Opinión

Columnistas
Carlos E. Aguilera A.

Del Toque de Diana… al Toque de Silencio

“Es preciso vengar a la patria cuantas veces intenten los pérfidos sepultarla en la anarquía y arruinarla, y no debemos desmayar jamás, aún en medio de las mayores dificultades” / Simón Bolívar Por espacio de 25 años (1967-1992) mantuve una columna periodística cuyo nombre llevó por título “Toque de Diana”, la cual nació inesperadamente cierto día que el propietario del Bloque de Armas, Don Armando De Armas (+), me llamó a su oficina en la vieja sede de la empresa en la Plaza Candelaria, para indicarme que ante la ausencia noticiosa de información militar en los medios de comunicación, creía conveniente que el diario 2.001 cubriese la fuente castrense. De seguidas me consultó si podía hacerme cargo de esa nueva responsabilidad, respuesta que asentí positivamente. A partir de entonces y a pocos días luego de consultar con Nelson Nieves Croes, un amigo con quien cultivé una gran amistad y que para ese entonces ostentaba el grado de Teniente Coronel en el Ejército, acordé ponerle el nombre a la columna que durante un cuarto de siglo se convirtió en referente del periodismo castrense. Su aparición por espacio de tres meses fue diaria y posteriormente semanal. Muchos colegas y amigos me preguntaban la razón por la cual le puse ese nombre a la columna, y lógicamente no vacilaba en darles respuesta. Fue una inolvidable y grata experiencia profesional, que hizo posible conocer a fondo la institución castrense, en la que cultivé numerosos amigos en sus cuatro componentes: Ejército, Armada, Aviación y Fuerzas Armadas de Cooperación (FAC). Y numerosas también fueron las primicias periodísticas que obtuve, y me hicieron acreedor de reconocimientos y condecoraciones, las cuales conservo en mi alma y corazón. “Toque de Diana”, es el que se ejecuta al romper el alba, y sirve para despertar a los soldados en las plazas, campamentos militares o a bordo de las embarcaciones de guerra, es una reminiscencia del culto religioso que tributaban los romanos en sus campamentos al apuntar el día a su diosa Diana, cuyo nombre conserva todavía dicho toque. Tal vez pudiera compararse en su parte religiosa al toque de Diana de las legiones romanas, con el toque de Oraciones, Ave Marías o Salutación angélica, que solían hacer antes por la mañana nuestras tropas después de la Diana. Sigue llamándose entre nosotros y entre algunos otros ejércitos de Europa: “Toque de Diana”, y se ejecuta como hemos dicho, al apuntar la aurora o despuntar el día. En las marchas y descansos de tropas, se utiliza también el “Toque de Diana” como señal preventiva de continuación de jornada. Suele darse este aviso media hora antes del otro toque denominado Llamada y tropa, o antes y a veces simultáneamente, si así lo exige la urgencia del caso. Las bandas militares ejecutan igualmente el “Toque de Diana”, para saludar o felicitar a un oficial el día que se da a reconocer al frente de su cuerpo, e igualmente se toca en las alboradas y otros eventos que suelen celebrarse en diferentes circunstancias en los cuarteles y en los campamentos. En tanto que el “Toque de Silencio” tiene una historia bastante triste. Todo comenzó –según cuenta la historia – en el año 1862 durante la Guerra Civil de los Estados Unidos, cuando el Capitán del Ejército de la Unión, Robert Elly, se encontraba con sus hombres cerca de Harrison’s Landing en Virginia, mientras que el ejército Confederado se hallaba ubicado al otro lado del angosto terreno. Durante la noche, el Capitán Elly escuchó los quejidos de un soldado que estaba mal herido en el campo. Sin saber si se trataba de un soldado de su regimiento o de la Confederación, decidió arriesgar su vida y traer al hombre herido para que lo atendieron los médicos. Reptando en medio de los disparos, el Capitán llegó hasta donde se encontraba el soldado herido y empezó a arrastrarlo para llevarlo a su campamento. Cuando llego finalmente a sus propias filas, descubrió que era un soldado de la tropa enemiga, que ya había fallecido. Encendió su linterna y de repente se quedó sin aliento y entró en shock, pues en la penumbra vio el rostro del soldado y era el de su propio hijo, que había estado estudiando música en el Sur cuando estalló la guerra, y sin decirles nada a sus