Opinión

Columnistas
Alexander Cambero

El último dinosaurio…

La muerte de Fidel Castro cierra un capítulo estelar en la historia de la humanidad. Es el último eslabón de la cadena de un proceso evolutivo mundial, que enfrentó a las dos superpotencias que se disputaban la supremacía universal. El mundo era un tablero de ajedrez en donde los intereses movían sus piezas. Uno de los juegos más extraordinarios del enfrentamiento ideológico fue la crisis de los misiles. Cohetes de alcance medio fueron instalados en Cuba con dirección a puntos estratégicos de los Estados Unidos. Al descubrirse el hecho la situación se tornó tan peligrosa que estuvo a punto de estallar la tercera guerra mundial. Afortunadamente John Fitzgerald Kennedy y el premier soviético Nikita Jrushchov, pudieron resolver el asunto al comprometerse a desinstalar los cohetes dirigidos a Nueva York, y los que Estados Unidos mantenía en Turquía con dirección al Kremlin. Fidel Castro fue testigo de uno de los instantes más traumáticos del último tiempo. Todas aquellas figuras tienen a las lápidas como cerrojo del meandro de la muerte, sus pensamientos han sido depositados en un oscuro lugar en donde la luz del esclarecimiento, se asoma con timidez entre las telarañas de la lobreguez.

Alexander Cambero

1000 días con Leopoldo preso…

Caminó entre la gente vestido de blanco. Con gran soltura se subió al pedestal de la estatua del apóstol de la independencia cubana José martí. Su esposa Lilian Tintorí lo sostenía como tratando de resguardar sus últimos instantes en las calles de Venezuela, un beso sentido los mostró unidos frente al gran paso que daría minutos después. La muchedumbre escuchaba atentamente al emergente líder que se inmolaba por conseguir un sendero que nos condujera hasta el retorno de la democracia; un río de pueblo lo acompañó en aquella travesía sobre el campo minado de la injusticias que sembró el régimen para hacerlo preso. Los gendarmes del régimen lo custodiaban como si se tratase del resguardo de un peligroso asesino serial, todo un despropósito de equipos antimotines para llevar a un hombre que se entregó por su propia voluntad. Un individuo de bien sin armas ni ejército de desafiantes especímenes del catalogo del rencor: solo con la conciencia de representar el grito de millones de seres que se hicieron su voz para clamar en el desierto del país en cautiverio, con sólidos principios que no se arrastraron ante el omnímodo poder de una tiranía; que se yergue sobre el destino de una nación que anhela mantener inalterable sus principios de fe democrática. Un hombre cargado de un profundo amor por Venezuela estaba destinado a escribir este capítulo en la historia de una nación sometida en el oscurantismo de un proceso desquiciado. Párrafos llenos de esfuerzos de un pueblo de raza inextinguible. Cruzó la puerta y lo arrestaron con toda la parafernalia de los actos totalitarios. Inmediatamente lo incomunicaron, cero conversaciones con sus familiares y amigos. Con saña le impidieron cualquier contacto con su esposa e hijos. Una medida que ni siquiera recibieron los criminales de guerra nazis cuando fueron condenados en Núremberg. Muchos de ellos antes de ser castigados tuvieron tiempo para estar con los suyos. Cuando dejaron entrar a su esposa querían humillarla con requisas que horadaban su dignidad de mujer, inclusive buscaron filmarla sin ropa para tratar de humillar a su marido en verdaderos arrebatos de martirios continuados. Varios días metidos en una estrecha celda durmiendo en el frío piso de cemento. De noche lo sacaban a un espacio más estrecho, para llevarlo nuevamente a su celda esta vez cubierta de excrementos en sus paredes. Además de rociar de orina el sitio en donde dormiría este baluarte de la libertad. Al verlo no claudicar ante semejante acción criminal comenzaron a cercenarle cualquier posibilidad de tener un beneficio. Cero diarios y libros para impedirle que el hombre tuviese contacto con el mundo del pensamiento. Casi conminado a transformarse en uno de ellos. Es decir: en un ser huérfano de cerebro y con una carencia similar al Equus africanus asinus o animal doméstico de la familia de los équidos. Léase: burro. Un juicio amañado en donde la juez Susana Barreiros se encargó de condenarlo. Cuatrocientos mil dólares en una maleta que salió del hotel Alba Caracas como estimulo para que decidiera la suerte de un líder al que Hugo Chávez temía. Luego ese personaje manchado de deshonra recibió el cargo de Defensora Pública Nacional, después que el gobierno chileno rechazara su intención de asilarse en el país austral. El gobierno de Michelle Bachelet no quiso que en el suelo en donde un gran venezolano como Andrés Bello, logró darle aportes fundamentales en el crecimiento de su nación, llegase alguien que es un insulto para el maestro caraqueño que amó a Chile como a su patria de origen. Ninguna nación de gobiernos honorables le ofreció facilidades para recibirla, a pesar de los esfuerzos del régimen de Nicolás Maduro por lograrle un lugar de confort. Mil días en cautiverio. Son los barrotes inhiestos de un régimen pútrido. Sólido enjaule de hierros reforzado con placas de cemento de amplio grosor, una mazmorra ideada para quebrar la férrea voluntad de Leopoldo López. En el azaroso plan no contaban con la dignidad del líder. De sus labios no salió una palabra para rendirse, tampoco ha buscado mejores condiciones que haga que tenga que negociar sus principios con la dictadura. Nada de dialogar con quien te pone una pistola en la sien. Esa determinación romperá las cadenas de su cautiverio, un pueblo gallardo lo espera con ansias; saldrá con la misma dignidad con la que caminó entre la muchedumbre vestido de blanco… [email protected] twitter @alecambero

