Opinión

Columnistas

Vienen semanas decisivas

El país que soñamos está lejos y seguirá estando lejos si no ponemos el pecho para acercarlo. Se anuncian nuevas protestas en un formato que apunta al aumento de la cantidad y el tiempo. Ahora será en todo el país y por 12 horas. Pacificas, pero con la determinación y firmeza necesaria para hacerle ver al gobierno y a la comunidad internacional que aquí está un país clamando por una solución democrática y constitucional a su deseo de cambio. Calle, calle y más calle o seguiremos muriendo lentamente en cómodas cuotas revolucionarias.

Aquella cuerda, ahora es un pabilo

Caminamos -más bien trotamos- en la dirección de acontecimientos. El TSJ declaró hoy nulos todos los actos de la Asamblea Nacional, ahora no tenemos poder legislativo y eso trae consecuencias. Crisis institucional.

Nicolás y su combo la pusieron

Un saco de piel y huesos vociferaba en la Avenida Bolívar que la marcha opositora no tenía más de treinta mil personas. Nicolás declaraba haber descubierto un campamento de paramilitares a 500 metros de Miraflores. Uno que otro rojo afirmaba que la paz había vencido, que venció el pueblo. Todo esto, al frente de una deslucida concentración de milicianos, militares vestidos de rojo y empleados públicos trasladados en autobuses. Pasó en Venezuela el primero de septiembre. Hicieron el ridículo mintiendo a los cuatro vientos, sobre temas que están a la vista de todo el mundo.

Despierta Venezuela, es ahora

Miedo, eso sí que tengo, pero mis miedos se juntaron con el hambre de libertad y hoy caminarán en la misma dirección.

El dos de septiembre

Los ojos y las mentes de los venezolanos apuntan al primero de septiembre. También los del gobierno. La pregunta más repetida en estos días: ¿tú piensas que pasará algo? Por supuesto que pasará algo. El dos de septiembre seremos otra Venezuela.

¿Cuál revolución, Nicolás?

Somos potencia económica. Ahora también somos potencia deportiva. Todo producto de la revolución bolivariana. Hay que tener la cara bien dura para –siendo el presidente de un país- hablar de los logros de una revolución que ha acabado con el país, la nación y la patria. Sí, con los tres, por si algún académico quiere caer en una discusión semántica. Acabaron con todo.

Las boinas rojas, tienen los bolsillos verdes

Los venezolanos hace rato que dejamos de creer en esta revolución. Primero fuimos un tercio y ahora somos largo más de dos tercios. Ellos lo saben.

Vociferan, para esconder su miedo

Hijo de la Venezuela que floreció en la segunda parte del siglo pasado, no puedo menos que sentir vergüenza por el desastre de país que les dejaremos a nuestros hijos. Si bien no participé de la corruptela, no fui suficientemente proactivo cuando sentí que perdíamos el país en manos militares que no poseen el menor sentido gerencial. Ese era trabajo de los políticos, me decía a mí mismo.

vaya al foro 

No arrugues Venezuela 

Mi nieto no llega a los cuatro años de edad. Es muy inteligente y respetuoso y como todo niño, ávido de aprender. Sembró hace meses un árbol de jabillo que hoy tiene escasamente 30 centímetros de altura. Ese árbol puede llegar a crecer hasta 30 metros a sus 60 años. 

vaya al foro

Nicolás: es contigo muchacho

Si Chucho me concediera un deseo, yo le pediría que le abra los ojos y oídos a Nicolás. La torta se puede poner de dos formas: haciendo y dejando de hacer. Malo es cuando se pone de las dos formas a la vez.

vaya al foro

Nicolás no llega a diciembre

Nicolás va de discurso en discurso. Discursos llenos de revolución, amenazas y gritos. Con los bolsillos vacios, este gobierno se quedó sin argumentos, salvo su diaria pelea contra la guerra económica. ¿Cuál guerra económica? Me recuerda al Quijote peleando con las sombras de los molinos de viento.

vaya al foro

Y seguimos esperando

Esperamos algo que no llega, bajo la certeza de que quien tiene que hacerlo llegar, no está capacitado para hacerlo.

vaya al foro

Nicolás: no más cuentos

Carne, pollo, azúcar, leche en polvo, desodorante, champú, baterías para carros, cauchos. Mejor no sigo, sería una lista muy larga. Hace rato que escucho decir que el gobierno garantiza el abastecimiento pero no entiendo que asegura esa garantía, en mi nevera no hay carne. Cada vez hay más escasez de cosas, pero más cuentos.

opinan los foristas

Nicolás: ¿cuál millón de viviendas?

Nicolás aseveró que este año llegarán al millón de viviendas. Lo hizo en el acto de entrega de la vivienda setecientos mil (según sus cuentas). Le faltan trescientas mil exactas y al año le quedan 8 meses. Debería entregar unas 37.500 por mes, 9375 por semana o lo que es lo mismo 1250 viviendas por día calendario.

opinan los foristas

Nicolás: Lo que se cocina no es un guiso

Nicolás recibió del finado una montaña de malas decisiones cuyas consecuencias están a la vista. Pero Nicolás no ha hecho otra cosa que enturbiar el panorama con peores decisiones de las que ya eran malas.

opinan los foristas

Nicolás: ¿qué hiciste papaíto?

