Opinión

Columnistas

¿Por qué?

Nadie puede argumentar ignorancia. Que como bien establecen los códigos, la ignorancia no es causal eximente de las responsabilidades penales. Que Venezuela está en bancarrota, que su crisis económica y social es devastadora, que no sucede un día sin que se verifiquen saqueos y desmanes con sangrientas consecuencias a lo largo y ancho de su territorio, que su pueblo se halla sometido a las peores sevicias y carece de los alimentos básicos, incluso de medicinas que podrían resguardarle su vida, que su gobierno se encuentra en franca y ya irreversible minoría, que a sus ciudadanos se les niegan los más elementales derechos civiles y políticos, entre ellos los de revocar al responsable de sus desdichas, quien sólo puede mantenerse en el Poder gracias a una brutal represión de sus cuerpos policiales y que la situación sólo puede empeorar y alcanzar cotas desconocidas en la región, es perfectamente sabido por todos los gobernantes, por todas las cancillerías, por todos los parlamentos, por todas las fuerzas vivas de todas las naciones del hemisferio. Es un tema de portada en todos los medios del mundo. Y no debe existir un solo ciudadano bien informado de lo que acontece en su circunstancia que no sepa que Venezuela se encuentra al borde del caos, la desintegración y la muerte. Sería incluso ridículo calificarlo de notitia criminis: quien se niegue a reconocer que Venezuela naufraga a la deriva sin luces en su horizonte lo hace por intereses creados. Por siniestros intereses creados. ¿Por qué?

Esa ardiente paciencia

A Antonio Ledezma Dos Venezuela muestran sus rostros al mundo, como para que nadie dude de lo que sucede en nuestros paralelos: la que obedece ciega, muda y sorda a las órdenes dictatoriales que recibe del fondo de su tribu, y la que se rebela ante las injusticias: la que saquea y la que se habilita. La que insiste en regresarnos al oscuro corazón de nuestra barbarie y la que lleva un tiempo casi insoportable de ardiente paciencia intentando corregir, siempre obediente a las leyes que un día se diera y que sólo ella respeta, aquello que también ella, en un rapto de desquiciamiento y desesperación, contribuyó a crear: el telúrico desencajamiento de sus instituciones. De nuestras instituciones, señas de nuestra identidad. Aquella, voraz y hambrienta, sin límites ni medidas, reaccionando salvajemente a la situación que padece obedeciendo la orden secreta de sus instintos. La otra manteniendo en alto y con orgullo su dignidad de pueblo herido.

No llores por mi, Venezuela

Susana Duijm, in memoria Como lo expresara maravillosamente Mario Briceño Yragorri en su desesperado Mensaje sin destino, un grito escrito y como echado al océano en una botella cuando la inmensa mayoría de los venezolanos, entre ellos el responsable de la última de nuestras tragicomedias, aún no había nacido, y que hoy recogemos en nuestras naufragadas costas de la barbarie: el pueblo venezolano es amnésico. Desmemoriado e inconsciente de su propio pasado, su propia grandeza, sus propia identidad. Dio por azar con la perfecta metáfora de su extravío: un llanero arriando a sus forajidos, inconscientes del mal que promovían. Y se dio a destruir lo que lo mejor de nuestras conciencias elevaran. Hoy, ese pueblo que se hizo con el Poder, es un moribundo topo que cava, ciego, su perdición. Sin orden ni concierto, sin siquiera saber si es que existe un país llamado Venezuela, con una tradición llamada historia, que tuviera un orden llamado democracia. Zombis hambrientos y delirantes que aún le siguen, vagan por nuestros pueblos haciendo lo que bien saben hacer desde los lejanos tiempos de la Guerra a Muerte, cosa que tampoco intuyen: arrasar. Ante el asombro, la sorpresa y el desconcierto de quienes aún no aciertan a comprender en toda su magnitud la tragicomedia que vivimos.

