end header begin content

Opinión

Columnistas
Ángel Arellano

Socialismo en armas: avance de las milicias en Venezuela

En los últimos días a través de medios de prensa, Whatsapp y demás redes sociales, han circulado cientos de fotografías y videos de los nuevos operativos públicos que el gobierno de Nicolás Maduro ha llevado a cabo en diversos puntos del territorio venezolano para entregar fusiles y equipamiento militar a ciudadanos comunes con motivo del programa de fortalecimiento de las milicias bolivarianas en “defensa de la revolución”[1].

Ángel Arellano

Muchos saben, pocos hablan: suicidios en Venezuela

“No tengo qué comer, me voy a morir”, dijo el muchacho. Nadie prestó suficiente atención. Todos estaban tan atareados con la misión casi imposible de conseguir los alimentos, tan sumergidos en el desespero de las colas y en la angustia de ratificar en el espejo la falta de peso, que no dieron importancia al delirio del joven. “No tengo qué comer” es la frase más popular en los tiempos que cursan. Una semana después el muchacho murió. En el barrio la noticia corrió como pólvora, poniendo la piel de gallina a la comunidad. Cual chispa en la pradera trascendió que el fallecimiento fue por desnutrición. Lo dijo un camillero que hace guardias en la emergencia del hospital y también en la morgue. Esto sucedió en Barcelona, estado Anzoátegui. Los lectores de la ciudad conocerán el caso mejor que quien intenta retratarlo en estas breves líneas.

Ángel Arellano

Crónica de la miseria en Venezuela

La gente del barrio entendió la tragedia que se vivía en la casa de Adalberto, Wilde y Esteban luego de encontrar marcas de quemaduras en las manos de aquellos niños que entre los tres no juntaban 15 años de edad.

Ángel Arellano

El importante documento que olvidó la MUD

Tras generar una altísima expectativa en la población, la oposición venezolana salió derrotada de la que fue la última elección presidencial de Hugo Chávez. Posteriormente, la alianza designó un equipo altamente calificado para realizar un diagnóstico exhaustivo de la situación, sugiriera correctivos y aportara una estrategia más efectiva. La Unidad estaba convencida de que había avanzado mucho en su propósito por reemplazar electoralmente al chavismo, pero también sabía que no eran pocos los errores cometidos desde su fundación en 2008. La MUD operaba únicamente como plataforma electoral de un grupo de partidos que perseguían el poder sin advertir el sistema autoritario que se enquistaba en el aparato estatal y en las bases de la sociedad.

Ángel Arellano

Lo que nos deja 2016

De todos los años, este ha sido el peor. Desde la conquista y la colonización de nuestras tierras no se ha registrado un año tan oscuro, tan errante, tan miserable como 2016. Es, por lejos, el año en el que la sociedad venezolana ha vivido lo peor de sí misma. Las cenizas del país que fuimos pueden compararse con las cenizas de la Venezuela de la hambruna y las enfermedades de la Guerra de Independencia. Sin embargo, hay una diferencia abismal entre aquellos y estos tiempos: en aquel momento, distinto de ahora, los ingresos del Estado eran un grano de arroz con respecto a los de ahora, y el gobierno no luchaba por matar a la gente o en su defecto enloquecerla con la carestía de comida, el caos generalizado y la fiesta continua que emiten los medios de comunicación oficiales mientras la población lucha una batalla campal para salvar el desayuno, el almuerzo y con suerte la cena del día.

Ángel Arellano

la otra cara de la migración venezolana

Florencia, Mayerling y Gregory son amigos desde que la coincidencia los unió en las aulas del primer semestre en la Universidad Simón Bolívar. Los tres querían egresar como Ingenieros Eléctricos y tuvieron éxito. Cinco años después festejaron la graduación en una modesta reunión familiar. Desde que tienen uso de razón solo recuerdan una Venezuela en crisis y lidiaron con esa realidad para lograr la meta universitaria. Con el título en el brazo emprendieron un nuevo camino: salir del país, trabajar y ayudar a sus familias desde el exterior.

Ángel Arellano

Crónica de un venezolano migrante

Si supiéramos más de las historias que ahogan los llantos de los sin voz, capaz encontraríamos el impulso necesario para culminar con esta pesadilla. A las 7 de la mañana del día lunes Isaías se levantó bañado en sudor. La primavera no encontró espacio. El frío que lo torturó durante casi todo el año dio paso al sofocante verano. No hubo transición. Cambios drásticos de un clima sin compón.

