end header begin content

opinión

José "Cheo" Salazar

El cambio es impostergable

9 agosto, 2018

“Dejad pensar al pueblo que gobierna y se dejará gobernar” William Penn (1644-1718) Religioso británico.

Venezuela vive una crisis terminal. El Presidente Maduro, desde hace bastante tiempo, perdió la credibilidad y está demostrado que carece de capacidad para solventar los problemas que acrecentó en sus casi 6 años de gobierno. El tiempo se le agotó. Olvídense de los supuestos atentados, magnicidio frustrados y, alguna otra forma de violencia, para resolver la desgracia que trajo el chavismo al país. Eso no es solución. Más parece un chascarrillo oficial intentando desviar la atención de lo realmente trascendental e importante. La catástrofe Nacional.

La salida a los problemas que acogotan a los venezolanos pasa por una elección limpia, transparente y competitiva. Es la vía pacífica y electoral la que resolverá esta pavorosa crisis. Estamos a tiempo. El régimen está obligado a decretar una amnistía general, nombrar un nuevo CNE, con venezolanos honorables que garanticen imparcialidad, reglas claras, de obligatorio cumplimiento para todos los actores y, que sea el pueblo soberano, quien decida su destino en libérrimas elecciones. No hay otra opción. Es lo democrático.

No hay otra salida. El régimen de Maduro tiene la primera y única responsabilidad. En la cancha del oficialismo está el balón. Insisten en jugar al borde de la raya, hay que tener cuidado. El esférico sale de la cancha, las gradas se enervan, exacerban, encolerizan, se desbordan y las consecuencias de una violencia desbocada puede llevarse por el medio a justos y pecadores. No abrir cauces a la genocida crisis que sufre el pueblo es tentar la llegada de un tsunami social de consecuencias impredecibles. Hay que evitar un fatal desenlace.

La historia no perdona. Los pueblos tienen sus límites. En el territorio nacional opera un genocidio silencioso. Muertes por doquier por la total parálisis de los servicios de salud, falta de medicamentos y tratamientos para enfermedades crónicas. La escasez de alimentos se acrecienta y los costos de lo poco que se logra conseguir tiene precios estratosféricos como consecuencia de la hiperinflación que pulverizó nuestra moneda y convirtió en polvo cósmico los ingresos familiares. Estamos trepidando en el fondo del abismo.

El período presidencial culmina el 2019. Las elecciones tienen y deben ser convocadas para diciembre de este año. Es la válvula de escape a la olla de presión. El cambio ordenado, pacífico y constitucional es impostergable. Dejen pensar y votar al pueblo. Hay que tener espíritu de grandeza. El tiempo apremia. Es por Venezuela.

@Cheotigre
[email protected]
[email protected]
http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/
http//www.aldabonazos.blogspot.com



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com