Opinión

Columnistas

La pesadilla de Arturo Uslar Pietri

En uno de sus escritos sobre las perspectivas que imaginaba para Venezuela – son tantas sus obras que no recuerdo en cuál de ellas – Uslar Pietri, definiendo la naturaleza informe, invertebrada e invasiva del macrocefálico Estado venezolano y su función asfixiante sobre la iniciativa privada, en la que reconocía al único factor productivo de riqueza de la sociedad contemporánea, se imaginó la más aterradora de ellas: veía a Venezuela, en su peor pesadilla, postrada en una crisis terminal causada por su delirante populismo y sus pobladores reducidos a la más absoluta miseria, echados parasitariamente, semi inconscientes junto a las ubres de la vaca petrolera, ya exangüe y sin poder dar más de sí.

Leopoldo López: ¿El Huber Matos venezolano?

La prueba más irrebatible de que Maduro es una marioneta de los Castro y su régimen una vulgar satrapía al servicio de la tiranía cubana la ha dado el circo procesal – forjado de la afiebrada voluntad de una justicia servil a los dictados del sistema – del líder de Voluntad Popular y factor esencial de la lucha contra la dictadura, Leopoldo López.

Venezuela se está muriendo

A los activistas de Voluntad Popular “Proclama de Voluntad Popular” “Nosotros activistas de Voluntad Popular, reunidos hoy en esta máxima instancia, declaramos: *Primero*, los venezolanos estamos viviendo los momentos más oscuros de nuestra historia reciente. La situación actual es absolutamente inaceptable desde todo punto de vista, y por lo tanto, asumimos como un deber ético, histórico y moral sacar del poder lo antes posible a la dictadura más corrupta, ineficiente, represiva y hambreadora que ha tenido nuestro continente.

La culpa no es del ciego

Sarcástico y no sin cierto regocijo comenta Luis Almagro el impasse suscitado desde hace meses en España, sumida en el laberinto del nombramiento del nuevo gobierno. Le pregunta el periodista del periódico ABC:“Para terminar, España. ¿A usted le sorprende que los partidos políticos no sean capaces de ponerse de acuerdo para formar y que se pueda llegar a las terceras elecciones en menos de un año?” Responde el Secretario General de la OEA: “No me sorprende. No me sorprende, porque soy latinoamericano. Cualquier país latinoamericano tendría estos problemas para armar un Gobierno en un sistema parlamentario.”

