end header begin content

opinión

Hay Navidad

24 diciembre, 2018

La Navidad es un acontecimiento cristiano, nace quien es camino de salvación, quien viene a modelar comportamientos, aquellos que los humanos debemos darnos en función de la dignidad recibida del Creador, la esperanza de estar próximos a una vida terrena y posterior a ésta colmada de gloria divina.

Este tiempo es propicio para hacer balances de vida, a dónde se ha llegado y cuál futuro se desea lograr, qué se está haciendo para que ese mañana idealizado sea realidad.

Hay quienes ante las penurias del presente dejan de soñar. Con tantas carencias de todo tipo, familias divididas y distantes, futuros truncados, así ¿Cómo soñar? ¿Cómo tener esperanzas? Entonces, como ha sucedido en algunas sociedades con situaciones similares, se adentran en el conformismo, vivir hoy sin aspiraciones para el mañana, como lo están haciendo unos cuantos venezolanos que se encierran en su pesar para convivir en él.

Más hay quienes sueñan, aspiran un cambio que permita superar las condiciones en las cuales se encuentran. Entonces, hacer para abrir el país, dinamizar la economía, aspirar a la futura unión familiar, tener presente y, mejor aún, futuro, volver a estar cerca para convivir como hermanos en el mismo lugar. Esto es soñar, es tener esperanzas en que todo va a mejorar, es asumir un lema de estos tiempos que nos dice “más que preguntarte cuál es tu realidad, decide cual es la que quieres vivir”, entonces una vez que la determines, hacer para lograrlo, siguiendo aquel viejo lema que pregunta: “si no tú quién, si no ahora cuándo”.

Hoy toca sentarse a la mesa con unas cuantas sillas vacías, con la nostalgia de la lejanía de los nuestros, con alguna comida, si es que la hay, con la debilidad de la enfermedad que aún no se tiene como atenderla, con el cómo se hará mañana para disponer de lo necesario para seguir. Mas levantando la mirada al horizonte con la intención de visualizar el futuro deseado, hacer fuerza con el carácter y planificar, luego comprometerse en la tarea que se debe hacer y que con toda seguridad se hará.

La esperanza está ahí. Articulando con el pensar cristiano, es el tiempo en el cual Jesús abre sus manos para apoyar en lo que se necesita, y se necesita una nueva realidad, que será construida por todos, donde cada quien debe ahora tomar un lugar para hacer de él su contribución en la construcción del país soñado, de la Venezuela que merecemos.

Esta es la Navidad de Venezuela, de retos y por logros, una gran Navidad.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com