Una cruzada por la salvación de Venezuela

Que tras diecisiete años de poder omnímodo, absoluto, dictatorial: el control total de todas las instituciones, la sumisión servil y concupiscente de sectores dominantes en nuestras fuerzas armadas, el sometimiento inicial, pleno, gozoso e incondicional de los medios de comunicación o su posterior represión o enmudecimiento, la pasividad del empresariado, la práctica inexistencia de una oposición consciente de su deber moral y concertada para impedir la barbarie, y los mayores recursos financieros jamás habidos en la bicentenaria historia de la República, Venezuela haya llegado a este estado de postración, ruina y devastación en que se encuentra, no tiene otra explicación que una falla genética, en el componente antropológico cultural de nuestra sociedad, enferma de una crisis orgánica irremediable, según lo afirmara con agudeza y amargura el intelectual venezolano Mario Briceño Yragorri.

vaya al foro

Del arma de la crítica a la crítica de las armas

“Es cierto que el arma de la crítica no puede sustituir a la crítica de las armas, que el poder material tiene que derrocarse con el poder material”. Marx, Crítica de la filosofía del derecho

vaya al foro

La puñalada por la espalda

A Casto Ocando, periodista del Miami Herald, le debemos dos revelaciones de gran importancia: el encuentro en Punta Cana entre el trío de mensajeros de CastroMaduro y las partes venezolanas en conflicto, que tras el drástico rechazo de Leopoldo López, “mercancía” de recambio propuesta por Maduro para un cambalache de casa por cárcel y revocatorio por elecciones, terminara en agua de borrajas. Y ésta última, hoy hecha pública en Miami, de un encuentro secreto entre Susana Malcorra, la canciller argentina, y Delcy Rodríguez, la canciller venezolana, sostenida en Washington y continuada en Caracas. Un encuentro que fue más allá de los habituales tête-à-tête del mundo diplomático para convertirse en un jubiloso intercambio de favores: Malcorra viajó a Caracas a sellar su compromiso de respaldo al gobierno de Nicolás Maduro en un avión puesto a su disposición por PDVSA. ¿A cambio del respaldo de CastroMaduro y su paquete de votos forista-caribeños a su candidatura a la Secretaría general de la ONU? Sólo un necio creería lo contrario. En política, séase neocomunista, como Maduro, o neoliberal, como Macri, no se da puntada sin hilo. Como diría el también argentino Enrique Santos Discépolo hace ochenta años en su maravilloso tango Cambalache, “el mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el 506 y en el 2000 también”.

vaya al foro

Los idus de junio

Si los dioses hubieran acordado ofrecerle a la OEA, en bandeja de plata, una ocasión propicia para ejercer su autoritas, recuperar su prestigio y salir fortalecida de esta prueba de fuego, mejores circunstancias no hubiera podido elegir. Venezuela se desangra, martirizada por una crisis orgánica, ya humanitaria y sin precedentes en la región. Su gobierno, manifiestamente entregado a los caprichos y veleidades de la tiranía cubana, pasa por el momento más mezquino en cuanto a respaldo popular. Los casos de neonatos e infantes muertos por falta de medicinas para enfrentar sus graves enfermedades son dignos de una telenovela trágica. De las farmacias han desaparecido hasta las aspirinas. No se hable de medicamentos esenciales para controlar enfermedades graves o mortales, como el cáncer o la diabetes. Las colas para conseguir los alimentos esenciales son verdaderamente espeluznantes. La gente comienza a morirse, literalmente, de hambre y la desesperación provoca saqueos a diario, a lo largo y ancho del país. Los transportes de alimentos son asaltados por masas hambrientas en calles y carreteras, ante la absoluta pasividad de las fuerzas de orden. También apáticas a la hora de proteger a manifestantes de la furia homicida de los sectores oficialistas. La violencia se ha apoderado a tal nivel de las calles y los asaltos callejeros y a domicilio proliferan a tales niveles, que la gente comienza a movilizarse en caravanas para elevar sus opciones de sobrevivencia cuando cae la noche. Acuciada la ciudadanía por falta de luz y agua. Vivimos una hecatombe.

vaya al foro

El diálogo y la Asociación de Estados del Caribe (AEC)

Sin pretender menospreciar a ninguno de sus miembros, valga comenzar preguntándonos ¿cuán iguales en territorio, dimensión, población, historia, densidad y cultura son los siguientes estados miembros de la llamada Comunidad de Estados del Caribe, aquí enumerados por orden alfabético?: Antigua y Barbuda, Mancomunidad de las Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haiti, Honduras, El Salvador, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Venezuela y los estados asociados Aruba, Curazao, Guayana francesa, Guadalupe, Martinica, Sint Maarten e Islas Turcas y Caicos.

