Opinión

Columnistas
Carlos E. Aguilera A.

El mejor payaso del siglo XXI

El título del presente artículo no tiene nada que ver con la “revolución socialista del siglo XXI”. Tampoco me refiero a la persona que ustedes están pensando, porque aún de payaso no recibiría espléndidos reconocimientos por su ausencia carismática, mal carácter y prepotencia, todo lo cual desfigura la imagen del auténtico clow que a todos divierte, entretiene y hacer morir de risa en todo el mundo. El fulano, ni siquiera tiene espíritu animoso, lo que ya es mucho pedir, solo es un simple bufón, que en tan dolorosa hora que vive el país, como consecuencia de la barbarie represiva que hasta el momento arroja un trágico saldo de 58 venezolanos asesinados, exhibe su ridículo histrionismo mostrando dotes de bailarín ante sus aplaudidores de oficio, entre quienes se confunden miembros del gabinete (¿) y del partido en el cual milita y es alto dirigente.

Carlos E. Aguilera A.

El “injerencismo” de Maduro y sus huestes

El “injerencismo” es un término que recurrentemente utilizan Maduro y sus huestes, en las peroratas discursivas que a menudo realizan en procura de defender lo indefendible, que no es otra cosa que una supuesta revolución socialista, marxista, comunista y mal llamada bolivariana, que cada día tiende a devaluarse como o peor que nuestro signo monetario. Este vocablo no es usual, pues en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) no aparece, por lo que solo lo podemos interpretar como uno de los tantos ismos, pues suena más al propósito del que lo pronuncia, como casi la ideología, es decir, con una intención meramente peyorativa.

Carlos E. Aguilera A.

El régimen recibe de su propia medicina: “puputov”

"Sepan administrar su victoria, porque ya la están llenando de ****. Es una victoria de **** y la nuestra, llámenla derrota, pero es de coraje", dijo Chávez, tras el triunfo de la oposición en el referéndum en diciembre del año 2007, cuando su reforma socialista en la Constitución fue rechazada por el 50,7% del país.

Carlos E. Aguilera A.

Maduro, el Saddam Hussein tropical

Las comparaciones son incómodas y en muchas ocasiones de mal gusto. Pero salvando algunas, mejor dicho muchas distancias, me referiré al inquilino de Miraflores cuyo título del presente artículo bien lo define. Hay ciertos rasgos similares además de físicos, entre el súbdito nacido en Irak, Saddam Hussein y Nicolás Maduro, que habíamos venido observando desde hace tiempo, y solía ser comentario obligado en reuniones de amigos cuando tocábamos el tema político, y obviamente las interioridades del drama que vivimos los venezolanos desde hace 18 años. Claro está que existe una enorme diferencia, años luz, entre la preparación intelectual de uno y otro, pero que en lo que a su comportamiento nada democrático, si guardan una similitud que entraña una coincidencia innegable, que en detalle daremos a conocer en siguientes párrafos.

Carlos E. Aguilera A.

La imbecilidad: Política de Estado del madurismo

El diccionario de la Real Academia indica que la imbecilidad es una forma de insuficiencia mental que impide vivir de un modo autónomo. Algunas definiciones más generosas pero que encierran toda una verdad dicen, que la imbecilidad es la propiedad de algunos cerebros de no dejarse “contaminar por ninguna idea”.

Carlos E. Aguilera A.

Democracia vs. dictadura

“Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno, es el defensor de la libertad” / Simón Bolívar Los últimos acontecimientos ocurridos en todo el territorio nacional, nos muestran un país decidido a acabar con el abuso de poder, la intransigencia, la exclusión social, política y económica, que mantiene a los venezolanos postrados en la más inimaginable situación de angustia, desesperación y miedo, ingeniándose para subsistir ante la falta de alimentos y feroz inflación que día a día estrangula los bolsillos rotos de millones de personas, a lo que se suma la inseguridad que está cobrando miles de víctimas en todas las ciudades del país.

Carlos E. Aguilera A.

Venezuela: Llegó la hora “0”

Existen varias interpretaciones semánticas acerca de la llamada “Hora Cero” en distintos países del mundo, claro está divorciadas del término científico propiamente dicho, que se refiere a la hora mundial. Según el alemán Stunde Null, la hora cero es un término para indicar el comienzo de alguna operación o evento militar, pero su autor se refiere históricamente a la capitulación del gobierno Nazi el 8 de mayo de 1945, a la media noche, que marcó el fin de la segunda guerra mundial.