Ángel Arellano

Balseros, venezolanos de contrabando

En lo que va de 2016 aumentó un 60% el número de venezolanos que huyeron del país con respecto a la cifra de 2015. Investigadores de la Universidad Central de Venezuela han informado que en los últimos 18 meses unos 200 mil compatriotas se han marchado del país. Meses atrás, cuando se reabrió la frontera con Colombia para permitir que ciudadanos del estado Táchira pudieran ir a comprar comida a la vecina República, en un par de días por lo menos 120 mil personas cruzaron a pie. De ellas, una buena parte no regresó a Venezuela.

Ángel Arellano

Diálogo, un tiempo que urge y un tiempo que demora

Al momento de escribir estas palabras la hostilidad política no ha cesado en Venezuela. Todo lo contrario, se ha acentuado, oscureciendo el panorama y potenciando la incertidumbre existente en toda la sociedad. Las partes en conflicto se sentaron en una nueva mesa de diálogo sin previo alto al fuego. Quien controla las armas y monopoliza el uso de la fuerza no ha puesto freno a la persecución contra la disidencia y al bloqueo institucional para que ésta pueda desenvolverse por medios democráticos y constitucionales. Como ejemplo, la sentencia 948 del Tribunal Supremo de Justicia controlado por el chavismo, es un amparo que de ser desacatado, podría llevar a prisión a la directiva del Parlamento.

Ángel Arellano

episodio incómodo pero necesario

En días recientes Jesús “Chúo” Torrealba, actual secretario ejecutivo de la MUD, exponía su punto de vista con respecto a los retos de la oposición venezolana y los logros que ésta ha obtenido sorteando las inminentes dificultades impuestas por el autoritarismo chavista.

Ángel Arellano

¿Qué decían los estudiantes venezolanos en 2007?

“Porque efectivamente escuchar es actitud demócrata, entonces cuando solicita ser escuchado tiene que aprender a escuchar (…) La libertad de expresión no es solamente expresarse, es dejar que los demás se expresen. Es escuchar todas las posiciones”. Luego cita al estadounidense Francis Fukuyama y sigue su discurso. “Yo creo que la libertad de expresión es el espacio donde se pueden escuchar todas las voces, las voces de los que son empresarios y las voces de los que no son. Las voces de los que tienen el poder y las voces de los excluidos”.

Ángel Arellano

El referendo (im)posible

En la incesante búsqueda de un hecho que pueda reunificar al chavismo e intentar organizar esa masa amorfa que hoy desgobierna a Venezuela, Nicolás Maduro, el PSUV y los Poderes Públicos que éste controla (todos excepto el Legislativo), esperan reeditar los sucesos del 11 de abril de 2002.

Ángel Arellano

Breve opinión sobre Venezuela, el hambre y la fe

Antes de incorporarme a la computadora para un nuevo asalto a la página en blanco, tuve un sueño bastante peculiar. Pasé la noche pensando en el hambre de mis hermanos venezolanos, una de las penurias de nuestra gente. Soñé que estaba junto a mis compañeros de bachillerato en los surtidores de gasolina de una estación de servicio. Pocas caras sonreídas. Los que eran gordos estaban flacos, los que eran alegres no podían ocultar la angustia. De repente el gerente de la estación llamó a todos para hacer entrega de un bulto de arroz y otro de pasta a cada uno. La comida se terminó cuando faltaban 5 personas y dio pie a una gran refriega que inició justo cuando desperté.

Ángel Arellano

La Venezuela que veo y siento

Ante el papel en blanco surgió una duda: quería escribir sobre el crecimiento de la pobreza en Venezuela, arrojar algunas cifras expuestas por instituciones reconocidas por el gobierno de Maduro y poner en perspectiva estos números para establecer comparaciones con respecto a la Venezuela de hace tiempo atrás, la de antes de ayer y la de ayer. También para comparar con los socios de la Revolución, subrayando que dentro del vecindario dejamos de ser la oveja negra para convertirnos en la manzana podrida. En fin, de eso no escribiré. Tal vez después.

Ángel Arellano

Cuba, el chavismo y la Paz en Colombia

En un artículo titulado “¿Por qué Cuba se ha vuelto un problema difícil para la izquierda?”, el intelectual portugués Boaventura de Sousa Santos reflexiona sobre el lugar de la Revolución Cubana en el pensamiento político de la segunda mitad del siglo XX y la influencia que tienen los cambios de los últimos años en este país dentro de las corrientes progresistas dela región.

