end header begin content

Opinión

Columnistas

Oposición, entre la emoción y la razón

Casi todos participamos en grupos de las redes sociales y tenemos acceso a los artículos de distinguidos compatriotas, todos ellos con deseos de salir lo antes posible de esta narcodictadura totalitaria. A través de estas relaciones con los “amigos invisibles del aire", como diría Arturo Uslar Pietri, se percibe que nos debatimos entre la emoción y la razón sin lograr el equilibrio necesario para acuerdos mínimos.

Inconformes ante los avances

Inconformes son quienes no están de acuerdo con lo establecido, sea en el orden político, social, moral, estético o cualquier otro. Es inevitable y deseable que haya disensos. Aplaudimos las críticas que se hacen a nuestra dirigencia política por parte de personas, conocidas o no, que alertan y protestan ante determinadas decisiones. Sin embargo, cuando se critica que el agua no tiene sabor, olor o color, estamos ante rebeldes sin causa, de gente que desea notoriedad , que tiene intereses creados o fanáticos, aunque muchos proceden de buena fe desesperados ante la tragedia que padecemos.

¿Equivocados o traidores?

Cada día se dificulta más que los venezolanos podamos entendernos. Las grandes diferencias entre los demócratas y los totalitarios del régimen son insalvables, ya que estos últimos no comparten los principios y valores básicos de nuestra civilización. Lo que amerita resolver son las diferencias entre quienes nos decimos demócratas, aceptando que no es un grupo homogéneo y que hay especímenes poco confiables.

Intransigencia contra los intransigentes

Este título corresponde a una frase en carta dirigida en 1897 por el presbítero Baltazar Vélez a su coterráneo el periodista y político colombiano Carlos Martínez Silva, respaldando su artículo Al borde del abismo. En el mismo, Martínez hacía un llamado angustioso a liberales y conservadores para que acordaran el cese de la violencia. En Venezuela estamos al borde del abismo y pareciera que algunos dirigentes quieren dar un paso al frente. Por ello imploramos, a quienes actúan de buena fe, a lograr acuerdos que permitan salir de este totalitarismo aderezado de narcotráfico, que entregó nuestra soberanía a Cuba y puso en peligro nuestro derecho sobre el Esequibo.

Los cuatro frentes del presidente (e) Guaidó

Juan Guaidó no buscó el cargo de presidente encargado, sino que tuvo que asumirlo por mandato de la Constitución. Con valentía enfrenta una cáfila de maleantes que solo cuentan con las bayonetas, el narcotráfico y la corrupción. Ha tenido que desafiar un enemigo poderoso. Por si fuera poco, en poco tiempo logró calar en el sentir de la mayoría debido a su sencillez y a no tener un pasado con manchas, y ahora también enfrenta fuego “amigo”.

Políticos y petroleros

Las relaciones entre el sector político y el petrolero nunca han sido buenas. Muchos políticos consideran que los petroleros son unos prepotentes que pretenden manejar la industria de los hidrocarburos a su leal saber y entender, y que se oponen a aceptar cualquier tipo de injerencia. Por su parte, muchos petroleros consideran que esa actividad debe manejarse solo como un negocio y que el problema es que algunos políticos tratan de intervenir indebidamente. Como casi siempre que se presentan diferencias entre grupos o personas bien intencionados, no todo es blanco o negro y siempre es posible identificar coincidencias y disminuir divergencias.

La Amazonia y Venezuela en llamas

Los grandes incendios en la Amazonia brasileña han acaparado la atención mundial, lo cual es positivo, pero hay una tendencia repudiable a politizar el hecho. Frecuentemente ocurren grandes incendios forestales, los más reciente en la provincia de Alberta, en Canadá; en California, Estados Unidos; y en las Islas Canarias, España, pero a nadie se le ha ocurrido culpar al Premier Trudeau, Trump o Pedro Sánchez. También se han producido en Bolivia y Paraguay. Por otra parte, en Venezuela el daño ecológico debido al llamado Arco Minero, que abarca 11.200.000 hectáreas y que incluye a los Estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, no ha recibido la atención debida.

Plan País, alimentos y divisas

Un país requiere producir una cantidad adecuada de alimentos y generar divisas para importar bienes y servicios que no se originan localmente. En Venezuela, la marabunta roja redujo drásticamente todos los subsectores de la agricultura y retrocedió la extracción de petróleo a los niveles producidos hace unos 75 años. Se requerirá un acuerdo político de largo plazo para sacar al país de la miseria. Afortunadamente, los demócratas han logrado elaborar un Plan País, el cual contiene los lineamientos básicos que amerita algunos ajustes pero es un buen inicio una vez que cese la usurpación.

