end header begin content

Opinión

Columnistas

Henri Falcón: ¿…?

Muchos opositores a este régimen totalitario desconfían de rojos arrepentidos por aquello de que “picado de culebra, bejuco le para el pelo”. Eso es injusto, pero el denominado “síndrome Arias Cárdenas” es un fardo pesado de llevar por cualquiera que haya brincado hacia el lado de la democracia. La desfachatez con que engatusó a muchos este teniente coronel (r) dejó una estela lamentable. Sin embargo, ese no es el principal escollo que debe sortear Henri Falcón.

Petroleros meritocráticos: de alabados a recriminados

La historia narra casos de personas y grupos que son alabados cuando logran resultados que satisfacen a los más, pero que pasan a ser villanos cuando el éxito se esfuma. Todo depende de quienes narran la historia. Por ello es necesario que quienes viven determinados acontecimientos escriban sobre los mismos, aunque sea difícil evitar el sesgo.

Muérete que…

Muérete que, según el viejo chiste, no era pecado lo que practicaba la chica amiga de hacer favores, como la Dolores de la copla. Tampoco es pecado cualquier acción en contra de un régimen dictatorial, pero sí son pecados de lesa humanidad y contra la democracia ciertos hechos realizados por quienes están en el poder.

El engaño de la Faja

Venezuela es un país petrolero, aunque quizá podría decirse que lo fue. Ahora solo es uno con grandes reservas de petróleo, con riesgo de que se queden en el subsuelo. Relativamente pocos libros se han escrito sobre el tema y todavía menos sobre el descalabro de nuestra industria de los hidrocarburos desde que los rojos la tomaron por asalto en el 2003. Por ello, nos complace dar la bienvenida al libro de José Suárez Núñez que puede adquirirse a traves de Amazon, cuyo título tomé prestado para este artículo.

Frente Amplio, sin pretextos

El documento que suscribieron los más importantes grupos de la sociedad venezolana es inobjetable. No hay un pretexto válido para no incorporarse al Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL). Después de años de desencuentros entre los demócratas, en los cuales todos predicaban que era necesario salir del régimen actual, pero sin acuerdos sobre el cómo y con descalificaciones mutuas, unas con razón y otras sin ella, hoy contamos con una propuesta que debería ser palatable para todos.

Vejación a militares y a petroleros

No nos referimos a las vejaciones a quienes están activos, sino las que sufren los que cumplieron con su labor en la Fuerza Armada y en nuestra empresa petrolera. Si censurable es que se maltrate a un trabajador activo, más lo es cuando se atropella a quienes han dedicado muchos años a la construcción del país. Vejar es maltratar, perseguir, perjudicar o hacer padecer a alguien. Eso es lo que practica este régimen en contra de venezolanos que están en la última etapa de su vida, en la cual aspiran disfrutar de un merecido descanso sin sobresaltos y con ingresos suficientes para, por lo menos, satisfacer las necesidades mínimas.

Prohibido flaquear

Descartes nos enseñó a dudar. La ciencia ha logrado grandes avances gracias a que algunos ponen en duda lo que se daba por sentado. La duda es necesaria para no precipitarnos en la toma de decisiones. Sin embargo, es de timoratos seguir dudando cuando se tienen evidencias incontrovertibles de un hecho. Nuestra dirigencia política debe aceptar que llegó la hora de la verdad, como se dice en términos taurinos. Terminó la faena y es necesario despachar al toro. Desde luego que es en sentido figurado. No estamos frente a un toro de lidia porque el de Miraflores carece de trapío , por lo tanto el despacho solo se refiere a sacarlo del despacho que usurpa, es decir devolverlo a los corrales por mal desempeño.

“Es el petróleo, imbécil”

El título de este artículo lo tomo del libro “Usurpación Constituyente (1999,2017), de Allan R. Brewer-Carías, de lectura obligatoria para quienes deseen conocer parte de los orígenes de nuestros males. El destacado jurista sostiene que “El mal manejo del petróleo, después de hacer depender absolutamente todo el país del mismo, será en definitiva, por la hambruna, lo que ocasionará el desenlace. Y eso será lo que producirá más temprano que tarde el colapso del régimen”.