padres, se alistó en el ejército confederado. A la mañana siguiente y con el corazón destrozado el padre pidió permiso a sus superiores para darle cristiana sepultura a su hijo con honores militares, a pesar de haber estado en el bando contrario. Su solicitud fue aprobada parcialmente, por cuanto pidió un grupo de miembros de la banda de músicos para que tocarán en el funeral, lo cual le fue negado en vista de que el soldado pertenecía al ejército de la Confederación. Pero por respeto al padre, sus superiores le indicaron que podían únicamente facilitarle un músico. El Capitán Elly escogió un corneta para que tocara una serie de notas musicales que encontró en el uniforme del joven fallecido. Nació así la inolvidable melodía que se interpreta en los entierros militares. Sirva este preámbulo para referirme a los tormentosos tiempos que desafía el pueblo venezolano contra quienes enseñoreados con el poder, siguen empeñados en terminar de arruinar totalmente al país y a quienes habitamos en él, por su incapacidad, ineptitud, negligencia e intemperancia, que han generado una verdadera e inimaginable tragedia, que a millones de venezolanos nos cuesta aceptarla. Es ahora y estamos a tiempo para que el “Toque de Diana” se haga presente en la memoria colectiva, ante la menguada hora que vivimos y padecemos, y no precisamente por una “guerra convencional”, la cual enfrenta a dos ejércitos que utilizan armas convencionales, sino por la presencia de mercenarios, que en el caso venezolano son cubanos defensores del socialismo marxista y mal llamado bolivariano, y también por los ataques de encapuchados denominados colectivos, con la celestina complicidad de miembros de la otrora Fuerzas Armadas de Cooperación (FAC), y contra el salvaje ensañamiento de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana, cuerpo infiltrado por delincuentes, y por último, por el abuso de poder y visos dictatoriales del régimen presidido por Maduro. El régimen se ha convertido en un cuartel, con la reciente designación de Vladimir Padrino López, ahora “Superministro”, que con una opaca figura legal y mediante decreto, le concede poderes por encima de la Constitución y la Asamblea Nacional, cuyo rol además de Ministro de la Defensa es controlar la distribución de alimentos, la economía y la seguridad nacional, integrándolo de esta manera al llamado “Comando presidencial”, como lo denominó Maduro, refiriéndose a la nueva cúpula del poder, que ahora comparte con Padrino. Sin eufemismos, estamos en presencia de un gobierno militar, que pretenderá mantenerse en el poder, entonando cánticos alegóricos en honor al extinto comandante galáctico, verdadero padre de la desventura que desde hace 17 años padecemos. La subordinación del Gobierno civil al mando militar, bajo el pretexto del estado de excepción, salta a la vista. Algo huele mal y no precisamente en Dinamarca. ¿La revolución chavista necesitaba un padrinazgo? Esperaremos ávidamente que más pronto que tarde, suene la trompeta entonando el “Toque de Silencio”, con el que enterraremos, por tratarse de un régimen militarista (*), los restos mortales de la tan mentada revolución socialista del siglo XXI, marxista y bolivariana y por ende comunista, tal como lo admitió el propio dictador cubano Fidel Castro. Lógicamente le precederá a este acto, el revocatorio contemplado en la propia Constitución Nacional, herramienta jurídica y democrática, el cual pondrá fin a los malvados propósitos del régimen, de boicotear los intentos por recuperar la democracia, y por debajo de cuerda propiciar un golpe de Estado. Se acabarán los pretextos de la tan mentada “guerra económica”, con la que el chavismo justifica la escasez de alimentos y medicinas. Y finalmente retornará la ansiada tranquilidad, paz, felicidad, seguridad y armonía de la que siempre disfrutamos los venezolanos en otros tiempos. El “Toque de Silencio” está próximo a entonarse en cualquier momento, al apuntar la aurora o despuntar el día. (*) El militarismo es la ideología según la cual la fuerza militar es la fuente de toda la seguridad, que con variados argumentos, se pretende justificar la preparación militar de una sociedad, para asumir la «paz a través de la fuerza», lo cual es su mejor pretexto, o única forma de conseguirla. @_toquedediana .

