end header begin content

opinión

Williams Caballero López

Como cambian las cosas

4 enero, 2019

Hace unos años se formó en nuestro continente una especie de “cosa nostra presidencial” donde Hugo Chávez, Lula Da Silva, y todos los presidentes de izquierda de Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y más, se aglutinaban y planificaban sus desafueros.

Estas fuerzas llevaron al atraso a nuestro continente. El hambre, la corrupción, la inmoralidad corrió libre por todo lo largo y ancho de nuestras naciones, sin que nadie los detuviera.

La izquierda propagó su mensaje de odio, rencillas y de enriquecimiento de una cúpula que se creyó eterna no sólo en el poder de una nación en particular sino de toda América Latina.

Los movimientos socialistas embaucaron a muchos países y a muchos ciudadanos, pero les llegó su cuarto de hora. Al cabo de los últimos tres años las cosas han venido cambiando.

Llegó a la Argentina un presidente de corte liberal como Mauricio Macri, regresó al Palacio de La Moneda en Chile el presidente Sebastián Piñera, el uribismo se alzó con la presidencia de Colombia, esta vez con el liderazgo de Iván Duque.

Brasil, presa durante tanto tiempo de los odios de la izquierda, optó por algo totalmente diferente y llevó a la presidencia a Jair Bolsonaro, un líder nacionalista conservador. ¿Cómo cambió el panorama?

Ya la Organización de Estados Americanos (OEA) pasó de ser un círculo de amigos socialistas a un verdadero foro de libertad y de democracia.

Los antiguos amigos del régimen venezolano se encuentran prófugos, siendo juzgados o en prisión. Maduro está cada vez más solo, apenas cuenta con el apoyo de sus camaradas Evo Morales y Daniel Ortegas, quienes al ver las bardas de sus vecinos arder, están poniendo las suyas en remojo.

Las cosas cambiaron vertiginosamente. Maduro se encuentra rodeado.

E incluso en los Estados Unidos la correlación de fuerzas cambió. Sí, se pasó de la docilidad de la gestión de Barack Obama, a la administración de un Donald Trump que, al parecer, no se le enfría el guarapo como decían en mi tierra.

El mundo está girando hacia la libertad, hacia sistemas de gobierno democráticos, donde el ciudadano tenga libertades garantizadas, donde el clientelismo sea desechado y el populismo sea una práctica del pasado. Hacia allá también nos dirigimos los venezolanos.

Más temprano que tarde, los venezolanos viviremos en un país con real democracia y libertad en todos los sentidos.

Y mientras el mundo cambia, nosotros debemos seguir luchando porque más temprano que tarde el amanecer de una nueva Venezuela iluminará para cada uno de los integrantes de nuestra sociedad.

@wcaballerolopez



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com