end header begin content

política, tecnología, titulares, variedades

Análisis ND: El fútil esfuerzo de Raúl Gorrín por hacerse una reputación 2.0

28 noviembre, 2018

William Peña / 28 nov 2018.- La vida digital de Raúl Gorrín, presidente de Globovisión y Seguros La Vitalicia, hoy buscado por la justicia de Estados Unidos, tiene una larga y oscura historia en Internet, que inició en el año 2003 cuando su apellido comenzó a ser noticia en medios digitales y a conocerse en los buscadores por ser pieza clave en denuncias sobre corrupción, lavado de dinero y el apoderamiento de la justicia venezolana por la denominada “banda de los enanos”, una cofradía de abogados y otros que se había convertido en una especie de parapoder dentro de la estructura judicial del país, que despachaba sentencias, encarcelaba y liberaba a personas que pagaban las coimas solicitadas.

Pero no fue sino hasta el 2014 cuando Raúl Gorrín comenzó a labrarse otra historia en Internet para eliminar la que tenía en el entorno desde hacía unos 11 años y que no era nada atractiva. En ese tiempo, según el análisis elaborado para esta nota, contrató los servicios de una empresa para limpiar su imagen de denuncias en el entorno digital y formalizar la historia de un ciudadano ejemplar que intentaron posicionar hasta 2016 sin mayor éxito.

En el mundo real su cercanía con el Chavismo- Madurismo le tenía reservado un puesto que le permitió hacer caso omiso durante mucho tiempo a lo que salía en Internet, pues en los medios tradicionales poco se hablaba de las denuncias que pululaban en la web.

No obstante, el efecto digital comenzó a ser fastidioso luego de la compra de Globovisión en mayo de 2013.

Y es que el torrente de noticias negativas y el impacto a la imagen recorrían desde hacía tiempo los buscadores y no había página que señalara a Gorrín por algo que no fuese oscuro.

Por eso en mayo de 2014 (archivos Internet) comenzó a ejecutarse un proyecto de mejora de reputación online de Raúl Gorrín, que alcanzó, según la investigación desarrollada para esta nota, la elaboración de una veintena de páginas web, blogs, así como de aparentes pagos a terceros en otras web y páginas de noticias, además de contrataciones en sitios en inglés y español, que tenían como misión cambiar el rostro y la historia negativa de Gorrín en Internet por una imagen más cercana, amigable, humanista y de filantropía, que también se combinaría con una especie de empresario conocedor de temas que conectaran con empresas, finanzas, negocios, humildad, entre otros, a través de la redacción de artículos para nutrir de contenidos esos proyectos digitales. El detentar Globovisión y Seguros La Vitalicia también sirvieron para potenciar “la otra cara” de Raúl Gorrín.

Raúl Gorrín

Desde 2014, Gorrín intentó neutralizar lo que de él se decía en Internet. Con su imputación en EEUU se perdió el esfuerzo

De esta forma se pretendía que la reputación online de Raúl Gorrín comenzara a cambiar, las páginas negras a ser sustituidas por las historias de éxito, de cómo una persona salió de la pobreza y se convirtió en un empresario importante y, por supuesto, de otra serie de propuestas digitales que implicaban mejores fotografías en la red, más conexión con medios de comunicación aliados y no para contar la historia bonita del empresario, la del inversionista y creyente en Venezuela, que ayudaría a mejorar esa imagen compleja y negativa en Internet.

Pero el esfuerzo de la empresa contratada para mejorar el perfil digital de Gorrín no fue más allá de la persecución a algunos medios para obligarlos a eliminar las notas negativas del empresario y de la creación de una historia digital ajena incluso a la vida real del cliente, de empresario de seguros y reciente hombre de medios de comunicación.

