end header begin content

opinión

Julio Belisario

Respuesta al artículo de Carlos Blanco, De la transición y el Estado disuelto

8 noviembre, 2018

Carlos Blanco escribió un excelente artículo del cual deseo comentar dos párrafos:

CB: “Los que no compran los caramelos envenenados de Maduro han alcanzado un grado de comprensión de la situación venezolana profundo y nuevo”.

Respuesta: Dr. Blanco, ¿usted cree de veras en ese “grado de comprensión de la situación venezolana profundo y nuevo” por parte ” de los que no compran los caramelos envenenados de Maduro”?.

Por favor, dígame: ¿tienen estos perspicaces ciudadanos algo escrito donde efectivamente identifiquen el origen estructural de la crisis a partir del cual propongan una solución lógica, completa, pertinente y estructurada?. No. Entonces su apreciación es pura esperanza que yo comparto.

CB: “A los países democráticos les ha costado entender que ésta no es una batalla de los venezolanos con la cual hay que solidarizarse; sino que es una batalla de los venezolanos, de los colombianos, brasileños, peruanos, bolivianos, norteamericanos, españoles y canarios, que luchan por la libertad”.

Respuesta: Dr. Blanco, ¿usted cree de veras que los países democráticos (EE UU, Canadá, la UE, Australia. Israel, etc.) que se organizan y gobiernan con variantes del Estado liberal entienden que lo de Venezuela es una lucha entre el bárbaro y antediluviano modelo de Estado federal centralizado presidencial imperial de la opresión y el moderno Estado liberal de la libertad? Si así fuera, ya hubiera alguno de ellos dado al menos una pista o declaración no aérea al respecto; pero no ha sido así, lo cual hace pensar que todavía no entienden la crisis como debieran; y que debemos, yo lo invito muy respetuosamente, a esforzarnos por hacérsela entender.

Con este propósito escribí el siguiente artículo:

La Dra. Jurate le escribió a la Dra. María Corina Machado

La Dra. Jurate Rosales, Directora de la Revista Zeta, le escribió una carta pública a la Maria Corina Machado (quizá la única dirigente de los partidos políticos protagonistas convencionales que va quedando con algo de credibilidad) donde le expresa que:

“Al fin y al cabo, te imagino, amiga, miembro de un gobierno colectivo. Lástima que la Constitución venezolana, desde la de 1960 y pasando por la de 1999 es presidencialista y la división de poderes se le ha desdibujado. Dada la inmensa destrucción del país hay la urgente necesidad de volver al check and balance democrático con sus independencias respectivas: judicial, ejecutiva y parlamentaria, un Banco Central que decide e impone, un poder electoral con un CNE sin trampas, un poder regional con sus gobernaciones y concejos. Ante la necesidad de reconstruir un sistema que se perdió incluso en la psicología del pueblo, sólo un gobierno colectivo puede emprender esa gigantesca tarea. Por cierto, ese esfuerzo también debería incorporar a la tarea conjunta a los que se dejaron convencer por Chávez hace dos décadas y no han aprendido de los desastres que crearon”.

Lo que describe y presagia la Dra. Rosales es el retrato hablado de un modelo de Estado federal de poder descentralizado con gobierno parlamentario legislativo judicial – EFD/GPLJ – el único que garantiza, porque es su razón de ser, el check and balance democrático con sus independencias respectivas: judicial, ejecutiva y parlamentaria, un Banco Central que decide e impone, un poder electoral con un CNE sin trampas, un poder regional con sus gobernaciones y concejos…un gobierno colectivo [es decir, parlamentario]; lo cual implica una nueva Constitución que lo contenga.

María Corina Machado preguntaba a raíz de los sucesos de Upata: “¿Quiere decir esto que se ha dificultado el quiebre final de la tiranía?; y contestaba: “¡Absolutamente NO! “. Se quedó muy corta, porque no es solo quiebre o fractura del Gobierno lo que resuelve la crisis, sino también una ruptura del agotado modelo de Estado federal de poder centralizado con gobierno presidencial imperial autoritario ejecutivo – EFC/GPIAE – mediante sustitución de la CNRBV de 1999 que lo promulga; no por oposición visceral ni porque lo diga alguien, sino por imperativo de la sensatez sociopolítica e histórica que enseña que los Gobiernos, modelos de Estado y Constituciones que hemos tenido ya cumplieron con todo lo bueno que podían dar y debemos ir a un proceso de fractura con un Gobierno de transición unitario pacifico y de consenso, y de ruptura del EFC/GPIAE con una nueva Constitución similar a la de EE UU o Alemania que contenga un nuevo modelo de EFD/GPLJ, como tienen los países que hoy constituyen la civilización occidental.

Fractura y ruptura se lograron en España después de Franco; y en Alemania, Italia y Japón después de la II Guerra Mundial mediante el Plan Marshall de 1948.

MCM afirmó: ” Para que las fuerzas externas – diplomáticas, policiales, financieras y judiciales – funcionen, se requiere una articulación y sincronización con las fuerzas de adentro: populares e institucionales, civiles y militares. Y estas fuerzas internas tienen que alinearse con una dirección política confiable; valiente y coherente; no chantajeable”.

Exactamente eso fue lo que ocurrió en la refundación de Alemania, Italia y Japón en 1948, después de la mega devastación; generada por la II Guerra Mundial, y en España después de Franco; cabe esperar que por analogía ocurra lo mismo ahora en Venezuela frente a la destrucción ocasionada por la ” guerra económica” del Gobierno del EFC/GPIAE contra el pueblo venezolano. Los dirigentes políticos, religiosos, civiles, militares, intelectuales y analistas de la crisis deben presentar ante ” las fuerzas externas – diplomáticas, policiales, financieras y judiciales -” un plan completo de fractura y ruptura para atender la grave emergencia superficial con un Programa remedial de primeros auxilios, emergencia humanitaria, política y económica, erradicar la causa estructural de la crisis con una nueva Constitución que contenga un moderno EFD/GPLJ y prevenir para siempre la repetición de la crisis.

Los dirigentes políticos, religiosos, civiles, militares, intelectuales y analistas de la crisis no debieran tener problemas en comprender la necesidad y enorme superioridad del EFD/GPLJ. Los chavistas no son brutos; saben que están caídos y despedidos, y lo que desean es obtener impunidad Mugabe y cero bullyng contra el PSUV; lo cual no es muy difícil de concederles a cambio de apoyar la nueva Constitución con el nuevo EFD/GPLJ que les garantiza el respeto y la tolerancia que nunca tuvieron con sus adversarios políticos.

No se sorprendan los partidos dentro y fuera de la MUD si la Comunidad Internacional no los reconoce como oposición única, sino que los trate en plano de igualdad con los 30 PP, Grupos de Pensamiento y Movimientos no marxistas partidarios de la fractura y ruptura pacífica, les exija demostrar y legitimar su condición de verdadera oposición presentando una solución lógica y pertinente que sea una visión de futuro creíble, sustentable, fundamentada en principios y valores genuinos que han hecho de la civilización occidental lo que es; y definan un camino que permita satisfacer todas las aspiraciones y necesidades del país, como es la propuesta pacífica, democrática, unitaria y constitucional, la “Rebelión de las regiones” de Conciencia Ciudadana que dirige el Dr Luis ” Balo” Farías, disponible para el debate nacional en (https://drive.google.com/file/d/0BzcKJi … sp=sharing )



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com