Opinión

Columnistas
Alexander Cambero

La República del hambre

La idílica República de Platón es solo un sofisma de los doctos, nuestros frisos democráticos carecen del esplendor que reinó en las tierras del pensamiento. La nuestra decayó tanto que miles de sus ciudadanos rebuscan en la basura; tal despropósito solo es posible en revolución. Las manos desesperadas recogen cualquier cosa que pueda paliar el hambre, originada por una política criminal orquestada por la dictadura. Lo último que hicieron fue secuestrar el pan de los pobres, ahora vemos los exhibidores vacios con un cartelito que anuncia la falta del mismo. Es el gobierno de los estafadores, cuantiosos recursos generados por la renta petrolera fueron a parar a los bolsillos privilegiados de una casta revolucionaria podrida. Fue tal su raigambre en los intereses que terminaron abrazándose con el narcotráfico internacional. Sus cuentas individuales no resisten una somera revisión de un organismo independiente, por eso buscan dialogar para poder lograr mantenerse en el poder y así evitar terminar presos como vulgares delincuentes. Muchos de ellos tienen expedientes abiertos en tribunales norteamericanos en donde se conocen sus amplias actividades en el delito, el manto de complicidades está a punto de rasgarse completamente. Faltan algunos detalles para completar la perfecta jugada que los deje al descubierto. Solo un corto tiempo para verlos juzgados en tribunales decentes.

Alexander Cambero

¿Carta Democrática o carnet de la patria?

Dos términos en boca de un país devastado por la enfermedad del totalitarismo. Las amplias secuelas del narco estado son heridas profundas en un paciente llamado Venezuela. La crisis generada por una voraz corrupción hizo metástasis en todos los órganos oficiales postrándonos en el abismo de la ruindad. En estos dieciocho años sus logros son patéticos, una estafa colosal que ahora quieren disimular imprimiendo un carnet de la patria. Como buenos herederos de la heráldica nazi, han ideado un mecanismo de censar el hambre en las plazas de la nación. Miles de incautos desfilan a pleno sol por los cubículos adiestrados en la estafa. Esta estrategia perversa sigue abriendo una herida entre los venezolanos. Plantea la división entre buenos y malos. Los hijos dichosos que amamanta la ubre patria son los robots que expelerán sus trampas por todos los escenarios en donde alumbre la pena. Los escasos alimentos solo serán para los elegidos, los proscritos no contaran con otro beneficio que no sea la represión. Son los perseguidos que tienen la marca de la bestia en su frente, aquellos que osaron desafiar las ruedas de una historia acomodada al sillón del dictador. Unos serán la patria esculpida en gruesas letras de sangre de los héroes revolucionarios, mientras que quienes no tengan el carnet: los otros son apátridas que anhelan la presencia del imperio con todas sus garras. Un carnet como garante de tener una esperanza en el bolsillo mientras el hambre arrecia, solo que estos se restean con aquel sistema que los hace más pobres. Es el fraude cautivante de venderle ilusión en bolsas de miseria. Un carnet para contarlos como borregos, sellados hasta estrujarle su dignidad.

Alexander Cambero

María Corina con César Miguel Rondón

Escuchamos una entrevista por un circuito radial de gran prestigio en Venezuela. En la misma cabina se encontraron María Corina Machado frente al mejor entrevistador del país: César Miguel Rondón. Pasaron por el episodio anterior, sin sufrir heridas difíciles de restañar, lo cual agradecemos los demócratas convencidos que ambos tienes más cercanías que desencuentros.

Alexander Cambero

TSJ: ¿currículum o prontuario?