Alexander Cambero

El señuelo del diálogo

Son hijos del tramposo mayor. Facsímil de heroicidad que embardunó su uniforme con el ácido del populismo y la confrontación enfermiza. Aprendieron que jugándoselas en los momentos de mayor conflictividad política, podían obtener ventajas frente a quienes después de dieciocho años de abusos, creen que es posible una rectificación de parte de la jauría.

Alexander Cambero

Las palabras del dictadorzuelo…

Dispara con palabras llenas de infamia. Ha hecho del insulto su mecanismo de perpetuación en el poder, dichos agravios los adosa con el músculo portentoso de un dominio arrebatador y obsceno; que se ofrece para trasgredir cualquier forma civilizada de cohabitar con los que piensas distinto. Hace algunos días proclamó: ´´ni con votos ni con balas la oposición volverá a Miraflores´´ vean el magnífico ejemplo democrático de este señor. Es el mismo hombre que nos invita a dialogar para buscar una salida.

Alexander Cambero

La maternidad del TSJ

Desde el aposento de sus asechanzas: el TSJ se empina sobre la dignidad del país. Sus actuaciones han convertido a la justicia venezolana en sospechosa, en alma triste que deambula en un escenario de desafueros que son la antítesis de los principios de ecuanimidad. Los miembros del Tribunal Supremo son los encubiertos fantoches de una ideología que simboliza todos los oprobios que el derecho combate. Increíblemente este órgano se ha puesto al servicio de las peores distorsiones que pueden generar los desatinos de una sociedad con innegables visos de inmoralidad.

Alexander Cambero

Las hordas del régimen vomitan rencor

El régimen sabe hablar desde su odio. Hordas enfurecidas con las pasiones desbordando sus apariencias arremetieron contra la Asamblea Nacional. No se han recuperado de su estruendosa derrota del pasado seis de diciembre, siguen como almas penitentes llevando el luto que los muestra como viudas llorosas de un proceso en franco proceso de descomposición. Un fracasado Alcalde que presume de sus condiciones como acreditado psiquiatra pierde el control y actúa como un paciente que requiere aislamiento y medicación. Colérico e insultante estaba a punto de ser candidato a camisa de fuerza. Un iracundo Jorge Rodriguez se desbordó como río caudaloso con un caudal de amenazas que lo hacen candidato al encierro. Se quitaron la careta para ir en contra de la institucionalidad y tratar de impedir que un cuerpo con vibrante autonomía desarrolle su loable labor en beneficio de todos. Les molesta que la misma tenga un funcionamiento acorde con el compromiso asumido con el pueblo venezolano que los eligió en el último proceso comicial.

Alexander Cambero

Llamémoslo dictadura…

Se acabaron las apariencias. El gobierno venezolano se quita la careta para mostrar el rostro de una dictadura del peor talante que recuerden los anales de la racionalidad republicana, cada derecho constitucional es fracturado por una jauría de enemigos jurados de la libertad. Durante años fueron madurando su cosecha de abusos, fueron logrando avanzar con la gasolina populista que dispensaba la incalculable fortuna nacional que desfalcaron en poco tiempo.