Metamorfosis de los venezolanos

Muchos animales experimentan metamorfosis o cambios para llegar a ser adultos y poder reproducirse. Así, una insignificante y fea larva o gusano se transforma en una bella mariposa o en un colorido escarabajo; también un anodino renacuajo en una atractiva rana colorada. En el proceso evolutivo son metamorfosis positivas que permiten adaptarse a diferentes tipos de alimento y aumentar las probabilidades de supervivencia de la especie.

¿Qué hacer con nuestra industria de hidrocarburos?

Nuestra industria de hidrocarburos está desmantelada tanto en su infraestructura como en sus recursos humanos. Sin embargo contamos con la presencia de abundante materia prima, tanto petróleo, como gas, y todavía es una de las pocas áreas en las que tenemos ventajas comparativas y competitivas. El reto es cómo volver a poner en marcha esta vital industria destrozada por el régimen de Chávez-Maduro.

¿Cómo arrebatarles el poder?

Muchos de los que insurgieron en 1992 en abierta violación a la Constitución se creyeron destinados a componer entuertos de un un país que gradualmente había visto degenerar los valores de la democracia debido al clientelismo político, corrupción y estatismo. Extrañamente levantaron armas equivocadamente en un momento en que había un intento serio de descentralización y en el que se estaba privilegiando la designación de ministros por sus cualidades técnicas y no por su filiación política . Ese cambio que se iniciaba no lo entendieron los militares rebeldes, pero tampoco los civiles, ni los partidos políticos. Ello produjo la catástrofe electoral de 1998 y la de del 2000, de la cual hoy se cumplen diecinueve años.

Los emigrantes

“Yo vengo donde el pan ha dejado de ser para los hombres. Yo vengo de la guerra, del llanto y de la cruz ¡Ampáranos oh tierra maravillosa!”. Estas palabras desgarradoras, tomadas de Mi padre el inmigrante, del poeta Vicente Gerbasi en homenaje a su progenitor venido de Vibonati, pueblo de Italia de donde también procede la distinguida familia Bruni Celli, pueden aplicarse a los más de cuatro millones de venezolanos que han tenido que emigrar por la situación política y económica ocasionada por el régimen totalitario de Chávez-Maduro. Por cierto, Fernando Gerbasi, destacado internacionalista e hijo del poeta, está exiliado en España.

Los descalificadores

A los felicitadores siempre presentes en nuestro medio se suma ahora la fauna de los descalificadores que se creen dueños de la verdad y sin pruebas desacreditan a cualquiera que emprenda una acción o emita una declaración que no esté acorde con lo que piensa el descalificador. Cuando salgamos de este totalitarismo alguien tendrá que escribir sobre Los Descalificadores, a semejanza de Los Felicitadores de Pedro María Morantes, mejor conocido como Pío Gil.

Dictadores, de Gómez a Maduro

En los últimos 110 años Venezuela ha tenido tres dictaduras. La de Juan Vicente Gómez, que duró 27 años; la de Pérez Jiménez cinco, si no consideramos el período de facto de Delgado Chalbaud y de Suárez Flamerich; y la de Chávez-Maduro que tiene 20. ¿Por qué surgieron estas dictaduras?

Opositores ofuscados

En estos tiempos de bombardeo masivo de informaciones ciertas, falsas o de media verdades, es inevitable que se perturbe nuestra capacidad de razonar. El problema se agudiza cuando estamos sometidos a presiones de diversa índole. Resulta difícil analizar determinada situación política cuando se siente en carne propia la escasez y la dificultad para que el ingreso alcance para cubrir las necesidades mínimas. Más difícil aún, si algún familiar o conocido ha sido asesinado, torturado, encarcelado o ha tenido que buscar refugio en otro país. O cuando es la propia persona la que ha sufrido los atropellos. Hoy en día es explicable que exista mucha ofuscación y de allí los dimes y diretes.

Transición hacia el desarrollo

Las transiciones en Venezuela solo han producido algunos cambios de la personas que detentan el poder y, a veces,lo único positivo ha sido el paso de un gobierno dictatorial a uno democrático con ciertas limitaciones. Hoy, el colapso del país obliga a una transición que realice cambios profundos, no solo para instaurar una verdadera democracia, sino para poder enrumbar al país hacia el desarrollo y que este sea sustentable. Por ello no puede ser una transición corta.

