end header begin content

opinión

Jesús Silva R.

Comunas podrán sustituir a AN en nueva CRBV

7 noviembre, 2018

Poder comunal y poder legislativo son entes distintos, sin embargo, el contenido de una Constitución es una decisión política y puede llegar a romper la tradición jurídica y crear nuevos modelos, por ejemplo, un parlamento comunal que sustituya a la Asamblea Nacional.

En principio el poder legislativo es elegido por el ciudadano, entendido jurídicamente como la persona que ejerce sus derechos en el ámbito de la república, sea nacional, estatal o municipal. Esta elección se realiza de forma libre, universal, directa y secreta.

Otra cosa es el poder comunal, elegido por el comunero o vecino, es decir, la persona que ejerce derechos en el ámbito comunitario o limitado de su barrio, sitio de trabajo o sector social al cual está directamente relacionado. Esta elección es exclusivamente de los sujetos calificados (involucrados) para votar. De allí nacen los órganos comunales (comuna, consejo comunal, etc).

Eliminar el poder legislativo supone acabar con el voto universal, directo y secreto usado en la generalidad de países del mundo que eligen al parlamento como institución fundamental de la República y del Derecho Constitucional para la división de poderes así como controles y contrapesos.

Nótese que las comunas provienen de elecciones de segundo grado con delegados que seleccionan a otros delegados hasta completar una estructura vertical ascendente, se trata de una metodología muy válida para celebrar asambleas de ciudadanos y atender asuntos locales porque la gente sólo vota por asuntos de su propia comunidad.

Entonces, más que proponer que lo comunal asuma lo legislativo, lo recomendable para el interés nacional y el equilibrio de la república es que convivan ambos sistemas, actuando con sentido lógico dentro de sus propias áreas.

El sufragio universal es una conquista de la humanidad para consolidar la democracia, cambiar eso por elecciones de segundo podría ser un retroceso severo en perjuicio del propio pueblo y su soberanía.

Al mismo tiempo, no tendría sentido una elección universal para autoridades comunitarias donde voten personas ajenas a determinado sector que no conocen los problemas del mismo ni tienen relación con éste.

El fondo del dilema es cuál poder es más democrático o representa una manifestación más genuina del pueblo: ¿el comunal o el legislativo?

La respuesta sería: los dos son democráticos, cada uno en su ámbito.

No se descarta que la nueva Constitución cree una República Comunal, sería un experimento jurídico innovador y vanguardista. Implica promesas de más democracia pero también riesgos de ser manipulado por élites.

Desde una óptica idealista, la República Comunal será un paraíso democrático siempre y cuando las comunas no se encuentren bajo control o influencia de instituciones de gobierno, partidos políticos o poderes económicos que determinen a dedo a sus representantes bajo un simulacro electoral, pues es el pueblo quien libremente debe elegir democráticamente y sin coacción externa, a sus miembros y voceros. Funcionado así, el poder comunal será expresión de una libertad republicana amplia, popular y avanzada que dará más poder a los ciudadanos de a pie para que sean más fuertes políticamente frente a cúpulas burocráticas y plutocráticas.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com