Opinión

Columnistas

Espejismos versus realidades

Aspirar que se pueda salir de esta dictadura totalitaria con acciones de comando como la ejecutada en la Brigada 41 es un espejismo. Anhelar que la Fuerza Armada derroque a este régimen es posible pero lo más probable es que sea otro espejismo. Ansiar salir del mismo votando también es un espejismo. Intentar cambiarlo con la abstención electoral es sin duda un espejismo. Pretender sacar a Maduro con acciones de calle como las realizadas es creer en espejismos. Entonces, ¿cómo lograrlo? Por enfrentar una dictadura totalitaria apoyada por Cuba e infiltrada por el narcotráfico simpatizamos con cualquier acción que vaya en contra de la misma, aunque solo le proporcione un arañazo. En este sentido, aplaudimos parcialmente la toma momentánea de algunas instalaciones de la Brigada 41 en Carabobo. Sin embargo, no estamos de acuerdo con la sustracción de armas para entregarla a civiles. Tampoco podemos aprobar que militares o policías declaren que están entrenando a los jóvenes de la resistencia. Las armas deben ser de uso exclusivo de la Fuerza Armada y de los cuerpos policiales.

¡No pongamos la torta!

Hay motivos para estar molestos, pero no pongamos la torta ahora que esta dictadura totalitaria solo cuenta con una pequeña minoría de seguidores y tiene en contra a todos los países democráticos. Abundan los argumentos para no acudir a votar y también para votar. Por ello no es válido descalificar a quienes se inclinan por alguna de las dos opciones. Para decidir es necesario evaluar qué ganamos y qué perdemos.

Triunfó el pundonor

Los venezolanos demócratas deben estar orgullosos porque en estas duras jornadas triunfó el pundonor sobre la ruindad. Nunca en nuestra historia del siglo XX y lo lo que va del presente, tantos ciudadanos se habían comprometido en una lucha desigual en contra de una dictadura apoyada por los más viles de una sociedad.

Compromiso unitario, del qué al cómo

Algunos han expresado dudas sobre el documento “Compromiso unitario para la gobernabilidad”, por percibir que el mismo podría tener la intención de darle largas al mandato del 16 de julio de salir del régimen lo antes posible. Entre otros puntos, objetan la mención de realizar elecciones primarias entre los demócratas para escoger nuestro candidato presidencial y la integración de un gobierno de unidad. Respetamos esos puntos de vista, pero pensamos que la crítica es injusta y que dicho documento constituye un buen punto de partida.

Los despolarizados y el 16 de julio

El triunfo contundente de los demócratas venezolanos, en condiciones adversas, evidenció que rechazamos a Maduro y que exigimos se respete la Constitución. Fue un mensaje claro al régimen, a sus partidarios y a los demás países. Esos resultados obligan a realizar el mayor esfuerzo para lograr el cambio. Quienes aspiren, con todo derecho, a jugar un papel en la reconstrucción del país tienen que pronunciarse claramente, sin dejar de tender puentes con los rojos que no hayan delinquido.

Los “chácharos” del TSJ y de la Guardia Nacional

El dictador Juan Vicente Gómez se valió de sus “chácharos” andinos para imponer su voluntad. Maduro se vale de sus “chácharos” del TSJ para violar la Constitución y cercenar los poderes de la Alcaldía Mayor, Asamblea Nacional y Fiscalía General, y para reprimir utiliza a los ΅chácharos “de la Guardia Nacional. Los gomecistas eran rudos, arbitrarios e inescrupulosos. Arremetían en contra de los caraqueños que osaban hablar mal o realizar actos de protesta en contra del dictador. Constituían un grupo paramilitar que el pueblo denominó “La Sagrada”, porque eran intocables.

El general Reverol, el coronel Lugo y el helicóptero

Maduro y Padrino convencieron a sus fanáticos de que somos una potencia militar. Considerando los cinco mil seiscientos millones de dólares gastados en armas, más de uno se tragó ese cuento. Algunos quizá titubearon, pero dejaron el recelo al constatar que nuestra Fuerza Armada cuenta con más de dos mil generales de brigada y de división, una docena de mayores generales y varios generales en jefe, entre estos últimos Gustavo González López, comandante de la Policía Nacional, ascendido por violar los derechos humanos y como premio por haber sido imputado por la Fiscal. La duda cartesiana terminó de disiparse al admirar la cantidad de condecoraciones que esgrimen orgullosos nuestros generales. Con ínfulas los rojos exclamaron: ¡Somos una potencia militar!