Prefirieron presentarlo como humanista y filántropo, así como también como empresario articulista y fallaron. El entorno lo siguió vapuleando.
No obstante el proyecto arrancó y en total a Raúl Gorrín se le construyeron más de veinte proyectos Web, blogs, entre los que destacan:

www.raulgorrin.org
www.raulgorrin.net
www.raulgorrinconcienciasocial.blogspot.com
www.raulantoniogorrin.wordpress.com
www.raulgorrinreferenciaempresarial.blogspot.com
www.aboutraulgorrin.wordpress.com
www.raulgorrinelempresariohumanista.weebly.com
www.raulgorrinemprendimientohumanista.blogspot.com
www.raulgorrinperfil.blogspot.com
www.raulantoniogorrin.tumblr.com
www.losnuevosemprendedoresblog.wordpress.com
www.raulantoniogorrin.esmiweb.es.

Además, el perfil de Gorrín también apareció en sitios en Internet que pudieron haber recibido un pago para posicionar sus notas, biografía o historia digital, entre ellos:

www.blog.thevoiceofnation.com
www.venezuelanews65.wordpress.com
www.wattpad.com.

En www.wikipedia.org también tiene su historia y algunas páginas locales lo entrevistaron con cierta y determinada consideración.

Eso sí, el común en la mayoría de los proyectos es la figura de Raúl Gorrín con notas o entrevistas que lo enaltecen como ciudadano, humanista, filántropo, empresario, así como también proyectan su potencial como articulista, presentando artículos bajo su firma o recomendaciones sobre lo que él lee o disfruta.

En su página web también se cuenta su historia de humildad, esfuerzo y de cómo logró labrarse un camino de trabajo que lo llevó a convertirse en dueño de una licencia para operar seguros con La Vitalicia y hacerse un importante hombre de medios al comprar Globovisión.

La construcción de su historia digital no se detuvo allí, a pesar que muchas de las propuestas en Internet duraron entre un año y un poco más. Después de ese tiempo, algunas no fueron alimentadas nuevamente.

Por eso Twitter se convirtió en un nuevo refugio y desde noviembre de 2015, fecha en la que aparece como apertura de su cuenta, @raulgorrinb comenzó a compartir reflexiones acerca de la bondad, la reconciliación y la paz, entre otros.

Sin embargo, el efecto no fue tan impactante, por lo menos en audiencias alcanzadas. A la fecha tiene unos 3.900 seguidores, con mensajes esporádicos en los últimos tiempos, a pesar de que acumula más de 8 mil mensajes en tres años. La interacción con audiencias es nula y las ofensas desde las redes por su vinculación con el caso de Alejandro Andrade, entre otros, le genera puras respuestas negativas. No responde, aunque en sus inicios lo hizo un par de veces.

En el caso de Instagram, su cuenta raulgorrinb comenzó en junio de 2017, luego de una segunda fase de su estrategia para mejorar su imagen en los entornos digitales. Hasta ahora tiene 5 mil 800 seguidores y unos 128 post en poco más de un año.

En Instagram, a diferencia de Twitter, un pequeño ejército le acompaña aupando sus mensajes, aunque en los últimos días las ofensas por la acusación en Estados Unidos se han posicionado. En Facebook tiene una página y un perfil que no actualiza desde hace tiempo. Unas 258 personas gustan de su fanpage y 277 le siguen.

Desde que fue acusado la semana pasada, Raúl Gorrín no aparece en la escena digital ni real. Está desaparecido, así como el trabajo que le hicieron para mejorar su reputación online. Después de lo ocurrido la semana pasada, sus proveedores tendrán que comenzar de cero.

La historia digital de Raúl Gorrín y la decena de páginas web desarrolladas para posicionar su imagen, podrían considerarse como un caso de lo que no debe hacerse en el entorno digital en temas de reputación online. De nada sirvieron en los tiempos de posicionamiento para ocultar la mala imagen y, hoy día, sirven menos.

Y es que en Internet, a diferencia de la vida real, la mejora de reputación debe estar anclada a realidades, pues es un entorno que no se puede controlar al 100%. Siempre habrá alguien que te desnude. Le pasó a Gorrín y a muchos otros que creyeron que la imagen digital puede ser transformada con unos cuantos miles de dólares.

Lea más: Manuel Malaver: Cayeron Andrade, Gorrín… y los que faltan



Etiquetas: | | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com