Carlos E. Aguilera A.

Preso, pero libre

Tomé prestado el título del presente artículo, del libro escrito por Leopoldo López en notas que noche a noche y durante su injusto encierro fue escribiendo en un cuaderno, y que posteriormente se imprimió en el mes de junio de 2016, en los talleres de Editorial Melvin en Caracas, con el sello de Editorial Libros Marcados, prólogo del ex presidente español Felipe González, y presentación del Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, para que se conozca la feroz persecución que perpetra el régimen de Maduro, contra quien adversa la tan mentada revolución socialista del siglo XXI.

Carlos E. Aguilera A.

“Sepan administrar su victoria, pero ya la están llenando de ****”

A los chavistas-maduristas, que seguros están de que se mantendrán en el poder por todos los años del mundo, así como al TSJ, Fiscalía General de la República, Defensoría, Contraloría, FF.AA, y demás instituciones arrodilladas al régimen, les retruco textualmente con el mensaje de su comandante eterno: “Sepan administrar su victoria, pero ya la están llenando de ****. Es una victoria de ****”.

Carlos E. Aguilera A.

Venezuela, un estado fallido

El origen de estado fallido según connotados investigadores data de siglos pasados. Hobbes escribe el Leviatán a la sombra de un Estado fallido, en 1588, cuando el sur inglés era diezmado por la armada española. El concepto de “failed state” (Estado fallido) apareció en el mundo académico hace sólo una década, aunque el fenómeno al que hace referencia forma parte de la realidad política desde el nacimiento del sistema internacional de Estados, cuando en 1648 la paz de Westfalia puso fin a la Guerra de los Treinta Años. En ese momento se configuró el Estado moderno con dos características fundamentales: por un lado su soberanía interna, y por el otro, una identidad externa como actor internacional, a partir del reconocimiento otorgado por los otros Estados.

Carlos E. Aguilera A.

Maduro, de bravucón a “tirabesitos”

“Dios: tengo necesidad de hablarte, de gritar tu viejo nombre remoto, y de decirte las torpes palabras del hijo al padre, que todos han dicho, para pedir amparo y misericordia, ante la fría sombra que se avecina, ante la soledad y el miedo, ante la adivinada noche de la nada. Como si encendiera una lámpara para que el viento la apagara”. / Poema de Arturo Uslar Pietri

Carlos E. Aguilera A.

¡Adiós! socialismo del siglo XXI

Heinz Dieterich, Kienyke, sociólogo alemán y profesor universitario en México, donde reside, es autor de varios libros donde sustenta su teoría del Socialismo del Siglo XXI, y fue por más de una década cercano amigo del difunto presidente Hugo Chávez, a quien le hablaba al oído y sostenían intensos debates privados sobre la política latinoamericana y el modelo ideal para aplicar a los países de la región. Dieterich le presentó a Chávez su teoría del “Socialismo del Siglo XXI”, que le cautivo y quedó sonando en sus oídos, la cual compartió con otros gobernantes del cono sur, como el ecuatoriano Rafael Correa y el boliviano Evo Morales.

Carlos E. Aguilera A.

La caricatura en dictadura

La caricatura, sin lugar a dudas, conforma una extraordinaria simbiosis del periodismo escrito, y constituye un halagador regocijo para los lectores de diarios y revistas en todo el globo terráqueo, además constituye un recurso paródico que más fácilmente provoca el placer humorístico. Pero, no es del agrado de regímenes dictatoriales, por lo que son implacables con la censura, y en grados extremos hasta coartan tajantemente la libertad de información y de prensa. El excelente humorista, Claudio Nazoa, heredero del genio de su padre Aquiles, bien lo refiere en su columna de hace dos semanas en este diario, cuando afirma: “Entre el humor y el poder hay enemistad. El humor pone en evidencia la debilidad del autócrata o del mediocre. Es el humor la pequeña gran venganza de los débiles. Mientras más respetuoso e inteligente, mayor será su efecto demoledor”.

Carlos E. Aguilera A.

Un TSJ prevaricado

En todas las sociedades existen antagonismos debido a las más diversas causas: distintas ideologías, intereses económicos contrapuestos, diferentes posturas ante el hecho religioso, nacionalismos, todo lo cual algunas veces genera conflictos, y que es necesario aprender a resolverlos de forma pacífica para que sean enriquecedores. Para alcanzar este propósito los hombres deben estar movidos por el amor, y no por el odio. Algo que pidió Juan Pablo II a los sindicatos en cierta ocasión, y que es generalizable a todo tipo de conflicto, interpretando su acción como una lucha a favor de la justicia, más que una lucha contra los otros.