Seguramente Marco Tulio Cicerón, estaría espantado por la administración de justicia que actualmente ejerce el principal tribunal venezolano. El magnífico pensador romano daba cátedra de sabiduría desde el Senado. En alguna oportunidad un sobrino deseoso de adquirir los favores del célebre tribuno, se presentó en su casa buscando su padrinazgo. El viejo sabio entendió su interés y mucho antes que el joven hablara le indicó: ´´Iustitia non sit inconveniens manus´´ (La justicia no puede estar en manos indecorosas) Seguramente las autoridades del gobierno revolucionario adscrito al PSUV hubiesen abrazado al joven por malhechor y desechado al extraordinario filósofo por honesto. En acto de coincidencia entre quienes profesan el mismo modus vivendis. Que hayan escogido a Maikel Moreno como presidente del TSJ: es sencillamente un irrespeto a la decencia ciudadana. Un sujeto con un pasado turbio que lo muestra como violento protagonista de hechos no aclarados, que tienen que ver con dos homicidios que fueron silenciados. Cinco caso más de abusos de poder y transgresión del derecho cuando ejerciendo cargos se encargó de abusar de su poder, para vejar y perseguir a quienes lo acusaron de actos dolosos. Las denuncias de corrupción en sus gestiones fueron silenciadas des de Miraflores.

Alexander Cambero

El juego macabro del régimen

El perverso régimen venezolano se ha encargado de destruir todo aquello que significaba progreso. Su plan es devorarlo todo para desde las ruinas convertirnos al totalitarismo. Para tal fin nos necesita en la miseria, que nos arrastremos hasta sus centros de poder solicitando alguna dadiva que solvente la necesidad extrema, su plan ha venido funcionando mientras una parte de la nación cree que puede subsistir con aquel que anhela liquidarlo. Para estos sistemas el adversario es un enemigo que no merece espacio alguno, Y al contrario de las sociedades libres utiliza los mecanismos del terror y la mentira para perpetuarse en el poder. Desde el principio su dictadura mueve los hilos con la destreza del gran manipulador, juegan con el hambre de la gente puesta en una balanza; igual lo aplica con las medicinas.

Alexander Cambero

La patria bajo llave

Con gruesas losas de totalitarismo quieren apartarnos del último respiro de libertad. Han ido edificando un modelo que busca convertirnos en rehenes en nuestro propio suelo. Paulatinamente el cerco va posesionándose de todos los espacios dejándonos reducidos a la desesperanza. Sólidos bloques de felonía son el sustento del concreto ideológico que anhela transformarnos en especímenes de su zoológico. Tupida red de miserias que se alzaron entre los gritos ensordecedores de una militancia enfermiza, destilan un odio tan profundo que desborda su sangre, se ufanan de sus podredumbres y hasta se alumbran con los destellos del sol oprobioso de los gendarmes. Océanos y pantanos fermentados de seres que anhelan poner el cuchillo en la garganta de la nación. Quieren cavar la tumba de la patria. Quemar sus banderas que fue el sublime atuendo de nuestros héroes, ellos han perdido la tranquilidad en sus tumbas, los malos quieren borrar sus historias; demoler las epopeyas que nos llenaron de heroísmo. Su ideal es sembrar la semilla de la discordia, podrirlo todo para que reine la cizaña tan parecida a la muerte de copos bajos, de apariencia apacible que sabe ser relámpago en el hechizo del infierno. Besan con dulzura la guillotina que pende sobre las cabezas de la República. Se han ensañado con la madre que sostuvo sus pasos extraviados. Fueron la escoria que se disfrazó con ropajes lustrosos, pero su desgraciado corazón siempre terminará delatándolos. Su verdadero rostro no resistirá la condena de un ciudadano que no soporta tanta falsedad.

Alexander Cambero

Los pasaportes del narcoterrorismo

El régimen responde al pergamino de su origen. Entre las sabanas negras de su génesis protagónico, estaba la semilla que la vinculaba decididamente con el árbol de la violencia; ráfagas que invitaron a ataúdes a sepultar la historia de honestos venezolanos, que cayeron cuando el deshonor hundió sus garras para despedazar la constitución y las leyes de la República. Del alzamiento del 4 de febrero de 1992, al apretón con el narcoterrorismo internacional, existe un paso. Las banderas deslucidas de Hugo Chávez y el aliento de muerte del narcoterrorismo; se abrazaron en la noche traicionera. Estos seres envenenados jamás han creído en la libertad, sus actividades siempre serán la traición. Les fascina la trampa que los dibuja de cuerpo entero. Son verdaderos energúmenos que desean quebrar todo espacio democrático, su interés es liquidar espacio venezolano para contaminarlo con su veneno.

