end header begin content

el mundo, política, titulares

Análisis ND: En el sexto día, llegó el bloqueo de verdad…

28 enero, 2019

Pedro García Otero / 28 ene 2019.- La crisis institucional desatada por la juramentación de Juan Guaidó como presidente interino y su posterior reconocimiento por más de 50 países (los últimos, Australia y Kosovo) parece entrar en este quinto día luego del 23 de enero en fase terminal cuando Estados Unidos sanciona a Pdvsa.

Si el régimen de Nicolás Maduro, que ha jugado todo el fin de semana a seguir atrincherándose, hablaba hasta ahora de bloqueo, el bloqueo, finalmente, ha llegado. No es lo mismo nombrar al Diablo que verlo venir, y en este mismo momento, mientras estas líneas salen, Maduro señala que acudirá a los tribunales estadounidenses y afirma que Estados Unidos “se quiere coger a Citgo”, olvidando el pequeño detalle de que él en 2016 traspasó la mitad de las acciones como garantía a Rusia.

En este sexto día de esta crisis hay cuatro palabras clave: Pdvsa, EEUU, Rusia y Citgo. Maduro se pasó el domingo haciendo propaganda en los cuarteles: en definitiva, se radicalizó, y como decía Nelson Bocaranda en un tuit, tenía cómo hacerlo: mientras los militares estuvieran de su lado, el régimen se sentía en control.

La sanción de la OFAC a Pdvsa lo cambia todo. Maduro hablaba de recurrir por la vía legal la sanción, que es ejecutiva, y uno no sabe si eso será posible. Como tampoco sabe cuánto podrá resistir un régimen que no tiene dinero y que ni siquiera tiene gasolina, hasta dónde le durarán las lealtades que hoy exhiben. Los tiempos se aceleran, pero los sufrimientos serán mayores en apenas unos días.

Una de esas lealtades es sin duda Rusia. Pero desde su embajada llegan algunas señales (la fuente no es directa, pero tiene acceso regular a ella).

¿Qué dicen los rusos?

Lo primero que se dice en esos predios es que la sanción de la OFAC, directa, contra Pdvsa, muestra la determinación del Gobierno de Donald Trump para desalojar del poder a Maduro. Que dado que esa determinación es tan fuerte, y se ejerce en su zona “natural” de influencia, no solo es que al mandatario venezolano le va a ser muy difícil resistir; es que Rusia no se va a meter en ese problema. Ni tampoco China. Son gigantes geopolíticos, se ven unos a otros así, tienen zonas de influencia. En ese ajedrez, Venezuela es un peón, como mucho un caballo.

Ambos apoyan a Maduro, pero no a cualquier costo. Los tiempos de la guerra fría terminaron. Lo que quieren los rusos, y también los chinos, es que se protejan sus intereses, que, saben, están guindando en una transición democrática, porque buena parte de esa deuda se contrajo de manera, por decir lo menos, sospechosa.

Lea más (Del foro): Claves de la carencia de apoyo de Rusia a Venezuela

Son 22 mil millones de dólares de los rusos y 80 mil millones de dólares de los chinos. Quieren negociar eso con un Gobierno de transición. Y andan buscando interlocutores para ello, y los interlocutores los andan buscando a ellos: varios parlamentarios se han acercado a conversar, y hay reuniones en agenda para esta semana. (Esto, por otra fuente, también llega por la vía china.

El interés es proteger las acrencias chinas en Venezuela. Lo que tan largamente se ha dicho, por obvio, es además verdad).

¿Cuánto tiempo puede resistir el jefe de Estado y su entorno cercano en este escenario? No mucho, indican las mismas fuentes, según la visión de Rusia, que quisiera participar en un mecanismo de diálogo que permita esa transición, pero no lo ve factible. Maduro (y esto llega de los mismos predios y también de predios europeos) le ha dicho a los rusos y a la Unión Europea que no se opone a convocar elecciones, pero dentro de dos años; a estas alturas, la propuesta parece inviable, por decirlo suavemente.

Pdvsa

Las sanciones a Pdvsa implican un bloqueo absoluto a las finanzas que controla Nicolás Maduro como jefe de Estado

“El ministro Vladimir Padrino ofreció una declaración acompañado por un grupo de generales. Lo que él no sabe y que nosotros sí es cuántos de esos generales ya han hablado con la Asamblea Nacional”, tuiteó esta tarde John Bolton, el director del golpe de Estado contra Maduro (según Maduro y Jorge Arreaza). En tanto, Mark Stammer, jefe del Comando Sur, visita Colombia para una inspección fronteriza, y el Departamento del Tesoro deja colar que las sanciones contra Pdvsa le fueron notificadas a China previamente…

La presión sube por minutos.

¿Puede haber un quiebre militar completo? ¿Puede haber un quiebre militar a medias (el peor escenario), o puede haber una lealtad completa hacia Maduro? En este momento es imposible preverlo.

Pareciera estar ganando esta última opción, pero cada día trae una novedad, y por lo pronto, el elefante (EEUU) está en la cristalería. Y cómo decía un artículo redondo del New York Times (y esto fue el 24 de enero), el elefante ya se había metido demasiado a la cristalería como para echarse para atrás. A los elefantes les cuesta retroceder.

Hoy avanzó unos cuantos metros, y aparentemente ni el régimen ni el interinato, o la oposición, han hecho todavía recuento de daños. Pero son inconmesurables en este momento.

El escenario del horror

Da muchísimo miedo y dolor que este sea el escenario para Venezuela, esa nación que, recordamos los que tenemos edad para ello, fue independiente, equilibrada y referencia en la región y el mundo, faro de libertad y bienestar. Hoy es esto: un ñu moribundo en las planicies de África, al que rondan hienas y buitres. Y todo porque hay un grupo que no quiere dejar el poder “ni por las buenas ni por las malas” (la frase no es mía, es de Maduro y Cabello). Por algo tan ínfimo como eso.

Ojalá que nos sirva de lección si esto, Dios lo quiera, termina pacíficamente. Porque en la prensa internacional de este lunes, los horripilante términos de “guerra civil” e “invasión” han estado en buena parte de las notas sobre Venezuela, visto lo visto el fin de semana y en las demostraciones de Maduro con los militares. Su obcecación. Su atrincheramiento.

La respuesta de Maduro son las bayonetas. Habla de diálogo, pero su palabra no resiste el menor análisis, ni de forma ni de fondo.

Aún falta que la Unión Europea tome su propia decisión, multilateral y no unilateral como la de EEUU. Pero que parece estar bastante inclinada a más sanciones, más presión.

¿Podrá soportarla Maduro? ¿Podrá soportarla su entorno? ¿Los militares? ¿La sociedad toda?

No luce probable, honestamente.



Etiquetas: | | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com