end header begin content

Opinión

Columnistas

¿Qué hubiese cambiado si…?

En nuestro medio son escasos los analistas políticos equilibrados. La mayoría no puede evitar el sesgo de simpatizar por determinada tolda. Además, abundamos los opinadores quienes somos aún más parcializados. Lo inaceptable es descalificar innecesariamente a quienes piensan diferente. Con frecuencia se afirma que determinada acción fracasó porque era equivocada o porque el tiempo no era propicio, pero no se analiza qué hubiese cambiado si no se hubiese realizado. Revisemos algunos casos.

Altos ejecutivos petroleros ante el paro cívico 2002

Diciembre trae a la memoria el paro cívico del 2002. Hoy queremos recordar la actuación de los directores de Pdvsa y de los más altos ejecutivos de la misma y de sus filiales, la cual tuvo relativa poca cobertura de los medios. El régimen requería asaltar Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y filiales para ponerla al servicio de su proyecto político y, además, quería tomar revancha de los petroleros que iniciaron el paro de abril que culminó con la renuncia de Chávez y su desplazamiento del poder por unas horas. Juan Fernández, entonces presidente de Gente del Petróleo y Horacio Medina, presidente de Unapetrol, tuvieron la principal responsabilidad de interactuar con Alí Rodríguez y, una vez que se inició el paro convocado por los partidos políticos, la CTV y Fedecámaras, fueron los principales voceros de los petroleros. Por ello fueron perseguidos y hoy están exiliados, así como Edgar Paredes, Edgar Quijano, Lino Carrillo y otros.

Petroleros: percepción externa e interna

Por diferentes razones y culpa de lado y lado, la gran mayoría de los venezolanos no se han preocupado por conocer las actividades petroleras y mucho menos a la gente que las ha manejado, así como las contribuciones de esa industria a la agricultura. El objetivo de este artículo es narrar mi percepción sobre los petroleros como aporte para quienes escriban la historia.

Desacuerdos sobre los acuerdos

En los negocios no es difícil llegar a acuerdos ganar-ganar, en los que hay pocos desacuerdos. En política ello es prácticamente imposible. Quizá porque es más complicado estimar la relación entre costo y beneficio y porque hay muchos aficionados que pretenden conocer la mejor opción. También porque la mayoría de los políticos no tienen formación gerencial. Esto no quiere decir que los gerentes deban invadir el coto de caza de los políticos, sino que el Siglo XXI exige otro tipo de formación a quienes pretenden ser dirigentes.

Alí Rodríguez Araque, te agradezco y te acuso

Alí, antes de que te vayas al otro plano, al que varias veces te han mandado las redes sociales, o que también me vaya, que es lo único seguro que tenemos, quiero expresarte mi agradecimiento personal y, al mismo tiempo, mi acusación como venezolano.

Cornudos y apaleados

Los políticos, con algunas excepciones, nos engañaron. Basta comparar las promesas con los resultados de los mandatos de Luis Herrera, Carlos Andrés, Lusinchi y Caldera para comprobar que nos pusieron los cuernos. Fueron respetuosos de la Constitución y obtuvieron logros importantes, pero no suficientes para satisfacer las expectativas de la población y dieron pie a que surgiera un populista. No se opusieron al sobreseimiento de Chávez. Cometieron mil torpezas antes de lanzar a Salas Römer. Le sirvieron la mesa al teniente coronel.

Popurrí político

La semana pasada hubo un popurrí de noticias, algunas malas y otras esperanzadoras, pero nada que ver con los popurrí de la Billo’s y de Los Melódicos de una Venezuela con imperfecciones e injusticias, pero alegre porque se visualizaba un avance sostenido hacia un mejor futuro. La dejamos perder al entregarla a unos asesinos, torturadores, destructores, tracaleros y corruptos. No hay que desmayar. La vamos a recuperar. Solo se requiere coraje y unidad opositora para desencadenar el cambio.

De corruptos, imbéciles y colaboracionistas

Corruptos o perversos son quienes causan daño o engañan con mala intención. Maduro es corrupto, no solo por su responsabilidad por los asesinatos, torturas, exilios y otras violaciones a la Constitución, sino también cuando declara que “estamos listos para llenar a China de productos made in Venezuela” y que “llueve, truene o relampaguee exportaremos un millón de barriles por día a China”. El general Padrino y el almirante Ceballos son corruptos al sostener una narcodictadura y al pretender hacernos creer que nuestra Fuerza Armada puede impedir una invasión de los estadounidenses.

