Opinión

Columnistas
Alexander Cambero

La Constituyente que nació muerta…

En el desamparo de las causas perdidas, la Constituyente Comunal se muere en la soledad de los sepulcros. Ningún sector significativo quiere unirse al carro de su desdicha. Surgió como último recurso de un régimen que agoniza. El descomunal rechazo recibido, desde que fue anunciada, demuestra que su viabilidad solo cabe en los caprichos de una elite que perdió el rumbo desde hace mucho tiempo. El manoseado botín lo hizo cómplices de una trampa en donde encerraron al país, con sus cuentos de una vida mejor para todos. Del melodrama revolucionario han vivido estos dieciocho años de martirio. Siempre una nueva treta para desviar la atención, con ciudadanos hartos de humillación y cargados de frustración en el alma.

Alexander Cambero

La historia desde el disparo…

¿Cómo podemos catalogar a un gobierno que permite que mueran cuarenta y seis venezolanos, que salieron a manifestar de manera pacífica y sin armas? ¿Qué además lanza gas lacrimógeno frente a una clínica de ciegos y un hospital de niños? En definitiva estamos en presencia de órganos de seguridad irracionales. Con ellos aparecen los colectivos del terror. Son máquinas que no tienen compasión. Les lavaron el cerebro con la pólvora que termina aniquilando a venezolanos, pero que también cobró su primera víctima en sus almas huérfanas de afecto. Responden como ejército a las órdenes de unos superiores perversos, su desmesura rompió los diques de cualquier gesto compasivo. Tienen que colocarse una máscara- es tan podrido lo que hacen- que exponerse a la luz es correr el riesgo de quedar como momias disecadas. Actúan creyendo que sus actividades son bendecidas por las deidades revolucionarias, no comprenden que dichas acciones enlutan a un país agobiado por una severa crisis; y que de paso tiene que vivir enterrando a sus hijos. Es la eterna historia de la violencia que como el viento no sabemos hasta dónde puede llegar. Se va perdiendo el respeto por la vida ajena. Hasta que se deslizan por un tobogán hacia el inframundo retorcido de seres, que perdieron la oportunidad de ser individuos productivos. Hombres y mujeres de bien al servicio de la sociedad venezolana.

Alexander Cambero

Tiranía al desnudo

El anuncio del presidente Nicolás Maduro de llamar a una constituyente comunal: es la confesión que su régimen es una verdadera dictadura. Un fraude constitucional que se yergue incólume sobre la realidad de una democracia maltrecha, a la cual hemos llegado después de dieciocho años de socialismo. Sus antecedentes históricos lo podemos conseguir en oscuras experiencias de regímenes que se declararon como peligrosos prototipos de la castración democrática. El gobierno crea un artilugio que los haga evadir el juicio del voto ciudadano. Es el golpe de estado continuado que iniciaron hace algún tiempo. Quien carece de convicciones democráticas, terminó quitándose la careta para actuar bajo la premisa de sus preceptos autoritarios. Bajo el espíritu de su ambición monástica sus decisiones no tienen el concurso de la adhesión popular. Su orfandad electoral la suple con los reiterados abusos a la voluntad ciudadana, el temor de perder el poder hace que utilice mecanismos tan perversos como el de asesinar a la constitución; a la que catalogaban como ejemplo en el mundo. En cualquier escenario internacional no perdían la oportunidad para exhibir sus bondades. Paulatinamente se fue convirtiendo en su propio calvario. Creció el totalitarismo en la misma medida en que la Carta Magna se hizo su más fuerte cuestionador. Cada abuso de poder reñía con los preceptos resguardados en ella. El curso de los acontecimientos fue haciéndola un huésped incomodo. Mientras fueron mayoría no les importaba usarla a discrecionalidad, cuando se esfumó el respaldo popular, la constitución originaba por las ganas perpetuas del primer dictador; se transmutó en una filosa espada para sus cabezas. El arrebato totalitario que negó cualquier derecho a todo aquello que sea distinto a sus ideas mostró el rostro. Es por eso que ahora llevan hasta la hoguera al propio texto constitucional del cual hacían alardes, sustituyeron los derechos ciudadanos por el acorralamiento, cada párrafo que garantizaba el equilibrio de los poderes fue trucado, siendo sustituido por el abuso. Lo que vemos ahora es el miedo a terminar perdiéndolo todo. Que sus múltiples vinculaciones con el narcotráfico internacional queden al descubierto. Huyen al saber que fuera del gobierno tendrán que rendirle cuenta a una justicia honrada que no se preste a sus impudicias.