Donald Trump, el terror, USA y Venezuela

“No porque un pueblo carezca de la fuerza o la voluntad de mantenerse en la esfera de lo político, desaparece lo político del mundo. Lo que desaparece del mundo es un pueblo débil.” Carl Schmitt, El concepto de lo político.[1] Los países tienen intereses, no amistades, dice la conseja. Si bien, siguiendo las coordenadas de la política, según Carl Schmitt, tienen amigos y enemigos. Nada nuevo. Hace un siglo, Europa se destrozaba en las trincheras de Valmy y Verdun y millones de cadáveres sembraban los caminos de Francia y Alemania. Treinta años después seguían destrozándose, multiplicándose los cadáveres, siendo asesinados millones de judíos por causas horrendas, dejando caer la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki. La paz de Postdam tampoco trascendió los cementerios: no ha habido un solo año desde el fin de la Segunda Guerra Mundial que no se haya cuajado en sangre. Hasta llegar al desiderátum del horror: el terrorismo, no como excepción a las reglas de las caballerosas leyes de guerra de tiempos pretéritos ni acotada al corazón de Europa, sino como práctica globalñ, cotidiana e inmediata de inmensos conglomerados humanos – ya son bloques planetarios - que han asumido la guerra como un hecho total y el terrorismo como práctica acostumbrada. Pocos acontecimientos más preñados de violencia y desestabilización del futuro inmediato de la humanidad que el asalto a Europa provocado por el fanatismo religioso y la miseria, dos pestes inveteradas que han logrado desplazar a millones de seres humanos de un contexto sociocultural preñado de rencor, odio y violencia a otro situado varias escalas por encima en el desarrollo de la cultura y la civilización. Productos esa miseria y ese fanatismo de una historia tan vieja como Occidente: el islamismo y el progreso. El ángel de la historia, que Walter Benjamin veía retratado en esa impresionante pintura de Paul Klee, Angelus Novus, mira hacia el pasado que no es, en el presente sobre el que fija su mirada, más que una montaña de ruinas y devastación. ¿Qué hacer? Por primera vez en sus decenas de miles de años de historia humana, el planeta se ha hecho uno. La historia universal se ha consumado en esta historia global a cuyo desarrollo asistimos a diario, testigos omniscientes de lo que ocurre en el más remoto rincón del planeta como si estuviera a la vuelta de la esquina, en cualquier momento, a cualquier hora. La tierra, ese mundo que hasta no hace más de medio siglo seguía siendo “ancho y ajeno”, se nos ha convertido en una casa de vecindad. Sin por ello haber menguado los pueblos que ya se tocan hombro con hombro en sus odios y resentimientos. Se produce así la terrible contradicción entre una máxima cercanía y un brutal acrecentamiento de los odios idiosincráticos. Es la causa del terrorismo: la dramática desaparición de grandes, de inmensos espacios vacíos y la consiguiente reducción de las distancias provoca la tentación de la mutilación inmediata. De esa dramática reducción de las distancias, determinada en gran medida por el progreso en los medios de transporte gracias al vapor, la electricidad y la telegrafía, esperaba el político, diplomático y finalmente sacerdote español Juan Donoso Cortes a mediados del siglo XIX la conformación en el XX de gigantescos conglomerados totalitarios. Acertó. Sólo que con el abisal progreso de las telecomunicaciones telemáticas la guerra se desplaza del lejano campo de batalla de la Primera y la Segunda Guerra Mundial a la esquina aledaña de nuestras ciudades. El terror duerme y cohabita con nosotros. ¿Bastara un muro, como el construido por los chinos hace más de dos mil años, para alejarlo de nuestras puertas? ¿Cabe alterarse ante el horror del terrorismo, que salvo el espantoso atentado iraní a la sede de la AMIA, en Buenos Aires, corazón de la comunidad judía argentina, no parece encontrar un terreno propicio en nuestra región? ¿O sólo es cuestión de tiempo para que el mal del milenio asome sus garras también en América Latina? Los abrumadores y despiadados ataques de los medios liberales del planeta – todos, desde los grandes medios norteamericanos hasta los grandes medios europeos, regiones privilegiadas y víctimas propiciatorias para los brutales ataques de la Yihad – contra el candidato Donald Trump dejan ver el profundo disgusto, incluso el odio que provoca ante las buenas conciencias del liberal progresismo mundial la militancia abiertamente antiterrorista y sin dobleces o medias tintas del candidato republicano contra los desplazamientos inmigrantes. Que él acompaña sin melindres, es cierto, con un rechazo frontal contra la inmigración ilegal de los mexicanos a los Estados Unidos. No existe un solo medio en el mundo que haya asomado la más mínima simpatía por el personaje, hecho más que sorprendente cuando sus filípicas contra el terrorismo islámico y su rechazo a la masiva infiltración de sus huestes coinciden en el tiempo y en el espacio con los más atroces atentados y la práctica invasión de Europa por masas multitudinarias procedentes de África y el Medio Oriente. No se hable del práctico asalto de los Estados Unidos por la población latinoamericana, que ya constituye la primera minoría votante del gran país del norte. Sorprende, no obstante, que un candidato carente de la seductora simpatía de un Barak Obama, más bien repelente, prepotente y mendaz - y que se encuentra en las antípodas del afrodescendiente que arrasó en las pasadas elecciones, debiendo enfrentar una campaña cotidiana de descrédito que suele revolcarlo a diario como salido de las pestilentes cloacas del nazismo – basta revisar todos los editoriales de New York Times, del Washington Post, de Le Monde o de El País y el ABC, de España dedicados a analizar su campaña, para ver la pesada artillería de denuestos que le son endilgados cada amanecer mediático –; sorprende, digo, que un personaje tan alejado de los cánones recomendados por asesores electorales en un país en que una candidatura debe contar con los mismos medios y la misma artillería imaginaria con que se venden los perfumes de moda, haya podido arrasar en las primarias del partido al que se acogiera, que ni siquiera era el suyo, para expresar su estridente y nada diplomático descontento. No ha llegado Donald Trump al extremo de amenazar con freír las cabezas de demócratas y liberales de izquierda o a colgar de las farolas a los mujahideen que propagan la Yihaddesde las mezquitas que ya pueblan los barrios acomodados de Londres, Roma, Paris o Nueva York. No es un Hugo Chávez cualquiera. Ni siquiera es un pobre diablo, como lo era el teniente coronel que desbarrancara a la próspera y democrática Venezuela, cambiando las coordenadas democráticas de nuestra región, reflotando del naufragio a la Cuba dictatorial y provocando el desbalance de esta parte del mundo en su participación en el escenario mundial. Es un multimillonario exitoso y consentido de la farándula norteamericana. Excéntrico y con evidentes rasgos esperpénticos. ¿Pero de allí a compararlo con Hugo Chávez? Si los medios señalados se hubieran enfrentado, desde los tiempos de su golpe de Estado y su campaña presidencial – cuando esgrimiera la amenaza de las sartenes hirvientes contra adecos y copeyanos - a Hugo Chávez con la misma ferocidad y la misma virulencia con que rechazan a Donald Trump, no digo que le hubieran dificultado la faena. Pero hubieran permitido creciera la conciencia del horrendo mal que se cocinaba en los cuarteles venezolanos. Como no lo hicieron, sino cuando ya no suponía ninguna gracia, permitieron que su grato presidente demócrata Barak Obama - incluso el menos grato republicano George Bush hijo - jamás denigrado, miraran de soslayo, renunciaran a cumplir el papel que les hubiera correspondido en la región y siempre grato a los editorialistas jamás blandieran la espada contra el terrorismo, el narcotráfico y la dictadura que se cobijaban en las sobaqueras del caudillo y su estado narco forajido. Llegando al exabrupto de respaldar a la tiranía cubana y no tocar, ni con el pétalo de una rosa, al agente cubano que nos desgobierna. No se diga encarcelar a sus narcotraficantes trisoleados. Hoy, cuando el terrorismo con el que el chavismo gobernante ha mantenido las mejores relaciones de convivencia, ya amenaza con invadir sus hogares, se alzan indignadas las huestes de Trump y buscan las demócratas de Clinton, con la cola entre las piernas, ver modo de cohabitar con una peste que parece haber llegado para quedarse. De modo que sin que sienta yo la menor simpatía por Donald Trump, menos la sienta por Hillary Clinton. Que los electores decidan. Talvez, como lo advertía con desesperación y hasta el momento mismo de su muerte la heroica periodista italiana Oriana Fallaci, sea demasiado tarde. Al parecer, en Italia ya hay más minaretes que campanarios. Nosotros a lo nuestro: salir de la dictadura con nuestras propias fuerzas. Sería una gran contribución para frenar el despliegue de la Yihad en América Latina. @sangarccs

