Opinión

Columnistas
Carlos E. Aguilera A.

Odebrecht y el silencio de Maduro

Cuando en junio de 2015 fue detenido Marcelo Odebrecht, el presidente ejecutivo de la constructora Odebrecht, su padre Emilio, ex alto ejecutivo de la firma y uno de sus propietarios, declaró que si su hijo era condenado, entonces el Gobierno brasileño tendría que construir tres celdas más: una para él, “otra para Lula y otra para Dilma”. Semejante afirmación demuestra que los vasos comunicantes de la red de corrupción entre la citada constructora y el expresidente Ignacio Lula, y la depuesta presidenta, Dilma Rousseff, habrían sido bastante graves. Pero, el millonario empresario brasileño, cuya empresa lleva su nombre, omitió quizás deliberadamente que Obedrecht, había sobornado con millonarias cifras en dólares a otros países latinoamericanos, además del propio Brasil.

Carlos E. Aguilera A.

¡ No claudiquemos !

Yo espero mucho del tiempo; su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados, y los prodigios futuros deben ser muy superiores a los pretéritosSimón Bolívar Pese al oscuro panorama que avizoran los más enjundiosos economistas del país para el año que recién se inicia, no dejamos de lado nuestra esperanzadora fe, de que más pronto que tarde salgamos de este dolorosa tragedia que vivimos los venezolanos, la cual ha originado una crisis con horrorosas secuelas, amén de la corrupción, inseguridad, desempleo, escasez de alimentos y medicinas, cuyo costo social es inconmensurable y que genera al más deplorable estado en lo social, político y económico, por la perversidad con la que el manejo de los destinos del país, lleva a cabo un régimen pronto a fenecer, por el inocultable estado de descomposición.

Carlos E. Aguilera A.

La improvisación e ineptitud de Maduro

Produce disgusto, ira y molestia, que quien dice manejar los destinos del país, utilice la alta tribuna de la jefatura del estado, para mancillar el honor de personas a las que sin escrúpulos de ninguna naturaleza ofende y las expone al escarnio público, por el simple hecho de no comulgar con su comunismo del siglo XXI. Salta a la vista su resentimiento, por la escasa preparación que tuvo, para hacer frente a la vida y los avatares que ella le depararía, claro está que jamás ni nunca pensó que llegaría, nada más ni nada menos, a ser Presidente de la República, luego de un proceso viciado de irregularidades que pusieron en tela de juicio, su triunfo.

Carlos E. Aguilera A.

Ignorancia e insolencia

El despotismo lleva consigo su remedio y la anarquía envenena para siglos la sangre del cuerpo socialSimón Bolívar Nunca ha habido tanta sensación de desamparo, frustración e impotencia como la que sufre hoy la mayoría del país frente al desastre de gobierno que estamos padeciendo. Cada nuevo desacato a la razón, atropello a la moral, violación a la dignidad y desprecio al honor, parece incrementar la prepotencia de las autoridades en un desquiciado torbellino de soberbia, irresponsabilidad y cinismo, toda vez que con su comportamiento político y el apoyo celestino de los demás poderes secuestrados del estado, se desconoce el origen de la democracia y se pisotea la propia Constitución Nacional, lo cual en definitiva se traduce en una absoluta ignorancia que sumada a la insolencia, carece de la moralidad necesaria para llevar a cabo sus pretendidas acciones, puesto que vulneran todo principio de la legalidad democrática, de la que tanto presumen Maduro y sus acólitos del régimen y del partido socialista-comunista, que a mala hora lleva el nombre del Padre de la Patria.

Carlos E. Aguilera A.