Alexander Cambero

María Corina o el rostro de la libertad

Su coraje parece no tener límites. Frente al obsceno maniobrar de una dictadura mafiosa, su lucha al lado de miles de ciudadanos deseosos de cambio la reconoce el país. No se anda por las ramas a la hora de hablar de cuestionar a un régimen; que está en los últimos momentos de su historia. Desde hace mucho tiempo sus advertencias de luchar frente a una administración forajida, tuvieron en algunos miembros opositores: el profundo escozor de aquellos que buscaban negociar con el régimen, para cohabitar con la dictadura a cambio de cuotas de poder. Cruzó el desierto de aquellos que llamándose aliados llevaban el cuchillo en las alforjas, no se amilanó sino que respondiendo a la brújula de su corazón; siguió fiel a sus convicciones para conseguirse con el pueblo que anhela libertad. Tiene la valentía de enfrentar los peores peligros, corriendo el riesgo de su propia vida. Predica con el ejemplo, nada de espectáculos circenses para mostrarse como un fantoche. Su autenticidad la reconocen propios y extraños. Es obstinada cuando se trata de defender los principios democráticos socavados por un gobierno tiránico. Su firme posición hizo posible que algunos factores terminaran aceptando que ella siempre tuvo razón, ahora repiten los mismos conceptos que esgrimió Maria Corina Machado desde el principio de este suplicio. A regañadientes hablan de la dictadura, cuando algunos la negaban hasta hace poco. Se ha transformado en el rostro de la libertad. En la fortaleza de la mujer venezolana que no se dejará arrebatar a su nación.

Alexander Cambero

La valentía de Hans Wuerich

Un hombre desnudo frente al exterminio. La piel perforada por los reiterados perdigonazos, que dispara el miedo obsceno del poder podrido. En sus manos como escudo impenetrable; la palabra de Dios que lo hace beber en la fuente de su fe. Es allí donde su arrojo encuentra asidero para resistir la presión del complicadísimo escenario existencial. Sobre la arteria vial un ciudadano común, desafía al pelotón que observa impávido a quien no se oculta en su temor; alza su bandera de esperanza enarbolándola en su piel desnuda casi al borde del maltrato oficial. Sus convicciones parecen darle el valor que perdió la nación, cuando siguió los pasos de un proyecto absolutamente ineficaz. Este proceso pletórico de fracasos, se fue llenando de oscuridades hasta que se hizo socio de la desfachatez.

Alexander Cambero

El Judas revolucionario…

El fuego se multiplicó sobre los muñecos de trapo. No importó el diseño, fruto del ingenio popular tan arraigado. Casi todos a lo largo y ancho del país simbolizaron a Nicolás Maduro: como el sinónimo del gran traidor del pueblo. Cada versión dejó correr la imaginación ante los graves acontecimientos acaecidos bajo su gestión, tan desastrosa como la del judas eterno: Hugo Chávez. Rollizo con su abundante abdomen lo mostraron en diferentes escenarios caraqueños.

Alexander Cambero

Los huevos de San Félix

La ciudad bolivarense es recia como su gente laboriosa. Jamás se anda con tapujos a la hora de enfrentar sus dificultades, desde su nacimiento mostró arrestos de una combatividad que viaja en los cromosomas de su gente. Es la misma valentía que mostró el 11 de abril de de 1817 en la Mesa de Chirica, en la batalla que lleva el nombre de la ciudad; y que comandó el General en Jefe Manuel Carlos Piar, el único militar nombrado por sus compañeros de armas con este rango, y ratificado por El Libertador Simón Bolívar posteriormente. Esta batalla garantizó la liberación de toda Guayana del imperio español sentando las bases de los principios independentistas que plasmó al firmar el acta de Chacachacare junto al patriota Santiago Mariño. Esa esencia de encendida vocación por los principios de libertad se hizo eco nuevamente.