Pompeyo y la salida

Tener presente lo que fue Pompeyo puede ayudarnos no solo en la actual coyuntura, sino en la reconstrucción del país. El él se dieron varias características: tenacidad en la lucha, énfasis en la unidad de los venezolanos, reconocimiento de errores cometidos y honestidad.

Sinvergüenzas y dañinos

Los veintiún ciudadanos que fueron postulados ilegalmente al Tribunal Supremo de Justicia por Tarek W. Saab y Manuel Galindo son sinvergüenzas y sus sentencias han causado un gran daño al país, al igual que sus postulantes. Posteriormente fueron designados por los también sinverguenzas y dañinos diputados del Psuv en la anterior Asamblea Nacional, a pesar de que era evidente de que el procedimiento estaba viciado y trece de ellos no cumplían con los requisitos establecidos en la Constitución.

Las dos Fuerzas Armadas

Las instituciones no son monolíticas, ya que están integradas por personas que piensan diferente y tienen intereses que no siempre son totalmente compartidos. Por ello es frecuente que se produzcan cismas de los cuales pocas se libran, sean religiosas, partidos políticos o académicas. La Fuerza Armada no es la excepción.

¿Los generales venezolanos hablan?

Después de la II Guerra Mundial el británico Liddell Hart, conocido por sus artículos sobre estrategia militar, entrevistó a los principales generales alemanes prisioneros que fueron juzgados por un tribunal internacional establecido en Nuremberg. Hart publicó en 1948 esas entrevistas en su libro “Los generales alemanes hablan”, el cual logró cierto impacto en su época, aunque hoy día algunos lo cuestionan.

Fuerza Armada, Pdvsa, paramilitares y economía

Resolver estos cuatro problemas es un requisito sine qua non para que un nuevo gobierno logre gobernabilidad y enrumbe al país por la senda del desarrollo. ¡Menudo trabajo! No caben medias tintas, deben solucionarse al unísono. Nada hacemos intentando vender soluciones mágicas. Los rojos pasaron mucho tiempo acumulando estiércol en los establos de la Nación y no contamos con un Hércules que desvíe las aguas del Alfeo y el Peneo para limpiarlos. Por ello debe ser una acción conjunta.

Militares de ayer y de hoy

Entender la mentalidad de los militares que en el pasado intervinieron para apoyar o para intentar derribar a un presidente no es una tarea difícil. Tratar de entender la mentalidad de quienes apoyan a este régimen totalitario es cuesta arriba.

Miguel, Oriana, Lucía y Daniela

Asumimos que estos cuatro jóvenes aspiraban vivir en un país sin odios por razones políticas, respetuoso de los derechos humanos y con amplias posibilidades para desarrollar el potencial de cada quien para ser exitosos en la vida. En tiempos normales quizá se hubiesen encontrado en fiestas de amigos comunes, sin importar su tendencia política.

Nunca es tarde

Hay dos hechos incontrovertibles: 1-La sociedad venezolana no se ha doblegado, ni se doblegará y 2- Este régimen fracasó como administrador de nuestros valiosos recursos humanos y como transformador en riqueza de nuestros grandes recursos renovables y no renovables. A quienes creyeron en un proyecto político utópico, supuestamente autóctono y diferente a los descalabros políticos y económicos de Cuba y otros, solo les queda reconocer que estaban equivocados y volver al redil de la democracia.

