end header begin content

Opinión

Columnistas

Dialéctica sin Hegel

En el capitulo titulado “El materialismo y la dialéctica” (pág. 420, Adiós al socialismo). Enzo Del Búfalo, toma como legitima la exposición que hace Engels de la dialéctica hegeliana. La exposición que hace Engels concluye en que la dialéctica queda reducida a ser “ciencia de las leyes generales del movimiento”. El autor no utiliza a Marx cuando expone que para demostrar que Hegel no era un perro muerto se declaró abiertamente discípulo del gran pensador y llegó a coquetear con él en el capitulo consagrado a la teoría del valor. En la traducción del F.C.E. (W. Roces) desaparecen los términos propios de la dialéctica. Tampoco utilizó a “La critica de la dialéctica y la filosofía hegeliana en general”. Allí dice Marx que lo que hay de grande en la Fenomenología de Hegel y en su resultado final- la dialéctica de la negatividad como principio motor y engendrador- y también Marx sostiene que Hegel captó la esencia del trabajo y concibe al hombre objetivado y verdadero, por ser el hombre real, como resultado de su propio trabajo. En la exposición de Engels sobre la dialéctica nada de lo anterior aparece: ni negatividad, ni el trabajo que convierte al hombre en resultado de su propio trabajo. Tampoco aparece Hegel. No aparece en ese libro lo que constituye el verdadero elemento dialéctico: lo negativo que el concepto contiene dentro de sí (Tomo I, Pág. 73, Ciencia de la lógica). ¿Por qué Enzo Del Búfalo escogió a Engels y desplazó a Hegel y a su discípulo? ¿Dónde entra la negatividad en la ciencia de las leyes del movimiento? En la dialéctica Hegel-Marx la negatividad surge como oposición entre lo singular y lo universal. Sócrates (singular) surge como oposición o negatividad a lo universal (los atenienses). Es una oposición contenida dentro del pensamiento mismo. Tesis y antítesis. Pero lo propio de cada miembro de la oposición no desaparece por ser negado, sino que, por ser determinaciones de la libertad, se conservan al unirse. Es a esto a que Hegel llama Aufhebung. Es por ello que esa Aufhebung es tan importante, pues es por ella que se conservan las determinaciones de la libertad que han surgido en la historia. Del Búfalo lo cita sólo una vez (Pág. 285) y lo califica de captura despótica (?).

opinan los foristas


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com