Opinión

Columnistas

Ley contra el amor

Aprovechando que desde el poder se disponen a regular los sentimientos humanos en nombre de la “paz”, sería bueno que alguien tome la iniciativa y también lance la propuesta de ponerle un freno a los niveles de amor que el gobierno nacional le reparte a los venezolanos desde hace veinte años. Llegados a este punto, creemos que la dosis ha sido más que suficiente, digamos que nos cansamos de tanto y sería pertinente una ley que también se encargue de la materia.

Zimbabwe, capital Venezuela

Nunca está de más recordar que los últimos 20 años representan el mayor período de bonanza petrolera de nuestra historia. No está de más recordarlo porque cuando uno mira que es también el periodo de mayor endeudamiento, uno se pregunta: ¿a dónde se fueron los reales? Nadie a ciencia cierta puede responderlo, lo que sí es público es que los lujos de elite contrastan con la miseria de la mayoría del país.

No es el fin

Aunque parezcas desmayar y perder la fuerza, aunque te digas que no vale pena luchar, aunque la frustración te arranque las ganas de continuar, No es fin.

¿Por qué voy a votar?

Voto por miles de niños que poco entienden de la política pero saben que el crujir de su barriga no es normal, que esa sensación en la cual su estomago parece querer comerse las costillas duele, y se llama hambre. Ellos no tienen idea de quién gobierna, pero desde pequeños conocen bien lo que es acostarse sin comer después del "no hay" de una madre que esconde sus lágrimas entre la impotencia que significa ver a sus hijos sufrir.

Voto y resisto

En una dictadura el ejercicio de cualquier derecho se vuelve incomodo, porque más que derechos a los ciudadanos se les reclama el respeto de sus deberes, porque más que ciudadanos quienes viven en una dictadura son tratados como súbditos. Sujetos de dominación de una voluntad personal que todo lo controla y no permite ningún acto de autonomía que rete el poder del líder. Así es como opinar se vuelve un delito, protestar insurreccional y votar pudiera convertirse en un acto de rebeldía.

Paliza diplomática

A la dictadura sus aliados y defensores internacionales les duraron lo que le duró la plata. La diplomacia de las vacas gordas terminó y en tiempos de cría de conejo, las condenas se escuchan cada vez más al unísono, mientras los silencios hacen mucho ruido presagiando divorcios hasta hace poco impensables. La cosa está tan mal que hasta la viuda más famosa del continente, Cristina Fernández de Kirchner, marcó distancia con el modelo chavista. La verdad es que si tuviéramos que contar a los aún “comprometidos”, cabrían todos en un funicular de esos donde pasean Evo y Maduro hacía El Ávila.

El Plan Conejo

De los mismos creadores de la matica de acetaminofén y de los gallineros verticales, nos llega un novedoso plan que ha dejado con la quijada en el suelo a medio mundo: el plan conejo. La última apuesta del chavismo- madurismo para acabar con la hambruna en Venezuela. Una propuesta que de avanzar amenaza con convertir en milanesa a todo animal de compañía que haya sido domesticado por el hombre y que pese más de dos kilos. Prevenidos gatos y perros.

Temporada de huracanes

La tormenta perfecta tenía años formándose, pero nadie le prestaba atención o digamos que la mayor parte de la gente le restaba importancia. Todo el mundo creía que lo que se avecinaba no pasaría de ser un chaparrón y que por ser Venezuela estábamos preparados para todo. Y es que así nos sentimos durante muchos años: la excepción a la regla. Pensábamos que teníamos un paso por encima de los otros, un delirio de grandeza quizás asociado a nuestra “historia de libertadores”.

Houston, Venezuela

Siempre cercano a las necesidades de su gente, el presidente de la República, el licenciado Nicolás Maduro Moros, se volcó a la ayuda de la población de Houston, pueblo costero del estado Aragua, recientemente afectado por inundaciones. No habían pasado doce horas del impacto de la fuerza de las aguas cuando en declaraciones a la prensa, miembros del gobierno bolivariano anunciaban ayuda a los afectados, con una suma inicial de cinco millones de dólares y decimos suma inicial puesto que es solo la primera etapa de una ayuda integral que plantea también apoyo logístico y material para la reconstrucción de las zonas desbastadas.

Las sanciones de Cuba a Venezuela

La peor de las sanciones nos llegó hace dieciocho años, cuando desde suelo extranjero el imperio castrista nos impuso un modelo de fracaso y destrucción que hoy muestra sus frutos en cada rincón del país. Lo que no pudieron hacer con las armas cuando en 1967 intentaron invadir el país por Machurucuto y fueron derrotados por el otrora glorioso ejército venezolano, lo lograron gracias al verbo de un hombre que prometía cambio y futuro.

Crímenes de odio

El mundo se acercaba al nuevo milenio y Venezuela a la promesa de una nueva era en la cabeza de un hombre que hablaba bonito y convencía a la gente. "El pasado contra el presente", he allí el primer intento de distinguir entre lo que dejábamos y lo que empezaríamos, en teoría, a vivir. Pero más allá de un elemento de discriminación cronológica, esta categorización devino cada vez más una etiqueta, apoyada por quienes desde los micrófonos aupaban al pueblo a poner fin a la "cuarta República" y dar paso a la "quinta".

¿Regionales en dictadura?