Generales degolladores

Acuso a los generales Padrino López, Néstor Reverol y Antonio Benavides Torres, ministro de la Defensa, ministro del Interior y Comandante General de la Guardia Nacional, respectivamente, de arengar a los guardias nacionales para que degüellen a quienes protestan en contra del totalitarismo. Así se desprende del video en el que en marcha de entrenamiento los guardias cantan: "Quisiera tener un puñal de acero para degollar a un maldito guarimbero". ¡Qué degenerados! Con este tipo de lavado de cerebro no es de extrañar que los guardias nacionales, con sus oficiales al frente, salgan a asesinar a ciudadanos, la mayoría de ellos jóvenes estudiantes que protestan porque el régimen los dejó sin futuro y sin democracia. Los comandantes de Destacamentos, demás oficiales, clases y guardias no pueden eludir su responsabilidad, ni escudarse en que acatan órdenes. Estos generales, obedeciendo órdenes del presidente de facto, quieren degollar a quienes se oponen a una dictadura que solo ha ocasionado sufrimientos a la población. Maduro y sus palafreneros lo que han producido es miseria. Degollaron a la democracia. Degollaron a la Asamblea Nacional. Degollaron a la justicia. Degollaron al CNE. Degollaron a los derechos humanos. Degollaron el sistema de salud. Degollaron el sistema educativo. Degollaron la seguridad personal y la jurídica. Degollaron a la libertad de prensa. Degollaron a la agricultura. Degollaron a la industria. Degollaron al comercio. Degollaron nuestra moneda. Degollaron el abastecimiento de alimentos, medicinas y repuestos. Degollaron a Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Degollaron a las empresas del hierro, del acero y del aluminio. Degollaron al sistema eléctrico. Degollaron la infraestructura y están degollando a nuestros jóvenes. Estos gorilas rojos son degolladores por naturaleza. Además, son tan cínicos que no les importa que el mundo presencie un video que debería avergonzar a cualquier ser humano y sin embargo siguen afirmando que esta es una ¨revolución de amor¨. Este perturbador video no puede pasar desapercibido por quienes todavía apoyan al régimen y son magistrados del TSJ, rectoras del CNE, diputados, concejales, gobernadores de estado, directores de institutos autónomos y de empresas del Estado, así como embajadores. De no pronunciarse rechazando a los degolladores, necesariamente son corresponsables de los degollamientos. Aún es tiempo de que rechacen los atropellos, tal y como han hecho la Fiscal General Luisa Ortega, Nicmar Evans, Dudamel, los generales Rodríguez Torres, Cliver Alcalá y otros. El asesinato de 37 venezolanos, la mayoría de ellos jóvenes, y los 717 heridos tienen que mover la sensibilidad de todos. Los oficiales del Ejército, de la Marina y de la Fuerza Aérea no pueden seguir avalando los abusos de la Guardia Nacional, de la Policía Nacional y de los paramilitares rojos. No se les solicita que se levanten en armas, sino que le exijan a Maduro, a Padrino, a Reverol y a Benavides que cese la represión y que acepten la formación de un gobierno de transición que conduzca a elecciones generales ¡ Honor a los caídos en defensa de la democracia! ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados! [email protected]

Tarek y Escobar

La historia narra muchos ejemplos de personas, aparentemente comunes, que tenían una relación amable con vecinos, eran solidarios con los amigos y amorosos con sus hijos, pero que no les temblaba la mano para asesinar y torturar a sus enemigos directamente, a través de terceros o bien haciéndose los desentendidos. Algo así como la doble personalidad del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. El nazi Himler es un ejemplo muy conocido.

Dignidad versus bellaquería

Los asesinatos, torturas y otros atropellos del régimen han aflorado los mejores valores de los venezolanos, pero también los peores antivalores. Es motivo de orgullo contar con compatriotas con dignidad, como la señora Tianamen, con la joven que con un pañuelo con nuestro tricolor recoge una lacrimógena para devolvérsela a los chacales, con el flaco que sube desnudo a una tanqueta y con el joven que cuatro en mano soporta con estoicismo la agresión. Ellos representan lo afirmativo venezolano, como diría don Augusto Mijares, quien escribió que "Figuras siniestras o grotescas se agitan ante las candilejas y acaparan la atención pública; pero siempre un mártir, un héroe o un pensador iluminan el fondo y dejan para la posteridad su testimonio de bondad, de desinterés y de justicia".

Generales chacales crían cuervos

Es necesario denunciar con nombre y apellido a los oficiales de la Guardia Nacional que violan los derechos humanos, ya sea directamente o mediante órdenes a sus subalternos. Han asesinado y herido a ciudadanos desarmados. Han lanzado bombas lacrimógenas no solo delante de manifestantes pacíficos, sino en medio de los mismos para causarles daño y detrás de ellos para cortarles la retirada y que sufran las consecuencias. Han lanzado lacrimógenas a una clínica. Han permitido que grupos paramilitares rojos disparen y agredan impunemente. Han tolerado que el régimen dictatorial lance lacrimógenas desde un helicóptero.