Alexander Cambero

Llamémoslo dictadura…

Se acabaron las apariencias. El gobierno venezolano se quita la careta para mostrar el rostro de una dictadura del peor talante que recuerden los anales de la racionalidad republicana, cada derecho constitucional es fracturado por una jauría de enemigos jurados de la libertad. Durante años fueron madurando su cosecha de abusos, fueron logrando avanzar con la gasolina populista que dispensaba la incalculable fortuna nacional que desfalcaron en poco tiempo, asaltantes con los antifaces que resguardan su perversidad.

Alexander Cambero

El agua amarga sabe a dictadura

Un beduino pakistaní suda copiosamente teniendo como aliado un kufiyya rojo que le sirve protector; se pierde en el desierto y llenando sus ojos con el estupor del horizonte comprueba que su agua estaba maldita. En poco segundos sus reservas liquidas se hicieron amargas como la hiel de adive. La maldición condujo sus pasos hasta la turbación profunda, de pronto la desolación fue mayor ante el amplísimo desierto que se mostraba con la furia de la vorágine. Sus camellos fueron tragados cuando la arena se abrió succionándolos en cuestión de segundos, comenzó a caminar en círculos mientras el inclemente sol derretía los últimos asomos de vida; labios cuarteados que gemían mientras cada instante parecía presagiar su muerte. De ocurrir tendría de féretro a la arena dispuesta como cementerio desértico. Sin elementos aliados: solo esperaba que sus oraciones fueran oídas y le garantizaran un camino seguro.

Alexander Cambero

Las estatuas de Chávez

El ideario revolucionario quiere meternos a Hugo Chávez hasta en el hambre. Llenar a Venezuela de gigantografias en bronce es su premisa para imponernos su recuerdo, que el malsano episodio de su desastrosa gestión sea amainado por una figura que brilla en la soledad de los pocos adeptos de su circo, aquellos incautos que recuerdan sus retorcidos planes hegemónicos; al igual que los muchos que asaltaron a la nación en nombre del socialismo. El tiempo fue esfumando su historia. Ya en las encuestas su legado como líder está detrás de cuatro figuras prominentes de la oposición democrática. Estos no requieren de ser colocados en un templo rodeado de militares con cara de hartazgo. Sus labores recorriendo las calles de Venezuela, se ha transformando en ríos desbordados de pueblos ansiosos por conseguir una salida al desastre que comenzó el hombre ungido del bronce. Continuada por su elegido para proseguir con la ola de saqueos al tesoro nacional, hasta hacernos profundamente pobres y dramáticamente víctimas de una jauría de forajidos de la peor especie.

Alexander Cambero

El Santo de la paz

Su labor no está colocada en un altar en donde el incienso aromatiza a los héroes de la fe. Su trabajo fue aproximar a las agrias posiciones antagónicas que han enlutado a Colombia a los largo de cinco décadas. Siendo el primer magistrado nacional estaba llamado a contribuir con la paz que siempre se ha anhelado. Que la noche negra pasara como un celaje y que los prolegómenos de profundas heridas, terminaran restañándose en el alma sacudida de un pueblo con una tradición grandiosa. Tantos episodios cruentos que la lista es un ejercicio inenarrable. La muerte enseñoreada mientras una nación desgarrada en lo profundo, luchaba con sus intestinos perforados para continuar existiendo a pesar de sus múltiples dolores. Insondables capítulos que fueron profundizándose en el horror; cada disparo se transformó en un explosivo para alimentar la sed de venganza del otro. Las ideas se fueron haciendo anticuadas mientras los antagonismos escribieron la historia de dos países en uno, cada uno observando con el prisma de sus particularidades mientras el pueblo sufría los avatares de un conflicto que se fue haciendo sufrimiento. Cinco décadas de un proceso increíble de heridas que se manifiestan en millones de heredades que siguen llorando en silencio a sus muertos, con miles de lisiados que sufrieron cómo sus extremidades fueron arrancadas de cuajo con toda la frustración de un hecho incomprensible. En definitivamente una historia que se fue haciendo cadáver insepulto.