La Gestapo y el Auschwitz venezolanos

“El trato a Leopoldo es cruel, inhumano y discriminatorio, lo mantienen aislado en una torre. La rutina de Leopoldo es diferente a la de los otros privados de libertad. A él lo requisan 10 veces al día, quitándole toda la ropa”. / Lilian Tintori de López La SS es la abreviación de Schutzstaffel, lo cual significa cuerpo de protección y fue una unidad paramilitar del Partido Nazi alemán fundada por los miembros de la SA en 1925 para cumplir las funciones de guardia personal de Adolf Hitler, cuya función era vigilar las reuniones de ese partido. El 6 de enero de 1929, Hitler nombra a Heinrich Himmler como el jefe de la SS, la cual en ese entonces contaba sólo con 280 personas en sus filas. Con la aprobación de Hitler, Himmler formó la SS y para finales de 1932 ésta contaba ya con 52.000 miembros. Sólo un año después contaría con cerca de 209.000 miembros.

Carlos E. Aguilera A.

De lo sublime a lo ridículo

“De lo sublime a lo ridículo, no hay sino un solo paso”, es una frase que algunos historiadores refieren fue pronunciada por Napoleón Bonaparte, tras el incendio de Moscú (1812), que lo obligó a retirarse bajo la nieve de los maltrechos restos del Gran Ejército. El emperador francés supo que en su patria cundía el descontento y muchos reclamaban su abdicación, por lo que se vio obligado a abandonar a sus tropas y apresurar el regreso a París, en donde tuvo que dar cuenta de una campaña iniciada con más de 600.000 hombres, de los que sólo iba a retornar una quinta parte. Con tan enorme número de muertos, heridos, prisioneros y desertores, la fallida invasión había enlutado y empobrecido a Francia y a sus aliados. La figura del vencedor de Marengo y de Austerlitz, idolatrada por tantos en toda Europa y el mundo, dejaba lugar en muchos de sus antiguos seguidores a la imagen de un hombre abatido y sin futuro.

Carlos E. Aguilera A.

El archipiélago Gulag venezolano

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”. / Gandi Archipiélago Gulag es una obra del escritor ruso Aleksander Solzhenitsyn que denuncia el sistema de represión del estado estalinista en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). El extenso texto, compuesto por piezas separadas, fue redactado entre 1958 y 1967 en la clandestinidad y sin archivos, partiendo de la propia experiencia del autor y la de más de dos centenares de testimonios orales de aquellos compañeros de campos de concentración, prisión, trabajo y «reeducación» (gulag) que depositaron en él la historia de sus vidas.

Carlos E. Aguilera A.

Los siete pecados capitales de Maduro

“Si no podemos derrotar el miedo, jamás recuperaremos las libertades que nos ha conculcado la revolución socialista, marxista y mal llamada bolivariana” (C.E.A.A.) Muchas interpretaciones y posteriores versiones, especialmente derivaciones conservadoras del protestantismo y del movimiento cristiano pentecostal, han postulado temibles consecuencias para aquellos que cometan estos pecados como un tormento eterno en el infierno, en vez de la posible absolución a través de la penitencia en el purgatorio. Claro, ésta sanción disciplinaria espiritual, es para aquellos que son cristianos católicos más no para los agnósticos, o creyentes de otros cultos como el de Sai Baba, del cual por cierto es fiel discípulo Nicolás Maduro quien en cierta ocasión en una entrevista, realizada por la periodista Maye Primera Garcés, publicada en 27 de noviembre de 2003 en el vespertino El Mundo, admitió dicha creencia, al mismo tiempo que señaló que “hay cosas de las que no se puede hablar mucho”, aunque recordó que su líder espiritual cumple años el mismo día que el suyo, el 23 de noviembre.

Carlos E. Aguilera A.

Las perversiones políticas de Maduro

“Nada es peor en política que dejar de cumplir lo que se ha mandado. Esta debilidad causa el desprecio y hace inútiles las medidas posteriores” / Simón Bolívar (Bolívar, el majadero de América) La Legitimidad y legalidad garantizan la participación, promueven el consenso y el diálogo, y protegen el pluralismo y la tolerancia, además de proporcionar las bases de la igualdad, libertad, justicia y estabilidad requeridas por toda sociedad democrática, ajustada a los principios de su propia naturaleza. Se trata de un método, es decir, un conjunto de procedimientos para formar gobiernos y para autorizar determinadas políticas, en el marco de un conjunto de valores éticos y morales que la hacen deseable y justificable frente a sus alternativas históricas.