Ángel Arellano

La extraña no-muerte del neoliberalismo

En Venezuela, la “derecha” quedó segregada del espectro político y del imaginario colectivo. Tanto es así que hoy, 17 años después del inicio de la Revolución Bolivariana, no existe un partido que se declare abiertamente de derecha, liberal o conservador. El progresismo (“socialismo”) de la izquierda quedó instalado en la subjetividad política, un lugar donde ni los economistas ni los analistas tienen injerencia.

Ángel Arellano

Miedo

Al chavismo le podemos reprochar todo menos su intento de supervivencia por la sencilla razón de que todos los seres vivos nacemos con esa necesidad. Es cosa de software humano. Lo que sí podemos reprochar es que en ese intento de sobrevivir el chavismo condene la vida de millones de venezolanos que están pasando hambre, sufriendo por la falta de medicamentos y acorralados por la violencia desenfrenada que reina en las calles.

Ángel Arellano

la fiebre del oro

Nicholas Casey, el cronista de The New York Times que desembarcó en Venezuela hace unos meses para narrar la experiencia de la crisis que atraviesa el país, ha invertido buena parte de su tiempo hurgando en casos que están fuera del radar de los medios nacionales. La hemorragia de malas noticias que colapsa los canales informativos superpone a diario una serie hechos que convierten los grandes temas (la contaminación ambiental, el terrorismo, el paramilitarismo, la desnutrición, el SIDA, el embarazo precoz, entre otros) en apenas un destello de titulares que son desplazados con facilidad por el choque de poderes que registra la fuente política y el colapso que van reseñando los reporteros de economía.

Ángel Arellano

Dos grandes problemas de la Venezuela del futuro

De todos los problemas que aquejan a la Venezuela de hoy, hay dos que destacan por sus consecuencias en el futuro y su complejidad para ser abordados en una actualidad minada de contradicciones, lucha de poder e inestabilidad: el descontrolado crecimiento demográfico y la mortalidad infantil.

Ángel Arellano

¿dónde están?

El Laboratorio Internacional de Migraciones asegura que más de 1.800.000 venezolanos están fuera de su país residiendo en 96 de los 195 estados miembros de la ONU. Siguiendo el estudio “Emigración intelectual y general en Venezuela” de los sociólogos Iván de la Vega y Claudia Vargas, nos encontramos con que en 2013 los venezolanos ejercieron el derecho al voto en 82 países para participar en las elecciones presidenciales de ese año.

Ángel Arellano

¿Qué hará Venezuela en la presidencia del Mercosur?

“Lo jurídico por encima de lo político”. Es la frase de moda. La usó el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, para referirse al proceso de traspaso de la presidencia temporal del Mercosur a Venezuela. Como el gobierno de Tabaré Vásquez no quiere problemas con Nicolás Maduro, debido a la gran influencia del sector del ex presidente José Mujica, amigo probado de la Revolución Bolivariana, y muy a pesar de que el gobierno venezolano tiene una millonaria deuda con empresas uruguayas, Nin Novoa ha resuelto el problema con ese conjunto de palabras.

Ángel Arellano

La “política de altura” del “chavismo crítico” (II)

Retomo lo expuesto la semana pasada sobre la estafa de los chavistas que pretenden redimirse de su participación en los error histórico de la Revolución Bolivariana intentando dar un paso al costado, doblándose para no quebrarse y que ahora, cuando todo es tan público, cuando el caos es tan evidente, pretenden aparecer como críticos, como pensantes, como distintos, o, como dicen los medios de comunicación cuando entrevistan a Nicmer Evans y al grupo Marea Socialista, como “chavismo crítico”.

Ángel Arellano

La “política de altura” del “chavismo crítico” (I)