Alexander Cambero

El diálogo venezolano con Judas

La tradición bíblica nos narra la historia del traidor. Anduvo entre los apóstoles de Jesús, por los polvorientos rumbos, que dieron cimento a la fe. Presenció el génesis de un nuevo evangelio que rompía con los cánones de la tradición hebraica. Fue testigo excepcional de milagros y sanidades; que cuantificaron su irrupción entre los atavismos de una sociedad monolítica. Que hizo de la creencia en Jehová, un dogma envuelto en rollos tradicionalistas sin respuestas efectivas. El Sanedrín se sumó en la complacencia al invasor imperio romano. Judas Iscariote era el encargado de llevar los ahorros de los apóstoles, se hizo miembro de los más cercanos a Jesús, hasta que su corazón optó por cambiar a su maestro por las dádivas manchadas de su indignidad. Martirio de cruz, una forma horrenda de torturar a quién simbolizaba el camino para perderlo entre la oscuridad de las lanzas del opresor. Al final terminó ahorcado como un ser despreciable y ruin; convertido en el símbolo auténtico del doble cara.

Alexander Cambero

María Corina tiene razón…

Mientras la gran mayoría de la élite opositora se arrastra ante las pantuflas de la dictadura; ella se mantiene inconmovible con su posición de dignidad. Algunos creen que pueden seguir haciendo negocios en desmedro de un pueblo venezolano sometido por un régimen despiadado, en cada frase que pronuncian se les nota las costuras del alma vendida al tirano. Se han disfrazado muchas veces, pero la verdad sale a la luz hasta hacerlos resaltar como mercantilistas del sueño que boicotearon.

Alexander Cambero

¿El premio Hugo Chávez para Donald Trump?

La política pragmática será la reina en los próximos años. Algunos creen que la presidencia de Donald Trump significa el finiquito del proceso revolucionario en Venezuela, sostenemos que los intereses harán posible que ambos poderes se entiendan. Aunque parezca una verdadera locura; las enormes diferencias tienen un enlace secreto que los une en el beso de la oscuridad: Wladimir Putin, el presidente de la federación rusa, es gran amigo del magnate norteamericano desde los tiempos cuando este trabajó en la administración de Boris Yeltsin, luego de ser principal asesor de Anatoly Sobchak, entonces presidente de la Diputación de Leningrado. Cuando Rusia se abrió a la inversión extranjera Donald Trump viajó hasta Moscú, para lograr inversiones de gran calado en el gigantesco país. Después de reunirse con miembros destacados del Kremlin, logró un encuentro con un emergente líder al que visualizó como el hombre clave para su éxito. Wladimir Putin lo llevó a recorrer sitios históricos de la ciudad. Caminaron hasta el café Pushkin. Tortas de hojaldres con aromáticas de frambuesas, entre bandejas de ensaladillas rusas. Los viejos antagonismos de la extinta guerra fría se estrecharon la mano, posteriormente ante la renuncia de Boris Yeltsin, se convirtió en presidente interino. Trump había acertado al escogerlo como el hombre fundamental para sus intereses. Seguramente recordaron el ambiente animado del encuentro moscovita, mientras la nieve era un blanco manto de calles de abrigos gruesos. Como podemos entender es una relación que tiene tiempo madurándose. Su visión de águila empresarial le indicó a quién buscar como accionista potencial en Rusia, esa alianza los hizo mucho más poderosos.

Alexander Cambero

La guerra secreta de Miraflores

Crueles navajazos se asoman detrás de los abrazos. En las interioridades del proceso revolucionario, en franco proceso disolutivo, se desarrolla una feroz batalla entre grupos que defienden sus ingentes negocios. Un acorralado Nicolás Maduro, en abierta subordinación al mandato de Raúl Castro, coloca como Vicepresidente de la República a Tareck Zaidan El Aissami Maddah, sombrío personaje sindicado de dirigir las conexiones del hemisferio occidental con el terrorismo islámico. Bajo su égida han auspiciado el brutal crecimiento del narcotráfico internacional; con sus ramificaciones en grupos extremistas como Hezbolá.

