end header begin content

economía, entrevistas, titulares

Luis Hernández: Jubilados de Pdvsa consideramos una “humillación” el bono de Bs. 3.500

6 marzo, 2019

especial Enrique Meléndez / 6 mar 2019.- Luis Hernández, director del Frente de Trabajadores Petroleros, se comunicó con ND vía telefónica para denunciar que los jubilados de Pdvsa acordaron devolver los 3 mil 500 bolívares que les fueron depositados el pasado 1 de marzo por concepto de la Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA).

Y aprovecha para darle un últimátum a la empresa.

“Nosotros, que dimos toda una vida por apalancar la actividad petrolera y petroquímica con nuestro esfuerzo y sacrificio; muchas veces anteponiendo nuestro bienestar y el de nuestra familia no estamos dispuestos a soportar semejante humillación”

Según Hernández, este bono del TEA nace de un “perverso despojo del beneficio de los Comisariatos que los sindicaleros de la época perpetraron a cambio de un bono único y de la ayuda permanente mensual para la alimentación de las familias de los trabajadores petroleros”; de modo que Hernández admite que, con sus altibajos, esta ayuda mensual permitía la compra de alimentos y artículos del hogar para sobrellevar la inflación que se han enfrentado en los últimos años.

Calificó de ridículo el depósito del bono de 3 mil 500 soberanos. “Los trabajadores petroleros rechazan ese depósito y solicitan que sea revertido mientras exigen una TEA acorde con las circunstancias del país, que sea indexada mensualmente por la Comisión 440 y por Pdvsa.

Por otra parte, resaltó Hernández que desde el 2005 los jubilados petroleros han sido sometidos a una serie de “torturas que rayan la indignidad del ser humano; dejando marcas desgarradoras de hambre, desnutrición, pérdida de peso, locura, infartos, suicidios y otros daños irreversibles; cuyas secuelas son, además de muerte, hogares destruidos, diáspora, mendicidad”.

“A esto no le da mucha importancia la empresa, a la cual con mucho compromiso (los jubilados) le ofrecieron sus mejores años de vida laboral. Hoy vemos con estupor como Wills Rangel, director de la Federación Unica de Trabajadores Petroleros y director del Fondo de Jubilaciones y Pensiones (FDP) de la Asociación de Jubilados de la Industria Petrolera, de manera fraudulenta maneja a su antojo los recursos financieros de dicho fondo, propiedad despojada en el 2014 a los jubilados, sin entregar cuentas y tapando la realidad de una mala administración”.

Se preguntó que qué estaba sucediendo; que si acaso los jubilados iban a continuar siendo sometidos a una olla de presión; y agregó que los jubilados de Pdvsa se encuentran en una gran encrucijada histórica en el otoñal de su existencia; aproximadamente unos veinte mil trabajadores que no están dispuestos a renunciar a su legitimidad de recibir el esfuerzo de toda una vida.

“Que nadie se quede en el confort de su casa mientras otros hacen esfuerzo por rescatar los intereses de nuestro fondo de pensiones: una batalla de andaderas y bastones que está a punto de iniciarse. El aporte de los trabajadores petroleros en este momento es importante, su opinión y compromiso de alguna u otra manera para esta lucha”.

Repitió Hernández una frase que señaló que es común oír en la Venezuela de estos días: el hambre no conoce fronteras. A su juicio, no sólo estamos en presencia de hambre y de pobreza sino que también está en riesgo el fruto y el producto de toda una vida de trabajo de veinte mil trabajadores, y que, en ese sentido, se le daba un ultimátum hasta el domingo 10 de marzo a la junta administrativa del FDP para depositar los intereses correspondientes al año en disputa por mora y otros activos excedentes de 2018.

“De no consumarse esta propuesta entonces se activa el Plan B, con objetivos claros y contundentes; sin intenciones de tipo político; sólo para hacer sentir con una gran manifestación pacífica que vamos a llamar El Gran Bastonazo Nacional, en los portones de entrada a campos y oficinas petroleras en todo el país al sector hidrocarburos la inconformidad y desacuerdo”.

Explicó que se trataría de una manifestación pacífica sin proselitismo de ninguna especie; sólo los hombres y mujeres de la tercera edad de la principal empresa del país y sus familias que no pueden subsistir con una pensión de 18 mil bolívares y con una TEA de 4 mil 500 bolívares.

“Hace poco estuve como invitado a una asamblea de jubilados que se realizó en el Colegio de Ingenieros de Caracas, y allí pude constatar de primera mano la cantidad de profesionales valiosos que ya están de baja, y que en su momento ocuparon altos puestos en diferentes gerencias de la nómina ejecutiva, incluso, de alto rango. Estos profesionales son pieza clave para descifrar todo este rollo financiero que existe con nuestro fondo de pensiones”.

Dijo Hernández que hacía énfasis en ese asunto porque todo lo que tiene que ver con el fondo de pensiones de los trabajadores en manos de los tenedores de bonos constituye un torbellino de números difícil de digerir; de modo que, a su manera de ver, esta gente constituía el personal idóneo que se debe seleccionar para una mejor comprensión del problema.

“Jamás podemos decir que se trata de un caso perdido; que nuestra seguridad social fue hurtada por unos habilidosos en el arte de la contabilidad. No señor. Por ningún motivo podemos renunciar a nuestro legítimo derecho de reclamar justicia; en este caso particular nuestra seguridad social, llámese como se llame: bonos Pdvsa, fondo o intereses”.



Etiquetas: | | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com