Alexander Cambero

El Nerón de Miraflores

El emperador del palacio usurpado suena la lira de la confrontación, sus desfachateces tiran la cuerda de la agresión como el recurso postrero de un régimen aniquilado. Desde sus entrañas de maldad infinita han partido las directrices de exterminio de toda expresión de libertad que resista la dictadura. Este agonizante mamarracho gubernamental no solo inhabilita honestidades; sino que busca desaparecer a los líderes auténticos de la oposición. Grupos violentos han tratado de acabar con: María Corina Machado, Henri Ramos Allup, Lilian Tintori, Freddy Guevara y otros. Es tan grave su estado de locura que ha utilizado un gas rojizo que está prohibido por los estándares internacionales del uso de químicos, para repeler las manifestaciones públicas. Este producto puede causar daños irreversibles en los ojos, así cómo originar severas complicaciones en personas con problemas cardiológicos y pulmonares. Un comunicado de Amnistía Internacional insta al gobierno venezolano a que revele los componentes del producto que le aplican a los miles de manifestantes. La utilización de estos químicos es percibido como crímenes de lesa humanidad. Desde el punto de vista jurídico su instrumentación es una flagrante violación del artículo 68 de nuestra constitución que indica lo siguiente: "Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley. Se prohíbe el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. La ley regulará la actuación de los cuerpos policiales y de seguridad en el control del orden público".

Alexander Cambero

¡Auxilio…¡

La cuna de la emancipación americana está secuestrada. La gloria de los héroes fue manchada por la iniquidad. Un régimen totalitario mancilló los principios democráticos, asumiendo el triste papel de sepultureros de nuestra historia. Un tribunal supremo de justicia con el ungüento de la miseria humana, se convierte en el brazo jurídico para acabar con la institución del voto; al liquidar de un plumazo a la Asamblea Nacional. Elegida por una impresionante mayoría de venezolanos ávidos de un cambio profundo.

Alexander Cambero

La República del hambre

La idílica República de Platón es solo un sofisma de los doctos, nuestros frisos democráticos carecen del esplendor que reinó en las tierras del pensamiento. La nuestra decayó tanto que miles de sus ciudadanos rebuscan en la basura; tal despropósito solo es posible en revolución. Las manos desesperadas recogen cualquier cosa que pueda paliar el hambre, originada por una política criminal orquestada por la dictadura. Lo último que hicieron fue secuestrar el pan de los pobres, ahora vemos los exhibidores vacios con un cartelito que anuncia la falta del mismo. Es el gobierno de los estafadores, cuantiosos recursos generados por la renta petrolera fueron a parar a los bolsillos privilegiados de una casta revolucionaria podrida. Fue tal su raigambre en los intereses que terminaron abrazándose con el narcotráfico internacional. Sus cuentas individuales no resisten una somera revisión de un organismo independiente, por eso buscan dialogar para poder lograr mantenerse en el poder y así evitar terminar presos como vulgares delincuentes. Muchos de ellos tienen expedientes abiertos en tribunales norteamericanos en donde se conocen sus amplias actividades en el delito, el manto de complicidades está a punto de rasgarse completamente. Faltan algunos detalles para completar la perfecta jugada que los deje al descubierto. Solo un corto tiempo para verlos juzgados en tribunales decentes.

Alexander Cambero

¿Carta Democrática o carnet de la patria?

