end header begin content

Opinión

Columnistas
Alejandro Ramírez

A un paso de hacer historia

Fue la mañana del 7 de marzo de 2015 que se abrió por completo mi manera de ver la política en Venezuela. Una (casi) inesperada reunión con un médico radiólogo que, expresó, haber sido parte de Súmate; donde explicó –en aquel momento- lo que me parecía una hipótesis de una traición de la MUD hacia nosotros: los opositores.

Alejandro Ramírez

Liderazgo ficticio

Seguramente todos hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas una frase que reza: “Chávez era un gran líder”. No comparto en lo más mínimo esta afirmación tan trillada, y aunque muchos sí lo hagan, creo a plenitud que el fallecido déspota no tenía ese liderazgo que tanto profesan. Según SunTzu, en su magistral obra El Arte de la Guerra, el liderazgo es una cuestión de inteligencia, honradez, coraje, humanidad y disciplina. Cuando se logra equilibrar estas cinco virtudes de tal forma que cada una cumple con su función específica, se podría decir que se es un líder. Basémonos en los principios que explica el militar chino para comprender por qué Chávez no es como lo quieren pintar: 1- Chávez no fue inteligente Se ha hablado en demasía sobre que el oriundo de Sabaneta fue un hombre inteligente, gracias a su forma tan particular de captar a las mal llamadas masas. Yo pregunto a modo de reflexión: ¿una persona con conocimiento tendría la necesidad de recurrir a una herramienta tan venenosa como lo es el populismo para ganar adeptos? Esto sin duda no es propio de un líder. A manera de dato, en el libro Cuentos Chinos, de Andrés Oppenheimer; Luis Miquilena, uno de los mentores del fallecido, describió a Chávez como un hombre “intelectualmente limitado”. 2- Chávez no fue honrado Es bien sabido por todos que el enriquecimiento ilícito del dictador fue enorme. El uso de Pdvsa fue la maniobra perfecta para hacerse con el dinero del erario público a conveniencia propia. Se comprobó, tras una investigación de Jerry Brewer, director de la compañía de inteligencia económica Criminal Justice International Associates, que la fortuna del difunto equivalía a 1,8 billones de dólares “al mínimo” (¿En cuánto se calcula la fortuna de Hugo Chávez y la de su familia?).. 3- Chávez no fue valiente Nadie que crea tener coraje podría siempre esconderse tras amenazas fundamentadas en la violencia militar. En un punto de su vida, intentó llegar al poder por la fuerza en lugar de traspasar lo que podría llamar “la muralla democrática”. Si bien es cierto que después, luego de mediar dentro de sus tácticas castristas, lo haría. El coraje implica enfrentar toda adversidad con honor y virtud, y sabemos de sobra que Chávez no tenía ni uno, ni lo otro. 4- Chávez no fue humanitario Entendamos la palabra humanitario como el afecto de una persona a otra. ¿Es humanitario esclavizar psicológica y físicamente a un país? Para nada. Las misiones sociales –que para muchos han sido “lo mejor” del régimen de Chávez- no han sido más que métodos para coartar el potencial individual, y de esa formar buscar impedir el emprendimiento humano. Situación, extremadamente inhumanitaria. No puedo decir que el dictador no fue disciplinado, teniendo como base el seguimiento muy detallado de todo un plan malévolo y comunista (orquestado desde Cuba e inspirado en la Unión Soviética) para el apoderamiento de la sociedad venezolana. Tener disciplina no basta para ser un líder. Pero sí para ser un antipatriota que solo buscó la destrucción de nuestra Patria; misma meta trazada por los actuales déspotas. Tomemos como reflexión que todos nosotros podemos ser líderes. Prepararnos, refinar nuestras habilidades y adquirir nuevas aptitudes para buscar, conquistar y mantener la Libertad, nos hará tener el país que Chávez no quiso: libre. ¡Por la libertad de Venezuela! @AlejoRzu @Rumbo_Libertad


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com