Carlos E. Aguilera A.

La crítica en el periodismo

Tema obligado en los actuales momentos, en los que se pone en duda la objetividad de quienes ejercemos este apostolado: el periodismo, nos induce a formular algunas consideraciones particulares, por cuanto aun cuando la objetividad es condición esencial del periodismo, nunca satisfará ni a los propios editores como tampoco a algunos lectores. Y es que la visión valorativa del comunicador social califica los sucesos de acuerdo a su mayor o menor densidad social, ética o estética. Es esa la función del periodismo crítico.

Carlos E. Aguilera A.

Régimen forajido, no….¡Delincuente!

“Mi espada y mi autoridad se emplearán con infinito gozo en sostener y defender los decretos de la soberanía popular” / Simón Bolívar (Bolívar, El majadero de América). El resquebrajamiento de los valores democráticos en nuestro país es un hecho inocultable, más aún tras las amenazas que en los últimos días ha venido profiriendo el inquilino de Miraflores, Nicolás Maduro, y miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que en su intolerable empeño de no desprenderse del poder, sin escrúpulos hacen uso de subterfugios, que ponen en entre dicho sus acciones, manteniendo en vilo a un pueblo cansado de tanto atropello y abuso, hoy ávido de un necesario cambio en la conducción de los destinos de la patria.

Carlos E. Aguilera A.

El Fujimorazo de Maduro

“Es imprescindible la existencia de un sistema de “controles y contrapesos” en el ejercicio del poder, como una única manera de evitar las tiranías”. / Barón de Montesquieu, en su obra “Del espíritu de las Leyes”, El 5 de abril de 1992 marcó un antes y después en la democracia del Perú, luego de que su presidente Alberto Fujimori propiciara un autogolpe con el respaldo de las Fuerzas Armadas, tras el cual disolvió el Congreso de la República, intervino el Poder Judicial y libró la persecución de algunos líderes de la oposición, medida que contó con el apoyo del 82% de la población ante el desprestigio del parlamento, según encuestas de la época.

Carlos E. Aguilera A.

La estrategia militar, tarea fundamental de las FF.AA

“El destino del Ejército es guarnecer la frontera. ¡Dios nos preserve de que vuelva sus armas contra los ciudadanos!” / Simón Bolívar Para Hugo Chávez, una vez que asumió el poder, el socialismo que le había inculcado su hermano Adán en su natal Barinas cuando adolescente, y luego en Caracas como cadete de la Academia Militar de Venezuela, se convirtió en una obsesión que lo llevó a utilizar el término en todas las manifestaciones de su quehacer político. Una vez al frente de los destinos del país, en sus largas peroratas discursivas que a menudo realizaba, solía referirse con marcado énfasis al socialismo, en sus diversas áreas: indígena, agraria, científica, económica, política - ésta última con mayor acento - y todo cuanto a su manera de ver englobaba un espacio socialista. Era el enunciado de lo que a futuro le esperaba al pueblo venezolano, que decepcionado por los errores o desviaciones cometidas por los partidos AD y Copei, depositó su voto que llevó al Teniente Coronel a la Primera Magistratura de la nación, con una desbordante e inusitada mayoría, que empalagó su ego a posteriori.

Carlos E. Aguilera A.

