end header begin content

Opinión

Columnistas

Venezuela, conflicto internacional

En Venezuela se libra una lucha que se convierte, si las cosas siguen como van, en un conflicto de carácter internacional. No es la disputa de la Guerra Fría entre “el comunismo” y “el mundo libre”; vale decir, la que feneció hace más de un cuarto de siglo entre la Unión Soviética y Estados Unidos. No es ideológica sino que está relacionada con hechos criminales cada vez más notorios y mejor documentados.

Mienten hasta cuando dicen la verdad

El atentado de los drones mueve sus hélices en la penumbra de las especulaciones. Si el régimen dice que fue un atentado, la reacción espontánea de la opinión pública es creer que fue un montaje de Maduro para distraer la atención en momentos en que su dominación se tambalea. Todo resulta irreal por la combinación de una explosión, el rostro atónito de Maduro y de los militares de más alta graduación, la cobertura nerviosa de la inmensa masa presidencial con pantallas blindadas, y finalmente la corredera de las tropas estacionadas en la Avenida Bolívar. Todo parecía circo; sobre todo cuando en previos desfiles se muestran escenas grotescas con representaciones de Bolívar, la Negra Matea y los héroes de la Independencia, todos transfigurados en locutores de grave voz.

¡Maduro sale ya!… pero, el tipo no sale…

Hay quienes reclaman a dirigentes políticos, analistas, curiosos y afines, (a mí también) que hayan planteado en diversas oportunidades que Maduro va a salir pronto del poder, pero, al cabo de los días, no sale. Estos pronósticos, ¿serán propaganda política? ¿Acaso una lectura equivocada de la realidad? ¿Deseos que nublan el entendimiento en juego macabro con la credibilidad pública?

Creaste el caos y el caos te lleva

Las declaraciones recientes de varios jerarcas del chavismo con fuertes críticas a la situación del país evidencian la implosión que ha apresado al régimen, cubierto apenas con un taparrabos, aunque sea de dimensiones colosales para abarcar la masa de grasa fofa que debe cubrir.

La casa deshabitada

La MUD es hoy una casa deshabitada. Se fueron los dueños y los principales arrendatarios. Se fue la gente de la cocina y “del servicio de adentro”. Se llevaron los muebles y queda un polvero. En la pieza del final quedan todavía un par de asesores furiosos y uno que otro encuestador, dándose golpes contra la pared e insultando a María Corina, en medio de llantos de soledad y tempestad.

La larga despedida de la MUD

La MUD murió no porque AD se haya ido, ni por “los egos”, ni por las competencias innobles, ni por conspiraciones. Murió de política. La política la construyó y la política la destruyó.

Plegaria por la lucidez

Este fue un texto presentado hace algunos años ante los jóvenes venezolanos que en Estados Unidos se reúnen en jornadas de debate denominadas “Plan País”. Al releerlo lo encontré vigente y, con título y subtítulos añadidos, y algún complemento, lo ofrezco a la consideración de los lectores.

Juramento a Nicolás… ¿en serio?

“Con orgullo patrio personal militar de la COGEAVIA, BAGFM, GAP N°4, GAT N° realizaron juramento y firma de reafirmación de lealtad y compromiso con el ciudadano Presidente de la República y Comandante en Jefe de la FANB Nicolás Maduro Moros reelecto para el periodo 2019- 2025” (tuit de la Aviación Militar). “La FANB Comprometida con la patria y apegada a la constitución, ratifica el Compromiso y Lealtad Absoluta a nuestro CJ @NicolasMaduro”, (de la Armada). Y así, en la medida que se exploran las declaraciones, la lealtad incondicional, el apoyo total, la sumisión extrema, copan la oratoria zalamera de los jefes militares.

El poder de Diosdado

A veces se especula sobre la pérdida de poder de Diosdado Cabello, de antiguo tenido como el más poderoso al lado de Chávez. Aunque debe recordarse que éste, para reprenderlo por alguna falta, lo obligaba a trabajos forzados en Monagas o Miranda. No había tal poder: con Chávez no había “segundos” ni “terceros”, sino “cuartos” y últimos; el líder se cuidaba de las aspiraciones de los manganzones que lo rodeaban y sólo admitió al grandulón como sucesor, una vez que entregó definitivamente su destino mórbido a los cubanos.

El complot de La Avanzadora

El régimen anda en modo conspiración. Dicen haber develado una nueva. Lo que se sabe es que quiere implicar a María Corina Machado -¡otra vez!- en la patraña. Pero, ¿qué pasa dentro de la Fuerza Armada?

El esqueleto

El cuerpo del régimen que depreda a Venezuela fue robusto en el pasado. Esta fortaleza la dieron el precio del barril de petróleo a más 100 dólares, la comprensión o apoyo de la comunidad internacional mayoritaria, entusiasmos varios en la Fuerza Armada, y una extendida simpatía popular en las calles del país. Hoy no queda de ese cuerpo más que el esqueleto, con algunos trozos de músculos aguados y podridos pegados en jirones de aquí y de allá, algún ojo desorbitado, y las tripas como un colgajo hasta las rótulas.

¡Ríndete! ¡Estás rodeado!

Maduro está en la situación más débil que haya estado jamás. Puede mantenerse por la represión, pero sus resortes políticos están muertos o agonizan.

No hubo rebelión militar, ¿o sí?

En los días recientes se han anunciado detenciones, juicios, deserciones, persecuciones y torturas en el ámbito militar. Dicen que había una conspiración en marcha, detectada a tiempo, que condujo a una nueva razzia en contra de oficiales. Es obvio que no se produjo ningún alzamiento militar conocido y la rebelión fue aplastada, según los voceros del régimen. Ante esta afirmación propongo una hipótesis: la rebelión la hubo, pero de modo diferente, tal vez como una rebelión militar del siglo XXI.