Dos términos en boca de un país devastado por la enfermedad del totalitarismo. Las amplias secuelas del narco estado son heridas profundas en un paciente llamado Venezuela. La crisis generada por una voraz corrupción hizo metástasis en todos los órganos oficiales postrándonos en el abismo de la ruindad. En estos dieciocho años sus logros son patéticos, una estafa colosal que ahora quieren disimular imprimiendo un carnet de la patria. Como buenos herederos de la heráldica nazi, han ideado un mecanismo de censar el hambre en las plazas de la nación. Miles de incautos desfilan a pleno sol por los cubículos adiestrados en la estafa. Esta estrategia perversa sigue abriendo una herida entre los venezolanos. Plantea la división entre buenos y malos. Los hijos dichosos que amamanta la ubre patria son los robots que expelerán sus trampas por todos los escenarios en donde alumbre la pena. Los escasos alimentos solo serán para los elegidos, los proscritos no contaran con otro beneficio que no sea la represión. Son los perseguidos que tienen la marca de la bestia en su frente, aquellos que osaron desafiar las ruedas de una historia acomodada al sillón del dictador. Unos serán la patria esculpida en gruesas letras de sangre de los héroes revolucionarios, mientras que quienes no tengan el carnet: los otros son apátridas que anhelan la presencia del imperio con todas sus garras. Un carnet como garante de tener una esperanza en el bolsillo mientras el hambre arrecia, solo que estos se restean con aquel sistema que los hace más pobres. Es el fraude cautivante de venderle ilusión en bolsas de miseria. Un carnet para contarlos como borregos, sellados hasta estrujarle su dignidad.

Alexander Cambero

María Corina con César Miguel Rondón

Escuchamos una entrevista por un circuito radial de gran prestigio en Venezuela. En la misma cabina se encontraron María Corina Machado frente al mejor entrevistador del país: César Miguel Rondón. Pasaron por el episodio anterior, sin sufrir heridas difíciles de restañar, lo cual agradecemos los demócratas convencidos que ambos tienes más cercanías que desencuentros.

Alexander Cambero

TSJ: ¿currículum o prontuario?

Seguramente Marco Tulio Cicerón, estaría espantado por la administración de justicia que actualmente ejerce el principal tribunal venezolano. El magnífico pensador romano daba cátedra de sabiduría desde el Senado. En alguna oportunidad un sobrino deseoso de adquirir los favores del célebre tribuno, se presentó en su casa buscando su padrinazgo. El viejo sabio entendió su interés y mucho antes que el joven hablara le indicó: ´´Iustitia non sit inconveniens manus´´ (La justicia no puede estar en manos indecorosas) Seguramente las autoridades del gobierno revolucionario adscrito al PSUV hubiesen abrazado al joven por malhechor y desechado al extraordinario filósofo por honesto. En acto de coincidencia entre quienes profesan el mismo modus vivendis. Que hayan escogido a Maikel Moreno como presidente del TSJ: es sencillamente un irrespeto a la decencia ciudadana. Un sujeto con un pasado turbio que lo muestra como violento protagonista de hechos no aclarados, que tienen que ver con dos homicidios que fueron silenciados. Cinco caso más de abusos de poder y transgresión del derecho cuando ejerciendo cargos se encargó de abusar de su poder, para vejar y perseguir a quienes lo acusaron de actos dolosos. Las denuncias de corrupción en sus gestiones fueron silenciadas des de Miraflores.

Alexander Cambero

El juego macabro del régimen

El perverso régimen venezolano se ha encargado de destruir todo aquello que significaba progreso. Su plan es devorarlo todo para desde las ruinas convertirnos al totalitarismo. Para tal fin nos necesita en la miseria, que nos arrastremos hasta sus centros de poder solicitando alguna dadiva que solvente la necesidad extrema, su plan ha venido funcionando mientras una parte de la nación cree que puede subsistir con aquel que anhela liquidarlo. Para estos sistemas el adversario es un enemigo que no merece espacio alguno, Y al contrario de las sociedades libres utiliza los mecanismos del terror y la mentira para perpetuarse en el poder. Desde el principio su dictadura mueve los hilos con la destreza del gran manipulador, juegan con el hambre de la gente puesta en una balanza; igual lo aplica con las medicinas.