El engaño y la mentira, armas del régimen chavista

El pueblo venezolano perdió la capacidad de asombro ante las recurrentes mentiras de Maduro, Cabello, Istúriz, Jaua, Rodríguez y demás conmilitones del régimen y sus áulicos del Partido oficialista (PSUV) socialista, marxista y mal llamado bolivariano, pues a lo largo de estos casi 18 años enquistados en el poder, y en su pretensión de mantenerse en el mismo, no muestran la más mínima vergüenza y por el contrario, con el mayor desparpajo lanzan - como si se tratara de una competencia en la que el ganador es el que diga más mentiras y engaños – cualquier estupidez que se les ocurra, con el perverso propósito de mantener a la expectativa a la gente, prometiendo villas y castillos que la mayoría de veces jamás cumplen.

Carlos E. Aguilera A.

Sin libertad de prensa, no hay gobierno

“No existen culpables ni inocentes, solo existen responsables” / Albert Camus, en su filosofía del absurdo. La prensa ha tratado de ser un reflejo de lo que sucede en el país y su propósito fundamental es sintonizarse con la realidad ciudadana. Por eso, las historias políticas, sociales y económicas han marcado sempiternamente la agenda de los medios venezolanos, más allá de los líderes políticos de turno que se encuentran función de gobierno. Existe una frase que suena a lugar común, cuando se afirma que la prensa siempre es incómoda al poder en todos los tiempos, y esa tensión se percibe en nuestro más país, cuando se observa con enorme preocupación que el régimen chavista-comunista, como nunca antes, ha sido sistemático en sus perversos ataques por medio de sus voceros gubernamentales, para responsabilizar a la prensa, en gran medida, de sus fracasos y errores.

Carlos E. Aguilera A.

Una Cumbre sin lumbre

El Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) es un foro de concertación política conformado por 120 países miembros, cuyo objetivo es alzar la voz en nombre de los intereses y prioridades de naciones en vías de desarrollo de varios continentes. Su principal objetivo es establecer una alianza de Estados independientes e instaurar una corriente neutral y de no alineamiento con la política internacional de las grandes potencias. Aun cuando sus postulados son muy claros, Venezuela aprovechó el evento con el pretexto de ser víctima del acoso imperialista de los Estados Unidos y del empresariado venezolano, mediante la cansona frase de la “guerra económica” y una acometida imperialista, para clamar por la solidaridad de los países que estuvieron presentes en el evento, cuyo costo ascendió a la millonaria cifra de 160 millones de dólares, y su rédito la designación de Nicolás Maduro como presidente “pre tempore” hasta el año 2019.

Carlos E. Aguilera A.

Este régimen se cae de Maduro

El nacionalismo, es decir, la auto contemplación y egolatría nacionales es en todas partes una enfermedad mental peligrosa, capaz de desfigurar y atacar los rasgos de una nación. Igual que la vanidad y el egoísmo desfiguran y afean los rasgos de una persona. Sebastián Haffner

Carlos E. Aguilera A.

Sí hubo un golpe de estado, pero anímico para el régimen

La palabrota que ensucia la lengua termina por ensuciar el espíritu. Quien habla como un patán, terminará por pensar como un patán y por obrar como un patán. Hay una estrecha e indisoluble relación entre la palabra, el pensamiento y la acción. No se puede pensar limpiamente, ni ejecutar con honradez, lo que se expresa en los peores términos soeces. Es la palabra lo que crea el clima del pensamiento y las condiciones de la acción. Arturo Uslar Pietri

Carlos E. Aguilera A.

Un primero de septiembre histórico

Cualquier partido que se forme, ha de ser a base de los principios democráticos. De allí, pues, la diferencia de encontrarnos al espontáneo servidor de la democracia, en la formación de una agrupación política de gobierno. Es demasiado el incentivo que tiene el cargo público, es demasiado el incentivo que tiene el favor superior del poder, para que no pueda arroparse con un manto de democracia quien tiene de todo, menos de demócrataAndrés Eloy Blanco No se puede decir que se vive en democracia, cuando desde el poder se vulneran los derechos humanos, coarta la libertad de expresión y de prensa, expropian empresas privadas, privan de la libertad a personas que los adversan políticamente, y pisotean la Constitución Nacional a su libre albedrío y antojo. Quienes detentan el poder desde hace casi 18 años, en nombre de una falsa revolución socialista y a mala hora llamada bolivariana, en su empeño por cerrar el camino a los ciudadanos, restringen a más no poder todas las vías de la alternabilidad, diálogo, paz, y convivencia nacional.