Militares, magistrados y rectoras en la picota

El régimen está en sus estertores. Sus violaciones a la Constitución y en especial a los derechos humanos han tenido como consecuencia la condena por parte de los gobiernos democráticos. En Santo Domingo, Maduro y sus espernibles negociadores pusieron la guinda a la torta al negar la posibilidad de permitir elecciones transparentes, además de no aceptar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional, insistir en una Asamblea constituyente espuria, continuar con inhabilitaciones ilegales a dirigentes de la oposición y mantener presos políticos ¿Quiénes del régimen están en la picota pública, o sea en una situación de descrédito, y deberán responder ante la historia y ante los tribunales?

Un triunfo en Santo Domingo

El régimen necesitaba un Acuerdo en Santo Domingo para debilitar la presión internacional y para dividir aún más a nuestra oposición. Afortunadamente no lo logró. Nuestros representantes no cedieron ante las peticiones de la narcodictadura.

Políticos y petróleo

Distinguidos políticos se han interesado en el estudio del petróleo como recurso natural no renovable y como instrumento de desarrollo. La mayoría expresaron sus ideas en artículos. El libro “Venezuela, política y petróleo” (1956), de Rómulo Betancourt, sigue siendo referencia del pensamiento de muchos de nuestros políticos. También “El pentágono petrolero” (1967), de Pérez Alfonzo. En esos tiempos se consideraba que la industria petrolera “era asimilable a un servicio público”, la política de concesiones se percibía como una entrega de soberanía, se estimaba que las reservas de petróleo eran escasas, por lo que había que restringir la producción, se tenía la certeza de que las empresas extranjera escamoteaban los impuestos, ya de por sí muy bajos y que, además, cuando podían intervenían en la política interna.

Insensatos

Abundan los insensatos en tiempos que requieren que los mejores se pongan de acuerdo para derrotar al totalitarismo. Insensatos son aquellos que descalifican a priori a los partidarios de las negociaciones y de la conveniencia de de acudir a votar en condiciones fraudulentas. También son insensatos quienes critican las acciones de calle y cualquier vía no electoral. Es lógico que se produzcan controversias sobre la estrategia a seguir, pero es inadmisible que algunos recurran al descrédito de quienes piensan diferente.

60 años después: las dos Fuerzas Armadas

Hoy, hace 60 años fue derrocada la que pensamos sería la última dictadura. Nos equivocamos. Ahora impera una dictadura peor, cuya represión no discrimina si el asesinado, agredido, encarcelado o exiliado es o no político. En nuestros días, cualquier ciudadano puede ser objeto de violaciones a sus derechos. Ambas dictaduras contaron con el apoyo de las Fuerzas Armadas, pero hay una diferencia significativa entre las de ayer y la de hoy.

Preguntas al mayor Bastardo

Mayor Rafael Enrique Bastardo Mendoza, usted fue protagonista de una masacre nunca vista en la Venezuela moderna. Por ello, no puede permanecer en silencio para ocultar ese abominable hecho. El país exige que declare lo que sucedió. A usted también le conviene, no solo por el futuro de su carrera e incluso de su libertad, sino por su familia.

Hermelinda y los trabajadores de Petrocedeño

Las actuaciones de Hermelinda y la de algunos trabajadores petroleros de Petrocedeño no son paralelas, como le hubiese gustado escribir a Plutarco, sino muy divergentes. Hermelinda defendió principios y valores de la democracia. Los trabajadores mencionados, o al menos un grupo de sus dirigentes sindicales, se quejan pero siguen apoyando este totalitarismo Siglo XXl.

2018: ¿contrición y enmienda?

Recientemente escribimos que este año que se inicia sería el fin del totalitarismo y la recuperación de la democracia, siempre y cuando la dirigencia opositora hiciera el trabajo que le corresponde. El 2017 cerró con un buen comunicado de la “Unidad”, que expresaba contrición por errores cometidos y propósito de enmienda. A una semana del nuevo año no se percibe arrepentimiento, ni deseos de corregir entuertos.

2018, siempre y cuando…

La situación política da margen para ser optimistas. La dictadura finalizará a más tardar a fines del 2018. Ya Maduro no podrá permanecer en el poder, incluso si sigue contando con el apoyo del general Padrino López y de los magistrados sumisos del TSJ. Evidentemente el mandado no está hecho. Todo dependerá de la actuación de la oposición.