11 abril: 15 años después

Qué lección podemos extraer de los sucesos del 11 de abril del 2002 aplicable a los hechos actuales? Hace 15 años las protestas fueron organizadas por la sociedad civil. La primera alerta de lo que pretendía el régimen la dio la AC Asamblea de Educación al oponerse al proyecto de Ley de agosto del 2001. Con la promulgación de 49 Decretos-Leyes, en noviembre 2001, se hizo notorio el irrespeto a la democracia y a la Constitución. Fedecámaras expresó su rechazo a esas Leyes y ese mismo año el gobierno intentó apoderarse de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) impulsando la candidatura de Aristóbulo Istúriz, quien fue derrotado por Carlos Ortega. A fines de ese año la CTV y Fedecámaras, en presencia del cardenal Velasco, suscribieron las bases para un acuerdo democrático.

La Fiscal y la Sala rastacuero

La posición de Luisa Ortega es de vital importancia en la lucha en contra del totalitarismo. Que alguien de su nivel y trayectoria revolucionaria haya afirmado ¨como Fiscal y ciudadana¨ que en las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ¨se evidencian varias violaciones del orden constitucional y el desconocimiento del modelo de Estado consagrado en la Constitución, lo que constituye una ruptura del orden constitucional¨, debe desencadenar hechos trascendentes.

¿Quién es el culpable?

En las novelas policíacas un detective poco acucioso generalmente identifica como supuesto criminal a alguien que finalmente resulta inocente. Aunque la justicia termina por imponerse, la torpeza inicial no solo demora el castigo al culpable, sino que enloda la reputación de quien fue erróneamente señalado. Algo similar ocurre en nuestra política.

El Alférez Mayor y las necrófilas

Cuando la civilización triunfe sobre el bárbaro régimen totalitario Siglo XXI habrá entuertos que podrán ser solucionados a corto plazo. Lamentablemente hay otros que tardarán más tiempo. Sin desconocer la grave situación que heredaremos de los rojos en cuanto a la inflación, escasez de productos, inseguridad, corrupción, deuda pública, violación de los derechos humanos y quiebra de las empresas del Estado, son problemas que se podrán resolver con los recursos humanos que contamos. Requerirá más tiempo educar a un Alférez Mayor, hoy general, para que entienda que no fue formado para robar panaderías. También cómo transformar a unas jóvenes necrófilas en ciudadanas útiles para el país.

Preguntas al aire

Hay preguntas que tienen respuestas fáciles. Por ejemplo, por qué la Fiscal Ortega se niega a investigar el asesinato de José Manuel Vilas; por qué la juez Marjorie Calderón sentenció a policías metropolitanos inocentes; por qué el fiscal José Luis Orta imputó a Antonio Ledezma y el juez Miguel José Graterol Maneiro lo mantiene preso; por qué los fiscales Narda Sanabria y Franklin Nieves, este último arrepentido, imputaron a Leopoldo López, la juez Susana Barreiro lo sentenció y los magistrados de la Sala de Casación Penal lo mantienen preso; por qué la juez militar mayor Claudia Pérez de Mogollón dictó privativa de libertad al general Baduel; por qué fue imputado el profesor Santiago Guevara con la ridícula acusación de traición a la patria.

Conspiraciones y rebeliones

No es de extrañar que durante toda nuestra vida colonial y republicana haya habido conspiraciones. Pueden ser reuniones en las cuales se hablan pistoladas o en las que se planifica cómo salir de un gobierno indeseable, no necesariamente violando la Constitución. Al fin y al cabo, una reunión a puerta cerrada de dirigentes de un partido político para planificar cómo ganar una elección es un acto conspirativo en contra del oponente. La conspiración es casi un deporte nacional, ya que nuestros gobernantes, unos más, otros menos, no han sido capaces de satisfacer las necesidades de la población. Los gobiernos dictatoriales tienden a calificar de subversivas a la mayoría de estas reuniones inocuas para poner presos a quienes le estorban. Muy pocas veces las conspiraciones derivan en rebeliones y estas casi siempre fracasan.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com