Carlos E. Aguilera A.

Agravio oficialista a la memoria de Bolívar

  • “Un hombre sin estudios es un ser incompleto. La instrucción es la felicidad de la vida, y el ignorante, que siempre está próximo a revolverse en el lodo de la corrupción, se precipita luego infaliblemente en las tinieblas de la servidumbre”/ Simón Bolívar

Carlos E. Aguilera A.

Simulacro de democracia

“Oí resonar delante de mí, bendiciones de unos hombres que esperaban mis armas con todo el entusiasmo de la libertad, como un remedio a las calamidades e infortunios que los habían llevado al último grado de exasperación” / Simón Bolívar

Carlos E. Aguilera A.

Un régimen bribón y mentiroso

“Así como los buenos tienen en Bolívar todo un tesoro que espigar, también los malos, no por intención de Bolívar, sino por la intención de ellos, pueden agarrarlo también como un padrino de sus actos”/Andrés Eloy Blanco Nicolás Maduro recurrentemente subraya que el revocatorio no va ni este año 2016, tampoco en los próximos 2017 y 2018, en su empeño por desconocer lo que la propia Constitución Nacional contempla, pese además de que su fallecido padre putativo con marcada insistencia señalaba, que el revocatorio es la herramienta que en una democracia participativa era necesaria, para que el pueblo decidiera la permanencia o no de determinado funcionario al servicio del Estado. Ello obviamente comienza por el presidente de la República hasta gobernadores y Alcaldes. Su obsesión por el poder, al que ya le cogió gustico, nos muestra a un intolerante individuo sin la menor formación social para la diatriba política, y mucho menos para el manejo de los asuntos de estado. De allí su intemperante discurso (¿) altanero, grosero, procaz y escatológico, en el que destila toda su carga de agresividad, como para hacer creer a sus huestes, que hasta eso heredó del comandante galáctico.

Carlos E. Aguilera A.

Venezuela en estado terminal

“No quiero más glorias, no quiero más poder, no quiero más fortuna, y si quiero mucho, mucho, mi reposo, Me queda un tercio de vida y quiero vivir” Simón Bolívar

Carlos E. Aguilera A.

El linchamiento

La palabra linchamiento proviene del verbo inglés “to lynch”, cuyo origen se presume proviene del apellido de un hacendado de Virginia, Charles Lynch, de quien se dice que durante la revolución de la independencia de los Estados Unidos en el siglo XVIII, solía aplicar su propia ley, a la que la gente pronto llamó Lynch law, hacerse justicia por su propia cuenta. Del apellido de este terrateniente deriva el verbo “to lunch”, para designar la acción de hacer justicia por mano propia y de ejecutar, sin proceso previo y tumultuariamente, a una persona sospechosa de la comisión de un delito.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

La mendacidad del régimen chavista

“La educación forma al hombre moral, y para formar un legislador se necesita ciertamente de educación, en una escuela de moral, de justicia y de leyes” Simón Bolívar

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

La impunidad y la justicia socialista

La crisis de los derechos humanos en Venezuela no ha tenido las manifestaciones externas de las dictaduras militares que asolaron el continente latinoamericano en las décadas pasadas; pero se ha alimentado de las mismas prácticas en la comisión de crímenes de lesa humanidad: torturas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y genocidio; en un marco similar de terrorismo de Estado. Lo peculiar y paradójico a la vez, es que hablamos de un régimen cívico-militar, que se ufana de ser una de las democracias más estables que ha tenido el país en los últimos años.

vaya al foro 

Carlos E. Aguilera A.

¡¡Conspiradores!!