Las fuerzas armadas ante la crisis: soberanía y estado de excepción

El día que uno de estos infames gamonales amanezca sitiado y preso en su madriguera por los mismos hombres de que pensó servirse, y éstos, rehabilitados por su acción, alcen la dignidad de la república sobre la hoja de su espada, habrá terminado para siempre el ciclo de las barbarocracias y el apogeo de los barbarócratas”. José Rafael Pocaterra, Memorias de un venezolano de la decadencia, 1907[1]

Doña Elena y la venganza de Bolívar

A las frenéticas indigestiones causadas por el consumo del chile jalapeño, las enchiladas y el pozole, que suelen pillar desprevenido al turista que visita ese país asombroso llamado México, los naturales le llaman, entre sarcásticos y compasivos, “la venganza de Moctezuma”. Ellos, que mantienen una relación cordial y respetuosa con la muerte, saben que en el trasfondo de los pueblos late el fantasma de la venganza. Pronto a caerle a saco a aquellos que lo traicionaron o se burlan de sus afanes.

La encrucijada final

“Se cuenta excesivamente con la lenidad de la Historia en nuestro país. Es menester que surja a cada momento, renovada y terrible, la eterna verdad; que la sanción, los fueros sociales, los derechos conculcados dejen de ser una lívida procesión de espectros; y que los trogloditas de hoy no imaginen que han de quedar, con el correr de los tiempos, amparados por ese manto lejano, borroso, impreciso en que se han arrebujado dentro de la historia contemporánea los malhechores de ayer, los conculcadores, los consejeros del despotismo, los responsables que salen a lavarse las manos a todos los pretorios de la humanidad”.

¿Guaraleo o final del juego?