Después de la abstención

Mucha gente se pregunta qué hay después de la masiva abstención del domingo pasado. Muchas respuestas caben.

Justificación de la mamarrachada electoral

Si nadie cree en estas elecciones, ¿por qué Maduro se empeña en hacerlas? La respuesta es la del mago: nadie cree que después de haberse tumbado en la caja lo hayan partido en dos con una sierra; pero, a veces es fascinante ver dos cajas separadas por más de dos metros, en una las paticas moviéndose, y en la otra el torso del mago hablándole a la audiencia estupefacta. Pero eso no existe hoy. La audiencia nacional e internacional no está estupefacta. No observa los pases de un mago sino los del tahúr que te va a esconder la bolita de papel que colocaste debajo de la chapita por la cual apostaste o los movimientos del que te enseña la pistola y te dice “papi, dame tu celular o te quemo”.

El placer de desmembrar

Se coloca en trance; abandona por unos minutos el acento cubano y retoma el colombiano, aprieta las mandíbulas, los dientes chirrían y con toda la rabia del mundo, apenas con un movimiento de labios seguido sin entusiasmo por el bigote, enmarcados en un rostro charrasqueado, profiere sus promesas de desmembrar, descuartizar, liquidar, exterminar, triturar, al objeto circunstancial de su diatriba.

Ego Sum Lux Mundi (Yo soy la luz del mundo)

De tiempo en tiempo, cuando las marmotas se despiertan, se produce un ataque en contra de “los egos” en la política. Es palabra clave para descalificar a ciertos dirigentes que según la majadería “políticamente correcta”, sobrepondrían sus intereses personales a los del colectivo. Lo opuesto a “los egos” desbocados sería una actitud modesta, en la que nadie osara sobresalir del pelotón, no vaya a ser que ingrese en la categoría denigrada.

Dicen que dicen que dicen…

Hay rumores. Se dice que el desdichado Zapatero, ese chapucero pegado en el costillar de Venezuela, tiene una nueva oferta en su quincalla: gestionar un “gobierno de concordia nacional” con Falcón como Vicepresidente cuando el CNE asigne los votos (¿60-40?) que el régimen decida en la mamarrachada electoral.

Ya ni con maquillaje

“La fiesta electoral” de Maduro es una arrugada Madama de coloretes chorreados, carmines exagerados que trepan su rostro cuarteado y prostibulario, fustanes de rojo chillón y pies con dedos mugrosos y engarabitados que brotan de viejas chancletas. Asomada al frente de su business, con la afanosa esperanza de que pase por allí algún candidato que quiera entrar al zaguán y se encienda la rocola y vuelvan a escucharse los boleros de amores que ya no serán.

Mérito del Antejuicio

La designación del TSJ por la Asamblea Nacional fue un hecho trascendental en la lucha en contra del régimen de Maduro. Cierto que se han debido tomar las previsiones ante una segura persecución en contra de los designados, pero –me imagino- no se pensó en una reacción tan inmediata y brutal como la que Maduro y su banda de rock puyao adoptaron en contra de los magistrados. Después de meses de peregrinaje en el exilio, se puede observar el inmenso valor de la decisión adoptada en ese entonces por la AN: se creó una institución que a trancas y barrancas ha comenzado a ser la expresión de la nueva justicia que habrá de imponerse.

Elecciones tipo zombi

El fraude electoral está en esa zona zombi que no genera emociones sino bostezos; es una farsa que todo el mundo reconoce como tal. Sin embargo, hay una especie de convención entre los participantes para hacerse los locos, como si de verdad creyeran en lo que dicen.

Peñero en tsunami

En Venezuela los actores políticos, sociales, empresariales y gremiales pasaron a un segundo plano. No me refiero a las constantes comparecencias ante los medios de comunicación, sino algo al mismo tiempo más sutil y más estruendoso. Esos actores semejan a protagonistas de alguna aventura presentada en un viejo televisor, estilo cajón, al cual se le ha eliminado el sonido: se le ven las costuras a los falsos puñetazos y a los abrazos desteñidos, sin sombra alguna del “ouch” o del “muá”. Pero ese espectáculo a la sordina deja oír, sin embargo, el ruido de la mar embravecida: el hambre, la rebelión civil y militar, la rabia que alcanza decibeles de escándalo, la hartazón “de uno y otro lado”, y el miedo añejo, hecho terror y sálvese quien pueda.

Había una vez una Fuerza Armada…

La metamorfosis de la FAN es sorprendente y peligrosa. Seis fases describen el arco que va de la institucionalidad hacia la destrucción.

Desembarco en las playas de Falcón

Es posible que el chavismo de Henri Falcón sea menos concentrado que el del general Padrino López pero sigue cargado de radiactividad. No hay que extrañar que mucho chavismo de la primera hora ahora encuentre atractivos en la figura que antes veían como la del Sargento-con-suerte a la del sereno estadista, pero sin habilidades específicas.

Generales, ¿qué han hecho ustedes de la FAN?

Señores generales, Hugo Chávez tenía fuerza que provenía de tres fuentes: inmenso apoyo popular por un tiempo; apoyo militar; y simpatía internacional. Maduro no tiene ninguno de los tres; lo que posee es el soporte que ustedes, generales y almirantes, le dan. De tal modo, que si bien Maduro es el principal culpable actual del crimen contra la Patria, ustedes son los que le han brindado el andamio.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com