Carlos E. Aguilera A.

La revolución perdida

Ernesto Cardenal, poeta, sacerdote, teólogo, escritor, traductor, escultor y político nicaragüense militó en las filas del sandinismo y por su valiente posición, directa y crítica sobre la situación de Nicaragua bajo el gobierno, desde el año 2007, de Daniel Ortega, hace pocas semanas reelecto por tercera vez, renunció tras la derrota del sandinismo en 1990, al entrar en conflicto sus ideales con las limitaciones de la revolución, así como con la jerarquía sandinista y el culto a Daniel Ortega.

Carlos E. Aguilera A.

S.O.S, Carta Democrática Interamericana

El abuso del poder por parte del régimen que preside Nicolás Maduro, pone de manifiesto la violación consuetudinaria de los más elementales principios democráticos, como la pretensión de desconocer a la Asamblea Nacional, que ha servido de pretexto para que el Tribunal Supremo de Justicia (¿), actúe en nombre del Parlamento, afectando sin escrúpulo de ninguna naturaleza el proceso político institucional del país, lo cual genera indignación, impotencia e indefensión frente a tantas barbaridades y atropellos, de los que no se salva ni la propia Constitución Nacional.

Carlos E. Aguilera A.

El circo zamorano

No podía ser más oportuna la celebración de los 200 años del nacimiento de Ezequiel Zamora, para con este pretexto el régimen al frente del cual se encuentra Nicolás Maduro exhibir la fanfarrona predica de su socialismo marxista y mal llamado bolivariano, y para desgracia comunista, con un desfile militar que tuvo lugar en Los Próceres, en el que no faltó se pusiera de manifiesto la improvisación y el apuro por poner en escena un evento para hacer gala de las excentricidades propias de quien pretende desviar la atención del pueblo de los ingentes y graves problemas que lo agobian.

Carlos E. Aguilera A.

Un socialismo utópico, autócrata y cleptócrata

Según algunos eruditos filósofos la utopía se considera como la idea o representación de una civilización ideal, fantástica, imaginaria e irrealizable, paralela o alternativa al mundo actual. En tal sentido, al término utopía también se le puede denominar a aquel proyecto o doctrina que se considera idóneo, pero inviable o de difícil de poner en práctica, es decir, como la “utopía comunista” o la “utopía anarquista”.

Carlos E. Aguilera A.

La pesadilla del socialismo chavista

Hugo Chávez Frías es causante de la pesadilla de los venezolanos por muchas razones que son harto conocidas, y que no tendrían cabida en este espacio para nombrarlas una a una. Cuando en los estertores de su muerte Chávez sugirió que Nicolás Maduro fuese el candidato presidencial del partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), se acrecentó la vía crucis de nuestra pesadilla y la de millones de venezolanos. Ya antes, el hoy inquilino del palacio de Miraflores, se había desempeñado como Vicepresidente durante la enfermedad de su padre putativo, y al fallecer éste, asumió tres días después la jefatura de Estado, como “presidente encargado”, hasta la celebración de las elecciones presidenciales, el 14 de abril del año 2013.

Carlos E. Aguilera A.

Odebrecht y el silencio de Maduro

Cuando en junio de 2015 fue detenido Marcelo Odebrecht, el presidente ejecutivo de la constructora Odebrecht, su padre Emilio, ex alto ejecutivo de la firma y uno de sus propietarios, declaró que si su hijo era condenado, entonces el Gobierno brasileño tendría que construir tres celdas más: una para él, “otra para Lula y otra para Dilma”. Semejante afirmación demuestra que los vasos comunicantes de la red de corrupción entre la citada constructora y el expresidente Ignacio Lula, y la depuesta presidenta, Dilma Rousseff, habrían sido bastante graves. Pero, el millonario empresario brasileño, cuya empresa lleva su nombre, omitió quizás deliberadamente que Obedrecht, había sobornado con millonarias cifras en dólares a otros países latinoamericanos, además del propio Brasil.

Carlos E. Aguilera A.

¡ No claudiquemos !

