Opinión

Columnistas
Enrique Meléndez

El tigre con una raya más

Uno se lo temía, y fue así: esta gente se iba a salir con la suya y se iba a adjudicar la mayor parte de las gobernaciones; tanto más que ya había pasado la prueba de la Constituyente, donde tuvieron que inventar ocho millones de votos y cuyo anuncio llevó a que se descalificara el Consejo Nacional Electoral a nivel internacional. De modo que qué era una raya más para un tigre, como se dice en criollo, y para lo cual se diseñó un sistema electoral muy ventajista y arbitrario, como lo denunció la MUD una vez que se oyeron los resultados. Un sistema llamado a neutralizar el voto opositor, en el sentido de provocar en cada boleta la anulación del sufragio.

Enrique Meléndez

Si la gente sale a votar

Las cuentas están echadas, y si sale el 60% de la población a votar los números pudieran favorecer a la oposición, granjeándole su buen reparto de gobernaciones. El problema es que el pueblo está muy desconsolado. A pesar de que los muertos, víctimas de la matanza perpetrada por las fuerzas represivas del régimen ya están bajo tierra, quedó en el espíritu de la gente un mal sabor: una situación parecida a esos actos terroristas que llevan a cabo en el mundo entero células fanáticas del extremismo islámico o por gatillos alegres, como lo acabamos ver con el psicópata que disparó contra una muchedumbre en EEUU. Mal sabor luego de cuatro meses de protesta callejera, para terminar la dirigencia opositora ahogándose en la orilla, terciar con el gobierno y admitir su participación en las elecciones.

Enrique Meléndez

Arreaza en la ONU

Jorge Arreaza celebra la firma de un documento de apoyo al gobierno de Venezuela por 63 países, de los 193 que están representados en la Organización de las Naciones Unidas, y entonces el tercio juega con las cifras. “Eso significa –dice con una gran altivez- que el 65% del mundo apoya al régimen venezolano”; cuando la verdad es que ese apoyo no suma ni la mitad de la representación de dicho foro mundial, y no es sino una simple minoría que se ha manifestado a favor de este régimen; que algunos no dudan en calificar de tiranía, y esto tomando en cuenta su carácter fáctico y represivo.

Enrique Meléndez

Cada vez se hunde más

La verdad es que se cumplió la advertencia; que señalaban algunos pronosticadores, en el sentido de que la constituyente cubana se instalaba; sólo que dicha instalación terminaba de hundir al gobierno; sobre todo, porque la intención, que perseguía el gobierno; como era la de conseguir por esta vía la aprobación de ciertas operaciones de carácter financiero; que la Asamblea Nacional no se las aprueba; en busca de dólares, que necesita para poder honrar los compromisos de pago de la deuda externa durante los meses por venir; no podrá ser, consecuencia de las sanciones financieras, que acaba aprobar la administración de Trump contra nuestro país; lo mismo que la Unión Europea.

Enrique Meléndez

En yuanes se mide la necedad

La verdad es que esto de adoptar la moneda de los yuanes, para reportar los ingresos que percibe Pdvsa, deja un mal sabor; sobre todo, porque uno no sabe por donde lo llevan por este callejón; que, al parecer, no tiene salida, y donde vamos a salir de nuevo con las tablas en la cabeza.

Enrique Meléndez

Una idiotez más

Sartre tituló una de sus obras “El Idiota de la Familia”; a propósito de la idiotez que veía en Gustave Flaubert (el famoso autor de la novela “Madame Bovary”; una obra que establecería las bases estéticas de la narrativa contemporánea) su familia; cuyo padre era un eminente médico de la región de Rouen (Francia), y esto a causa de una especie de ACV, que le da durante sus estudios universitarios, y desde entonces había quedado como un idiota.

Enrique Meléndez

La ley del odio

La fulana Ley contra el Odio; que se propone aprobar ese aparato legislativo de terror, como es la constituyente cubana; no es más que miedo a la verdad; sobre todo, a los poderes creativos del pueblo; que se la pasa burlándose de las idioteces de esta gente, y donde ha sido acuñado el apodo de Masburro; como lo señala el propio presidente de la República; caricaturas, moralejas; que circulan por esas redes, y donde se demuestra que el país le queda demasiado grande a esta gente.