Tres cartas al presidente (e) Guaidó

Tres cartas públicas ha recibido recientemente el presidente (e) Guaidó. Dos de ellas en términos positivos, otra no tanto. La distinguida columnista Alicia Freilich lo alerta oportunamente de que se cuide de ”oportunistas y delincuentes” que lo rodean. La Alianza Nacional Constituyente Originaria (anco), por intermedio de su activo Coordinador Enrique Colmenares Finol, propone la realización de un plebiscito sobre la permanencia de Maduro. Es una propuesta respetable, aunque pareciera que es repetir lo realizado el 16 de julio, sería darle más tiempo al régimen y un mecanismo que no tiene fuerza para ejecutarlo. La tercera es la de María Corina, Ledezma y Arria, la cual comentamos a continuación.

Las transiciones en Venezuela

Para efectos de este artículo entendemos por transición un período relativamente corto, posterior a gobiernos democráticos o dictatoriales, con un poder Ejecutivo de facto. Concretamente nos referiremos a las siguientes: 1- Junta Revolucionaria de Gobierno del 18 de octubre de 1945 a febrero de 1948. 2- Junta Militar del 24 de noviembre de 1948 a diciembre de 1952. 3- Junta Cívico Militar del 23 de enero 1958 al 13 de febrero de 1959. 4- La presidida por Ramón J. Velásquez, del 5 de junio de 1993 al 2 de febrero de 1994. 5- La iniciada este año presidida por Guaidó, con las restricciones conocidas.

Culpar, embrollar y solucionar

En nuestro medio existe la tendencia a culpar a otros por nuestras fallas, así como en embrollar un problema para dificultar entenderlo y desenredarlo. Por el contrario, nos cuesta abocarnos a encontrar una solución. Culpar y embrollar es fácil. Solucionar requiere un análisis de la situación y estudiar posibles opciones, con sus pros y contras.

El trío desleal

El general Padrino López, ministro de la Defensa; el almirante Remigio Ceballos, comandante del Comando Estratégico Operacional; y el general Richard López Vargas, comandante general de la Guardia Nacional; promovieron y asistieron a una “marcha de la lealtad a Maduro Moros” realizada en el Fuerte Conopoima, en el estado Guárico. ¿Qué entenderá este trío por lealtad? Lealtad, según el Diccionario de la Lengua Española, es “cumplir lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien”. Ahora bien, es público y notorio que Maduro y sus secuaces usurparon el poder, asesinaron a manifestantes que le solicitaban la renuncia y también a presos comunes, torturaron a hombres y mujeres, civiles y militares, tienen relaciones con el narcotráfico y el terrorismo internacional, expropiaron sin compensación al sector privado ocasionando escasez de todo tipo, quebraron las empresas del Estado, se lucraron con dineros públicos y ocasionaron hiperinflación. A pesar de que no ignoran estos hechos, el trío mencionado prefirió ser desleal a la Constitución y a otras leyes para mantener y aumentar prebendas No les importa que sus compatriotas sufran, mientras ellos estén en Jauja. Los militares tienen una elevada responsabilidad por los atropellos del régimen, sin embargo no son los únicos culpables. En toda dictadura muchos civiles han tenido una participación relevante y hasta fundamental. ¿Qué pasaría si los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia actuaran apegados a la Constitución? Maduro se sostiene precariamente porque tanto en la Fuerza Armada, como en el TSJ abundan los corruptos. ¿Cuál es el papel de los militares? ¿Es el mismo en tiempos de democracia que en dictadura? A los civiles no debe quedarnos duda de que en democracia no deben interferir en la decisiones políticas, aunque sean erradas, ya que cualquier corrección le compete al electorado. Cuando han ocurrido sublevaciones militares, la mayoría fracasadas, los políticos las han atribuido a simples ambiciones personales,quizá para intentar disimular sus errores y a veces abusos. Por su parte, los uniformados las exculpan en base a una interpretación, equivocada, de su “destino manifiesto”, que los impulsa a actuar para enderezar entuertos causados por los civiles, lo cual no les corresponde en gobiernos democráticos, por muy malos que sean. En tiempos de dictadura la Fuerza Armada sí tiene gran parte de responsabilidad sobre lo que ocurre. Esta responsabilidad recae en el Alto Mando Militar el cual no puede hacerse el desentendido cuando se viola la Constitución, ni al presenciar cómo muchos oficiales piden la baja para no ser cómplices, murmuran en los cuarteles o conspiran y son descubiertos y encarcelados. El Alto Mando no tiene necesidad de sacar los tanques a la calle, sino informarle al dictador que la Fuerza Armada respeta la Constitución y no avala la usurpación. Cuando el Alto Mando es cómplice del dictador, el resto de la oficialidad tiene el dilema de pedir la baja o de conspirar para derrocar al régimen. Pedir la baja les ocasiona la pérdida de su carrera y, además, si los institucionalistas se retiran solo quedarían los sumisos. Si deciden permanecer en las filas, pueden ser tildados de cómplices necesarios de los atropellos. En caso de que decidan conspirar, el riesgo de ser descubiertos es elevado y si se materializa la insurrección la probabilidad de fracaso es alta. Cabe recordar que en nuestra historia contemporánea, solo el movimiento del 18 de octubre de 1945, tuvo éxito, sin la participación del Alto Mando. Allí coincidieron la voluntad de triunfar de la oficialidad joven y que el presidente Medina no quiso resistir mucho tiempo. Hoy, la situación tiene una característica diferente, ya que hay una protesta generalizada en contra de Maduro. Si una guarnición decide apegarse a la Constitución y desconocer al usurpador, muy probablemente no sería atacada y, más bien, se podría producir una reacción en cadena. Solo se requiere que la oficialidad democrática haga a un lado al trío Padrino, Ceballos y López y actúe para poner fin a la usurpación y solventar los problemas que agobian a los venezolanos. ¿Difícil? Sí, pero posible y deseable. Como (había) en botica: Acudir a Oslo no era la opción que preferíamos, pero las circunstancias obligan a intentar una solución que sea factible y honorable. Seguir criticándola no es realista y tampoco suma. El Presidente (e) Guaidó declaró: “La negociación es aquella que nos lleve al cese de la usurpación, transición y elecciones libre”. Bravo por Leopoldo López Gil, distinguido profesional venezolano que ocupará una curul en el Parlamento Europeo. Las designaciones por la Asamblea Nacional de la directivas ad hoc de Pdvsa, Citgo, Pequiven y Monómeros Colombo-Venezolanos son acertadas. Conocemos a la mayoría de sus integrantes, que son ciudadanos con méritos profesionales y defensores de principios y valores. El régimen permite que los presos comunes tengan armas y drogas y luego los masacran. Treinta presos asesinados y numerosos heridos claman justicia. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados! [email protected]