Ingreso al portal de la emisora Éxitos para escuchar las entrevistas del día y ponerme a tono con la hemorragia de noticias que se producen en Venezuela segundo a segundo y encuentro un post con este título: “Política de altura en la coanimación”. En la imagen, el politólogo chavista Nicmer Evans, sonriente, de lentes. A su lado la siempre alegre Gladys Rodríguez, destacada periodista que tiene por costumbre, con gran acierto, ofrecerle al venezolano promedio una dieta informativa equilibrada y de interesante contenido. Pero… ¿“política de altura” y Nicmer Evans? ¡Caramba! Está forzado. No sé si es que porque acabo de terminar de leer “El impostor” (Random House, 2015) de Javier Cercas que me encuentro proclive a pensar que todos los chavistas que ahora dicen no ser maduristas y alegan que antes fueron chavistas porque estaba vivo el Caudillo y que (según ellos) eso sí era ser coherente con el socialismo, con Marx, con la igualdad, con la paz, (como si acaso Maduro no fuera una consecuencia de Chávez, una continuidad de Chávez en un tiempo ulterior, un tiempo de descomposición y de pobreza en todos los sentidos) son unos farsantes; por lo que Evans me parece igualmente uno más de esos grandes estafadores de la historia que pretenden redimirse de las cagadas que pusieron en el pasado dando un paso al costado, doblándose para no quebrarse y que ahora, cuando todo es tan público, cuando el caos es tan evidente, intentan aparecer como críticos, como pensantes, como distintos, cuando no movieron un dedo para parecer críticos, pensantes y distintos cuando Chávez enterraba la democracia en una fosa común y prendía en fuego toda la institucionalidad democrática que costó construir con tanto sacrificio, con tantos errores y con tantos tropiezos. ¿“Política de altura” y Nicmer Evans? No me suena. No tiene por qué sonarme, como no me suena que quienes fueron aduladores de Chávez en el pasado intenten acuñar la frase de que “con Chávez esto no estuviera pasando” como si el carisma del difunto y sus relaciones con el mundo hubiesen detenido que Cuba retomara las relaciones con Estados Unidos, que en Argentina los Kirchner no cayeran por un barranco, que en Brasil el lulismo no fuera destronado tan dramáticamente y que a Morales en Bolivia no lo sorprendieran con un arponazo a su pretensión de reelegirse indefinidamente como lo hizo en vida quien le ha dejado de legado a Venezuela una hambruna solo comparable con la de los campos de concentración del nazismo y del comunismo. Chávez no iba a cambiar nada porque para ello eligió a Maduro y lo dejó continuando su obra, su desastre. De tal manera que con Chávez esto sí estuviera pasando. Nicmer Evans y el grupo Marea Socialista han sido considerados por los medios de comunicación como los paladines de lo que hoy algunos programas de opinión llaman “chavismo crítico”. ¿Qué es el chavismo crítico? En primer lugar podemos decir que el “chavismo crítico” es, como lo dice su nombre, un movimiento o tendencia chavista, seguidora del difunto y su proyecto, de sus formas y su obra de gobierno. No puede existir un chavismo que no reivindique la obra de Chávez, por tanto, el “chavismo crítico” es defensor de los 17 años de proceso de transformación social que trajo consigo la Revolución Bolivariana. El “chavismo crítico” mitifica la irrupción de Chávez con los intentos de golpe de Estado de 1992 (como lo hicieron en su momento muchos venezolanos que colaboraron con el suicidio de la democracia, lo dice Juan Carlos Zapata en su libro “El Suicidio del poder”) y, aunque hoy subrayan constantemente que han criticado la corrupción chavista (Evans dice que él personalmente lo ha hecho desde 2007) y la ineficiencia del cambio del modelo económico, no fue sino hasta la llegada de Maduro al poder que se separaron formalmente del chavismo y se presentaron como una alternativa, o como un chavismo que no quiere pagar las consecuencias de los errores chavistas. Continúa la próxima semana.

Ángel Arellano

¿cuándo termina este episodio?

La pregunta que zanja cualquier conversación en el país nos deja inhabilitados para elaborar respuestas que puedan llegar a puerto seguro. Citamos en el criollo más preciso: “¿Cuándo se acabará esta vaina?”.

Ángel Arellano

Homenaje al Dr. Antonio José Rondón Lugo

De niño, mi mamá me llevaba a los operativos gratuitos del hospital de Clarines organizados por los médicos y enfermeras del pueblo, algunos médicos visitantes de Barcelona y el Dr. Rondón. El primer recuerdo que me viene a la memoria del Dr. Antonio José es en la calle San Antonio, empedrada, con una bajada un tanto pronunciada en cuyo pie se encuentra la casa de mi abuelo. Desde ahí, donde viví buena parte de mi infancia, miraba al Dr. Rondón cuando pasaba esmachetado para la casa de Arturo Armas. La mayoría de las veces venía de casa de Puringa, de Agustín y Celenia, o de visitar a los viejos amigos del Casco Central. Los amigos de toda la vida, a los que nunca olvidó.

vaya al foro


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com