Carlos E. Aguilera A.

La mentira, hábito malsano de Maduro

Las recurrentes mentiras que día a día el pueblo venezolano escucha por boca de Maduro, Cabello, ministros, personeros del gobierno y demás miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), en su afán de hacerle creer que todo cuanto está ocurriendo en el país, hoy trastocado en una desgraciada tragedia, que mantiene a los venezolanos en vilo y al borde de la desesperación, es por “culpa de la oposición, burguesía parasitaria, imperio de los Estados Unidos, apátridas, traidores y de la guerra económica”, no es sino la tendenciosa excusa del oficialismo para justificar lo injustificable, para cuyo efecto aplica en todo su rigor la endemoniada estrategia del Joseph Goebbels, Ministro de Información del fascista dictador Hitler.

Carlos E. Aguilera A.

Revive la Gran Colombia, pero migratoria

Seré implacable con los que, obcecados en sus crímenes, resistieren el suave impulso de la verdad y la justicia, y prefirieren el escándalo de una guerra fratricida y legar a sus descendientes la infamia y el oprobio. Simón Bolívar* Las circunstancias por la que atraviesa Venezuela desde hace varios años, como consecuencia de la espantosa crisis social económica y política, que ha obligado a miles de venezolanos a emigrar a otras tierras, nos permite evocar los rigores y dificultades que tuvieron que enfrentar nuestros compatriotas en la época de la independencia.

Carlos E. Aguilera A.

La unión cívico-militar de Ceresole

Mucha gente suele preguntar con frecuencia, de manera particular en estos últimos tiempos, la razón por la cual el régimen desde que Chávez asumió el poder hace casi 18 años, le ha dado papel preponderante en los asuntos de estado al sector militar.

Carlos E. Aguilera A.

De la Seguridad Nacional al Sebin

La dictadura es el escollo de las repúblicas. Simón Bolívar La represión es la acción y efecto de reprimir. El término suele utilizarse para mencionar a las acciones llevadas a cabo desde el poder para cohibir ciertas actuaciones políticas o sociales, según descripción de Wikipedia. La represión llevada a cabo en los últimos años por el régimen chavista-madurista nos recuerda a Argentina en las décadas de 1970 y 1980, en la que imperó un período de terrorismo de Estado, llevado a cabo durante la última dictadura cívico-militar autodenominada "Proceso de Reorganización Nacional", que gobernó la patria de San Martín, entre comienzos de 1976 hasta la restauración de la democracia en 1983. Durante ese lapso la dictadura realizó un régimen de represión brutal, violencia indiscriminada, persecuciones, tortura sistematizada, desaparición forzada de personas, manipulación de la información y demás formas de terrorismo de Estado.

Carlos E. Aguilera A.

El régimen, en fase terminal

La fase terminal, según la ciencia médica, se caracteriza por la existencia de una enfermedad avanzada, progresiva e irreversible, es decir, incurable.

Carlos E. Aguilera A.

