI

Alarmados y estupefactos leemos atónitos, pasmados, boquiabiertos, la noticia en la que se informa del apuñalamiento de dos oficiales de las FFAA por parte de un grupo de niños y adolescentes, verdaderos cachorros de la revolución, Hechos en socialismo.

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com