Esta es la pregunta que se hacen muchos venezolanos en estos momentos. Duda e indignación más que justificada, luego de cuatro meses de lucha donde han muerto decenas de venezolanos y miles han sido detenidos. Sobre el particular daré mi opinión y con ella no comprometo a nadie más que no sea a mí mismo, sin buscar convencer a nadie ni establecer verdades absolutas, simple opinión, rebatible como todas.

¿Esto se acaba el domingo?

Aunque el fraude de este domingo pueda significar el fin de la república,  jamás representará el fin del país. Quizás ya muchos lo han dicho, pero quiero expresar por qué mis razones para luchar no se agotan este 30 de julio ni en ninguna otra fecha que la dictadura se invente.

La maquinaria del Psuv

Durante mucho tiempo se habló de la maquinaria del PSUV, una estructura político-electoral a la cual era prácticamente imposible ganarle una elección, no solo porque se competía contra una opción que durante años gozó de apoyo popular, sino porque el principal contrincante era el Estado, volcado en pleno a favorecer una opción política y pulverizar al oponente. Pese a todo esto y aunque no se trataba de elecciones con garantías democráticas, era la gente votando la que tenia la última palabra, influenciada o no, su decisión se manifestaba.

La maquinaria del Psuv

Durante mucho tiempo se habló de la maquinaria del Psuv, una estructura político-electoral a la cual era prácticamente imposible ganarle una elección, no solo porque se competía contra una opción que durante años gozó de apoyo popular, sino porque el principal contrincante era el Estado, volcado en pleno a favorecer una opción política y pulverizar al oponente. Pese a todo esto y aunque no se trataba de elecciones con garantías democráticas, era la gente votando la que tenia la última palabra, influenciada o no, su decisión se manifestaba.

Sancocho popular

Organizado en muy pocos días al sancocho popular del domingo le sobran invitados. No hizo falta mucha propaganda, la gente sabe dónde está el sazón. Quizás habrá que habilitar más mesas, para lo que desde ya amenaza con convertirse en una avalancha de comensales.

Plebiscito, ¿para qué?

Por dudas o desinformación hay quienes han cuestionado la pertinencia de la consulta popular convocada por los factores democráticos que hacen frente a la dictadura madurista. Reacción que pudiera entenderse, considerando que en toda dictadura los sectores disidentes poco espacio tienen en medios de comunicación y lo poco que sale es manipulado y tergiversado por el aparato de propaganda oficial.

Devuélvanme mi “normalidad”

¡Tres meses de protestas! Eso es una eternidad para quienes como yo estamos acostumbrados a vivir una vida normal, sin mucho ajetreo, sin eso que llaman protestas, guarimbas y todo ese caos. Yo, que siempre miro de lejos ahora me toca elevar mi voz  porque trastornan mí día a día, mi zona de confort.

Hay que estar loco

Definitivamente hay que estar loco para no apoyar la revolución. Razón tuvo Pedro Carreño, diputado por la bancada Louis Vuitton, jurista y connotado médico psiquiatra al lanzar un serio diagnóstico contra esos venezolanos que increíblemente no respaldan al madurismo. Es que usted los escucha hacer críticas y se pregunta ¿En qué país viven? Venezuela jamás, léase bien, jamás estuvo tan pujante, tan prospera, tan feliz.

Antes que sea tarde

En un mes Maduro ha logrado lo que la calle no había conseguido en tres: Producir un quiebre definitivo dentro de sus filas. La llamada constituyente, que no es más que el modelo asambleario cubano, sin límites y sin pueblo, terminó de mover unas bases que ya venían tambaleándose desde hace mucho. Hay quienes dentro de esta maraña dudan de las intenciones de los ahora rebeldes o revelados, duda razonable sin duda, pero al final de cuentas ellos no nos hablan a nosotros, que desde hace mucho tenemos posiciones definidas, le hablan a su gente, esa que durante años los identificó como liderazgo.

A Winston Vallenilla

Hay quienes se vuelven completos extraños aunque hayas tenido la impresión de alguna vez conocerlos. Quizás siempre fingieron y lo que veíamos de ellos era solo una caratula, quizás su verdadera esencia es lo que muestran hoy. Yo me voy por el segundo planteamiento, nadie se transforma de un día para otro en un ser sin escrúpulos, inhumano y despreciable ni por todo el dinero del mundo, al menos eso es lo que yo creo. Tiene que haber pasado algo antes que hizo de esta persona un ser despreciable, de débiles valores y convicciones canjeables.

Hablemos de democracia

Considerando que el régimen ha prohibido llamar dictadura a la dictadura, hoy vamos a escribir sobre lo que no es una democracia, de manera que todos puedan adelantar sus conclusiones y despejar algunas dudas, en caso que las haya, sobre el sistema en el cual vivimos.

¿Quiénes somos?

Somos los hijos de los libertadores, del ejército que luchó a caballo cruzando Los Andes para liberar cinco naciones. Somos el espíritu del hombre y la mujer guerrera, que jamás será pisoteado por el yugo de la opresión, que nació para ser libre y que nadie nunca podrá dominar.

¿Quiénes somos?

Somos los hijos de los libertadores, del ejército que luchó a caballo cruzando Los Andes para liberar cinco naciones. Somos el espíritu del hombre y la mujer guerrera, que jamás será pisoteado por el yugo de la opresión, que nació para ser libre y que nadie nunca podrá dominar.

Un día más

Un día más con la misma fuerza y convicción del primero, del momento en el que nos paramos firmes y decidimos decirles no podrán, no nos vamos a entregar, no es posible dominar por medio del terror a millones. No todo el tiempo, no a todo el mundo.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com