Del Toque de Diana… al Toque de Silencio

“Es preciso vengar a la patria cuantas veces intenten los pérfidos sepultarla en la anarquía y arruinarla, y no debemos desmayar jamás, aún en medio de las mayores dificultades” / Simón Bolívar Por espacio de 25 años (1967-1992) mantuve una columna periodística cuyo nombre llevó por título “Toque de Diana”, la cual nació inesperadamente cierto día que el propietario del Bloque de Armas, Don Armando De Armas (+), me llamó a su oficina en la vieja sede de la empresa en la Plaza Candelaria, para indicarme que ante la ausencia noticiosa de información militar en los medios de comunicación, creía conveniente que el diario 2.001 cubriese la fuente castrense. De seguidas me consultó si podía hacerme cargo de esa nueva responsabilidad, respuesta que asentí positivamente. A partir de entonces y a pocos días luego de consultar con Nelson Nieves Croes, un amigo con quien cultivé una gran amistad y que para ese entonces ostentaba el grado de Teniente Coronel en el Ejército, acordé ponerle el nombre a la columna que durante un cuarto de siglo se convirtió en referente del periodismo castrense. Su aparición por espacio de tres meses fue diaria y posteriormente semanal. Muchos colegas y amigos me preguntaban la razón por la cual le puse ese nombre a la columna, y lógicamente no vacilaba en darles respuesta. Fue una inolvidable y grata experiencia profesional, que hizo posible conocer a fondo la institución castrense, en la que cultivé numerosos amigos en sus cuatro componentes: Ejército, Armada, Aviación y Fuerzas Armadas de Cooperación (FAC). Y numerosas también fueron las primicias periodísticas que obtuve, y me hicieron acreedor de reconocimientos y condecoraciones, las cuales conservo en mi alma y corazón. “Toque de Diana”, es el que se ejecuta al romper el alba, y sirve para despertar a los soldados en las plazas, campamentos militares o a bordo de las embarcaciones de guerra, es una reminiscencia del culto religioso que tributaban los romanos en sus campamentos al apuntar el día a su diosa Diana, cuyo nombre conserva todavía dicho toque. Tal vez pudiera compararse en su parte religiosa al toque de Diana de las legiones romanas, con el toque de Oraciones, Ave Marías o Salutación angélica, que solían hacer antes por la mañana nuestras tropas después de la Diana. Sigue llamándose entre nosotros y entre algunos otros ejércitos de Europa: “Toque de Diana”, y se ejecuta como hemos dicho, al apuntar la aurora o despuntar el día. En las marchas y descansos de tropas, se utiliza también el “Toque de Diana” como señal preventiva de continuación de jornada. Suele darse este aviso media hora antes del otro toque denominado Llamada y tropa, o antes y a veces simultáneamente, si así lo exige la urgencia del caso. Las bandas militares ejecutan igualmente el “Toque de Diana”, para saludar o felicitar a un oficial el día que se da a reconocer al frente de su cuerpo, e igualmente se toca en las alboradas y otros eventos que suelen celebrarse en diferentes circunstancias en los cuarteles y en los campamentos. En tanto que el “Toque de Silencio” tiene una historia bastante triste. Todo comenzó –según cuenta la historia – en el año 1862 durante la Guerra Civil de los Estados Unidos, cuando el Capitán del Ejército de la Unión, Robert Elly, se encontraba con sus hombres cerca de Harrison’s Landing en Virginia, mientras que el ejército Confederado se hallaba ubicado al otro lado del angosto terreno. Durante la noche, el Capitán Elly escuchó los quejidos de un soldado que estaba mal herido en el campo. Sin saber si se trataba de un soldado de su regimiento o de la Confederación, decidió arriesgar su vida y traer al hombre herido para que lo atendieron los médicos. Reptando en medio de los disparos, el Capitán llegó hasta donde se encontraba el soldado herido y empezó a arrastrarlo para llevarlo a su campamento. Cuando llego finalmente a sus propias filas, descubrió que era un soldado de la tropa enemiga, que ya había fallecido. Encendió su linterna y de repente se quedó sin aliento y entró en shock, pues en la penumbra vio el rostro del soldado y era el de su propio hijo, que había estado estudiando música en el Sur cuando estalló la guerra, y sin decirles nada a sus padres, se alistó en