vaya al foro

Con nuestras propias uñas

Venezuela tendría que esperar, de no arañar por su libertad con sus propias uñas, al fin del mandato de Mauricio Macri para contar con su respaldo, una vez que hubiera dejado la presidencia y se hubiera integrado al grupo de expresidentes. Pues esa ha sido la maroma con la que la hipocresía política de la derecha latinoamericana ha resuelto sus problemas de conciencia con la dictadura madurochavista, de Álvaro Uribe a Sebastián Piñera: cuando su rechazo hubiera sido útil, vale decir, mientras ejercían el Poder, miraron de soslayo, expresaron sus buenos deseos, le sobaban la espalda a las izquierdas y todos ellos, sin excepción, terminaron picándole el ojo y respaldando al dictador.

vaya al foro

Venezuela, Cuba y la gran traición

“Nadie es la patria, pero todos lo somos. Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante, ese límpido fuego misterioso.” Jorge Luis Borges A la inolvidable memoria de Rómulo Betancourt ¿Qué fue lo que apagó en su pecho ese límpido fuego misterioso que es la Patria? ¿Qué lo llevó a darle la espalda a Venezuela y a entregarse de rodillas al mismo tirano que sus ancestros combatieran, sus mayores le hicieran pagar caro el atrevimiento de pretender apropiarse de nuestra historia y nuestras riquezas y los soldados, sus predecesores, a combatirlo al precio de sus vidas hasta expulsarlo, humillado, de nuestras costas? ¿Por qué Rómulo lo sacó de un portazo y él corrió a humillársele con desconcertante entusiasmo?

vaya al foro

¿Jorge Rodríguez o Henrique Capriles?

“Este año es imposible un revocatorio.” Jorge Rodríguez en entrevista con José Vicente Rangel. Televen, 29 de mayo de 2016 1 Cuando el psiquiatra y cuentista Jorge Rodríguez Gómez se asomó al escenario político venezolano – corría el año 2003 -, prácticamente nadie, salvo los viejos amigos de su padre, como Teodoro Petkoff, quien fungiera como uno de sus padres putativos, o cualquiera de los compañeros de la Liga Socialista, fundada por Jorge Rodríguez padre involucrado en el secuestro del gerente de la compañía multinacional norteamericana Owen Illinois William Frank Niehous, sí tenía conocimiento todo aquel que hubiera leído los periódico con el suceso del secuestro, que sacudiera a la adormecida sociedad venezolana en 1976. Gobernaba por entonces Carlos Andrés Pérez y se disfrutaba de las mieles de la concordia del Estado con las guerrillas gracias a la mediación pacificadora - ¡cuándo no! – del socialcristiano Rafael Caldera. A pesar de lo cual y en un hecho por demás rocambolesco, un comando guerrillero asaltó la casa del joven empresario norteamericano en Prados del Este llevándoselo secuestrado hasta que fuera liberado, tres años y cuatro meses después, en la selva venezolana. Por entonces, Jorge Rodríguez padre había padecido el via crucis de una detención en las mazmorras de la DIGEPOL, el SEBIN de la época, y había muerto en los “apremios” a que lo sometieran los interrogadores. Era ministro del interior Octavio Lepage y vice ministro Marco Tulio Bruni Celli. La pareja de interrogadores fue detenida, encausada, condenada y encarcelada hasta cumplir la condena. Eran otros tiempos.

vaya al foro 

Los diálogos del ultraje

No son los diálogos ni los dialogantes los que han faltado en esta turbia historia de las relaciones entre demócratas y golpistas. Conviene rehacer esa historia para memoria de los jóvenes y para que se compruebe la insólita reiteración de los mismos vicios, las mismas taras y los mismos errores por parte de los aparentemente débiles eslabones de la cadena, sin los cuales Venezuela no se hubiera sumido en la tragedia en la que ha venido a encallarse. Pues en todos esos diálogos, sin excepción ninguna, se salieron con las suyas los asaltantes, ellos, y terminaron con las tablas por la cabeza los asaltados, nosotros. Pues más que de diálogos, se trató siempre y sin excepciones de conciliábulos, amagos, celadas y traiciones de una de las partes en conflicto sobre la otra, representando ambas dos sistemas enfrentados – dictadura o democracia. Diálogos que han terminado siempre con la democracia aherrojada a los pies de la barbarie.