No es la primera ni seguramente será la última vez que una revolución arranque con bríos mesiánicos y anunciatorios y termine arrastrándose en el fango. De las socialistas, inventadas por el alemán Carlos Marx, no se ha salvado ninguna. Y la única que sobrevive, la china, lo ha hecho tirando al basurero todas la aseveraciones seudo científicas incorporadas al canon de las revoluciones proletarias en 1848, año del bautismo londinense del Manifiesto Comunista. Todas cuyas predicciones pecaron de ingenuas, ilusas o atrabiliarias. De Cuba y Corea del Norte, dos esperpentos tercermundistas que pertenecen al museo de la infamia, ni siquiera vale la pena ocuparse. Cuba ha vivido del chantaje y la caridad ajena. Corea del Norte, encapsulada en una burbuja de cristal, como el príncipe durmiente. La venezolana ni siquiera alcanzó a entrar al catálogo documental de los socialismos marxistas. Fue un aborto de la naturaleza, un feto ideológico de segunda mano prestado por otro alemán, Hans Dieterich, el “socialismo del siglo XXI”, un vulgar asalto populista al petro estado, una pesadilla de una noche de un largo verano en el que se entremezclaron el pandillerismo mafioso de la marginalidad sociopolítica caribeña – el así llamado castro comunismo - , el militarismo corrupto y desalmado surgido como seña de identidad cultural con las montaneras libertadoras del siglo XIX y la absoluta carencia de densidad cultural y antropológica de un pueblo que tras dos siglos de República aún hoy, en el 2016, no ha cuajado su propia personalidad histórica: esa crisis de pueblo de que se quejara con amargura Mario Briceño Yragorri en medio de la última dictadura del siglo XX, la de los generales y acompañantes civiles de Marcos Pérez Jiménez. Una joya modernizante comparada con este carnaval de la estafa. De todos los factores mencionados que siguen atentando contra la existencia y conformación de una república liberal democrática a que tendríamos las mejores condiciones y un perfecto derecho, el más grave y de más difícil resolución sigue siendo el diagnosticado por Briceño Yragorri: la crisis de pueblo. Sólo un pueblo que no se reconoce en el espejo de su confusa identidad, que ni conoce ni ha metabolizado su propia historia, que carece de los más elementales instintos de sobrevivencia patriótica, ha podido tolerar que un ágrafo y funambulesco oficial de sus fuerzas armadas, además de dar un golpe de Estado felón y miserable, se haya apoderado del Estado, con todos los símbolos republicanos y las inmensas riquezas de su territorio para entregárselos llave en mano a unos tiranos de una isla del Caribe, satrapía colonial en tiempos en los que Venezuela regaba con su sangre los territorios liberados de cinco repúblicas, que fuera odiada por los dos libertadores de Venezuela: Bolívar y Sucre. Una colonia ascendida a república gracias a las fuerzas armadas norteamericanas, que prefirieran “independizarla” a cañonazos antes que adquirirla a precio de gallina flaca, como llegara a pensarse a mediados del Siglo XIX mediante una transacción del Citibank y un grupo de inversionistas cubano norteamericanos con la corona española. Ello explica que tal como lo escribiésemos en marzo de 2015,[1] implosionado el chavismo por la muerte de su partero y la baja de los precios del crudo – por ninguna otra razón, que hasta el momento de su muerte continuaba siendo el amo y señor de esta pobre provincia usurpada – la eventual resolución de la crisis, que ya alcanza niveles de crisis humanitaria y amenaza con la disolución de la República y un apocalíptico desenlace, se halle en manos de fuerzas ajenas a Venezuela misma: “la gravísima crisis venezolana no se dirimirá en Caracas ni sus factores esenciales son los que aparentemente se enfrentan sobre el terreno. Ella se dirimirá en el tablero que acuerden Washington y La Habana.” Ni Washington ni La Habana, a quienes se había sumado el Vaticano luego de la visita del papa Francisco a los hermanos Castro, imaginaban a esa fecha que la crisis venezolana se aceleraría y adquiría una dimensión de extremas urgencias, escapándoseles de las manos tanto por la gravedad alcanzada por la situación socioeconómica - desabastecimiento crónico y una inflación descomunal, que ya ronda el 800% - y el derrumbe estrepitoso del respaldo popular al gobierno títere de Nicolás Maduro. Cambio de 180% en la situación política, traducida en la resonante victoria electoral de la oposición en diciembre de ese mismo año. Un giro copernicano del que vivimos las zozobras. Dicha victoria abrió la perspectiva concreta de una resolución de la crisis a corto plazo, estrictamente política, pacífica y constitucional, dada la inesperada mayoría calificada de la Asamblea Nacional, y la disposición sobre todo un andamiaje de medidas constitucionales como para ponerle fin al régimen títere de Nicolás Maduro. De una manera ejemplar: política, civilizadamente. En rigor, una situación de extrema gravedad, una crisis política pre revolucionaria, que ponía al régimen al borde del descalabro y situaba a la dirección de la MUD ante la posibilidad inmediata, objetiva y concreta de pasar a la ofensiva en todos los frentes, particularmente en el frente de masas, como para imponer una salida del mismo orden del que resolviera una situación semejante el 23 de enero de 1958: el desalojo del régimen. Pero se estaba ante una situación política objetiva para la cual la oposición no se encontraba subjetiva, estratégica y tácticamente preparada. Se verifica un cuadro pre revolucionario, insurreccional, con un liderazgo incompetente e incapaz de asumir las consecuencias prácticas. Es cuando, a pesar de la aparente disposición inicial de Maduro a aceptar el triunfo opositor en toda su amplitud, como se lo reconocería en un encuentro privado celebrado inmediatamente después de las elecciones del 6 de diciembre al ex presidente colombiano Andrés Pastrana, sostenida en el Palacio de Miraflores, los factores hegemónicos del régimen – desde La Habana hasta el PSUV y desde el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas a los llamados “colectivos” – deciden negar toda posibilidad de entregar el Poder, desarrollan una táctica confrontacional – un Tribunal Supremo espurio con la función de anular la existencia y legitimidad de la Asamblea Nacional, incluso su disolución – y fuerzan un enfrentamiento del todo por el todo contra una oposición estructural, psicológica, política y existencialmente incapacitada para responder a la altura del envite: mediante la movilización popular de un pueblo indignado y pronto a estallar con una insurrección popular de consecuencias imprevisibles. Como apenas se insinuara con la revolución de febrero del 2014, que pusiera al gobierno títere entre la espada y la pared, removiera la conciencia internacional, fuera respondida con el asesinato de medio centenar de jóvenes y terminará en el primer diálogo de la traición. Una perspectiva, que por sus eventuales consecuencias revolucionarias habrá provocado el espanto del Departamento de Estado y de la cancillería vaticana, ni siquiera sería considerada por la MUD y su dirigencia, dando espacio, una vez más, al fortalecimiento de la estrategia “del guaraleo”, en la que el chavismo se ha mostrado experto desde la crisis del 2002: dar largas y enredar a las fuerzas opositoras en sus redes, el guaral estratégico del castrocomunismo militarista venezolano. Que le ha permitido mantenerse aferrado al Poder durante largos diecisiete años, correr la arruga de su entronización de elección en elección, de fraude en fraude, de engaño en engaño. La extrema ambigüedad opositora, las contradicciones internas que dividen sus fuerzas, y la decidida acción golpista y confrontacional del madurismo, han provocado un impasse aprovechado por los socios del gobierno títere para introducir la cuña del diálogo, mediante la puesta en acción de sus agentes de la Internacional Socialista, de gran influencia en el seno de las fuerzas social democráticas opositoras. Pretenden con ello negociar una salida a la crisis con el objetivo de postergar el fin del régimen hasta las elecciones presidenciales del 2019 y avanzar, tal como lo señaláramos en el artículo mencionado, hacia una transición compartida. ¿Constituye esta nueva yunta de gobierno cívico militar Maduro-López Padrino la punta de ese iceberg negociado con exclusión de la sociedad civil venezolana y algunas de sus fuerzas políticas? ¿Se impondrá la no realización del revocatorio y, con ello, la estabilización del régimen, vale decir: un madurismo sin Maduro? ¿Transitamos solapadamente hacia una dictadura militar? El tiempo y la crisis lo dirán. Si la oposición no toma mayores cartas en el asunto, el chavismo sin Chávez volverá a salirse con la suya. El guaraleo continuaría con el control de la situación. A no ser que la dimensión de la crisis rebalse los cauces y la indignación popular se lleve al toro por los cuernos. Amanecerá y veremos. @sangarccs

