end header begin content

Opinión

Columnistas
Enrique Meléndez

Miseria de la propaganda

Uno observa la miseria de la propaganda de la gente que nos gobierna en detalles como el del joven colega periodista, reportero de uno de los canales del Estado, que aparece en un video en la autopista Francisco Fajardo (Caracas), sobre el cauce del río Guaire, y de cuya cuesta se ve venir gente con botellones de agua, y a quienes aborda para que le declare que no es, propiamente, de la corriente putrefacta que ha tomado esa agua sino de un chorro, que nace en esa cuesta de lo que se conoce como agua viva, y entonces enfoca los botellones con las cámaras para que se vea que el líquido es completamente, cristalino, mientras le dice la gente que no se ha servido de aquella famosa corriente que Chávez ordenó en cierta oportunidad que se purificara; creo que el término es cristalizara.

Enrique Meléndez

El gran apagón

Se ha ido una vez más la luz o dicho a lo periodístico, el fluido eléctrico. Porque para el común el término luz abarca todo, es decir, todo lo que mueve el fluido eléctrico; además de los bombillos, desde las maquinarias más pesadas y los equipos más sofisticados, hasta los bancos, sobre todo, en un momento en que hay crisis de efectivo en el país, y los puntos de venta; que es donde está la gravedad del asunto.

Enrique Meléndez

Nacionalismo tercermundista

Los ánimos están caídos, porque nuestro espíritu está tan desesperado que uno quisiera ya ver una fuerza multinacional penetrando por nuestras fronteras; llevándose a Iris Varela por delante, lo mismo que a Freddy Bernal, y que es lo que no ha sucedido este 23 de febrero. Un deseo que ha fecundado hasta en el alma de los chavistas; a pesar que de la boca para afuera defienden al gobierno; sobre todo, asoman esa postura tercermundista que parte del principio que lo que viene EEUU con el cuento de la ayuda humanitaria; alcahueteado por el resto de la comunidad de Sudamérica es a quitarnos nuestro petróleo.

Enrique Meléndez

La hora de la barbarie

Estamos en el momento en que todo el mundo dice: yo estaba en lo cierto; sólo que no se tomó en cuenta que el gobierno iba a salir con semejante salvajada. He allí los dos términos que tanto ocuparon el vilo de nuestros escritores del siglo XIX: la civilización y la barbarie; cuando entonces los ánimos estaban caldeados, y había mucha ira por todas partes, y que es lo que esta gente ha traído a colación en su máxima expresión. Sobre todo por la soberbia, que le han puesto al empeño, y no se olvide que la soberbia es hermana de la brutalidad; de donde a todo el mundo los acontecimientos le dan la razón: uno no se puede meter con la bestia; porque la bestia reacciona de esta manera.

Enrique Meléndez

Vamos bien

En la expresión "vamos bien" está condensado el trayecto trágico que hemos tenido a lo largo de estos veinte años de régimen castro-comunista. Se trata de una especie de voz de esperanza. Es como decir: la luz se asoma el final del túnel; tomando en cuenta que, al menos, hay dos gobiernos, que cada día se demuestra que ninguno puede más que el otro.

Enrique Meléndez

La primavera de Venezuela

La repentina aparición de Juan Guaidó en el escenario nacional es algo que no deja de ser sorprendente. Sobre todo, porque se trata de un sujeto que hasta hace unos días era un completo desconocido. Incluso, ni siquiera era un diputado de alto perfil; como sería el caso de Juan Requesens; quien lleva meses preso; consecuencia, precisamente, de su oratoria implacable contra este gobierno; de su propio compañero de partido Freddy Guevara, hoy asilado en la embajada de Chile; de Gaby Arellano, hoy en el exilio en Colombia, y de muchos otros que se han venido destacando en ese parlamento; se pudiera decir, que comenzó siendo el germen de esta nueva Venezuela que en estos instantes, bajo su liderazgo, florece.