De la energía y el petróleo, el caso venezolano

Herédoto dijo del antiguo Egipto que era “un don del Nilo”, ya que gracias a ese río fue posible el surgimiento de una de las más grandes civilizaciones. Si el historiador hubiese visitado a Venezuela, en tiempos en que era polo de atracción, quizá se hubiese dicho que era un don del petróleo, pues gracias al mismo pasábamos en corto tiempo de tener una población paupérrima y palúdica a una con visos de progresar aceleradamente.

Asesinatos políticos en ergástulas

Todo asesinato, sea político o no, es repudiable e injustificable. Si ocurre en la cárcel es aún más grave, ya que el Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad de los presos. Caso contrario, sus funcionarios son enjuiciables así no hayan participado en el hecho. Los presos comunes están expuestos todos los días a ser asesinados por otros detenidos y también por intervención de funcionarios con armas de fuego, para controlar motines. Estos asesinatos se han incrementado exponencialmente desde que Iris Varela está al frente del ministerio al cual están adscritas las cárceles.

Ciudadanos frente a la dictadura

En tiempos de dictadura los ciudadanos se dividen en cinco grupos cuya dimensión es variable: 1- Los comprometidos con la democracia. 2- Los egoístas. 3- Los aprovechadores. 4- Los sumisos y 5- Los arrepentidos. En este artículo nos referiremos principalmente a estos dos últimos grupos.

Una pizca más de sensatez

Ser sensato debe ser muy aburrido. De vez en cuando hay que cometer alguna desmesura para disfrutar la vida con intensidad. Pretender que nuestra dirigencia y los ciudadanos en general nos comportemos siempre con responsabilidad, con mesura y aplomo es una utopía. Dirigentes y dirigidos nos equivocamos y tenemos la tendencia humana a no reconocer errores y por ello se nos dificulta rectificar.

Guardia Nacional y Derechos Humanos

¿Cómo se puede aspirar que efectivos militares se comporten bien, si gran parte de la sociedad civil de la cual son miembros anda por caminos extraviados? Esto es particularmente grave en el caso de la Guardia Nacional, cuyos integrantes disfrutan de relativa independencia y son fácil presa de sobornos, contrabando y narcotráfico, además de su proximidad política por el contacto con el ministerio de Relaciones Interiores, gobernadores y alcaldes.

Perversos y virtuosos

Cuando en un país se presentan situaciones difíciles surgen ciudadanos perversos y ciudadanos virtuosos. Así, en inundaciones y terremotos algunos individuos se dedican a saquear a las víctimas, pero también hay quienes arriesgan su vida para salvar a desconocidos. Esto también sucede en regímenes dictatoriales. Recordemos el caso de holandeses y franceses que denunciaron a judíos ante la Gestapo, pero también a los valientes virtuosos que los ocultaron y ayudaron a escapar.

Política petrolera y colapso de Venezuela

En las primeras seis décadas de producción petrolera, ( 1914- 1975), Venezuela logró un gran crecimiento económico y, con sus fallas, un mejoramiento de la calidad de vida de parte de sus habitantes, así como ser polo de atracción de una inmigración positiva. Esta evolución sufrió un desaceleramiento en el período siguiente (1976- 1999) y colapsó de allí en adelante. Hoy ríos humanos huyen del país ¿Cuál es la responsabilidad de la política petrolera en ese auge y caída de esta otrora tierra de Gracia?

Erradicar la corrupción

¿Ha aumentado la corrupción en el mundo o es que ahora hay más herramientas para detectar ese flagelo y divulgar los delitos? Hay corruptos entre los políticos, jueces y fiscales, empresarios, militares, policías, dirigentes deportivos, profesores universitarios, sacerdotes y ministros de diferentes credos, escritores y ciudadanos comunes en general.

Maduro, agonía por autolisis

La Parca acosa a Maduro y a sus esbirros. No será un dron el que los sacará del poder, sino el colapso del país por la caída estrepitosa de la economía, la corrupción generalizada y la ineptitud de muchos. No es exceso de optimismo sino la realidad de un país que tenía todo para ser exitoso que se hundió por el fanatismo y por la carencia de principios y valores de unos pocos, pero cuyos ciudadanos en su mayoría no se doblegan, aunque a veces parecen dormidos.

Maduro, desenlace fatal

Maduro no tiene salvación. Su salida del poder es inevitable. Intentó algo que ha demostrado ser inviable. Pensó, al igual que su predecesor, que el el Estado podía sustituir al sector privado; que unos ignorantes podían producir petróleo; que el precio del mismo aumentaría día a día; que imprimir dinero sin respaldo no tenía ninguna consecuencia adversa; que los venezolanos inclinaríamos la cabeza ante sus violaciones a la Constitución; y que los países democráticos se mantendrían indiferentes ante las violaciones a los derechos humanos. Todo ello, aderezado con el narcotráfico, la corrupción y cierta complicidad con el terrorismo islámico, están desencadenando la “tormenta perfecta”.

