end header begin content

opinión

María Auxiliadora Dubuc

Y llegó la reconversión

26 agosto, 2018

Hasta que llegó el fatídico 20 de agosto, y sucedió lo prometido, todos en casa contemplamos como Nicolás activaba su proyecto económico, en cumplimiento y de acuerdo a lo reiteradamente dicho, como para que no quepa la menor duda: Su proyecto hecho, concebido y construido por él mismo, así señores y pese a que muchos nos negábamos a admitirlo, ocurrió lo temido: la reconversión, con ella dimos la bienvenida al aumento en los precios de la gasolina y por ende en el IVA, la UT y hasta los pasajes de metro que hasta hace poco eran gratis, de este modo, todo viento en popa y avanzando.

Pero como si fuera poco, acompañando la reconversión, llega un nuevo aumento del salario mínimo, a nada menos y nada más que de 1.800 bolívares soberanos es decir, 180.000.000 bolívares fuertes, es decir, menos de 6.000% de aumento, nos impulsó en un primer momento a chequear si habíamos escuchado bien, o incluso a pensar que Nicolás se había equivocado en la cifra, y que en este orden de seguro habría algún error, pero no aún cuando no hemos tenido la oportunidad de verlo en Gaceta Oficial, el ajuste del salario mínimo en esa dimensión impensable es una realidad.

En este orden y dentro del marasmo en el que nos encontramos, muchos se alegraron, alegría de tísico diría yo, obnubilados con el monto, muchos ciegos, se niegan a ver la realidad, soñando que ahora con ese salario no solo van a poder comer y comprar medicinas sino además darse algunos gustos suntuarios, sin percatarse que ese ajuste genera y alimenta la hiperinflación, porque muchos empresarios y organismos de la administración pública no pueden materialmente desde el punto de vista contable asumir los costos y honrar ese compromiso impuesto por el Gobierno, y al no tener como asumir el mismo, y en el orden de la inamovilidad laboral que impera, van indefectiblemente a declararse en quiebra, todo lo cual generara un aumento en el índice de desempleo en el país. Y es que el salario mínimo además trae cola, porque en el mismo porcentaje deben ajustarse sueldos y salarios de todo el personal, tanto en el sector privado como en el sector publico.

El Estado promete subsidiar, pero no tiene capacidad financiera para cumplir con el subsidio que prometió, por lo que entendemos a vuelo de pájaro que solo serán subsidiadas las empresas de la Pymes que Nicolás decida, en cuanto a la administración pública; no entendemos cómo ni cuándo operara este ajuste salarial ni sus términos, toda vez que reitero, aún no hemos podido ver la Gaceta Oficial que así lo establece, la situación de esta manera se torna peligrosa, en el orden que es una realidad que ya aumentaron los precios de todo, mientras los salarios siguen en stand by.

En este orden el pago de la pensión del Seguro Social Obligatorio, que usualmente se pagaba por adelantado, fue pospuesto y tras la advertencia que pronto no pagaran sino solo a quien tenga carnet de la patria y a quien este registrado en el sistema de la patria una vez más obligan y constriñen, humillando y amenazando a los adultos mayores. Dicen que pagarán en tres tandas, la primera el 1 de septiembre a razón de 430 BS, la segunda el 7 de septiembre por el mismo monto y la tercera el 14 de septiembre 900 BS, más un bono de reconversión para todos del 20 % es decir, 120 BS, todo ello lo anuncian, sin organizar los días, de modo que me temo regresaremos al despelote de antaño, ya que hasta la fecha eran 3 días y se acudía según en terminal de la cedula, ahora al parecer se pagara diario de modo que solo lograrán su objetivo aquellos seres ungidos que logren llegar a la taquilla y haya efectivo aun.

Por otro lado, el control de precios, en la Gaceta Oficial Numero Extraordinario 6397, de fecha 21 de agosto de 2018, y a través de una Resolución la Vicepresidencia Sectorial de Economía, estableció claramente cuáles son las empresas con las cuales se celebraran convenios de distribución de ciertos rubros de manera expresa, así como también los precios regulados de un montón de productos de la cesta básica, a saber, unos 25, con las correspondientes sanciones ante el incumplimiento. En ese orden esta misma semana comenzó el proceso de control e intervienen Plan Suarez y Farmatodo, a los efectos que corrijan sus errores involuntarios en los ajustes de los precios de algunos rubros regulados, y por otro lado el Sundde está activado, verificando listas de precios en mercados a cielo abierto, supermercados y abastos y supervisando el cumplimiento de los nuevos “precios justos”.

Mientras tanto, los venezolanos que ya hemos pasado por mucho tenemos pánico a la escasez, entendiendo que estos ajustes y controles lo que logran es la desaparición de los productos de la cesta básica de automarcados y abastos, nos hemos movilizados a comprar por si mañana falta, de modo que la consecuencia ha sido clara, han alentado las comprar nerviosas, generando caos en los establecimientos comerciales, supermercados y abastos, además del caos y la confusión que ha generado en el trasporte público el aumento y el uso de los nuevos billetes al momento del pago, eso por hablarles simplemente de los servicios, más allá de la debacle en los precios de la electricidad, agua, teléfono, televisión por cable, celulares, etc., eso sin contarles las anécdotas de lo ocurrido esta semana a la hora del pago de la gasolina, porque la verdad les digo, aquí nadie entiende nada.

Pero más allá aun de esta situación tenemos el descalabro a nivel inmobiliario, el cual es por decir lo menos, dantesco, porque como consecuencia de la situación se disparan los precios de los cánones de arrendamiento de viviendas en el país, de modo que ya escaseaban los apartamentos en alquiler ahora serán inexistentes o impagables.

Ante todo este panorama nada alentador, los venezolanos desesperados, luchando contra el poder que hoy nos somete, con la oposición enfrentada entre si, en decisiones y opiniones pa tras y pa lante en la Asamblea Nacional, protagonistas de esta semana, Barboza y Paparoni y la posición sorpresiva contra Capriles del TSJ en el exilio, a pesar de ese sentimiento de soledad que nos embarga, algunos seguimos aquí con la fortaleza que nos imprime el amor por el país, viendo el panorama con tristeza y desolación, pero centrados, rezamos, con la fe puesta en una única esperanza que todo se recomponga como por arte de magia, ya a estas alturas del campeonato, nos asimos a nuestra única tabla de salvación: un milagro, una intervención divina, porque esto ya no se aguanta, entonces miramos al cielo como implorándole a Dios, ¿hasta cuándo?

@mauxi1



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com