Fidel, el monstruo, la política y el mal

1. Llegué a Venezuela cuando, con todas sus imperfecciones, era la versión más perfecta imaginable de una democracia social en América Latina. En Chile, en Argentina, en Uruguay y en Brasil gobernaban feroces dictaduras militares, puestas en pie como últimos intentos reactivos para reconstituir el tejido social que los conatos castristas por liquidar sus tradiciones, sus formas de vida y sus logros sesquicentenarios habían puesto al borde de la extinción. El nombre bajo el cual habían tenido lugar esos asaltos, siguiendo la impronta establecida por Fidel Castro en Cuba, era el de revolución. El proyecto prometido, el socialismo. Una forma de estructuración y organización socioeconómica y política diametralmente alternativa a la imperante. Una promesa que pretendía superar las contradicciones históricas de las sociedades latinoamericanas.

Recordando el 5 de julio

No quisiéramos compartir el pronóstico del gran historiador. Me conformo con esperar que una gota de luz ilumine a los patriotas que aún militan en sus filas - si existen -, y opten por el único repliegue justo, deseable e históricamente necesario: contribuir al desalojo de la satrapía, respaldar a la civilidad apertrechada en la Asamblea Nacional - único Poder venezolano legitimado por el pueblo soberano - y reconquistar nuestra perdida grandeza. La esperanza, bien dice el refranero, es lo último en perderse.

¿Por qué?