vaya al foro

Más que un error: Un dislate

Henrique Capriles es, sin lugar a dudas la figura emblemática de la Mesa de Unidad Democrática, dos veces su candidato a la presidencia y candidato presidencial in pectore para cualquier nuevo proceso que pudiera presentarse en el futuro inmediato. Su tenacidad y perseverancia lo han asentado ante los venezolanos como el candidato natural: debe ser la figura más conocida y reconocida, nacional e internacionalmente, como el líder de quienes, constituyendo ya una inmensa e invencible mayoría, tienen todo el derecho a exigir el cumplimiento de la Constitución y las debidas correcciones a las brutales desviaciones autocráticas y dictatoriales del régimen. Su palabra, no sólo ante los venezolanos sino ante los demócratas del hemisferio – de Chile a España y de Argentina a los Estados Unidos - pesa más allá de lo que él mismo imagina, pues supone el respaldo de todos los partidos que conformar la MUD, desde Primero Justicia, su partido, hasta Acción Democrática, y desde Voluntad Popular, el partido liderado por uno de los presos emblemáticos de la dictadura, Leopoldo López, hasta ABP, liderado a su vez por el otro preso emblemático: Antonio Ledezma.

vaya al foro

Comentarios a las tesis de Albert Einstein sobre la crisis

Primera tesis: “La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.” ¿Hay una mejor perspectiva desde la cual analizar y enfrentar la grave crisis en que nos encontramos que no sea la comprensión de nuestra incompetencia como ciudadanos, como sociedad, como país, como nación para haberla enfrentado con inteligencia, lucidez y coraje cuando se asomara a nuestra perspectiva histórica?

vaya al foro

¿Chávez sí, Maduro no?

1 Inolvidable el encuentro entre Francisco Arias Cárdenas, entonces líder indiscutido y candidato presidencial del partido UNIÓN, recientemente fundado por Teodoro Petkoff, y Claudio Fermín, todavía líder de Acción Democrática y candidato presidencial por ese importante sector de la oposición a Hugo Chávez. Corría el año 2000. Frustrados por la tajante negativa de Teodoro a asumir él una candidatura que se sabía condenada a la derrota, pero que lo dejaría en solitario al frente de la creciente oposición al caudillo, se abrían esas otras dos candidaturas, que fueron las que finalmente se presentaran y fueran aplastantemente derrotadas por Hugo Chávez el 30 de julio del 2000, por entonces en la cresta de su popularidad.

vaya al foro

El histórico fracaso del empresariado venezolano

A Lorenzo Mendoza Muy contrariamente a lo que afirma Lorenzo Mendoza, posiblemente el empresario más exitoso, culto, honesto y preparado de entre los empresarios venezolanos, la política no es un ejercicio basado exclusivamente en la hipocresía y la mentira. Es la esencia, presente o encubierta, que rige las relaciones sociales en todo lugar y en todo momento, siendo sobre determinante en todas las actividades humanas y exclusivo y principal factor de la resolución de los conflictos, cuando estos, en medio de una crisis de excepción, adquieren la mortal trascendencia – de vida o muerte – que han adquirido en Venezuela. Asumirla es la obligación moral de todos los ciudadanos, so peligro de permitir el reinado de la barbarie.

vaya al foro 

El histórico fracaso de las derechas

1 Sería injusto culpar en exclusiva al Departamento de Estado por la inexistencia de una política concertada a nivel regional para enfrentar al nuevo y exitoso embate del castrocomunismo en América Latina a partir de la conformación del Foro de Sao Paulo impulsado por Fidel Castro y Lula da Silva en compañía de todas las fuerzas y organizaciones políticas de la izquierda castrista latinoamericana en 1990. Esa tarea, así involucrara una estrategia regional concertada para impulsar el desarrollo de salidas social liberales a las crisis nacionales y ponerle la proa a sus eventuales derivas dictatoriales, debía contar con la activa participación de los sectores democráticos de cada uno de los países de América Latina y sus respectivos gobiernos. La situación ha sido particularmente grave en referencia a la tragedia venezolana, que no ha encontrado la más mínima solidaridad de parte ni de las izquierdas democráticas ni de las derechas continentales. A pesar de la existencia de dos instrumentos multilaterales diseñados precisamente para circunstancias como las que comenzaron a tomar cuerpo, luego del golpe de Estado del 4 de febrero en Venezuela, con la conquista del gobierno en 1998 por parte de su principal beneficiario, el teniente coronel Hugo Chávez. Dichas cartas preveían y pretendían impedir la repetición de las trágicas dictaduras militares que ensombrecieran la historia de Chile, de Argentina, de Uruguay y de Brasil. Ellas eran sendas cartas de intenciones en defensa de la democracia asumidas por la OEA y el MERCOSUR, a las cuales el Estado venezolano se había suscrito y que lo obligaban a cumplir con sus normas y principios. De los cuales, el principal de ellos: respetar el Estado de Derecho y la inviolabilidad de los Derechos Humanos. Ambos gravemente violados en Venezuela bajo el gobierno del teniente coronel Hugo Chávez y su heredero, Nicolás Maduro.