Alexander Cambero

El régimen anti pueblo

Con la anuencia del CNE, preparan la receta que nos conduzca a una nueva decepción. El referéndum revocatorio es el mayor desafío que tiene la revolución frente a su futuro, impedirlo al costo que sea, es la tarea que se proponen. Para los regímenes totalitarios quedar desnudos ante la evidencia es un prueba que no les gusta realizar, siempre optarán por la gesta emancipadora. Así a sus pueblos se les deslice el hambre en el universo de sus estómagos estremecidos, la revolución es la máxima inmolación. Morir en la hoguera sin que la sangre de la dignidad se humille ante el verdugo, es premisa de los cuentos fantasmagóricos de la izquierda monástica.

Alexander Cambero

La bala de la libertad…

Una bala de ametralladora sufrió una transformación profunda al convertirse en un bolígrafo que simboliza la paz. Un calibre 50 que entrega su pólvora en pos de una vida sosegada para todos. De su cuerpo de fuego no se erigió la muerte para cobrar otra vida. “Las balas escribieron nuestro pasado. La educación, nuestro futuro." Se puede leer en su caparazón metálico de angustias; son tantas en cincuenta y dos años de luchas estériles que convirtieron a Colombia en una cruenta batalla entre hijos del mismo útero republicano, la paz quiere llenar con su espíritu de concordia a tantos que prefirieron que las sombras se apersonaran para cobijar sueños trastornados; entre desaparecidos y actos que terminaron enlutando a hogares que sintieron al dolor columpiándose en sus historias. ¿Cuántas batallas perdió la nación con la violencia? La educación sufrió el arrebato del asalto permanente, mayores recursos generaban los gobiernos para seguir en la mirilla del astuto adversario que en libros que verdaderamente abrieran caminos para el engrandecimiento de Colombia. Escuelas arrasadas por la vorágine del sin sentido; mientras el maestro que enseñaba: era la emboscada cruel que escupía muerte. Días aciagos en donde el crisol de la patria se llenó con la sangre de los pobres. Hospitales sin medicinas, heridos sufrieron un conflicto en donde muchos quedaron lisiados como ejemplos de una tierra que no cosechó alimentos sino que de su suelo surgió la carga desgraciada.

Alexander Cambero

Método para liquidar el referéndum…

Con la anuencia del CNE preparan la receta que nos conduzca a una nueva decepción. El referéndum revocatorio es el mayor desafío que tiene la revolución frente a su futuro, impedirlo al costo que sea, es la tarea que se proponen. Para los regímenes totalitarios quedar desnudos ante la evidencia es un prueba que no les gusta realizar, siempre optaran por la gesta emancipadora. Así a sus pueblos se les deslice el hambre en el universo de sus estómagos estremecidos; la revolución es la máxima inmolación. Morir en la hoguera sin que la sangre de la dignidad se humille ante el verdugo, es premisa de los cuentos fantasmagóricos de la izquierda monástica.

Alexander Cambero

La cumbre de los despechados

La cumbre en Margarita del Movimiento de los No Alineados es el último episodio de un despecho entre las duras caricias del puñal del olvido. Hace años que dejó de tener sentido una organización que fue un instrumento subrepticio de la extinta Unión Soviética para luchar contra el prospero mundo libre. Desde las trincheras de este remanente del disfraz plantearon salidas que buscaban arremeter contra los Estados Unidos, pero con un silencio sepulcral cuando se trataba de cuestionar al comunismo internacional como enemigo jurado de la democracia.

Alexander Cambero

Cuando hablan las cacerolas…

La pócima del populismo terminó infectando nuestro sistema democrático, su mortal veneno penetró las instituciones para someterlas con los efluvios de la mentira. Paulatinamente se dejó embaucar por los mecanismos de un proyecto hegemónico que nos hizo profundamente pobres, las carencias fueron multiplicadas con la misma velocidad que le imprimieron los monumentales yerros del gobierno; con gran habilidad los traidores se disfrazaron de demócratas.

Alexander Cambero

Maduro salió corriendo…

Después de la espectacular demostración democrática del pasado 1 de septiembre en las calles de Caracas, la situación del régimen es aún más precaria. Surgieron de todas partes para transformarse en la mayor concentración que recuerden los anales de la república. Mas de un millón de personas desafiando muchos obstáculos, lograron un hito histórico que simboliza un quiebre del modelo totalitario.

Alexander Cambero

¿Por qué marchamos?

En Caracas convergerán todos los sueños ¿Por qué marchamos? Lo hacemos para salvar al país de una pandemia social y económica que nos redujo a la miseria, somos los sobrevivientes de una pesadilla que se transformó en desgracia. Un fraude cautivante se apoderó del poder hasta llevarnos a esto. Pasamos de tener grandes posibilidades de crecimiento económico para colocarnos entre las naciones con mayores inconvenientes en todos los órdenes, somos la nación con la mayor tasa de inflación y desempleo del planeta.

