end header begin content

opinión

José "Cheo" Salazar

La reconstrucción del país es tarea apremiante

19 julio, 2018

El espíritu de reconstrucción surge del profundo instinto del ser humano como una protesta realista y como símbolo de su voluntad de vivirAlvar Aalto (1898 – 1976) Arquitecto y diseñador finlandés

En medio de la angustia que vivimos, por la espantosa crisis económica del cual somos víctima, gracias al socialismo del siglo 21, impuesto Chávez y que trajo como consecuencia la destrucción, no sólo del aparato productivo, la escasez, la hiperinflación y la depauperación del ingreso familiar, sino, la destrucción física, moral y ética de la nación, muchos se preguntan ¿Y luego de esta catástrofe habrá posibilidad de recuperar la normalidad, la calidad de vida y tranquilidad de la ciudadanía? Es una interrogante angustiante.

Pues bien, particularmente, tengo la certeza de que, hay inmensas posibilidades de reedificar un gran país, sobre los escombros que dejará el chavismo. Lo primero es elegir un gobierno de concertación nacional, comprometido a respetar la libertad, la democracia y la dignidad humana, que sea decente, eficiente, diligente, respetable y que con su pulcra conducta pueda, con autoridad moral, hacer respetar la ley, el orden, la seguridad ciudadana y los derechos individuales y colectivos. El modelo es fundamental. Hay que predicar con el ejemplo.

Establecidas las reglas de juego claras, que garanticen la llegada de la inversión extranjera y la reinversión de los capitales nacionales, el aparato gubernamental tiene que dedicarse, con la ayuda de los organismos multilaterales, la reconstrucción, recuperación y adecuación de la infraestructura nacional, regional y local. El gobierno, previa evaluación imparcial y equilibrada, debe regresar a manos de los privados, no sólo las empresas, fincas y edificaciones, sino también, debe desprenderse de actividades que no le corresponde y dedicarse a lo de su competencia con eficiencia. Zapatero a sus zapatos.

En un gobierno serio, responsable, que garantice estabilidad, no harán falta planes de emergencia – sólo los asistenciales a los sectores más vulnerables – porque habrá empleo estable y de calidad. Ese factor mejorará ostensiblemente la calidad de vida familiar y se podrá adelantar, con posibilidades de éxito, una política educativa y de salud pública masiva y de calidad. Y, no olvidemos, que una población sana y educada, podrá incorporarse a las actividades culturales, deportivas y recreacionales, sin las angustias del presente, dónde salir a la calle es jugar a la ruleta rusa. Es cuestión de cambiar el régimen y proponérselo. Hay que reconstruir el país. Es apremiante. Podemos y merecemos vivir bien.

Esta pequeña síntesis del trabajo, que tendrá que adelantar un nuevo gobierno, es una resumida muestra, de la monumental tarea que tenemos que hacer todos unidos, para levantar a Venezuela de los escombros que está dejando como criminal legado el chavismo. Recursos humanos y de calidad tenemos, poseemos riquezas naturales y lo más importante, que no podemos soslayar, el deseo, la voluntad y el compromiso de devolver la felicidad a la patria. El tiempo apremia y sólo falta un detalle, cambiar este nefasto régimen. Reconstruir para poder vivir. ¿O no?

Twitter: Cheotigre
[email protected]
[email protected]
http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/
http//www.aldabonazos.blogspot.com



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com