el ejército confederado. A la mañana siguiente y con el corazón destrozado el padre pidió permiso a sus superiores para darle cristiana sepultura a su hijo con honores militares, a pesar de haber estado en el bando contrario. Su solicitud fue aprobada parcialmente, por cuanto pidió un grupo de miembros de la banda de músicos para que tocarán en el funeral, lo cual le fue negado en vista de que el soldado pertenecía al ejército de la Confederación. Pero por respeto al padre, sus superiores le indicaron que podían únicamente facilitarle un músico. El Capitán Elly escogió un corneta para que tocara una serie de notas musicales que encontró en el uniforme del joven fallecido. Nació así la inolvidable melodía que se interpreta en los entierros militares. Sirva este preámbulo para referirme a los tormentosos tiempos que desafía el pueblo venezolano contra quienes enseñoreados con el poder, siguen empeñados en terminar de arruinar totalmente al país y a quienes habitamos en él, por su incapacidad, ineptitud, negligencia e intemperancia, que han generado una verdadera e inimaginable tragedia, que a millones de venezolanos nos cuesta aceptarla. Es ahora y estamos a tiempo para que el “Toque de Diana” se haga presente en la memoria colectiva, ante la menguada hora que vivimos y padecemos, y no precisamente por una “guerra convencional”, la cual enfrenta a dos ejércitos que utilizan armas convencionales, sino por la presencia de mercenarios, que en el caso venezolano son cubanos defensores del socialismo marxista y mal llamado bolivariano, y también por los ataques de encapuchados denominados colectivos, con la celestina complicidad de miembros de la otrora Fuerzas Armadas de Cooperación (FAC), y contra el salvaje ensañamiento de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana, cuerpo infiltrado por delincuentes, y por último, por el abuso de poder y visos dictatoriales del régimen presidido por Maduro. El régimen se ha convertido en un cuartel, con la reciente designación de Vladimir Padrino López, ahora “Superministro”, que con una opaca figura legal y mediante decreto, le concede poderes por encima de la Constitución y la Asamblea Nacional, cuyo rol además de Ministro de la Defensa es controlar la distribución de alimentos, la economía y la seguridad nacional, integrándolo de esta manera al llamado “Comando presidencial”, como lo denominó Maduro, refiriéndose a la nueva cúpula del poder, que ahora comparte con Padrino. Sin eufemismos, estamos en presencia de un gobierno militar, que pretenderá mantenerse en el poder, entonando cánticos alegóricos en honor al extinto comandante galáctico, verdadero padre de la desventura que desde hace 17 años padecemos. La subordinación del Gobierno civil al mando militar, bajo el pretexto del estado de excepción, salta a la vista. Algo huele mal y no precisamente en Dinamarca. ¿La revolución chavista necesitaba un padrinazgo? Esperaremos ávidamente que más pronto que tarde, suene la trompeta entonando el “Toque de Silencio”, con el que enterraremos, por tratarse de un régimen militarista (*), los restos mortales de la tan mentada revolución socialista del siglo XXI, marxista y bolivariana y por ende comunista, tal como lo admitió el propio dictador cubano Fidel Castro. Lógicamente le precederá a este acto, el revocatorio contemplado en la propia Constitución Nacional, herramienta jurídica y democrática, el cual pondrá fin a los malvados propósitos del régimen, de boicotear los intentos por recuperar la democracia, y por debajo de cuerda propiciar un golpe de Estado. Se acabarán los pretextos de la tan mentada “guerra económica”, con la que el chavismo justifica la escasez de alimentos y medicinas. Y finalmente retornará la ansiada tranquilidad, paz, felicidad, seguridad y armonía de la que siempre disfrutamos los venezolanos en otros tiempos. El “Toque de Silencio” está próximo a entonarse en cualquier momento, al apuntar la aurora o despuntar el día. (*) El militarismo es la ideología según la cual la fuerza militar es la fuente de toda la seguridad, que con variados argumentos, se pretende justificar la preparación militar de una sociedad, para asumir la «paz a través de la fuerza», lo cual es su mejor pretexto, o única forma de conseguirla. @_toquedediana .