Alexander Cambero

El rebaño del abismo

Hundirnos completamente en el foso es el siguiente paso. Es la tarántula que teje la tupida telaraña de fabulaciones patrioteras, hasta llevarnos directo al terreno de sus fortalezas. Son movimientos paulatinos que envuelven la conciencia general hasta llenarla de su pócima secreta. Veneno inoculado que entra en el torrente sanguíneo venezolano; para llevar su maldad hasta todos los ámbitos de la vida nacional. Son seres inescrupulosos que no se detienen ante nada para lograr sus desmedidos propósitos. La patria herida es casi una cavidad en donde los sueños de progreso son parte de la ciénaga de mentiras que forman su base. Anhelan que todos seamos parte del club de las penurias. Vernos arrastrados por la necesidad de subsistir en medio de condiciones terribles. Que cada venezolano tenga el sello del proceso es su premisa maquiavélica. Marcarnos como reses que van directo al matadero de la historia: su fin. Que comience la gran molienda en donde solo queden restos de una conciencia a la cual desean pervertir; para disfrazarla con sus vetustas ideas de perennidad en el tiempo. Han logrado que el abismo sea el espejo en donde millones nos reconozcamos, nada de ofrecernos un futuro promisor. Cuando abrimos las ventanas las mismas tienen las cortinas del hierro totalitario. Los tapices no se agitan con la brisa que viene de lejos; son férreos huesos metálicos de mentira. Sólidos gendarmes que vigilan la poca libertad posible, hasta hacerla el rehén eterno sin derecho a vida. La revolución bolivariana ha sabido robarnos este trecho histórico, para llevar su idea pegada al espinazo de las necesidades más sentidas de la población.

Alexander Cambero

¿Qué hay detrás de tanta complicidad?

Sin ánimo de aguarles la fiesta a los demócratas que nos representan como portadores de un sueño de cambio, tendremos que decirles que la dirigencia quedó en minusvalía frente a un pueblo que los rebasó absolutamente. Las necesidades de la gente no se negocian en mesas de cenáculos embriagados de poder. Entre personajes sonrientes, que creen que lograrán un clima de armonía con la dictadura, la situación venezolana es verdaderamente una catástrofe de proporciones incalculables. La nación se hundió hasta el último peldaño del abismo. Somos un país envuelto en severas dificultades, desgraciadamente esa dramática realidad no es representada por aquellos que deben asumir esa tarea. Se entretuvieron con las ambiciones de grupo. Muchos aspirantes a la primera magistratura nacional, acarician la idea de lograr accesar al poder miraflorino sin percatarse que lo harán sobre el cadáver de una Venezuela pulverizada por un sistema político primitivo.

Alexander Cambero

El Zarpazo contra El Impulso

El último despojo de un gobierno tiránico arremete contra la historia larense. En los albores de un nuevo aniversario del diario El Impulso, el gobierno nacional, huérfano de espíritu democrático y atiborrado de rencor, busca destruir al gran periódico que significa la savia de una región que creció en sus páginas para hacerse un lugar estelar en la vida nacional. Con gran capacidad para soñar Federico Carmona, les regaló a los caroreños un diario en sobre dorado de fecundidad; que con el correr del tiempo se transformaría en un espacio en donde concurrirían todas las opiniones. Era una pequeña ciudad de horizontes atizados de cujíes y cardonales, calles de tierra profunda en donde se hundían las historias de labriegos confundidas con los murmullos de la Venezuela remota; que todavía acariciaba los machetes de las montoneras de ocasión. Aquella comarca estaba llena de la heroicidad del pensamiento. Se debatía profundamente sobre diversos temas. Un buen día Federico Carmona, abriéndose al horizonte, miró más allá de sus contornos agrestes; y se trajo su sueño hecho periódico a Barquisimeto, con la firme intención de hacerlo germinar en otras latitudes.

Alexander Cambero

¿Quién reina en el caos venezolano?