vaya al foro

El histórico fracaso de las izquierdas

A Antonio Ledezma 1 La caída de Cristina Kirchner, arrastrando al populismo peronista afincado desde hace más de ochenta años sobre el expoliado cuerpo de la nación argentina, ha marcado un giro copernicano en la historia contemporánea de América Latina. Ha señalado, por una parte, la crisis agónica de los embates exitosos del neo populismo puesto en acción por la yunta Lula Castro desde los años noventa, a través de esa auténtica cuarta internacional del socialismo marxista en la región que ha sido el llamado Foro de Sao Paulo. Y con la victoria de Mauricio Macri ha venido a marcar, por la otra, la única alternativa posible al desalojo del populismo estatólatra y socializante: el desarrollo de un proyecto político liberal democrático. Afincado en el emprendimiento, el desarrollo de la autonomía de la iniciativas privada frente al autoritario predominio del Estado y la independencia y fortalecimiento institucional, en gran parte sustentado en la civilidad y el respeto irrestricto a la autonomía de los poderes y la absoluta abstinencia política y estricta profesionalidad de las Fuerzas Armadas.

vaya al foro

Los idus de abril: Dilma, Vázquez Velasco, Baudel y Chávez

1 Las campanas están repicando por el Foro de Sao Paulo. Dilma ha sido separada de su cargo, Lula y su Partido de los Trabajadores han recibido un contundente varapalos y un nuevo ciclo político se ha abierto para la democracia brasileña. Insólito: Fernando Collor de Melo, separado de la presidencia siguiendo el mismo procedimiento, fue uno de los senadores que anoche votaron a favor del Impeachment de la ex asaltante de bancos. Es la dulce venganza permitida por las reglas del juego democrático: lo que es igual, no es trampa. Dilma ya había preparado sus maletas, una de las características más esenciales de la democracia, como bien lo señalara el ex presidente chileno Ricardo Lagos: la democracia consiste en saber hacer las maletas.

vaya al foro 

Dictadura o democracia, Venezuela en la encrucijada

El título no es inédito. Fue el nombre del primer libro que escribí en Venezuela, en 2002, hace catorce años, edité e imprimí a mis costos con una editorial establecida ad hoc – Altazor – a cuya presentación me acompañaron quienes han formado parte de mi renacida familia política en Venezuela: Pompeyo Márquez, Sofía Imber, Simón Alberto Consalvi, Alejandro Armas, Américo Martín – que tuvo la generosidad de escribir su prólogo -, Julio Borges, Roberto Picón, a cuyo extraordinario grupo de amigos debo la inapreciable cortesía de la organización del evento de esa presentación, embajadores y amigos de la Coordinadora Democrática, con quienes estábamos empeñados en rescatar a Venezuela de las garras del golpismo militarista, autocrático y dictatorial representado por el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías.