Alexander Cambero

El discurso del hambre nacional

Los estómagos vacíos escuchan los aullidos mortíferos de sus carencias; la espantosa crisis nacional ha multiplicado por millones los casos de hambruna profunda que estoicamente soporta una población a la cual engañaron de manera impúdica.

Alexander Cambero

El país en fuga

En los aeropuertos nacionales se ofrece el último abrazo. La familia observa con ojos llorosos como el avión surca los aires; llevándose a nuestros jóvenes que marchan en pos de realizar sus sueños en latitudes ajenas, esa familia queda mutilada de un cuajo, no es la ida voluntaria para realizar el vuelo inicial de construir su lógico propio destino; es un éxodo obligado por la necesidad de fugarse de un paupérrimo sistema de cosas. Sienten que sus esperanzas de un futuro mejor están amenazadas por la cruel realidad, debido a ello se aventuran a encontrar un lugar seguro.

Alexander Cambero

Las olimpiadas Maduro 2016

En el corazón de Rio de Janeiro sigue encendida la llama olímpica, el fuego sagrado que ha revestido de héroes a miles de atletas, se hizo un carioca. Su espíritu bregador se encontró en las calles con los compases de la samba que se entretiene en la finísima arena del fútbol. Una gigantesca nación pone su nombre en la historia del deporte tratando de darle brillo a una justa que convoca lo mejor de nosotros mismos. Nuestra triste realidad deportiva nos aleja del privilegio de estar en la elite de las victorias olímpicas. Vamos en el rezago de las performances de lauros ajenos, observamos el éxito foráneo con la sana envidia de saber que detrás de cada presea existe una planificación que carecemos. Son naciones que han hecho de su deporte una carta de presentación en el amplio concierto mundial. El deporte es también un ejercicio de soberanía, lo que logran obtener los mejores resultados son precisamente aquellas naciones con estándares de vida óptimos. No es una suerte del azar como expresión de un hechizo medieval; originado por una bruja de escoba irlandesa en las lluviosas noches de Dublín. El triunfo en estas justas lo consigue una programación de años de trabajo compartido entre atletas y equipos que saben explotar sus potencialidades desde la escuela. Captan el talento para irlo puliendo hasta llevarlo hasta el cenit del éxito perdurable.

Cedice y el diagnóstico país…

Ciertamente estamos en el despeñadero de la trampa totalitaria. Un tobogán de irracionalidades; no condujo hasta el abismo del socialismo, una nueva experiencia de fracasos que padecemos todos los venezolanos en carne propia. Sin embargo, no podemos quedarnos como llorosos personajes de una nación en profundas dificultades, hace pocos días participamos de una excelente mesa de trabajo con expertos nacionales e internacionales en donde se diagnosticó con precisión al país.

Alexander Cambero

Las últimas horas del funeral…

El iceberg se posa desafiante frente a nosotros. De pronto la nación descubrió que quienes la dirigen destrozaron su futuro. Un gobierno profundamente incapaz, se encargó de acabar con nuestras enormes perspectivas de desarrollo; se diseminaron cuantiosos recursos económicos en la propagación de un experimento totalitario. Hoy somos un barco sin timón, que marcha inexorablemente a estrellarse contra el imponente collado blanco de nuestra cruel realidad. Son las últimas horas del funeral gubernamental. Ataúd opaco en donde guardan el despojo de un proyecto que murió; de pronto se quedaron sin pueblos y con pocas flores. Así terminan estos experimentos macabros de futuro incierto. Seguramente el recuerdo del creador del ideario desastroso yacerá en cualquier ciénaga; Hugo Chávez es el responsable de la grave crisis económica que padecemos. Fueron sus ideas las que le dieron viabilidad al proyecto hegemónico que hizo posible que pasáramos de tener profundas condiciones para lograr un futuro promisor, a padecer esta incertidumbre que como espada de Damocles busca decapitarnos a todos. Son las horas amargas que vivimos gracias, entre otros, a este baluarte de la podredumbre moral que contamina a todo el órgano de la república. Por eso sus tardías consideraciones acerca de las consecuencias de sus monumentales yerros, no pueden ser un óbice para sentir algún signo de conmiseración para el senil funcionario de ideas paleolíticas. Su responsabilidad es inmensa ya que se empeñó en llevar a cabo todo un programa que nos convirtió en la nación con la mayor tasa de inflación en el hemisferio. Venir ahora a hablarnos con la mano en el corazón, después de ser copartícipe del vulgar latrocinio en contra de Venezuela no lo exime de su responsabilidad ante la historia. Igualmente hemos observado a otros actores vinculados al gobierno revolucionario hablándonos de un país en donde cabemos absolutamente todos. Cuando todo se hunde es muy fácil mostrarse como arrepentido. De repente aquella imbecilidad de creerse como dueños de nuestro destino sufre un brusco resbalón que los coloca de frente con la realidad. Se esfumaron las áureas prepotentes de los elegidos del socialismo. La verdad es que todo es un simple artilugio. Buscan llegar hasta la orilla tratando de alcanzar un salvavidas que lo haga sobrevivir. El fracaso estruendoso del régimen por más de quince años los ha dejado huérfanos. De pronto el proceso revolucionario siente que su cuerpo hizo metástasis, que su desaparición se aproxima. ¿Por qué será que las experiencias socialistas totalitarias casi siempre terminan rendidas ante la realidad de lo inviable de su modelo? Al final sólo quedan como amos de países despojados, desolados y profundamente divididos… @alecambero