Enrique Meléndez

El cuarto de hora de la constituyente

¿Constituyente? ¿Qué es eso? Como me dice un señor en el Metro: a la constituyente cubana se le pasó su cuarto de hora. No se solucionó el problema de la comida que era una de las cosas que se esperaba que se pusiera al día. ¿Cuánto no se escuchó durante la campaña de los que iban a ser sus integrantes? Decían que con la constituyente se iba a solucionar el problema de la guerra económica, y ahí la tenemos: un episodio muerto, y que no ha servido más que para desatar su furia contra Luisa Ortega Díaz; pues cuando iba a pasar al capítulo siguiente; como era la eliminación de la Asamblea Nacional (AN), se consiguió con que luchaban contra el mundo, es decir, que por esa vía ya pisaban la raya amarilla; aunque le quitaron una serie de atribuciones, que levantó roncha; sólo que hubo resistencia de este lado, y ahí tenemos a un Nicolás Maduro, tratándole de cortar la cabeza a Julio Borges, con aquello de que fue él, quien indujo a Trump a acentuar las sanciones contra Venezuela, precisamente, enmarcado en ese propósito.

Enrique Meléndez

¿Hacia una economía productiva?

Aristóbulo Istúriz dice que la constituyente cubana va a permitir dar el salto a la economía productiva, y ya desde un comienzo nos encontramos con esa figura que en filosofía se conoce como una tautología, es decir, una igualdad en los términos de que se habla, si se toma en cuenta que economía y producción son sinónimos; casos de los cuales se ocupó Jorge Luis Borges a través de relatos como el de “Pier Menard, el autor del Quijote”, y en donde se parte de la idea de un personaje, que intenta escribir la famosa novela cervantina en pleno siglo XX, y lo que sale de allí es el mismo texto que escribió Cervantes a comienzos del siglo XVI.

Enrique Meléndez

La nueva oligarquía

En el fondo se ve como una comedia de payasos; como decir, una opereta esta constituyente cubana. Toda una fauna de tipos que la conforman; desde los cazadores de renta, como los llaman los economistas, hasta el jefe del consejo comunal del último confín de Venezuela; eso sí, encargado de la distribución de las bolsas CLAP en su localidad; es decir, allí está la representación de la nueva oligarquía venezolana.

Enrique Meléndez

La soberbia como razón de Estado

De nuevo estamos ante el arrebatón institucional, estilo Jalisco. Definitivamente, uno de los componentes básicos de nuestro carácter es el de ser soberbio. Somos un pueblo de soberbios y de malcriados; por lo que estamos a un tranco de la grosería; tanto en acto, como se vio en el caso de Leopoldo López y de Antonio Ledezma; que fueron arrancados de sus casas a medianoche; como acostumbran proceder los esbirros de los cuerpos policiales de toda dictadura; para, luego, llevarlos de nuevo a la cárcel de Ramo Verde; habiéndosele concedido la gracia de casa por cárcel; como de palabra, y que es lo que sale de la boca de un Diosdado Cabello.

Enrique Meléndez

Ocho millones, sí Luis

María Kodama, viuda de Borges, entrevistada para un canal de la televisión argentina; de los que llegan por cable; en un momento de la entrevista se detiene en el tema del desarrollo de los pueblos de la América hispánica, y sólo para demostrar como todavía hay algunos rasgos de barbarie, pronuncia con mucha discreción el nombre de Maduro; cosa que le permite al periodista, no sin un dejo de ironía, expresarle que en su espacio está prohibido tocar algunos temas.

Enrique Meléndez

El caos primitivo

Sin duda que se trata de toda una fauna esta gente, que se ha lanzado a la Asamblea Nacional Constituyente cubana, y q ue a la manera de Robespierre, su objetivo más que modificar la Constitución o cuando no cargarla de algunos predicados, derivados de la teoría comunista, es el de instaurar un tribunal civil de responsabilidad, de corte jacobino, precisamente; llamado a cortarle la cabeza a medio mundo en este país; como parte de la comedia, que representa esta gente con el mayor caradurismo del mundo; no sólo ante nuestra ciudadanía, sino también ante el mundo entero.