Enrique Meléndez

La sexta República

De acuerdo al desarrollo de los acontecimientos, uno observa como se cumple esa sentencia del dicho popular de que todo tiene su hora a la luz del día, y eso que Chávez en sus primeras peroratas,hablaba de que su impronta iba a perdurar por los siglos de los siglos; cuando, al final, hasta jugaron con su muerte. He allí las perspectivas perdidas que este señor abrigaba en su imaginario; partiendo del hecho de que el liderazgo que había asumido de la Venezuela de la partidocracia le quedaba grande.

Enrique Meléndez

Brisas de democracia

Ya en Venezuela no se hablará de ahora en adelante del 23 de enero, sino de los 23 de eneros; puesto que éste, que acaba de pasar, también significará una fecha histórica con independencia de que esta gente siga todavía en el poder; primero, porque hemos recuperado nuestra democracia, y este hecho se vio en situaciones como que una cabletera restauró un canal de noticias, que el gobierno había vetado; segundo, porque se llevó a cabo la mayor concentración de seres humanos en todos los tiempos.

Enrique Meléndez

Un pedacito de pan, por favor

Ya no sólo se ve gente hurgando entre la basura. Ahora te piden. Madres abandonadas con tres muchachitos; como tú las ves en una plaza como La Candelaria (Caracas), que te saltan, inocentes, muertos de hambre, y pensando que tú les vas a dar pan, cuando te ven con la bolsa en la mano, se emocionan y expresan: ¡pan, pan! ¡Hambre, señores! Eso es hambre. Incluso, hay quien te persigue, y entonces al darte alcance, te ruega: “Señor, un pedacito de pan”.

Enrique Meléndez

El Gobierno de los comediantes

El problema que encuentra este Gobierno es que Nicolás Maduro no tiene ángel para dictador. He allí el triunfo de Fidel Castro, a quien nadie le veía la mano ensangrentada; uno de los mejores comediantes, para desgracia de nosotros, que hemos tenido en el devenir histórico de nuestros pueblos; no obstante ser un sujeto despiadado e implacable. Incluso, sin ir muy lejos: he allí el ángel de Hugo Chávez cuya figura fue venerada y, quien sabe si alguno que otro brujo en sus ceremonias de sanación invoca su espíritu, y eso que Chávez era tan insolente como Maduro.

Enrique Meléndez

La prosperidad está en las carreteras

El doctor Jorge Rodríguez considera como un signo de gran prosperidad de los nuevos tiempos el hecho de que se hayan movilizado unas 3 millones 700 mil personas en estas navidades, es decir, un diez por ciento de la población. uno diría que se trata de hasta un número abultado, como acostumbra esta gente a manejar las cifras; puesto que nunca antes se habían visto unas carreteras tan vacías como ahora.

Enrique Meléndez

Las consecuencias del célebre millardito

Decía el Libertador en el Manifiesto de Cartagena que entre las causas de la caída de la Primera República estaba el hecho “de que se había recurrido al peligroso expediente de establecer el papel moneda sin otra garantía que la fuerza y las rentas imaginarias de la confederación; que fue lo que le pareció a los ojos de los más una violación del derecho de propiedad”.

Enrique Meléndez

Rusia en Venezuela

La verdad es que la presencia de los aviones rusos en el país, durante estos días navideños, provocó numerosos comentarios; incluido allí un informe, que se ha dicho que fue forjado en la sala situacional, que tiene el G-2 cubano en Miraflores y que rodó por las redes sociales; sobre todo por las precisiones que se hacen allí en lo que atañe al mapa bélico actual; el escenario de la posesión del armamento nuclear de las grandes potencias diseminado por el mundo entero, de acuerdo a sus zonas de influencia; además del conocimiento, que tiene la persona que elaboró dicho informe de la geopolítica de nuestra época, y donde salía a relucir la famosa idea de instalar una base naval en La Orchila por parte de Rusia; cosa que fue reventada de inmediato por los más avisados que dijeron que allí no puede ir ninguna infraestructura naval de gran envergadura tomando en cuenta la composición del suelo de la isla, que es de coralina; lo que ya habló de la intención impresa allí, y que forma parte de la guerra de intriga que tiene desatada el Gobierno a través de las redes sociales llamada a desorientar y a desalentar a la ciudadanía.