vaya al foro

A Alejandro Armas, en eterna admiración

Fui despertado suavemente pero con resolución por mi esposa a las 4:30 de la madrugada. Era noche oscura y cerrada sobre las colinas de Oripoto y un frío serrano se asomaba hecho jirones de bruma por entre los bambúes. Había una razón poderosa para algo tan inusual como iniciar el día antes de que despuntara el alba: comenzaba el domingo 15 de agosto. Debíamos presentarnos puntualmente a cumplir con la cita más esperada por los venezolanos desde aquel heroico y ya olvidado 23 de enero de 1958, la fecha más significativa de nuestra turbulenta modernidad. No éramos los únicos: contrariando esa hora de maitines, la ciudad y el país todo bullían de febril actividad. Nadie quería perderse el derecho constitucional de revocar a quien había traicionado sus promesas y nos llevaba hacia el abismo, de modo que ese derecho, convertido en obligación, fue asumido por millones y millones de venezolanos con un entusiasmo nunca visto en esta triste y desalmada historia nacional. Posiblemente nunca antes habíamos tenido tanto sufrimiento que reparar, tanta justicia que reivindicar, tanto anhelo que cumplir. Lo haríamos de manera ejemplarmente democrática, para que no quedara en el mundo una sombra de duda acerca de quiénes éramos y cuánta razón nos asistía como para querer librar al país del más grave daño que se le inflingiera en su historia republicana, resolviendo nuestra propia crisis con nuestros propios medios y sin ayuda de nadie.

vaya al foro

Ni Marx ni Jesús, las revoluciones que nunca fueron

A los pocos revolucionarios que fueron, si aún quedan. A Nicmer Evans y Hans Dieterich El azar pone en mis manos el primer ensayo político escrito por el entonces desconocido pensador recién desembarcado del Partido Socialista de François Mitterrand, el filósofo Jean François Revel, que lo lanzó a la popularidad mundial, poniéndolo en la vanguardia del pensamiento crítico liberal europeo. Ni Marx ni Jesús fue escrito en 1970, en medio del furor revolucionario que conmovía al mundo, y la razón de su éxito fulminante e instantáneo fue su osada y aparentemente desfachatada teoría, según la cual ninguna de las supuestas revoluciones que habían conmovido a la humanidad había sido o sería jamás verdaderamente revolucionaria, ni muchísimo menos socialista, porque así nadie pudiera ni siquiera imaginárselo, la única revolución que ya estaba en curso en este “siglo XX cambalache, problemático y febril” y seguiría desarrollándose, no tenía lugar ni en el Chile de Allende, ni en la China de Mao ni muchísimo menos en la URSS de Leonid Brézhnev, la Cuba de Fidel Castro o las sangrientas comedias bufas del socialismo africano, vale decir, en países anclados en un pasado bárbaro y tribal – pasatismo, lo llama Revel, esa fijación neurótica al pasado, del que adolecemos en Venezuela en grado superlativo -, sino, nada más y nada menos, que en Los Estados Unidos de Norteamérica. El único país del planeta verdaderamente orientado hacia el futuro desde el mismo arribo del Mayflower.

vaya al foro

Angelus novus

“Divino es sólo aquel que sabe vencerse a si mismo. La mayoría ve la ruina ante sus propios ojos, pero se precipita en ella.” Leopoldo von Ranke (Alemania, 1795-1886)

vaya al foro

La despolitización de la crisis venezolana

A Antonio Ledezma, en su 61 cumpleaños Insólito, por no decir asombroso, que tras un cuarto de siglo de hostilidad y confrontación y diecisiete años de soterrada guerra civil, la vieja clase política social democrática, médula de los viejos y nuevos partidos – de Acción Democrática a COPEI, y de Un Nuevo Tiempo a Primero Justicia – se niegue y sea absolutamente impermeable a aceptar y comprender que la esencia de la política fue, es y será, mientras exista la sociedad y sea coronada por el Estado, precisamente, la hostilidad y la confrontación. Y que en su esencia subyace la eventualidad de llevar esa hostilidad a su máxima expresión: la eliminación física y la guerra. Interna y externamente.

vaya al foro

La FAN y la destrucción del Estado

“Homo…non modo corpus naturale est, sed etiam civitatis, id est (ut ita loquar) corporis politici pars.” Thomas Hobbes, De homine Con una porfía, una tozudez y una impudicia sin límites, la orden de los Castro se viene cumpliendo metódica, sistemática e implacablemente: el Estado venezolano está siendo demolido paso a paso, ante el asombro y la impotencia de los venezolanos, que por ese sólo efecto dejan de ser hombres, es decir ciudadanos, para convertirse en sufrientes animales sin historia y sin Patria, sujetos al capricho y la vesania del agente que sirve y cumple las ordenanzas de los tiranos en su faena demoledora. De los que ya dependen, como los perros de sus amos, para encontrar la poca comida que les permiten llevarse a sus hocicos.

vaya al foro