Yo espero mucho del tiempo; su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados, y los prodigios futuros deben ser muy superiores a los pretéritosSimón Bolívar Pese al oscuro panorama que avizoran los más enjundiosos economistas del país para el año que recién se inicia, no dejamos de lado nuestra esperanzadora fe, de que más pronto que tarde salgamos de este dolorosa tragedia que vivimos los venezolanos, la cual ha originado una crisis con horrorosas secuelas, amén de la corrupción, inseguridad, desempleo, escasez de alimentos y medicinas, cuyo costo social es inconmensurable y que genera al más deplorable estado en lo social, político y económico, por la perversidad con la que el manejo de los destinos del país, lleva a cabo un régimen pronto a fenecer, por el inocultable estado de descomposición.

Carlos E. Aguilera A.

La improvisación e ineptitud de Maduro

Produce disgusto, ira y molestia, que quien dice manejar los destinos del país, utilice la alta tribuna de la jefatura del estado, para mancillar el honor de personas a las que sin escrúpulos de ninguna naturaleza ofende y las expone al escarnio público, por el simple hecho de no comulgar con su comunismo del siglo XXI. Salta a la vista su resentimiento, por la escasa preparación que tuvo, para hacer frente a la vida y los avatares que ella le depararía, claro está que jamás ni nunca pensó que llegaría, nada más ni nada menos, a ser Presidente de la República, luego de un proceso viciado de irregularidades que pusieron en tela de juicio, su triunfo.

Carlos E. Aguilera A.

Ignorancia e insolencia

El despotismo lleva consigo su remedio y la anarquía envenena para siglos la sangre del cuerpo socialSimón Bolívar Nunca ha habido tanta sensación de desamparo, frustración e impotencia como la que sufre hoy la mayoría del país frente al desastre de gobierno que estamos padeciendo. Cada nuevo desacato a la razón, atropello a la moral, violación a la dignidad y desprecio al honor, parece incrementar la prepotencia de las autoridades en un desquiciado torbellino de soberbia, irresponsabilidad y cinismo, toda vez que con su comportamiento político y el apoyo celestino de los demás poderes secuestrados del estado, se desconoce el origen de la democracia y se pisotea la propia Constitución Nacional, lo cual en definitiva se traduce en una absoluta ignorancia que sumada a la insolencia, carece de la moralidad necesaria para llevar a cabo sus pretendidas acciones, puesto que vulneran todo principio de la legalidad democrática, de la que tanto presumen Maduro y sus acólitos del régimen y del partido socialista-comunista, que a mala hora lleva el nombre del Padre de la Patria.

Carlos E. Aguilera A.

La Gestapo y el Auschwitz venezolanos

“El trato a Leopoldo es cruel, inhumano y discriminatorio, lo mantienen aislado en una torre. La rutina de Leopoldo es diferente a la de los otros privados de libertad. A él lo requisan 10 veces al día, quitándole toda la ropa”. / Lilian Tintori de López La SS es la abreviación de Schutzstaffel, lo cual significa cuerpo de protección y fue una unidad paramilitar del Partido Nazi alemán fundada por los miembros de la SA en 1925 para cumplir las funciones de guardia personal de Adolf Hitler, cuya función era vigilar las reuniones de ese partido. El 6 de enero de 1929, Hitler nombra a Heinrich Himmler como el jefe de la SS, la cual en ese entonces contaba sólo con 280 personas en sus filas. Con la aprobación de Hitler, Himmler formó la SS y para finales de 1932 ésta contaba ya con 52.000 miembros. Sólo un año después contaría con cerca de 209.000 miembros.

Carlos E. Aguilera A.

De lo sublime a lo ridículo

“De lo sublime a lo ridículo, no hay sino un solo paso”, es una frase que algunos historiadores refieren fue pronunciada por Napoleón Bonaparte, tras el incendio de Moscú (1812), que lo obligó a retirarse bajo la nieve de los maltrechos restos del Gran Ejército. El emperador francés supo que en su patria cundía el descontento y muchos reclamaban su abdicación, por lo que se vio obligado a abandonar a sus tropas y apresurar el regreso a París, en donde tuvo que dar cuenta de una campaña iniciada con más de 600.000 hombres, de los que sólo iba a retornar una quinta parte. Con tan enorme número de muertos, heridos, prisioneros y desertores, la fallida invasión había enlutado y empobrecido a Francia y a sus aliados. La figura del vencedor de Marengo y de Austerlitz, idolatrada por tantos en toda Europa y el mundo, dejaba lugar en muchos de sus antiguos seguidores a la imagen de un hombre abatido y sin futuro.

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com