end header begin content

opinión

Gabriel Amador

Tenemos mas coincidencias que diferencias

10 septiembre, 2018

-Hola, qué tal amigo, ¿cómo has estado?

– Todo bien Gabriel, para no entrar en los detalles de tiempo y malabares que todos sabemos que debemos hacer para trabajar y salir a buscar al mismo tiempo los alimentos o medicamentos para mi familia.

-Vaca vieja, quería comentarte que hace unas cuantas semanas escuchÉ a Carolina Pereira, en su programa de radio, que también transmite por facebook live. La escuche decir; “Tenemos más coincidencias que diferencias”. Eso que dijo la joven periodista desde Texas, por demás exitosa, quedÓ gravitando en mi mente y en mi corazón.

– Gabriel, ahora estás filosofando pana…

– No vale, vaca vieja, no es eso. Trata de verlo bajo ese enfoque. Todos los venezolanos que hemos recorrido parte del país, uno por vacaciones, otros por trabajo o por visitas familiares. Cuando conoces esos paisajes y su gente, reconociéndolos en nuestras mentes y en nuestros corazones, eso es suficiente para respetarlos, valorarlos y de seguro amarlos. Me refiero a que siempre lo hemos sentido, solo que en algunos casos no estaban conscientes de ese sentimiento. El amor por Venezuela es anterior a estas circunstancias, sabes, se nota cuando hablas de ello, en tu rostro, con tus acciones, con tus proyectos. Esa es una coincidencia, todos los venezolanos de alguna forma o a través de algún talento, han mostrado su amor por nuestra nación. También, están las familias con sus valores, funcionales o disfuncionales, en armonía o sin ellas. Casi todos los grupos familiares han sido disueltos y ahora mismo se encuentran dispersos, por algún lugar del mundo. Aunque por supervivencia, algunos de sus integrantes se encuentren en mejor circunstancias que otros, todos anhelamos la bendición de nuestros padres, los domingos reunidos compartiendo alguna comida, alrededor de la mesa. En fin, todos hemos aprendido a valorar el trabajo, la familia, los amigos y nuestro país. También coincidimos, en que durante todo este proceso de opresión y tiranía, lo venezolanos hemos aprendido a buscar el rostro de Dios, lo vemos en medio de cualquier oración, llanto o gemido, implorando su favor, debido a las carencias de alimentos, medicamentos y derechos que como seres humanos nos han sido restringidos por la dictadura. Y por último, todos hemos sido víctimas, de las consecuencias del lenguaje comunicacional engañoso de la dictadura, expresada en una sola palabra “El Odio”. Donde no han perdido ninguna oportunidad, para enfrentar a unos venezolanos contra otros.

Todos los derechos expresados en la constitución que como venezolanos deben ser reconocidos por el Estado, han ido involucionando y se encuentran a merced del favor del tirano “carnet de la patria”. Por esa razón, la gente calla y no actúa.

– Gabriel, la dictadura nos quiere rodilla en tierra, sumisos ante ellos, en modo carnet de la patria.

-¡Bueno, Vaca vieja! Rodilla en tierra solo para orar a Dios. Por esa coincidencia de fe, es que debemos levantarnos. Sea cual sea la denominación de tu creencias o de tu fe cristiana, nuestro deber es “Orar y Actuar”. Porque nada ocurrió, en ninguna de las historias, narradas en el viejo testamento, ni en el nuevo testamento, sin que valientes luego de orar, se levantarán a luchar, convencidos que no era por sus fuerzas, ni por ser muchos o ser los más diestros en batalla, sino por el espíritu de Dios, que estaba en ellos. La clave está allí, en el “Orar y Actuar”.

Y como la Biblia indica en el libro 2 de Crónicas, capitulo 7, versículo 14, el cual nos dice: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com