end header begin content

opinión

Chile se beneficia del espacio

14 marzo, 2019

La definición de algoritmo que encontramos en Wikipedia se refiere sustancialmente a un conjunto prescrito de “instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permiten llevar a cabo una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba hacer dicha actividad”. Los algoritmos son el objeto de estudio de la algoritmia. Nos referimos a esto pues en lo sucesivo demostraremos como el estudio del espacio nos lleva al uso práctico de este sistema matemático.

Fuente: imagenesmy.com 2019

En la República de Chile, país que se está poniendo al frente no solo en economía en Sudamérica, se reunirán los datos que entrega el Cosmo para aplicarlos en la solución de muchos problemas que ocurren en nuestro Planeta Tierra.

A la reunión de datos, en Chile, país minero, se le está calificando como “Minería de datos”. La clave, según los entendidos en la materia, se origina a que en Chile se han instalado los mayores y más importantes observatorios astronómicos del mundo. Según Chris Smith, destacado astrónomo estadounidense, “Chile está posicionado casi en forma exclusiva para aprovechar el crecimiento de los datos astronómicos”.

No siempre las bases de datos de los observatorios en Chile (y el mundo) son de fácil manejo lo que significa que el volumen de información producido es subutilizado. A pesar de ello, desde el año 2017 el área Economía del Futuro del Ministerio de Economía apoyado por el Observatorio Europeo Austral, ALMA y Amazon Web Services está impulsando una importante iniciativa para masificar el uso de la información obtenida en el espacio la cual suma un gran valor agregado.

El proyecto del Ministerio se basa en “Open Data”, lo que significa que ciertos datos estará libres y a disposición de todo el mundo. Para esto se usará la Fundación Observatorio de Datos. Sin duda, este proyecto será una nueva revolución en el campo de las comunicaciones e información pues se creará una gran base de datos disponible a través de la WEB que centralizará la información entregada por los distintos observatorios.

El valor agregado de la base de datos es que ésta no solo incluirá datos astronómicos cuya información será usada por los estudiosos del espacio sino que entregará las instrucciones operativas y alogaritmos que fueron necesarios para conseguir dichos datos o que se usaron para monitorear los instrumentos empleados.

Los datos astronómicos son solo una parte de la torta, pero fundamentalmente serán los alogaritmos los que ayuden a visualizar otras cosas como la inteligencia artificial que tiene la capacidad de relacionar los difíciles datos que al unirse alogarítmicamente se pueden extrapolar a campos distintos para los que fueron creados inicialmente, afirma el científico italiano Massimo Traenghi representante del observatorio ESO en Chile.

Los astrónomos han desarrollado técnicas que les permite supernovas, estrellas variables, planetas extrasolares, hoyos negros, etcétera, que no son fenómenos que se puedan observar en forma permanente, más bien casualmente y es por eso que deben desarrollar técnicas que les permitan encontrarlos con rapidez. Estos procedimientos son los mismos o similares que pueden ser usados, por ejemplo en medicina para detectar tumores, una especie amenazada de extinción, o caracterizar a un cliente de algún negocio, por ejemplo.

Uno de los mandatos del Observatorio de Datos es identificar a través de los alogaritmos (datos relevantes) para conectar a la academia con la industria. Esto en si ya es una nueva revolución comunicacional y permitirá a Chile y a los países que usen estas técnicas dar pasos importantes hacia la innovación en todo orden de cosas. El Observatorio de Datos se ha transformado en un sistema concreto y oportuno de la transferencia de los avances astronómicos al mundo dela industria y, al respecto, ya se han dado los primeros pasos en Chile en donde se reunieron astrónomos y representantes de distintas industrias (incluidas las FF.AA.) en donde compartieron criterios y experiencias para encontrar puntos en común.

Chile, un país con muchos volcanes, movimientos sísmicos, con más de 5 mil kilómetros de mar, se beneficia ampliamente de las informaciones del Observatorio de Datos y este de los organismos que se encargan de estos temas. Al respecto el científico Jorge Ibsen, Jefe del Departamento de computación del radiotelescopio ALMA dice que el Observatorio de Datos también podría obtener valor agregado de esas observaciones.

Ibsen dice que esta es una oportunidad que Chile no se puede perder pues nos puede poner a la altura de las grandes potencias científicas.

Ph.D. – Director de la Corporación Olof Palme-Chile

e-mail: [email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com