Enrique Meléndez

Consultivo y simulacro

Esta masiva concurrencia de los venezolanos a la convocatoria del referéndum consultivo demuestra la voluntad democrática que abriga el pueblo en su espíritu, y esto por tradición histórica; pues la llamada Primera República arranca con un Estado liberal, democrático y federal, y que es a lo que se opondrá toda su vida el Libertador, sobre todo, el carácter federal; dado su modelo centralista de gobierno, y de allí vienen los vaivenes en nuestra historia; aunque siempre ha prevalecido esa voluntad democrática, y que ha convivido con el militarismo de nuestros dictadores; con el populismo de nuestros políticos rastacueros y, por supuesto, con el centralismo, tanto de uno, como de otro, y que son los vicios que nos han signado en nuestro devenir histórico; pues no se olvide que el centralismo está ligado a la renta; en nuestro caso, a la renta petrolera, y así se explica ese estatismo de nuestros políticos; del cual no escapó ni siquiera Rómulo Betancourt; a quien, por el contrario, se le tiene por el hombre que profundizó el tipo de Estado patrimonialista.

Enrique Meléndez

La tesis del consultivo

Si hay una persona, a quien reconocerle la idea del referéndum consultivo es a Enrique Colmenares Finol; un hombre que viene trabajando en el proyecto de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) desde hace unos doce años; incluso, para lo cual fundó un movimiento, que denominó Alianza Nacional Constituyente, conjuntamente, con Blanca Rosa Mármol, Luis Alfonso Dávila y otras destacadas figuras regionales. Incluso, hace unos tres años este grupo hizo un primer pronunciamiento público al respecto, en un acto que realizó en el Colegio de Ingenieros de Caracas; sólo que no era el momento de impulsar una ANC, y por la que había sido execrado Leopoldo López, por lo demás en la MUD; una vez que se atrevió a asomar esta posibilidad en los famosos días de la estrategia de La Salida; razón por la cual a la larga iba a parar a la cárcel; cuando la MUD estaba enfrascada en la idea del referéndum revocatorio; que era lo que se consideraba prioritario; aparte de que se alegaba de que, en virtud de que estamos viviendo en un Estado de facto, al final, un proceso de este tipo no iba a ser tomado en cuenta por la gente que nos gobierna; como tampoco iba a ser tomada en cuenta la solicitud del revocatorio.

Enrique Meléndez

Un pacto social

La verdad es que hemos vivido una verdadera primavera en estos dos últimos meses; una especie de renacimiento, como nación; que ha traído mucha sangre, mucho sudor y mucha lágrima; al punto de que la Fiscal Luisa Ortega Díaz ha reconocido excesos en la represión de las manifestaciones por parte de la Guardia Nacional, y ha llamado a capítulo al director del Sebin, por violaciones de derechos humanos.

Enrique Meléndez

Alí Baba y los 40 malandros

La verdad es que oyendo a los expertos en materia constitucional, con motivo de lo que se dice en torno a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada por Nicolás Maduro, uno no deja de asombrarse por la forma como se lleva a cabo un fraude constitucional en nuestras narices, y con toda la agresión del caso, y a menos que Nicolás Maduro salga de la presidencia por cualquier circunstancia, dicho fraude no lo detiene nadie; como decía Chávez en aquel lejano 1999 cuando entonces intentaba imponernos un proceso constituyente a la fuerza, y con la cual muchos no estábamos de acuerdo, y de hecho, ni nos movió aquel llamado; que hizo Chávez, para que acudiéramos a votar a la consulta, para la aprobación de dicho proceso, y en donde el pueblo de Venezuela participó en un mínimo porcentaje; pero lo suficiente, como para que se convocara a esa ANC.

Enrique Meléndez

Camino al comunismo

La verdad es que ni Nicolás Maduro está por detrás de este despropósito que abriga su gobierno con esto de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC); pues este viene a resultar el último recurso que han inventado las mafias que saquean el país, mediante lo cual pretenden eludir todo tipo de elecciones contempladas en la Constitución; pues cualquier evento de este tipo significaría la crónica de una muerte anunciada, como se dice en el periodismo, para ellos; que los pondría en el camino de la calle, y así que la única forma de eludir dichos eventos, y perpetuarse en el poder, sería por esta vía.

Enrique Meléndez

En la calle para quedarse

El exhorto que hizo el ministro de Defensa Vladimir Padrino López, de que no quería “ver un guardia nacional más cometiendo una atrocidad en la calle”, no constituye sino un reconocimiento de que la actuación de la guardia nacional ha sido atroz, y eso es algo que resulta indiscutible. Por las redes sociales, más que por la televisión, a propósito de la censura, que priva hoy en nuestra opinión pública sobre informaciones de este tipo, se pueden observar escenas de guardias nacionales, disparando, golpeando, apaleando, registrando la cartera a las mujeres, robando a los manifestantes, que desde hace más de un mes se mantienen en la calle.