Enrique Meléndez

¿Ha muerto El Nacional?

La muerte de El Nacional supone la muerte del diarismo en Venezuela. Sobre todo, porque significó durante toda su trayectoria de más de 70 años una escuela de la comunicación impresa. Recuerdo siempre las palabras de Miguel Otero Silva, su fundador, quien decía que este periódico había nacido de una audacia comercial que se había suscitado entre su padre, Miguel Henrique Otero Vizcarrondo, y él; pues éste había viajado a los EEUU en el año de 1943, en plena II Guerra Mundial, y por allá se encontró con que estaban vendiendo la imprenta de un rotativo que había ido a la quiebra, y entonces, un amigo lo animó a que la comprara, trayéndole a colación el hecho de que su hijo Miguel podía hacer maravillas en el periodismo con aquella imprenta aquí en Venezuela.

Enrique Meléndez

Terror en nuestras carreteras

Eso que ha sucedido con la trágica muerte de los peloteros del Cardenales de Lara es algo que sucede a diario en las carreteras venezolanas; sólo que se viene a observar lo grave del asunto cuando ocurre en el caso de un personaje emblemático como estos jugadores José Castillo y Luis Valbuena y yéndonos un poco más atrás, en el caso de la actriz Mónica Spear; que también perdió la vida en estas condiciones, precisamente, en el mismo o cerca del lugar donde esta gente tuvo el fatal accidente; impactando el vehículo en el que iban con unas piedras colocadas en forma alevosa en la vía: verdaderas minas de guerra; para que el primero que pasara se descarrilara, y es aquí donde los delincuentes, que están como caimán en boca de caño, a la espera de la presa, te caen y te saquean, sino es que te violan a tus niños y niñas.

Enrique Meléndez

Las cuentas de Maduro

Maduro se parece a ese tipo de chamo; que es lanzado en el volante y cuando ve una curva peligrosa le puya el acelerador, para comprobar si es peligrosa de verdad. Vamos hacia el precipicio en una carrera suicida; porque Maduro parte de la idea de que hay que aumentar el sueldo de los trabajadores y otorgar bonos vía Carnet de la Patria, pero sin un previo proceso de incremento de la productividad; que es donde lo ponen en alerta los economistas; sólo que, como dicen los filósofos, el ser humano es el único animal que es capaz de tropezarse dos veces con la misma piedra.

Enrique Meléndez

José Vicente Hoy

La verdad es a mí me ha parecido muy sospechoso el hecho de que José Vicente Rangel, el ministro de Propaganda del régimen, por excelencia, haya revelado el episodio de la intercepción de la caravana presidencial, que no había sido hecho público, excepto por comentarios marginales en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Enrique Meléndez

Después del 10 de enero, ¿qué?

El temor es que tanto la Unión Europea como algunos países de la América Latina el próximo 10 de enero comiencen a retirar sus embajadores de Venezuela; a propósito de la advertencia que le han hecho a Nicolás Maduro de que lo reconocen como presidente sólo hasta esa fecha; un tema que ya se comienza a ventilar en la opinión pública.

Enrique Meléndez

La mala fe en las jugadas

La verdad es que ninguna política económica va a dar resultado si está fundamentada en la mala fe. Obsérvese el fracaso que se ha tenido con el último ajuste fiscal, que el Gobierno anunció, y al cual lo sepultó la debacle económica que estamos viviendo, signada por una terrible hiperinflación, y esto lo digo, sobre todo, por el aumento de salarios de cinco mil por ciento que se aprobó, y que formó parte de la política de persecución que el gobierno ha tendido sobre la empresa privada, pues un aumento de salarios, nunca visto en la historia de la economía mundial de esa magnitud, estaba llamado a devastar el parque empresarial venezolano.

