end header begin content

el mundo, titulares

Desigualdad social, el tema de fondo de la campaña electoral en España

13 abril, 2019

Madrid, 13 abr (EFE)/ Alida Juliani / foto: @DarlingMunguia .- España afronta la campaña electoral más polarizada de su historia, en la que los grandes asuntos para los partidos, como la unidad territorial, la Constitución, la economía o la corrupción, e incluso otros más atípicos como la caza o los toros, tienen un denominador común: la desigualdad social.

Desigualdad entendida de forma distinta y expresada con conceptos diferentes, desde la derecha o desde la izquierda, que moverá a los ciudadanos a votar en las elecciones parlamentarias del próximo 28 de abril, las terceras en poco más de tres años, que se presentan como las más disputadas e inciertas de las últimas décadas.

“Todos los temas de esta campaña se vinculan con la desigualdad”, señala a Efe Ernesto Ganuza, científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España y doctor en Sociología por a Universidad Complutense de Madrid.

Cataluña y la unidad de España La sensación de desigualdad subyace, según Ganuza, a cada uno de los asuntos elegidos por los principales candidatos, incluso la exaltación de la unidad de España frente al desafío independentista en Cataluña, que los electores traducen en la existencia de una disparidad entre ciudadanos.

“Al final, la izquierda, fundamentalmente el Partido Socialista (PSOE), está afinando mucho su mensaje político y electoral en ese sentido (en el de la desigualdad social)”, explica el sociólogo que descarta en ese espacio a la formación Unidas Podemos, “porque esa es su filosofía desde el principio”.

En el caso de la derecha (conformada por el conservador Partido Popular, el liberal Ciudadanos y el ultraderechista VOX), la desigualdad se entiende de otra manera, “y basa su discurso en la unidad de España, en la homogenización, en que todos seamos iguales” .

“A la gente que vota a la derecha le molesta mucho Cataluña por la desigualdad que genera. La idea de la unidad de España es algo que supone la igualdad de todos los derechos y una distribución mejor de los recursos”, dice Ganuza.

“Hay muchas personas que reconocen la poca necesidad del sistema autonómico actual (que propugna en su programa la ultraderecha de Vox), pero desde el punto de vista de distribución de recursos y derechos”, explica.

Economía: Pensiones e impuestos El sistema de pensiones entró en campaña casi ya desde la anterior legislatura, marcada por las masivas protestas de los jubilados en todo el país, y continúa en un debate polarizado sobre la revalorización de estas prestaciones o las fórmulas para mantener el sistema.

Lo mismo ocurre con los impuestos, con propuestas antagónicas desde la izquierda, donde PSOE y Podemos proyectan subidas de impuestos generalizadas y la derecha -PP, Ciudadanos (Cs) y Vox- promete rebajas.

Sin embargo, no parece que la economía vaya a ocupar mucho espacio en una campaña vertiginosa, con numerosos ataques personales y en la que los programas de los partidos se van adaptando al calor del momento, y en la que el impacto inmediato de los mensajes puede más que los números.

La vuelta a la España tradicional La tauromaquia, símbolo identitario de una España cargada de simbología patriótica, ha saltado a la campaña electoral de la mano de la extrema derecha de Vox.

También el conservador Partido Popular (PP, centroderecha) se ha sumado al carro de la llamada “fiesta nacional”, que cada vez suma un mayor número de detractores.

De hecho, el último sondeo publicado por el organismo estatal CIS otorgaba al partido animalista PACMA una intención de voto del 1,8%, y podría ser una de las novedades en el Parlamento español la próxima legislatura.

“Los toros no van a ser un tema decisivo en estas elecciones, solo para un público pequeño”, indica Ganuza.

De hecho, añade, los intentos por prohibirlos -como ocurrió en Cataluña en 2010- solo han logrado “renacer un tema que, si no, habría muerto por si sólo, pero que la derecha usa para ensalzar los valores tradicionales”.

Lo mismo ocurre con la caza, que junto a la tauromaquia, permitió a Vox captar el voto rural en las elecciones autonómicas andaluzas celebradas el pasado diciembre.

Ese voto, correspondiente a la España rural y despoblada, y habitualmente abandonada por los políticos en sus campañas electorales, cobra ahora de nuevo importancia por la fragmentación del voto que apuntan las encuestas.

La eutanasia y el aborto El suicidio asistido, al borde del inicio de la campaña, de una mujer enferma terminal ayudada por su marido reabrió el debate sobre la eutanasia y obligó a los candidatos a posicionarse.

La radicalización de la derecha resucitó el debate del aborto en plena precampaña con propuestas a favor de la natalidad y de la familia y una revisión de la actual ley de plazos de 2010, que despenaliza esta práctica durante las primeras 14 semanas del embarazo, para volver a la de 1985, mucho más restrictriva.

“El aborto es un tema que no les da votos”, explica Ganuza, que pone en el mismo nivel el debate sobre el matrimonio homosexual e incluso el que plantea la ineficacia de la actual ley de violencia de género, que tanta controversia ha generado, principalmente entre las organizaciones y grupos feministas.

“Juegan con ellos retóricamente, pero solo para un cierto nicho de votantes, los que, aunque minoritariamente son más conservadores. Sin embargo son asuntos que, en general, la sociedad española, los tiene superados”, apunta.

Con estos argumentos y los que vayan surgiendo por el camino, los partidos esperan aún convencer a un alto porcentaje de indecisos, un 41,6 por ciento según los últimos datos del CIS.

Todo, con la Semana Santa de por medio, con la mayoría de los españoles de vacaciones, incluso fuera del país. EFE



Etiquetas: |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com