Alexander Cambero

Los días finales de Nicolás Maduro…

Para este proceso caudillista el poder viene siendo su esencia; carecen de ideas para construir una nación sólida en sus perspectivas económicas; su interés es perpetuarse en el solio presidencial para obtener fortunas que transformen sus historias. Las revoluciones tienen un componente que las vinculan con los errores clásicos de los que se creyeron perpetuos, se imaginaron que la órbita universal gira en torno a sus locuras, ese craso error hace que en la medida que el tiempo ejerce presión, las mismas se derrumban como castillo de naipes. Van muriendo las grandes ilusiones, mientras sus banderas quedan congeladas. Los ejemplos universales atiborran páginas enteras de episodios que son un fiel reflejo de las cosas de la contemporaneidad. Los caudillismos nacen en sociedades a las que les son fáciles, por la naturaleza de sus mismos pueblos.

Alexander Cambero

Padrino López revoca a Nicolás Maduro

Nicolás Maduro en su evidente desesperación ha abdicado frente al poder militar entregándole el gobierno al mayor General en jefe Vladimir Padrino López, su acto no es solo la confesión manifiesta de su incapacidad como estadista, sino que indica que los amos del reino toman el control absoluto de un régimen que está en un profundo estado de deterioro. Ante el miedo al revocatorio que lo derrotará de manera cómoda optó por el revocatorio institucional que encabeza el estamento castrense; el presidente pasó de homenajearlos hasta el fastidio a darles el control de Miraflores como última frontera de la resistencia, es Nerón tocando la lira mientras el país se cae entre las llamaradas de una insatisfacción que no parece dar tregua. Ha muerto una revolución que no satisfizo los sueños de los venezolanos. El pueblo sufrió el hartazgo ante una mentira que los rebasó. Nicolás Maduro jamás pudo colocarse a la altura del compromiso, prisionero de la postrera decisión de un moribundo, su falta de carácter para enfrentar los demonios desatados lo hicieron una apuesta débil que se estrelló con los factores que nunca lo aceptaron. Atado al dictamen cubano, esclavo de la imagen de Hugo Chávez y hasta maniatado por su recuerdo, tuvo que emprender el viejo corto de la gallineta. Su piso como líder jamás despegó del piso en donde quedaron los restos de un proceso que naufragó. Administración que tuvo los mayores recursos de la historia en manos de empíricos practicantes de la mediocridad política. El revocatorio de Vladimir Padrino López, no necesitó de la validación de las firmas, tampoco de largas colas de gente protestando. Fue un acto en donde los verdaderos amos del poder se quitaron el antifaz. Una entrega mansa para hacer del militar encargado de supra poderes; una especie de monarca que ausculta el poco pulso político que le queda al primer mandatario nacional. El uniforme de gala se impone al hombre que transformó su presidencia en la continuidad del saqueo nacional, volvieron las aguas ventosas de nuestra historia en donde las decisiones eran bostezos cuartelarios. Solo vientos de sombras que alumbran los esqueletos de un socialismo fétido, cayeron las máscaras de algunos que se disfrazaron de redentores, la patria volverá a conquistar su libertad… @alecambero