Llevaron 1500 venezolanos a Panamá para hacerle barra a Nicolás. Plata botada para intentar un contrapeso a los cacerolazos del pueblo panameño y de los venezolanos que ahora viven allí. Un doble para Nicolás y otro para Cilia. Alguien está mal aconsejando al hombre pues esto se convirtió en un motivo de risas a nivel mundial.

opinan los foristas

Nicolás y sus diez millones

10 millones de firmas está recogiendo Nicolás. No tiene 10 millones de votos pero afirma tener ya más de 8 millones de firmas en mano para solicitar a Obama que recoja su decreto.

opinan los foristas

¿Hasta cuándo, Venezuela?

Los venezolanos hemos aguantado mucho. Presidentes groseros y gritones que no entienden cuál es su verdadera misión y gerencian el país como una cervecería de pueblo. Hundieron nuestro erario a niveles insoñables y cierran los ojos cuando de perseguir a sus corruptos se trata. Han dado al traste con la Constitución y con poca sutileza interpretan las leyes a su antojo. La silla de gobierno parece ser su única preocupación.

opinan los foristas

Nicolás: no tienes chance

En un par de años no has puesto una piedra encima de otra. Tienes una incapacidad manifiesta para gobernar un país. Anoche tenías reunidas a unas 40 personas en Miraflores, alrededor de una mesa gigantesca. Obama gobierna desde un escritorio que tiene tan solo dos sillas de visitantes. Gobernar no es dar discursos de dos horas hasta cansar a los escuchas. Gobernar es producir un mejor país para los gobernados y tú pareces no haber asistido a esa clase.

opinan los foristas

¿Cuáles ejércitos, Nicolás?

No Nicolás, no estamos en guerra. Nicolás trata de vendernos la versión de que el imperio está por invadirnos. Todos sus seguidores –al unísono- hablan sin cesar de una inminente invasión imperial, incluyendo una violación a nuestra sagrada soberanía. Sí, soberanía, la misma que les regalamos a los cubanos y también a los guyaneses.

opinan los foristas

Las sanciones traen cola

Lo que envió Obama fue una advertencia y no precisamente al pueblo venezolano. Difícil creer que la lista de siete personas sancionadas tiene grandes propiedades y cuentas en territorios americanos. Si las tienen, estuvieron mal asesorados. Pero es posible que tuvieran una cuenta pequeña con unos ahorros, para visitar a Disney de vez en cuando. Eso no es punible.

opinan los foristas

El golpe de Estado no logró taquilla

La credibilidad es un material no renovable. Se gana diciendo verdades, se pierde al mentir.

Anoche tuve la entereza de ver el culebrón de 21 minutos de duración en el que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello muestran las pruebas del golpe. Un bodrio ensamblado con imágenes de 2002 y unas construcciones de diálogos entre personas, aderezado con fotos de los lugares de Caracas que un avión Tucano artillado bombardearía. Malo el guión, pero peor aun la puesta en escena. La taquilla no funcionó. La prensa escrita y hablada de hoy apenas lo menciona. Pienso que no tienen la menor idea de lo descolgados que se ven en la pantalla tratando de darle fuerza a esta repetida perorata.

opinan los foristas

El chofer va pata a fondo

Venezuela y el mundo observan los estertores de una democracia. Sin medias tintas ahora, sin subterfugios. Por la calle del medio se pretende extinguir cualquier vestigio de resistencia a las ideas que soportan a la revolución.

opinan los foristas

Nicolás: ¡reacciona muchacho!

Colas, grandes colas, interminables Nicolás. Un país de bachaqueros. Al chavismo le debemos la anarquía motorizada. El chavismo la dejó avanzar a extremos de desobediencia que no se pueden revertir ahora fácilmente. Un decreto supondrá una oleada de motorizados trancando una esquina y acto seguido un gobierno haciéndose de la vista gorda por incapacidad de controlarlos. Un país de taxistas motorizados.

opinan los foristas

Ahora entiendo a Nicolás

Nos llena de cuentos y gritos. Las colas para comprar de todo crecen. Seguirán creciendo y cada vez le harán más daño a la revolución. Aquí hay dos formas de desaparecerlas: o bien revisamos este sistema insano que nos trajo hasta aquí y regularizamos los precios y un sistema de importaciones y producción que logre llenar los anaqueles o alternativamente obligamos a los comerciantes a desaparecer, esconder o buscar la forma de quitarse las colas. La primera no la puede lograr, opta por la segunda asustando a un par de ejecutivos de Farmatodo -y a un país entero- para que los demás cojan letra. Se ensaña con una cadena de tiendas que mantiene una operación en las entradas de los barrios para suplir al pueblo. Ahora entiendo a Nicolás. Un Dakazo en una versión mejorada.

opinan los foristas