Detrás de la espantosa crisis nacional existe una brillante estrategia de mantenernos como en el limbo. Construyeron un gran laboratorio propagandístico para impulsar un proyecto totalitario que busca la perpetuidad más allá del cadáver de la nación. Somos víctimas de un ensayo que auspicia la desmovilización de las fuerzas del cambio hasta atomizarlas. Veamos la que acaba de ocurrir con el cambio del billete y la introducción de los nuevos signos monetarios, al principio nos mostró el abismo en plenas fiestas navideñas. Cada uno de nosotros acudió a los bancos a realizar el canje respectivo, una atmósfera de impotencia nos condujo al desespero. La frustración del venezolano se incrementó con el paso de las horas. Luego de poner a sufrir a toda la nación con la disparatada acción; recogieron el guante y suavizaron la medida extrema.

Alexander Cambero

Navidad en el país del hambre

La tradición navideña va logrando entrar tímidamente en nuestros hogares. Escuetas muestras de una celebración que no escapa de la tristeza que hoy embarga la realidad nacional. La dramática situación originada por una demencial política económica, contribuye con ello, únicamente la fuerza intrínseca de la época logra tomar respiro frente al desasosiego. El desastre es de tal magnitud que tener algo para las festividades es un verdadero milagro. Vemos tiendas llenan de presentes que pocos compran, la gente trata de estirar su presupuesto para asirse de lo indispensable para seguir viviendo, es tan grave el cuadro que definitivamente es el hambre el gran invitado a la mesa del venezolano. Por supuesto que hablamos de un convidado indeseable, casi un ser mitológico que vino para asolar la pradera entera. Su presencia relata la verdad de una crisis devastadora que viene torciendo el rumbo. La batalla que se produce en las paredes estomacales la va ganando por escándalo, el mayor fracaso gubernamental se siente en el pueblo que sufre esta pesadilla. Las promesas oficiales de una independencia agroalimentaria fueron una treta para buscar adeptos en las densas zonas en donde campea la penuria, son este segmento de la población el más vulnerable al ardid gubernamental; las situaciones que le abruman son cauterizadas por un cúmulo de promesas que no llegan a materializarse. Juegan con sus necesidades hasta transformarlos en títeres de sus locuras. Son ese ejército que llevan a sus manifestaciones, sus rostros compungidos denotan que son arrastrados por la necesidad; son los vilmente manipulados como carne de cañón de los estafadores de sueños. Alguna bolsa de comida para disimular sus gritos desesperados, hijos de un proyecto manipulador que busca la perpetuidad de sus aberraciones.

Alexander Cambero

La Navidad de la muñeca mutilada…

El saco roto simboliza el dinero nacional que se diluyó en sus manos. Cuantiosos juguetes fueron a parar al cobijo de los ávidos vecinos revolucionarios. Países que obtuvieron verdaderas obras maestras de la destreza estética, mientas Venezuela se quedaba con la muñeca mutilada. La hermosura sin ojos ni alma para disfrutarla, la violentaron con la saña que esgrime el odio para perpetrar sus acciones letales. Fue una operación cruenta, tan característica de los desalmados, que la desolación embrionaria de su raza es la marca de su Navidad.

Alexander Cambero

El último dinosaurio…

La muerte de Fidel Castro cierra un capítulo estelar en la historia de la humanidad. Es el último eslabón de la cadena de un proceso evolutivo mundial, que enfrentó a las dos superpotencias que se disputaban la supremacía universal. El mundo era un tablero de ajedrez en donde los intereses movían sus piezas. Uno de los juegos más extraordinarios del enfrentamiento ideológico fue la crisis de los misiles. Cohetes de alcance medio fueron instalados en Cuba con dirección a puntos estratégicos de los Estados Unidos. Al descubrirse el hecho la situación se tornó tan peligrosa que estuvo a punto de estallar la tercera guerra mundial. Afortunadamente John Fitzgerald Kennedy y el premier soviético Nikita Jrushchov, pudieron resolver el asunto al comprometerse a desinstalar los cohetes dirigidos a Nueva York, y los que Estados Unidos mantenía en Turquía con dirección al Kremlin. Fidel Castro fue testigo de uno de los instantes más traumáticos del último tiempo. Todas aquellas figuras tienen a las lápidas como cerrojo del meandro de la muerte, sus pensamientos han sido depositados en un oscuro lugar en donde la luz del esclarecimiento, se asoma con timidez entre las telarañas de la lobreguez.

