end header begin content

opinión

¿Reactivación económica?

10 noviembre, 2018

La economía venezolana se encuentra en lamentables condiciones. Para comprobarlo, más allá de lo que razonadamente dicen los economistas, la vivencia aclara: un parque industrial sometido a un proceso ideológico cuya finalidad es asfixiarlo ha llevado a la desaparición de más de la mitad de las empresas que existían antes de que esta revolución se apoderara del Gobierno, generando una caída significativa del empleo decente, en términos como lo califica la Organización Internacional del Trabajo (OIT); un profundo desabastecimiento de bienes y servicios, que se evidencia en las estanterías de los centros de distribución y consumo; entre otras señales, o sea, las realidades hacen sobrar cualquier razonada descripción técnica de la crisis nacional.

Superar la crisis es posible, vale decir, las sociedades siempre sobreviven y son capaces de reaccionar para impulsar los procesos que sean necesarios para que ello suceda. Más hay que convertir lo escenarios montados por el régimen, que al decir de los economistas incluye el abatimiento del déficit fiscal, equilibrando las cuentas de ingresos y egresos públicos; resolver el problema generado por el control de cambio y de precios; devolver las competencias a las instituciones, tales como las del Banco Central de Venezuela; impulsar a “toda vela” al sector privado, entre otras medidas.

Sin embargo el Gobierno viene vendiendo la tesis de que han tomado medidas cuyo éxito lo están sintiendo, lo que supone que para ellos es inminente el arranque de la economía. Por contrario, los especialistas sostienen lo contrario, generándose un “dime y diretes” de posiciones contrarias.

Mas qué tenemos: servicios públicos ineficientes. En materia eléctrica en lugar de “apagones” tenemos “alumbrones”, por cuanto, en especial en la provincia, el suministro eléctrico es irregular e impredecible, lo que dificulta la planificación. El servicio de agua compite en crisis con el eléctrico, irregular y de dudosa calidad, lo que genera la necesidad de aplicar su tratamiento para que los productos estén dentro de aceptables condiciones sanitarias. El servicio de comunicaciones es el peor de la región, con un Internet atrasado e intervenido. La vialidad en mal estado. El transporte con unidades inoperativas, por falta de repuestos, cauchos, baterías y otros. La seguridad es lo más inseguro que se pueda conocer. Así se pueden enumerar condiciones necesarias que toda empresa requiere para desarrollar sus procesos. Entonces, ¿Con estas condiciones, es posible pensar en una reactivación económica?

Esas condiciones están a la vista de todos, así que el régimen y los especialistas podrán mantenerse en una eterna discusión, mas el “ciudadano de a pié”, que aprecia como esa diatriba se produce, llena de razonamientos técnicos, como es de esperarse, la cual en ocasiones tiene dificultades para determinar quién maneja la verdad, sin embargo lo que sí está al alcance de su entendimiento son las condiciones de funcionamiento de la red de servicios públicos, y podrá tener la seguridad de que mientras esa perjudicial situación esté presente, no es posible activar empresas, y no habrá reactivación económica.

La verdad es que las realidades opacan el discurso.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com