“Las cualidades eminentes que caracterizan al hombre grande: valor para arrostrar el peligro, inteligencia para vencer, amor a la Patria y odio a la tiranía” Simón Bolívar

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

La diáspora venezolana

¡Dichoso yo si un día /A ti me vuelve compasivo el cielo; / Dulce muerte me envía, / Y me da, patria mía, / Digno sepulcro en tu sagrado suelo. // Ultima estrofa del poema “Vuelta a la Patria” del ilustre zuliano Rafael María Baralt. Ingeniero, militar, polígrafo, filólogo, historiador, orador y poeta La palabra diáspora proviene del idioma griego y significa en su origen, siembra de una semilla, y después simplemente dispersión, diseminación. Este término primero solo se aplicaba a los judíos que habían sido expulsados de Israel, pero ahora se aplica a cualquier grupo o contingente humano que abandona su lugar de origen. / Wilkipedia.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Un régimen fascista

“El cínico necesariamente es hipócrita, porque siempre está dispuesto a adular a los poderosos y a engañar a los humildes, mintiendo entrambos” / José Ingenieros

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Los miserables

El título del presente artículo “Los miserables”, no se refiere a la obra del gran poeta y novelista, Víctor Hugo, autor de esta y de “Nuestra señora de París” y “Hermani” entre otras, que le hicieron merecedor del reconocimiento y admiración en su país y el mundo, sino a la miserable actitud que se observa en el comportamiento político que exhiben Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros capitostes del alto régimen y del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quienes además de su ineptitud en el desempeño de sus altos cargos, cada día enseñoreados con el poder que detentan, pretenden descalificar con groseros epítetos y calificativos a quienes los adversan, entre otros a los parlamentarios de la oposición elegidos abrumadoramente el pasado 6 de diciembre, y de manera reiterativa a Lorenzo Mendoza, presidente del grupo Polar, empresa que a lo largo de 75 años ha generado miles de fuentes de trabajo, y que produce la mayor parte de los alimentos de la cesta básica.

vaya al foro 

Carlos E. Aguilera A.

Chávez, Sai Baba y Maduro

“Siempre es grande, siempre es noble conspirar contra la tiranía, contra la usurpación y contra una guerra desoladora e inicua” Simón Bolívar.

vaya al foro 

Carlos E. Aguilera A.

El verdadero golpe: “el hambre”

“Dios no puede aprobar la violencia de sus principios, de sus leyes fundamentales; por el contrario, Dios ve con horror el crimen de la usurpación, de la tiranía” Simón Bolívar.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

“Padrino” y su ahijado rodilla en tierra

“El destino del Ejército es guarnecer la frontera. ¡Dios nos preserve de que vuelva sus armas contra los ciudadanos! Simón Bolívar

vaya al foro 

Carlos E. Aguilera A.

Che… ¡Largáte con tu Tele-Zurda!

Las viejas conversadoras / se ocupan de Margarita, / y dicen que, aunque es bonita, / con ella nadie se va a casar. / Son esas calumniadoras / que viven cortando yuyos; / no lavan los trapos suyos / y los ajenos quieren lavar. Estrofa de “La Charlatana”, canción argentina A la mayoría de los ciudadanos argentinos no les tomó de sorpresa que su presidente Mauricio Macri, tan pronto hizo acto de presencia en la sede del Palacio de Gobierno en Buenos Aires, una vez proclamado presidente de la República Argentina, ordenara sacar de la Casa Rosada, de uno de los pasillos más emblemáticos, en el que solía pronunciar sus discursos Cristina Fernández, viuda de Kirchner, dos grandes cuadros, uno de Néstor Kirchner y otro de Hugo Chávez, que pocos días antes había también sido excluido de la Asamblea Nacional en Venezuela.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Un gobierno “cínico” militar

“En el régimen absoluto, el poder autorizado no tiene, no admite límites. La voluntad del déspota es la ley suprema” Simón Bolívar

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Acoso del régimen a la prensa

La pluma es un fiel instrumento para transmitir con libertad los sentimientos sinceros. La primera de todas es la opinión pública. Simón Bolívar Bien lo señala el editorial del diario El Nacional, el pasado jueves, cuando afirma que “Lo que ha hecho este gobierno forajido con el periodismo venezolano, no tiene nombre ni antecedentes en la historia de este país”.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

La verdadera misión de las FF.AA

“Un militar no tiene virtualmente que meterse sino en el ministerio de sus armas. ¡Dios nos preserve de que vuelva sus armas contra los ciudadanos!” Simón Bolívar

