end header begin content

opinión

La suprema felicidad

7 julio, 2018

Según Maduro es un hecho… lo decretó; con los ojos entornados sonríe satisfecho considera que “el modelo real de economía socialista” ha hecho de los venezolanos el pueblo más feliz de Latinoamérica.

Si lo negamos es que somos cómplices de la guerra económica, enemigos… y la revolución está armada para derrotarnos.

Pretende convencernos que hoy tenemos mejores condiciones políticas y morales… que han obtenido grandes victorias en su gobierno.

¿Cuál explicación ante tanta temeridad? ¿Cinismo, burla, desprecio por el pueblo… o la suma de todo?

Quizás, traición a la patria es parte del plan estratégico de los Castro. Ha sido dicho, escrito, informado y probado.

La “suprema felicidad bolivariana” fue retrasmitida gracias a los videos de reporteros anónimos; se contó por miles de personas desfilando por las calles; se fotografió con valerosos muchachos protegiéndose con escudos de cartón y tragando gas del bueno. Terminó en cientos de venezolanos asesinados… luchando.

Durante los primeros 10 años de Chávez, la revolución expropio más de mil empresas; gracias a ello Maduro sostiene que está construyendo la autonomía alimentaria chavista… y que ya alcanzan el modelo real de economía productiva socialista. Por eso vemos colas, gente feliz comprando como locos, para mantener llenas sus neveras.

No en balde Delcy aseguró ante las cámaras del mundo que producíamos alimentos para tres países del tamaño de Venezuela.

Sus ministros de economía aseguran que ganaron la batalla a la inflación, que, como es del conocimiento conceptual socialista, era producto de la especulación. Pero gracias a la impresión incesante de dinero inorgánico, superaron el déficit fiscal y lograron que el pueblo tuviera el dinero suficiente, para adquirir lo necesario de la cesta básica.

Maduro, su ministro del Trabajo y el Presidente del Banco Central, se divierten mucho… inventaron un nuevo juego: “ellos contra Dólar Today”. El portal web anuncia el precio del dólar y ellos atacan subiendo salarios e imprimiendo dinero inorgánico… a ver quién se cansa primero; los pronósticos del juego ubican el dólar paralelo entre 8 y 16 millones de bolívares, para finales de año.

Si les creemos deberíamos afirmar, que el mayor logro de la revolución, ha sido el acceso fácil a los alimentos y el disfrute de salarios justos; que permiten a los venezolanos no emigrar, con grandes esperanzas por su futuro. Si no es así, es porque al presidente lo tienen engañado, nadie le ha explicado que, para comer en cualquier hogar, hacen falta veinte salarios mínimos.

El control de cambio logró que la inversión internacional se desbordara; una realidad que permitió a Jorge Rodríguez afirmar, que la revolución es un éxito. Gracias a ello, Maduro tiene listo un plan, para que cientos de miles de venezolanos, que han salido del país… se dieran cuenta que, en realidad, solo era una sensación de crisis.

Rodríguez ahondó en explicaciones: resolvimos los problemas “más importantes de fines del siglo XX” y ahora vamos por los del XXI, resolvimos la pobreza, la desigualdad y tenemos las aulas escolares y universitarias plenas de estudiantes… podría agregar en su discurso que, jamás un profesor universitario había vivido mejor.

Estamos felicísimos, estamos ahorrando petróleo… las exportaciones diarias de crudo venezolano no alcanzan el millón de barriles diarios. A eso le restamos lo que regalamos a Cuba, los que utilizamos para cancelar la deuda a China y Rusia, más el que le entregamos a los países del caribe, para que voten por nosotros.

El camino revolucionario educativo, ha enseñado a los venezolanos a ser ahorrativos. A bañarse sin agua; a alumbrarse con velas; a curarse con hierbas y a utilizar una pastilla de jabón, para lavar el cuerpo de toda la familia, los baños, la ropa y los “corotos”.

El resto de venezolanos no importan, la revolución garantiza que Cilia, Diosdado, Padrino y Tareck, tengan “su parte” para que no les falte nada, a ellos y sus cortes. Cada “familia” tiene sus fuentes de ingresos propios, cada uno dispone de su ruta, su mina, su frontera y sus cuotas de divisas.

Los demás, que sigan disfrutando de sus “colas sabrosas”, aplaudiendo y gritando: ¡Uh Ah Chávez no se va! El extinto se los había pronosticado “con hambre y sin empleo con Chávez me resteo. Debe ser cierto, porque sin necesidad de hacer fraude, sin la ayuda de Tibisay en el CNE, han ganado los procesos electorales.

El Socialismo del siglo XXI ha sido muy “inventivo”, fundó colectivos; “pudreval”, después bachaqueros y cajas CLAP; gallineros verticales; siembras en materos de “maticas de acetaminofén”; días de 35 horas; se ocupó de los huérfanos de esposa y sin dudar un “milímetro de segundo”, terminó confesando que los capitalistas roban como ellos.

Científicos, sabios y profesores del mundo, deberían avocarse al estudio del homo-chavista, una contribución para la ciencia y para encontrar el eslabón perdido de la evolución del Sapiens.

La producción intelectual de este “hominidé”, ya ha sido reconocida por el gran estudioso y demócrata, vicepresidente de Económica, El Aissami, quien aseguró que sólo los miembros del actual gobierno pueden solventar la crisis económica. Su trayectoria y su moral son la mejor prueba.

Según ellos, la campaña sucia de la oposición, es la que da mala fama al régimen. No es cierto que los huevos o el pollo estén caros, ni que falten dólares para importar materia prima.

Es falso la escasez de comida y medicinas, o que se vaya la luz y el agua. Ni que el hampa este desatada… eso no es más que una sensación de 250.000 muertos.

Al pobre gobierno lo tienen azotado, las iguanas conspiradoras, “el Niño” que la tiene cogida contra el comandante en jefe… hace que no llueva y la represa este vacía. Por otro lado, los sabotajes… de las plantas custodiadas por militares.

Sobre todo, las eficaces centrales eléctricas, que los inocentes “jóvenes bolichicos”, aportaron a la revolución a cambio de unos “millarditos”.

Lo “militares infiltrados” que están traficando droga, robando las riquezas del arco minero, y traficando la gasolina por las fronteras. Con la mala intención de inculpar al pobre Diodado, al patriota Padrino y al ingenuo pollo Carvajal.

Imagínense que hasta inventaron, que unos sobrinos de la primera combatiente están presos en Nueva York… y que por tráfico de droga. Cuando ya su tío lo aclaró, los pobres están trabajando duro, limpiando pocetas para pagar las deudas, que el capitalismo salvaje les aplicó.

Pura invención, mala intención de los medios… hay que cortarles el papel, comprarlos o quitarles la concesión. Meter presos a los opositores, exilarlos… calumniadores, hay que callarlos… quieren destruir la felicidad.

Actitud que demuestra que temen la palabra… ella libera, denuncia la verdadera cara de la felicidad bolivariana, sensibiliza conciencias y prende la chispa de la libertad.

Por eso recordé este texto: “Aunque pusieron silencio a las lenguas, no le pudieron poner a las plumas, las cuales, con más libertad que las lenguas, suelen dar a entender a quién quieren, lo que en el alma está encerrado” (El Quijote De La Mancha)

Ex Cónsul de Venezuela en París

[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com