Enrique Meléndez

La Dama de Hierro

Resulta sobresaliente esta situación de confrontaciones de poderes que se viene gestando en nuestro Estado, sobre todo, a partir de las actuaciones de la Fiscal General; amén de la existencia de una Asamblea Nacional totalmente controlada por la MUD; una señora que ha venido a cantar como un gallo; de modo que su figura ha venido a cobrar una enorme importancia política.

Enrique Meléndez

A diez años de censura

Nadie duda que el cierre de RCTV constituyó una de las rupturas; que se fueron dando de nuestros procesos de democratización a lo largo de esta narcodictadura; que arrancó su escalada de violencia y atropello institucional en el año 2002; cuando Chávez desde un Aló, Presidente despidió a la entonces nómina mayor de Pdvsa. Entonces, atravesábamos por días, como los que estamos viviendo en estos momentos, es decir, días de mucho pateo de calles; de masivas manifestaciones; sobre todo, por el excesivo personalismo que Chávez le comenzaba a imponer a su gobierno: cadenas presidenciales que se llevaban horas; intervenciones directas en la propia Pdvsa, que atentaban contra la independencia y autonomía de dicha industria; desconocimiento del estado de derecho; politización de nuestras fuerzas armadas; tergiversación de nuestros programas educativos, y aún así existía aquél que hacía su salvedad, y se resistía a calificar a aquel régimen de dictadura.

Enrique Meléndez

Los pobres inocentes

Venezuela está enlutada, y nada conmueve a esta gente que nos gobierna esta situación. Incluso, el colmo del cinismo lo constituye el hecho de que para ellos el autor de todas las muertes ha sido la propia MUD; lo que es muy propio de los regímenes totalitarios, esto es, causar actos de vandalismo, para terminar de echarle la culpa al partido contrario. Eso lo sabe bastante bien la nomenclatura cubana; aunque las bandas armadas de este régimen comenzaron antes de la llegada de los cubanos al país; pues nació en aquellos primeros días de gobierno de Chávez; cuando entonces se hablaba de una esquina caliente de la plaza Bolívar de Caracas, y que Juan Barreto, alcalde metropolitano para aquel momento, había dotado de moto y armas a grupos de malandros.

Enrique Meléndez

Clase media arrinconada

El gobierno no se cuida de lo que dice, pues al acusar a militantes de algunos de los partidos que integran la MUD como los causantes de alguno de los asesinatos, sobre todo de jóvenes que han caído en esta “primavera venezolana”, a raíz de las manifestaciones que desde hace un mes tienen calientes las calles, no se da cuenta de que está admitiendo que hay una guerra civil, cuando en el extranjero asegura que aquí lo que reina es la paz perpetua.

Enrique Meléndez

Disidencia en el oficialismo

El gobierno se tambalea, y la prueba está en la rebeldía de Luisa Ortega Díaz,para sorpresa de todo el mundo, pues si alguien hasta ahora ha sido cómplice de todos los pasos, que ha dado esta clase gobernante, en su consolidación tiránica, ha sido esta señora. Una gran parte de los presos políticos, que permanecen tras las rejas, pasaron por las manos de la Fiscal General, lo cual habla ya de una complicidad con la persecución política que ha desatado este gobierno contra los factores de la oposición, aparte de todo lo que nos debe en materia de investigación a fondo de la corrupción administrativa; teniendo a la vista, además, que hay sonoros casos a ese respecto, y por los cuales no ha respondido nada.

Enrique Meléndez

En manos del pranato

Estamos en guerra, una guerra solapada con bajas muy trágicas como la del joven estudiante de la Universidad Metropolitana, Juan Pernalete, que cayó en la plaza Altamira y que ha herido el corazón de las madres, ya que se trataba de un hijo único; sobre todo porque el hecho se ha perpetrado con saña. El día de su muerte se había dado la orden de “disparen primero y averigüen después”, que esta gente que nos gobierna en sus delirios se la achaca a Rómulo Betancourt. Como dice La Biblia: miran la viga en el ojo ajeno, y Maduro, según decían los comentarios por las redes sociales, estaba que ardía en Miraflores.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com