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

La rebelión de los forajidos

Dios no puede aprobar la violencia de sus propios principios, de sus leyes fundamentales; por el contrario, Dios ve con horror el crimen de la usurpación, de la tiranía. Simón Bolívar El origen del término “gobierno forajido” virtualmente es de reciente data, y su expresión sin duda alguna llama la atención, pese a que se viene aplicando en los foros internacionales, y organismos como la ONU, Comunidad Europea, Organización de los Derechos Humanos y otros. ¿Por qué se denomina “forajido” a un gobierno?, suele ser la pregunta que a menudo nos suelen formular.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Una revolución bolivarista

“Con mi nombre se quiere hacer en Colombia el bien y el mal, y muchos lo invocan como el texto de sus disparates” Simón Bolívar El nombre y la figura del Libertador han sido utilizados indebidamente por quienes han pretendido populista y demagógicamente sacarle provecho, y así lo recoge la historia a lo largo de nuestra vida republicana. Pero jamás como en el presente, por quienes desde su formación en la Academia Militar hicieron uso de su nombre para darle forma y contenido a su programa político, supuestamente revolucionario pacífico y democrático como propuesta para el cambio, a cuyo frente se encontraba el Teniente Coronel (Ej) Hugo Chávez Frías, quien luego de haber estado detenido por espacio de dos años, tras el fallido golpe del 4 de febrero, fue indultado por el Presidente Caldera, tras lo cual se apartó de la izquierda insurrencional para ubicarse en el llamado “bolivarianismo revolucionario”. A partir de entonces el nombre de Bolívar sería utilizado incansablemente hasta los días de hoy, en el marco de una revolución socialista, marxista y por ende comunista.

vaya al foro 

Carlos E. Aguilera A.

¡¡Maduro, exigimos tu partida!!

“Hace catorce años que estoy renunciando al mando que contra todos mis deseos he conservado, unas veces por necesidad y otras por compasión. Hasta ahora he sido dócil a los ruegos, pero no lo seré más porque me es insoportable sufrir el oprobio de oirme llamar tirano y usurpador. Yo sé padecer todo menos esto. El horror que profeso a la opresión no me permite ser víctima de este sacrificio. Esta es mi pasión dominante, no la puedo doblegar, y mi mayor flaqueza es mi amor a la libertad; este amor me arrastra a olvidar hasta la gloria misma. Quiero pasar por todo, prefiero sucumbir en mis esperanzas a pasar por tirano, y aun aparecer sospechoso. Mi impetuosa pasión, mi aspiración mayor es la de llevar el nombre de amante de la libertad” Simón Bolívar

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Metástasis terminal en el cuerpo social del país

“El hombre de honor no tiene más patria que aquella en la que se protegen los derechos de los ciudadanos, y se respeta el carácter sagrado de la humanidad: la nuestra es la madre de todos los hombres libres y justos, sin distinción de origen y condición” Simón Bolívar

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

Maduro y los pranes: vergüenza nacional

Esa lengua pobre de vocabulario, atada a los peores comodines, degradada en su calidad y en su entereza y cubierta de las pústulas de lo soez, hay que hacer que nos duela, como nos duele la llaga física, para que sintamos todos, la necesidad de limpiarla. Arturo Uslar Pietri Arturo Uslar Pietri es probablemente el escritor más conocido por los venezolanos e internacionalmente, por su extensa y prolífera obra escrita, considerada como verdadera joya de la literatura.

vaya al foro

Carlos E. Aguilera A.

“El Porteñazo”, una clarinada comunista

Eran apenas las 6 de la mañana de un día domingo 2 de junio del año 1962, cuando los calicantos del viejo Fortín Solano de Puerto Cabello, comenzaban a recibir los impactos de las bombas lanzadas desde aviones de la Fuerza Aérea Venezolana, leales al gobierno de Rómulo Betancourt, en una de las acciones bélicas más cruentas que registra la historia, pues los rebeldes comunistas que se identificaron con el régimen de Fidel Castro, mantuvieron tres días de intenso combate y fuego continuo, que produjeron escenas de horror, angustia, destrucción y muerte.

vaya al foro