Alexander Cambero

La patria bajo llave

Con gruesas losas de totalitarismo quieren apartarnos del último respiro de libertad. Han ido edificando un modelo que busca convertirnos en rehenes en nuestro propio suelo. Paulatinamente el cerco va posesionándose de todos los espacios dejándonos reducidos a la desesperanza. Sólidos bloques de felonía son el sustento del concreto ideológico que anhela transformarnos en especímenes de su zoológico. Tupida red de miserias que se alzaron entre los gritos ensordecedores de una militancia enfermiza, destilan un odio tan profundo que desborda su sangre, se ufanan de sus podredumbres y hasta se alumbran con los destellos del sol oprobioso de los gendarmes. Océanos y pantanos fermentados de seres que anhelan poner el cuchillo en la garganta de la nación. Quieren cavar la tumba de la patria. Quemar sus banderas que fue el sublime atuendo de nuestros héroes, ellos han perdido la tranquilidad en sus tumbas, los malos quieren borrar sus historias; demoler las epopeyas que nos llenaron de heroísmo. Su ideal es sembrar la semilla de la discordia, podrirlo todo para que reine la cizaña tan parecida a la muerte de copos bajos, de apariencia apacible que sabe ser relámpago en el hechizo del infierno. Besan con dulzura la guillotina que pende sobre las cabezas de la República. Se han ensañado con la madre que sostuvo sus pasos extraviados. Fueron la escoria que se disfrazó con ropajes lustrosos, pero su desgraciado corazón siempre terminará delatándolos. Su verdadero rostro no resistirá la condena de un ciudadano que no soporta tanta falsedad.

Alexander Cambero

Los pasaportes del narcoterrorismo

El régimen responde al pergamino de su origen. Entre las sabanas negras de su génesis protagónico, estaba la semilla que la vinculaba decididamente con el árbol de la violencia; ráfagas que invitaron a ataúdes a sepultar la historia de honestos venezolanos, que cayeron cuando el deshonor hundió sus garras para despedazar la constitución y las leyes de la República. Del alzamiento del 4 de febrero de 1992, al apretón con el narcoterrorismo internacional, existe un paso. Las banderas deslucidas de Hugo Chávez y el aliento de muerte del narcoterrorismo; se abrazaron en la noche traicionera. Estos seres envenenados jamás han creído en la libertad, sus actividades siempre serán la traición. Les fascina la trampa que los dibuja de cuerpo entero. Son verdaderos energúmenos que desean quebrar todo espacio democrático, su interés es liquidar espacio venezolano para contaminarlo con su veneno.

Alexander Cambero

El diálogo venezolano con Judas

La tradición bíblica nos narra la historia del traidor. Anduvo entre los apóstoles de Jesús, por los polvorientos rumbos, que dieron cimento a la fe. Presenció el génesis de un nuevo evangelio que rompía con los cánones de la tradición hebraica. Fue testigo excepcional de milagros y sanidades; que cuantificaron su irrupción entre los atavismos de una sociedad monolítica. Que hizo de la creencia en Jehová, un dogma envuelto en rollos tradicionalistas sin respuestas efectivas. El Sanedrín se sumó en la complacencia al invasor imperio romano. Judas Iscariote era el encargado de llevar los ahorros de los apóstoles, se hizo miembro de los más cercanos a Jesús, hasta que su corazón optó por cambiar a su maestro por las dádivas manchadas de su indignidad. Martirio de cruz, una forma horrenda de torturar a quién simbolizaba el camino para perderlo entre la oscuridad de las lanzas del opresor. Al final terminó ahorcado como un ser despreciable y ruin; convertido en el símbolo auténtico del doble cara.

Alexander Cambero

María Corina tiene razón…

Mientras la gran mayoría de la élite opositora se arrastra ante las pantuflas de la dictadura; ella se mantiene inconmovible con su posición de dignidad. Algunos creen que pueden seguir haciendo negocios en desmedro de un pueblo venezolano sometido por un régimen despiadado, en cada frase que pronuncian se les nota las costuras del alma vendida al tirano. Se han disfrazado muchas veces, pero la verdad sale a la luz hasta hacerlos resaltar como mercantilistas del sueño que boicotearon.

Alexander Cambero

¿El premio Hugo Chávez para Donald Trump?