¿Otro dron, más destrucción o cambio?

Es tanto el daño ocasionado por Maduro y su grupo a millones de venezolanos y a la infraestructura e instituciones del país que probablemente muchos lamentaron que el dron que voló en el aniversario de la desprestigiada Guardia Nacional no alcanzara su objetivo. Se puede entender, aunque no aprobar, que ante los atropellos cometidos por el dictador y su negativa a salir “por las buenas o por las malas”, como predica tanto él, como el Pithecanthropus que preside la ilegal constituyente, algunos hayan pensado que la única solución es el tiranicidio.

Borges: el punching-ball de la dictadura y de otros

Para quienes no están familiarizados con el boxeo, un punching-ball es una pelota de cierto tamaño sujeta a un mecanismo flexible, instalada en los gimnasios para que sea golpeada como entrenamiento principalmente por los boxeadores. Julio Borges, diputado y miembro principal del partido Primero Justicia es golpeado todos los días por Maduro y sus esbirros, quienes lo consideran un punching-ball. También por algunos opositores.

Exilio de ayer y de hoy

Durante nuestra historia republicana muchos venezolanos han sufrido el exilio. Generalmente el destierro ha sido por acción directa de los gobiernos, aunque algunos se han exiliado por decisión propia para evitar el encarcelamiento; también ha existido el “exilio dorado. Hoy, el Totalitarismo del Siglo XXI produjo un nuevo tipo de exiliado: aquel que se va del país por causa de inseguridad personal o jurídica, por falta de oportunidades de trabajo o por la necesidad de conseguir medicinas y alimentos, todo ello promovido por el régimen.

Esbirros del totalitarismo del siglo XXI

Los dictadores se valen de esbirros, o sea de “personas que siguen servilmente a otra por dinero o por interés”, para intentar amedrentar a los demócratas. Tradicionalmente han existido esbirros en todas los regímenes dictatoriales que hemos padecido. Nereo Pacheco, el cabo de presos de La Rotunda que torturaba a los presos, fue tristemente célebre durante la dictadura de Juan Vicente Gómez. En tiempos de Pérez Jiménez, los esbirros Miguel Silvio Sanz y “Suelaespuma” torturaban en la Seguridad Nacional y Braulio Barreto se prestó para asesinar al teniente Droz Blanco en Barranquilla. Lógicamente, los esbirros que operan en tiempos de dictadura solo son sometidos a la justicia cuando los dictadores mueren o son defenestrados.

Dictadores y salida democrática

No es cierto que los dictadores entreguen motu propio el poder. Solo salen por la fuerza. El caso chileno ha sido manipulado. Pinochet convocó un referendo porque estaba convencido de que lo ganaría. Cuando intentó desconocer el resultado adverso los militares no lo apoyaron. “Chapita”Trujillo, “Tacho”Somoza y Castillo Armas contaban con respaldo militar y fueron ajusticiados. Stroessner, Perón, Pérez Jiménez, Rojas Pinilla, Velasco Alvarado y otros dictadores fueron depuestos por los militares con mayor o menor participación de protestas cívicas. “Tachito”Somoza tuvo que huir ante los sandinistas. Fidel derrocó al dictador Batista, para establecer un totalitarismo. La dictadura brasileña llegó a su fin por decisión de sus generales.

Y la culpa es de…

Buscar al culpable es un ejercicio que practican aficionados a jugar a Sherlock Holmes, sin profundizar en los hechos, ni en las circunstancias que los rodean. Por ejemplo, pontifican que el 18 de octubre de 1945 Acción Democrática le abrió el camino al dictador Pérez Jiménez, que la destitución de Carlos Andrés dio paso al dictador Chávez y que solo los errores de la oposición mantienen el totalitarismo de Maduro. Probablemente la realidad es otra. Corresponde a los historiadores profundizar en los hechos mencionados. Sin embargo, para quienes hemos vivido con mayor o menor cercanía algunos sucesos es tentador imitar al personaje de Conan Doyle.

¡Sí hay tormenta!

Desde hace tiempo la nave del Estado venezolano se encuentra en medio de una fuerte tormenta, la cual los ciudadanos tratan de capear sin contar con un capitán que coordine para evitar el naufragio. Violaciones a los derechos humanos, hiperinflación, escasez de medicinas, de alimentos y de repuestos. Miles de ciudadanos que se mueren de hambre huyen por nuestras fronteras. Profesionales y técnicos abandonan sus empleos en búsqueda de sueldos dignos y mejor calidad de vida. Sí hay una gran tormenta. Sin embargo, nuestra dirigencia de oposición actúa como si no hubiesen desgracias, ni infelicidad.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com