Guaidó: logros, frustraciones y expectativas

El ingeniero Guaidó, presidente (e) de Venezuela, despertó un apoyo unánime cuando se juramentó, pero las críticas afloran gradualmente. Quizá si cada uno de nosotros contesta las siguientes preguntas, podríamos tener una evaluación menos sesgada, influida por la desesperación de salir del totalitarismo ¿Qué logros ha tenido el ingeniero Guaidó desde enero a la fecha? ¿Cuáles son las frustraciones de algunos sobre su desempeño? ¿Cuáles son las expectativa?

Los valientes emprenden, los timoratos estorban

Difícil entender el por qué algunos intentan bajarle el piso al ingeniero Guaidó, presidente (e) de Venezuela, alegando que no cumplió su promesa de entrar la ayuda humanitaria por el Táchira y que tampoco logró que una masa crítica de oficiales desconociera a Maduro.

Criminales, autores materiales e intelectuales

Continuaron los asesinatos políticos cometidos por unos pocos guardias nacionales, con la complicidad de muchos autores intelectuales de toga y birrete ¡Qué bajo han caído algunos compatriotas! Ninguna de nuestras bárbaras dictaduras había asesinado, herido y torturado por razones políticas a tantos venezolanos. Los hechos requieren un cambio profundo en nuestro sistema educativo. Desde policías y guardias rasos hasta abogados y profesores universitarios son responsables de crímenes que abochornan a la humanidad.

La muerte de los dictadores

Los dictadores tienen una clara tendencia a ser magalómanos. Por ello se sienten poderosos y fuera del alcance de la justicia. Muy pocos lograron por diversas circunstancias finalizar su mandato de muerte natural. Los más perdieron la vida por mano de tiranicidas o de la justicia formal. Otros se percataron de que no tenían apoyo y prefirieron el camino del exilio para disfrutar de dinero mal habido. Algunos murieron en prisión y poquísimos cometieron suicidio. Es decir que la gran mayoría de ellos pagaron por sus delitos.

Actitud de demócratas acomodaticios ante totalitarismos

El fascismo, el nazismo y el comunismo no se impusieron por las armas, sino por la mentira y el terror, y porque muchos no defendieron la democracia. Los dos primeros desaparecieron después de la ll Guerra Mundial. El comunismo fue vapuleado severamente en España después de la guerra civil(1936-1939), en la Guerra de Corea ( 1950 -1953), en Chile con el derrocamiento de Allende (1973), con la caída del Muro de Berlín (1989) y con la desintegración de la Unión Soviética (1991 ) ; se mantiene vivo, con diferentes características, en China , Vietnam, Laos, Cuba, Corea del Norte (Junche) y Venezuela (Socialismo del Siglo XXI).


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com