La política pragmática será la reina en los próximos años. Algunos creen que la presidencia de Donald Trump significa el finiquito del proceso revolucionario en Venezuela, sostenemos que los intereses harán posible que ambos poderes se entiendan. Aunque parezca una verdadera locura; las enormes diferencias tienen un enlace secreto que los une en el beso de la oscuridad: Wladimir Putin, el presidente de la federación rusa, es gran amigo del magnate norteamericano desde los tiempos cuando este trabajó en la administración de Boris Yeltsin, luego de ser principal asesor de Anatoly Sobchak, entonces presidente de la Diputación de Leningrado. Cuando Rusia se abrió a la inversión extranjera Donald Trump viajó hasta Moscú, para lograr inversiones de gran calado en el gigantesco país. Después de reunirse con miembros destacados del Kremlin, logró un encuentro con un emergente líder al que visualizó como el hombre clave para su éxito. Wladimir Putin lo llevó a recorrer sitios históricos de la ciudad. Caminaron hasta el café Pushkin. Tortas de hojaldres con aromáticas de frambuesas, entre bandejas de ensaladillas rusas. Los viejos antagonismos de la extinta guerra fría se estrecharon la mano, posteriormente ante la renuncia de Boris Yeltsin, se convirtió en presidente interino. Trump había acertado al escogerlo como el hombre fundamental para sus intereses. Seguramente recordaron el ambiente animado del encuentro moscovita, mientras la nieve era un blanco manto de calles de abrigos gruesos. Como podemos entender es una relación que tiene tiempo madurándose. Su visión de águila empresarial le indicó a quién buscar como accionista potencial en Rusia, esa alianza los hizo mucho más poderosos.

Alexander Cambero

La guerra secreta de Miraflores

Crueles navajazos se asoman detrás de los abrazos. En las interioridades del proceso revolucionario, en franco proceso disolutivo, se desarrolla una feroz batalla entre grupos que defienden sus ingentes negocios. Un acorralado Nicolás Maduro, en abierta subordinación al mandato de Raúl Castro, coloca como Vicepresidente de la República a Tareck Zaidan El Aissami Maddah, sombrío personaje sindicado de dirigir las conexiones del hemisferio occidental con el terrorismo islámico. Bajo su égida han auspiciado el brutal crecimiento del narcotráfico internacional; con sus ramificaciones en grupos extremistas como Hezbolá.

Alexander Cambero

El rebaño del abismo

Hundirnos completamente en el foso es el siguiente paso. Es la tarántula que teje la tupida telaraña de fabulaciones patrioteras, hasta llevarnos directo al terreno de sus fortalezas. Son movimientos paulatinos que envuelven la conciencia general hasta llenarla de su pócima secreta. Veneno inoculado que entra en el torrente sanguíneo venezolano; para llevar su maldad hasta todos los ámbitos de la vida nacional. Son seres inescrupulosos que no se detienen ante nada para lograr sus desmedidos propósitos. La patria herida es casi una cavidad en donde los sueños de progreso son parte de la ciénaga de mentiras que forman su base. Anhelan que todos seamos parte del club de las penurias. Vernos arrastrados por la necesidad de subsistir en medio de condiciones terribles. Que cada venezolano tenga el sello del proceso es su premisa maquiavélica. Marcarnos como reses que van directo al matadero de la historia: su fin. Que comience la gran molienda en donde solo queden restos de una conciencia a la cual desean pervertir; para disfrazarla con sus vetustas ideas de perennidad en el tiempo. Han logrado que el abismo sea el espejo en donde millones nos reconozcamos, nada de ofrecernos un futuro promisor. Cuando abrimos las ventanas las mismas tienen las cortinas del hierro totalitario. Los tapices no se agitan con la brisa que viene de lejos; son férreos huesos metálicos de mentira. Sólidos gendarmes que vigilan la poca libertad posible, hasta hacerla el rehén eterno sin derecho a vida. La revolución bolivariana ha sabido robarnos este trecho histórico, para llevar su idea pegada al espinazo de las necesidades más sentidas de la población.

Alexander Cambero

¿Qué hay detrás de tanta complicidad?

Sin ánimo de aguarles la fiesta a los demócratas que nos representan como portadores de un sueño de cambio, tendremos que decirles que la dirigencia quedó en minusvalía frente a un pueblo que los rebasó absolutamente. Las necesidades de la gente no se negocian en mesas de cenáculos embriagados de poder. Entre personajes sonrientes, que creen que lograrán un clima de armonía con la dictadura, la situación venezolana es verdaderamente una catástrofe de proporciones incalculables. La nación se hundió hasta el último peldaño del abismo. Somos un país envuelto en severas dificultades, desgraciadamente esa dramática realidad no es representada por aquellos que deben asumir esa tarea. Se entretuvieron con las ambiciones de grupo. Muchos aspirantes a la primera magistratura nacional, acarician la idea de lograr accesar al poder miraflorino sin percatarse que lo harán sobre el cadáver de una Venezuela pulverizada por un sistema político primitivo.