Descalabro 2017 y esperanza 2018

El año que termina fue un descalabro total para venezolanos y residentes. Por culpa de la dictadura totalitaria e inepta se agudizó la escasez, el alto costo de la vida, la inseguridad y la violación a los derechos humanos. Por culpa de los dirigentes de la oposición no se conformó un movimiento compacto para enfrentar las arbitrariedades de un régimen impopular, pero que logra sacar partido a la división de los demócratas.

Petitorio navideño

Pensé dirigir una carta al Niño Jesús, pero como ya no soy tan niño me dio temor de que no me atendiera. Además, aún cuando cuenta con la colaboración de San Nicolás y de los Reyes Magos, supongo no se dará abasto ante tantas peticiones. Por ello, este petitorio va sin intermediarios, sin acompañantes y sin facilitadores. Al fin y al cabo,hasta ahora la experiencia señala que estos no son de mucha ayuda para garantizar fiel cumplimiento.

Militares en Pdvsa

El que un ciudadano sea militar no debe ser óbice para que ocupe la presidencia de Pdvsa, de cualquier otra empresa del Estado o que sea ministro. Pero vestir verde oliva no debe ser una credencial suficiente para ocupar alguno de esos cargos. Por Pdvsa han pasado militares excelentes, algunos no tan buenos y ahora un oficial mísero tomó las riendas de nuestra principal empresa.

Negociación, ¿quiénes, qué y cómo?

La negociación es un arte y una ciencia. No todos estamos capacitados para pontificar sobre lo que debe ser una negociación o pretender ser actores de la misma. Sin embargo, existen ciertos principios básicos de sentido común que pueden ayudarnos a los no expertos a ser más tolerantes para no interferir en determinada negociación y para no descalificar a los negociadores. ¿Quiénes deben participar en la negociación, qué se puede acordar y cómo garantizar que se cumpla lo acordado son aspectos elementales?

Carta pública a Alí Rodríguez Araque

Dr. Alí Rodríguez Araque: Doctor Rodríguez, a 15 años del paro cívico convocado por todos los partidos de oposición agrupados en la Coordinadora Democrática, la Confederación de Trabajadores de Venezuela y Fedecámaras, al cual nos sumamos miles de trabajadores de Pdvsa, cabe recordar algunos hechos de los que usted fue protagonista, así como las nefastas consecuencias de su actuación.

¿A quién increpar?

La historia y las próximas generaciones inevitablemente tendrán que increpar a los rojos que hundieron al país, pero también a quienes no hicieron lo posible por desalojarlos del poder. Cierto que el Socialismo Siglo XXI se ha mantenido por el apoyo de la Fuerza Armada, de jueces y fiscales corruptos, de un CNE tramposo y del uso de los ingresos petroleros para comprar voluntades, pero parte de la responsabilidad nos corresponde a los opositores.

Estudiantes: desnutridos, frustrados y acosados

Hoy, Día del Estudiante, es de rigor mencionar que un elevado número de jóvenes no consumen los alimento mínimos necesarios para un adecuado desarrollo físico e intelectual, están frustrado por la baja calidad de la enseñanza y por un futuro incierto, y se sienten acosados por la persecución política y del hampa común. Otrora la educación en Venezuela tenía un buen nivel, como se comprobó con el éxito de quienes salieron al exterior a optar por una maestría o un doctorado gracias al programa de Becas Gran Mariscal de Ayacucho, por cierto iniciado bajo la dirección de Leopoldo López Gil, hoy exiliado. También por la facilidad con la que logran revalidar nuestros profesionales que deben emigrar.

“La oposición soy yo”

No tienen el poder, por lo que no pueden decir “El Estado soy yo”, como vociferó Luis XIV, según anécdota poco sustentada. Por ello, unos se limitan a predicar “la oposición soy yo” , los demás son colaboracionistas; otros se consideran la verdadera oposición y descalifican a los demás por no ser militantes de un partido o por percibirlos extremistas. En tiempos difíciles, quienes pretenden fungir como dirigentes o como orientadores deberían tener la sensatez de deponer sus intereses, en unos casos, o de mitigar su fanatismo y prepotencia, en otros.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com