end header begin content

opinión

Apagón en el Guri

14 marzo, 2019

El sistema binario – el mismísimo de las computadoras como la que tienes enfrente-, simplifica las soluciones del mundo a solo dos. El propio eslogan de ellos lo dice: socialismo o muerte. Sólo dos opciones. Y la historia de la humanidad al socialismo sólo le da la opción de la muerte, leamos la lección de Alemania, la Unión Soviética, China, Rumania, Bulgaria, Hungría, Yugoslavia y Polonia, donde indefectible no triunfó la opción de la vida; en la propia Cuba, Corea del Norte y Venezuela, campea la opción de la muerte, sólo que como dijo aquel viejo adeco original, que luego han devenido en chavecos, “es un muerto insepulto”…

El reciente apagón es razón para la muerte, se afectó el centro del sistema, el Guri, que no es una rama que se extiende para llevar la luz para que la negra Asunción baile joropo, a Guachara, al Cajón, Cazorla, Palo Santo, o Guayabal: es el corazón…

Las opciones que expliquen el apagón son otra vez dos, sólo dos, o es ineficiencia, o es sabotaje. Dentro de la opción de la ineficiencia pesa el que se hayan escamoteado los dineros que debieron dedicarse al obligado mantenimiento de los equipos. Como era de esperarse en las primeras de cambio el Poseso Bolivariano se defiende: “ataque desestabilizador” en el marco de la “guerra eléctrica”…

Pero estos socialistas bolivarianos no tomaron el poder ayer, el 23 de abril de 2013 aseguraron al respecto: “El Gobierno Bolivariano va a evitar todo tipo de sabotaje y se va a dedicar a atender el tema eléctrico estructuralmente. Vamos a ir a la causa de los problemas”. Siguieron con la cháchara: “Vamos a militarizar todas estas instalaciones eléctricas que ahora pasan a ser zonas de seguridad para evitar que sean objeto de cualquier tipo de acción de sabotaje”, aseguró Jorge Arreaza, para ese entonces, nada más y nada menos que con el cargo de Vicepresidente.

Aseguró el aludido que serían “implacables” resguardando el sistema eléctrico. Después de los resultados, con el apagón visto este 77 de marzo, estos funcionarios tienen dos opciones, renuncian o permanecen en sus cargos; de no renunciar, como parece evidenciarse, ya sabemos los resultados imperiosos, no vamos a tener luz, ni gas, ni gasolina, ni incubadoras para los niños, ni letras para cantar,… pronto.

El simplificado panorama de las dos opciones se nos presenta con respecto a la conducción de esta canoa llamada Venezuela, mi pana lector, tenemos dos ciudadanos que se dicen presidentes, tú decides, Maduro o Guaidó… Los países del mundo al respecto ya lo hicieron.

El interfecto, en lo tocante a la ayuda humanitaria, también tuvo dos opciones, la dejaba entrar o no, cualquiera de las opciones era peor para este funcionario que las circunstancias de la Usurpación lo mantienen en el Poder…

Pero es que para la anunciada llegada del Presidente Encargado el Interfecto también tuvo dos opciones, lo detenía o no. Con similares resultados a la anterior: “cualquiera de las opciones era peor para este funcionario que las circunstancias de la Usurpación lo mantienen el Poder”.

Hoy, en pleno marzo, el Interfecto tiene dos opciones: renuncia o no, (o más bien, cesa la usurpación o no). Una de las opciones significa la muerte para más venezolanos, como el apagón lo fue para muchos niños que artificialmente respiraban a través de los aparatos que llaman incubadoras, en los muchos hospitales de Venezuela que aún cuentan con esos lujos tecnológicos…

[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com