Alexander Cambero

1000 días con Leopoldo preso…

Caminó entre la gente vestido de blanco. Con gran soltura se subió al pedestal de la estatua del apóstol de la independencia cubana José martí. Su esposa Lilian Tintorí lo sostenía como tratando de resguardar sus últimos instantes en las calles de Venezuela, un beso sentido los mostró unidos frente al gran paso que daría minutos después. La muchedumbre escuchaba atentamente al emergente líder que se inmolaba por conseguir un sendero que nos condujera hasta el retorno de la democracia; un río de pueblo lo acompañó en aquella travesía sobre el campo minado de la injusticias que sembró el régimen para hacerlo preso. Los gendarmes del régimen lo custodiaban como si se tratase del resguardo de un peligroso asesino serial, todo un despropósito de equipos antimotines para llevar a un hombre que se entregó por su propia voluntad. Un individuo de bien sin armas ni ejército de desafiantes especímenes del catalogo del rencor: solo con la conciencia de representar el grito de millones de seres que se hicieron su voz para clamar en el desierto del país en cautiverio, con sólidos principios que no se arrastraron ante el omnímodo poder de una tiranía; que se yergue sobre el destino de una nación que anhela mantener inalterable sus principios de fe democrática. Un hombre cargado de un profundo amor por Venezuela estaba destinado a escribir este capítulo en la historia de una nación sometida en el oscurantismo de un proceso desquiciado. Párrafos llenos de esfuerzos de un pueblo de raza inextinguible. Cruzó la puerta y lo arrestaron con toda la parafernalia de los actos totalitarios. Inmediatamente lo incomunicaron, cero conversaciones con sus familiares y amigos. Con saña le impidieron cualquier contacto con su esposa e hijos. Una medida que ni siquiera recibieron los criminales de guerra nazis cuando fueron condenados en Núremberg. Muchos de ellos antes de ser castigados tuvieron tiempo para estar con los suyos. Cuando dejaron entrar a su esposa querían humillarla con requisas que horadaban su dignidad de mujer, inclusive buscaron filmarla sin ropa para tratar de humillar a su marido en verdaderos arrebatos de martirios continuados. Varios días metidos en una estrecha celda durmiendo en el frío piso de cemento. De noche lo sacaban a un espacio más estrecho, para llevarlo nuevamente a su celda esta vez cubierta de excrementos en sus paredes. Además de rociar de orina el sitio en donde dormiría este baluarte de la libertad. Al verlo no claudicar ante semejante acción criminal comenzaron a cercenarle cualquier posibilidad de tener un beneficio. Cero diarios y libros para impedirle que el hombre tuviese contacto con el mundo del pensamiento. Casi conminado a transformarse en uno de ellos. Es decir: en un ser huérfano de cerebro y con una carencia similar al Equus africanus asinus o animal doméstico de la familia de los équidos. Léase: burro. Un juicio amañado en donde la juez Susana Barreiros se encargó de condenarlo. Cuatrocientos mil dólares en una maleta que salió del hotel Alba Caracas como estimulo para que decidiera la suerte de un líder al que Hugo Chávez temía. Luego ese personaje manchado de deshonra recibió el cargo de Defensora Pública Nacional, después que el gobierno chileno rechazara su intención de asilarse en el país austral. El gobierno de Michelle Bachelet no quiso que en el suelo en donde un gran venezolano como Andrés Bello, logró darle aportes fundamentales en el crecimiento de su nación, llegase alguien que es un insulto para el maestro caraqueño que amó a Chile como a su patria de origen. Ninguna nación de gobiernos honorables le ofreció facilidades para recibirla, a pesar de los esfuerzos del régimen de Nicolás Maduro por lograrle un lugar de confort. Mil días en cautiverio. Son los barrotes inhiestos de un régimen pútrido. Sólido enjaule de hierros reforzado con placas de cemento de amplio grosor, una mazmorra ideada para quebrar la férrea voluntad de Leopoldo López. En el azaroso plan no contaban con la dignidad del líder. De sus labios no salió una palabra para rendirse, tampoco ha buscado mejores condiciones que haga que tenga que negociar sus principios con la dictadura. Nada de dialogar con quien te pone una pistola en la sien. Esa determinación romperá las cadenas de su cautiverio, un pueblo gallardo lo espera con ansias; saldrá con la misma dignidad con la que caminó entre la muchedumbre vestido de blanco… [email protected] twitter @alecambero