Nadie puede argumentar ignorancia. Que como bien establecen los códigos, la ignorancia no es causal eximente de las responsabilidades penales. Que Venezuela está en bancarrota, que su crisis económica y social es devastadora, que no sucede un día sin que se verifiquen saqueos y desmanes con sangrientas consecuencias a lo largo y ancho de su territorio, que su pueblo se halla sometido a las peores sevicias y carece de los alimentos básicos, incluso de medicinas que podrían resguardarle su vida, que su gobierno se encuentra en franca y ya irreversible minoría, que a sus ciudadanos se les niegan los más elementales derechos civiles y políticos, entre ellos los de revocar al responsable de sus desdichas, quien sólo puede mantenerse en el Poder gracias a una brutal represión de sus cuerpos policiales y que la situación sólo puede empeorar y alcanzar cotas desconocidas en la región, es perfectamente sabido por todos los gobernantes, por todas las cancillerías, por todos los parlamentos, por todas las fuerzas vivas de todas las naciones del hemisferio. Es un tema de portada en todos los medios del mundo. Y no debe existir un solo ciudadano bien informado de lo que acontece en su circunstancia que no sepa que Venezuela se encuentra al borde del caos, la desintegración y la muerte. Sería incluso ridículo calificarlo de notitia criminis: quien se niegue a reconocer que Venezuela naufraga a la deriva sin luces en su horizonte lo hace por intereses creados. Por siniestros intereses creados. ¿Por qué?

Esa ardiente paciencia

A Antonio Ledezma Dos Venezuela muestran sus rostros al mundo, como para que nadie dude de lo que sucede en nuestros paralelos: la que obedece ciega, muda y sorda a las órdenes dictatoriales que recibe del fondo de su tribu, y la que se rebela ante las injusticias: la que saquea y la que se habilita. La que insiste en regresarnos al oscuro corazón de nuestra barbarie y la que lleva un tiempo casi insoportable de ardiente paciencia intentando corregir, siempre obediente a las leyes que un día se diera y que sólo ella respeta, aquello que también ella, en un rapto de desquiciamiento y desesperación, contribuyó a crear: el telúrico desencajamiento de sus instituciones. De nuestras instituciones, señas de nuestra identidad. Aquella, voraz y hambrienta, sin límites ni medidas, reaccionando salvajemente a la situación que padece obedeciendo la orden secreta de sus instintos. La otra manteniendo en alto y con orgullo su dignidad de pueblo herido.

No llores por mi, Venezuela

Susana Duijm, in memoria Como lo expresara maravillosamente Mario Briceño Yragorri en su desesperado Mensaje sin destino, un grito escrito y como echado al océano en una botella cuando la inmensa mayoría de los venezolanos, entre ellos el responsable de la última de nuestras tragicomedias, aún no había nacido, y que hoy recogemos en nuestras naufragadas costas de la barbarie: el pueblo venezolano es amnésico. Desmemoriado e inconsciente de su propio pasado, su propia grandeza, sus propia identidad. Dio por azar con la perfecta metáfora de su extravío: un llanero arriando a sus forajidos, inconscientes del mal que promovían. Y se dio a destruir lo que lo mejor de nuestras conciencias elevaran. Hoy, ese pueblo que se hizo con el Poder, es un moribundo topo que cava, ciego, su perdición. Sin orden ni concierto, sin siquiera saber si es que existe un país llamado Venezuela, con una tradición llamada historia, que tuviera un orden llamado democracia. Zombis hambrientos y delirantes que aún le siguen, vagan por nuestros pueblos haciendo lo que bien saben hacer desde los lejanos tiempos de la Guerra a Muerte, cosa que tampoco intuyen: arrasar. Ante el asombro, la sorpresa y el desconcierto de quienes aún no aciertan a comprender en toda su magnitud la tragicomedia que vivimos.

Una cruzada por la salvación de Venezuela

Que tras diecisiete años de poder omnímodo, absoluto, dictatorial: el control total de todas las instituciones, la sumisión servil y concupiscente de sectores dominantes en nuestras fuerzas armadas, el sometimiento inicial, pleno, gozoso e incondicional de los medios de comunicación o su posterior represión o enmudecimiento, la pasividad del empresariado, la práctica inexistencia de una oposición consciente de su deber moral y concertada para impedir la barbarie, y los mayores recursos financieros jamás habidos en la bicentenaria historia de la República, Venezuela haya llegado a este estado de postración, ruina y devastación en que se encuentra, no tiene otra explicación que una falla genética, en el componente antropológico cultural de nuestra sociedad, enferma de una crisis orgánica irremediable, según lo afirmara con agudeza y amargura el intelectual venezolano Mario Briceño Yragorri.