Enrique Meléndez

Teodoro Petkoff

Sin duda, que Teodoro Petkoff fue el gran líder de nuestra generación, sobre todo, en nuestra juventud durante la década de 1970; cuando funda un partido político; una disidencia dentro del Partido Comunista de Venezuela que se va a convertir en el Movimiento al Socialismo (MAS), y que comienza por la publicación de un libro, titulado “Checoslovaquia: el socialismo como problema”, y el cual sale a la luz cuando ha ocurrido la invasión a Checoslovaquia por parte de los soviéticos; alegando que el régimen que impera allí presenta desviaciones pequeño burguesas.

Enrique Meléndez

Maduro metido en honduras

Si de verdad el gobierno venezolano, como lo han denunciado los voceros del oficialismo de EEUU, financia la emigración de miles de hondureños que marchan con la ilusión de mejorar su situación económica consiguiendo algún trabajo; estamos ante uno de los gestos que caracteriza la conducta tira piedras de este gobierno.

Enrique Meléndez

Temor a Venezuela

Hasta en Francia han acusado a Emmanuel Macrom de llevar al país hacia una nueva Venezuela; lo mismo le han dicho a Donald Trump en EEUU, y así sucesivamente: nuestra nación es hoy en día sinónimo de vergüenza gubernamental, y como se viene sosteniendo a nivel de la especulación de los intelectuales hispanoamericanos, tiene mucho que ver con la idiotez; pues qué más se puede esperar de un gobierno que no termina de comprender que el camino que lleva es el del precipicio; incluso, habiéndoselo advertido economistas de todas las razas y colores; sociólogos, periodistas, es decir, la mentalidad pensante de este país; pero como reza el dicho: no hay peor ciego que el que no quiera ver.

Enrique Meléndez

Jorge Rodríguez padre vs Fernando Albán

Estamos ante un terrorismo de Estado. Hemos llegado a la disolución absoluta de nuestra institucionalidad. Obsérvese la reacción de dos crímenes que ocurren en nuestras cárceles venezolanas. Allá en la distancia: la de Jorge Rodríguez; hoy la de Fernando Albán.

Enrique Meléndez

Lo nuevo en materia de cola

Ahora en Venezuela hay cola para todo. Antes era sólo para comprar harina de maíz; que fue lo primero que comenzó a escasear hace cosa de unos cuatro años atrás, y que luego se extendió a otros productos, como el aceite, la leche, el azúcar, y entre tanto el precio de los productos subía a ritmo geométrico; justo desde que se inició el gobierno de Nicolás Maduro; pues Chávez, que es en verdad el autor de este desastre, contó con la suerte de tener unos precios petroleros que contenían la inflación y le permitían traer productos e insumos importados; teniendo presente que poco a poco se había dedicado a destruir el aparato productivo a raíz de la confiscación de las principales fincas agropecuarias; cuya producción llegó a tener el país en materia de seguridad alimentaria; que fue una de las grandes demagogias de Hugo Chávez, y que fue lo que le dio motivo para comenzar a llevar a cabo las confiscaciones, para luego dárselas a gente que entonces se conocía como los sin techos, y que se dedicaban a invadir propiedades.

Enrique Meléndez

Un hombre demodé en la ONU

Fue desconsolador aquello. Uno diría que Nicolás Maduro hablaba para la casa; para la delegación que se había llevado; donde no dejaban de participar los hermanitos Rodríguez, y delegación que se venía en aplausos cada vez que el susodicho lanzaba una de esas frases pletóricas de revolucionarismo, que estos sujetos han venido cultivando con su credo populista; que sería la parte que más conmiseración daba, sobre todo, porque estamos ante un lenguaje, que a esta altura de la historia resulta demasiado decadente; lo que habla ya de una desvinculación de esta gente con respecto a la realidad mundial.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com