Alexander Cambero

El señuelo del diálogo

Son hijos del tramposo mayor. Facsímil de heroicidad que embardunó su uniforme con el ácido del populismo y la confrontación enfermiza. Aprendieron que jugándoselas en los momentos de mayor conflictividad política, podían obtener ventajas frente a quienes después de dieciocho años de abusos, creen que es posible una rectificación de parte de la jauría.

Alexander Cambero

Las palabras del dictadorzuelo…

Dispara con palabras llenas de infamia. Ha hecho del insulto su mecanismo de perpetuación en el poder, dichos agravios los adosa con el músculo portentoso de un dominio arrebatador y obsceno; que se ofrece para trasgredir cualquier forma civilizada de cohabitar con los que piensas distinto. Hace algunos días proclamó: ´´ni con votos ni con balas la oposición volverá a Miraflores´´ vean el magnífico ejemplo democrático de este señor. Es el mismo hombre que nos invita a dialogar para buscar una salida.

Alexander Cambero

La maternidad del TSJ

Desde el aposento de sus asechanzas: el TSJ se empina sobre la dignidad del país. Sus actuaciones han convertido a la justicia venezolana en sospechosa, en alma triste que deambula en un escenario de desafueros que son la antítesis de los principios de ecuanimidad. Los miembros del Tribunal Supremo son los encubiertos fantoches de una ideología que simboliza todos los oprobios que el derecho combate. Increíblemente este órgano se ha puesto al servicio de las peores distorsiones que pueden generar los desatinos de una sociedad con innegables visos de inmoralidad.

Alexander Cambero

Las hordas del régimen vomitan rencor

El régimen sabe hablar desde su odio. Hordas enfurecidas con las pasiones desbordando sus apariencias arremetieron contra la Asamblea Nacional. No se han recuperado de su estruendosa derrota del pasado seis de diciembre, siguen como almas penitentes llevando el luto que los muestra como viudas llorosas de un proceso en franco proceso de descomposición. Un fracasado Alcalde que presume de sus condiciones como acreditado psiquiatra pierde el control y actúa como un paciente que requiere aislamiento y medicación. Colérico e insultante estaba a punto de ser candidato a camisa de fuerza. Un iracundo Jorge Rodriguez se desbordó como río caudaloso con un caudal de amenazas que lo hacen candidato al encierro. Se quitaron la careta para ir en contra de la institucionalidad y tratar de impedir que un cuerpo con vibrante autonomía desarrolle su loable labor en beneficio de todos. Les molesta que la misma tenga un funcionamiento acorde con el compromiso asumido con el pueblo venezolano que los eligió en el último proceso comicial.

Alexander Cambero

Llamémoslo dictadura…

Se acabaron las apariencias. El gobierno venezolano se quita la careta para mostrar el rostro de una dictadura del peor talante que recuerden los anales de la racionalidad republicana, cada derecho constitucional es fracturado por una jauría de enemigos jurados de la libertad. Durante años fueron madurando su cosecha de abusos, fueron logrando avanzar con la gasolina populista que dispensaba la incalculable fortuna nacional que desfalcaron en poco tiempo.

Alexander Cambero

Llamémoslo dictadura…

Se acabaron las apariencias. El gobierno venezolano se quita la careta para mostrar el rostro de una dictadura del peor talante que recuerden los anales de la racionalidad republicana, cada derecho constitucional es fracturado por una jauría de enemigos jurados de la libertad. Durante años fueron madurando su cosecha de abusos, fueron logrando avanzar con la gasolina populista que dispensaba la incalculable fortuna nacional que desfalcaron en poco tiempo, asaltantes con los antifaces que resguardan su perversidad.