vaya al foro

Del arma de la crítica a la crítica de las armas

“Es cierto que el arma de la crítica no puede sustituir a la crítica de las armas, que el poder material tiene que derrocarse con el poder material”. Marx, Crítica de la filosofía del derecho

vaya al foro

La puñalada por la espalda

A Casto Ocando, periodista del Miami Herald, le debemos dos revelaciones de gran importancia: el encuentro en Punta Cana entre el trío de mensajeros de CastroMaduro y las partes venezolanas en conflicto, que tras el drástico rechazo de Leopoldo López, “mercancía” de recambio propuesta por Maduro para un cambalache de casa por cárcel y revocatorio por elecciones, terminara en agua de borrajas. Y ésta última, hoy hecha pública en Miami, de un encuentro secreto entre Susana Malcorra, la canciller argentina, y Delcy Rodríguez, la canciller venezolana, sostenida en Washington y continuada en Caracas. Un encuentro que fue más allá de los habituales tête-à-tête del mundo diplomático para convertirse en un jubiloso intercambio de favores: Malcorra viajó a Caracas a sellar su compromiso de respaldo al gobierno de Nicolás Maduro en un avión puesto a su disposición por PDVSA. ¿A cambio del respaldo de CastroMaduro y su paquete de votos forista-caribeños a su candidatura a la Secretaría general de la ONU? Sólo un necio creería lo contrario. En política, séase neocomunista, como Maduro, o neoliberal, como Macri, no se da puntada sin hilo. Como diría el también argentino Enrique Santos Discépolo hace ochenta años en su maravilloso tango Cambalache, “el mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el 506 y en el 2000 también”.

vaya al foro

Los idus de junio

Si los dioses hubieran acordado ofrecerle a la OEA, en bandeja de plata, una ocasión propicia para ejercer su autoritas, recuperar su prestigio y salir fortalecida de esta prueba de fuego, mejores circunstancias no hubiera podido elegir. Venezuela se desangra, martirizada por una crisis orgánica, ya humanitaria y sin precedentes en la región. Su gobierno, manifiestamente entregado a los caprichos y veleidades de la tiranía cubana, pasa por el momento más mezquino en cuanto a respaldo popular. Los casos de neonatos e infantes muertos por falta de medicinas para enfrentar sus graves enfermedades son dignos de una telenovela trágica. De las farmacias han desaparecido hasta las aspirinas. No se hable de medicamentos esenciales para controlar enfermedades graves o mortales, como el cáncer o la diabetes. Las colas para conseguir los alimentos esenciales son verdaderamente espeluznantes. La gente comienza a morirse, literalmente, de hambre y la desesperación provoca saqueos a diario, a lo largo y ancho del país. Los transportes de alimentos son asaltados por masas hambrientas en calles y carreteras, ante la absoluta pasividad de las fuerzas de orden. También apáticas a la hora de proteger a manifestantes de la furia homicida de los sectores oficialistas. La violencia se ha apoderado a tal nivel de las calles y los asaltos callejeros y a domicilio proliferan a tales niveles, que la gente comienza a movilizarse en caravanas para elevar sus opciones de sobrevivencia cuando cae la noche. Acuciada la ciudadanía por falta de luz y agua. Vivimos una hecatombe.

vaya al foro

El diálogo y la Asociación de Estados del Caribe (AEC)

Sin pretender menospreciar a ninguno de sus miembros, valga comenzar preguntándonos ¿cuán iguales en territorio, dimensión, población, historia, densidad y cultura son los siguientes estados miembros de la llamada Comunidad de Estados del Caribe, aquí enumerados por orden alfabético?: Antigua y Barbuda, Mancomunidad de las Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haiti, Honduras, El Salvador, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Venezuela y los estados asociados Aruba, Curazao, Guayana francesa, Guadalupe, Martinica, Sint Maarten e Islas Turcas y Caicos.

vaya al foro

Con nuestras propias uñas

Venezuela tendría que esperar, de no arañar por su libertad con sus propias uñas, al fin del mandato de Mauricio Macri para contar con su respaldo, una vez que hubiera dejado la presidencia y se hubiera integrado al grupo de expresidentes. Pues esa ha sido la maroma con la que la hipocresía política de la derecha latinoamericana ha resuelto sus problemas de conciencia con la dictadura madurochavista, de Álvaro Uribe a Sebastián Piñera: cuando su rechazo hubiera sido útil, vale decir, mientras ejercían el Poder, miraron de soslayo, expresaron sus buenos deseos, le sobaban la espalda a las izquierdas y todos ellos, sin excepción, terminaron picándole el ojo y respaldando al dictador.

vaya al foro

Venezuela, Cuba y la gran traición

“Nadie es la patria, pero todos lo somos. Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante, ese límpido fuego misterioso.” Jorge Luis Borges A la inolvidable memoria de Rómulo Betancourt ¿Qué fue lo que apagó en su pecho ese límpido fuego misterioso que es la Patria? ¿Qué lo llevó a darle la espalda a Venezuela y a entregarse de rodillas al mismo tirano que sus ancestros combatieran, sus mayores le hicieran pagar caro el atrevimiento de pretender apropiarse de nuestra historia y nuestras riquezas y los soldados, sus predecesores, a combatirlo al precio de sus vidas hasta expulsarlo, humillado, de nuestras costas? ¿Por qué Rómulo lo sacó de un portazo y él corrió a humillársele con desconcertante entusiasmo?

vaya al foro

¿Jorge Rodríguez o Henrique Capriles?