Alexander Cambero

El Zarpazo contra El Impulso

El último despojo de un gobierno tiránico arremete contra la historia larense. En los albores de un nuevo aniversario del diario El Impulso, el gobierno nacional, huérfano de espíritu democrático y atiborrado de rencor, busca destruir al gran periódico que significa la savia de una región que creció en sus páginas para hacerse un lugar estelar en la vida nacional. Con gran capacidad para soñar Federico Carmona, les regaló a los caroreños un diario en sobre dorado de fecundidad; que con el correr del tiempo se transformaría en un espacio en donde concurrirían todas las opiniones. Era una pequeña ciudad de horizontes atizados de cujíes y cardonales, calles de tierra profunda en donde se hundían las historias de labriegos confundidas con los murmullos de la Venezuela remota; que todavía acariciaba los machetes de las montoneras de ocasión. Aquella comarca estaba llena de la heroicidad del pensamiento. Se debatía profundamente sobre diversos temas. Un buen día Federico Carmona, abriéndose al horizonte, miró más allá de sus contornos agrestes; y se trajo su sueño hecho periódico a Barquisimeto, con la firme intención de hacerlo germinar en otras latitudes.

Alexander Cambero

¿Quién reina en el caos venezolano?

Detrás de la espantosa crisis nacional existe una brillante estrategia de mantenernos como en el limbo. Construyeron un gran laboratorio propagandístico para impulsar un proyecto totalitario que busca la perpetuidad más allá del cadáver de la nación. Somos víctimas de un ensayo que auspicia la desmovilización de las fuerzas del cambio hasta atomizarlas. Veamos la que acaba de ocurrir con el cambio del billete y la introducción de los nuevos signos monetarios, al principio nos mostró el abismo en plenas fiestas navideñas. Cada uno de nosotros acudió a los bancos a realizar el canje respectivo, una atmósfera de impotencia nos condujo al desespero. La frustración del venezolano se incrementó con el paso de las horas. Luego de poner a sufrir a toda la nación con la disparatada acción; recogieron el guante y suavizaron la medida extrema.

Alexander Cambero

Navidad en el país del hambre

La tradición navideña va logrando entrar tímidamente en nuestros hogares. Escuetas muestras de una celebración que no escapa de la tristeza que hoy embarga la realidad nacional. La dramática situación originada por una demencial política económica, contribuye con ello, únicamente la fuerza intrínseca de la época logra tomar respiro frente al desasosiego. El desastre es de tal magnitud que tener algo para las festividades es un verdadero milagro. Vemos tiendas llenan de presentes que pocos compran, la gente trata de estirar su presupuesto para asirse de lo indispensable para seguir viviendo, es tan grave el cuadro que definitivamente es el hambre el gran invitado a la mesa del venezolano. Por supuesto que hablamos de un convidado indeseable, casi un ser mitológico que vino para asolar la pradera entera. Su presencia relata la verdad de una crisis devastadora que viene torciendo el rumbo. La batalla que se produce en las paredes estomacales la va ganando por escándalo, el mayor fracaso gubernamental se siente en el pueblo que sufre esta pesadilla. Las promesas oficiales de una independencia agroalimentaria fueron una treta para buscar adeptos en las densas zonas en donde campea la penuria, son este segmento de la población el más vulnerable al ardid gubernamental; las situaciones que le abruman son cauterizadas por un cúmulo de promesas que no llegan a materializarse. Juegan con sus necesidades hasta transformarlos en títeres de sus locuras. Son ese ejército que llevan a sus manifestaciones, sus rostros compungidos denotan que son arrastrados por la necesidad; son los vilmente manipulados como carne de cañón de los estafadores de sueños. Alguna bolsa de comida para disimular sus gritos desesperados, hijos de un proyecto manipulador que busca la perpetuidad de sus aberraciones.

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com