“Este año es imposible un revocatorio.” Jorge Rodríguez en entrevista con José Vicente Rangel. Televen, 29 de mayo de 2016 1 Cuando el psiquiatra y cuentista Jorge Rodríguez Gómez se asomó al escenario político venezolano – corría el año 2003 -, prácticamente nadie, salvo los viejos amigos de su padre, como Teodoro Petkoff, quien fungiera como uno de sus padres putativos, o cualquiera de los compañeros de la Liga Socialista, fundada por Jorge Rodríguez padre involucrado en el secuestro del gerente de la compañía multinacional norteamericana Owen Illinois William Frank Niehous, sí tenía conocimiento todo aquel que hubiera leído los periódico con el suceso del secuestro, que sacudiera a la adormecida sociedad venezolana en 1976. Gobernaba por entonces Carlos Andrés Pérez y se disfrutaba de las mieles de la concordia del Estado con las guerrillas gracias a la mediación pacificadora - ¡cuándo no! – del socialcristiano Rafael Caldera. A pesar de lo cual y en un hecho por demás rocambolesco, un comando guerrillero asaltó la casa del joven empresario norteamericano en Prados del Este llevándoselo secuestrado hasta que fuera liberado, tres años y cuatro meses después, en la selva venezolana. Por entonces, Jorge Rodríguez padre había padecido el via crucis de una detención en las mazmorras de la DIGEPOL, el SEBIN de la época, y había muerto en los “apremios” a que lo sometieran los interrogadores. Era ministro del interior Octavio Lepage y vice ministro Marco Tulio Bruni Celli. La pareja de interrogadores fue detenida, encausada, condenada y encarcelada hasta cumplir la condena. Eran otros tiempos.

vaya al foro 

Los diálogos del ultraje

No son los diálogos ni los dialogantes los que han faltado en esta turbia historia de las relaciones entre demócratas y golpistas. Conviene rehacer esa historia para memoria de los jóvenes y para que se compruebe la insólita reiteración de los mismos vicios, las mismas taras y los mismos errores por parte de los aparentemente débiles eslabones de la cadena, sin los cuales Venezuela no se hubiera sumido en la tragedia en la que ha venido a encallarse. Pues en todos esos diálogos, sin excepción ninguna, se salieron con las suyas los asaltantes, ellos, y terminaron con las tablas por la cabeza los asaltados, nosotros. Pues más que de diálogos, se trató siempre y sin excepciones de conciliábulos, amagos, celadas y traiciones de una de las partes en conflicto sobre la otra, representando ambas dos sistemas enfrentados – dictadura o democracia. Diálogos que han terminado siempre con la democracia aherrojada a los pies de la barbarie.

vaya al foro

Más que un error: Un dislate

Henrique Capriles es, sin lugar a dudas la figura emblemática de la Mesa de Unidad Democrática, dos veces su candidato a la presidencia y candidato presidencial in pectore para cualquier nuevo proceso que pudiera presentarse en el futuro inmediato. Su tenacidad y perseverancia lo han asentado ante los venezolanos como el candidato natural: debe ser la figura más conocida y reconocida, nacional e internacionalmente, como el líder de quienes, constituyendo ya una inmensa e invencible mayoría, tienen todo el derecho a exigir el cumplimiento de la Constitución y las debidas correcciones a las brutales desviaciones autocráticas y dictatoriales del régimen. Su palabra, no sólo ante los venezolanos sino ante los demócratas del hemisferio – de Chile a España y de Argentina a los Estados Unidos - pesa más allá de lo que él mismo imagina, pues supone el respaldo de todos los partidos que conformar la MUD, desde Primero Justicia, su partido, hasta Acción Democrática, y desde Voluntad Popular, el partido liderado por uno de los presos emblemáticos de la dictadura, Leopoldo López, hasta ABP, liderado a su vez por el otro preso emblemático: Antonio Ledezma.

vaya al foro

Comentarios a las tesis de Albert Einstein sobre la crisis

Primera tesis: “La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.” ¿Hay una mejor perspectiva desde la cual analizar y enfrentar la grave crisis en que nos encontramos que no sea la comprensión de nuestra incompetencia como ciudadanos, como sociedad, como país, como nación para haberla enfrentado con inteligencia, lucidez y coraje cuando se asomara a nuestra perspectiva histórica?

vaya al foro