end header begin content

opinión

José "Cheo" Salazar

La destrucción del país

5 julio, 2018

En la historia de los hombres, cada acto de destrucción encuentra su respuesta, tarde o temprano, en un acto de creaciónEduardo Galeano (1940 – 2015) Escritor uruguayo

El régimen tiene 20 años pregonando que – en socialismo – Venezuela se convertirá en potencia. Indiscutiblemente, que lo han logrado, pero potenciando lo peor que puede vivir, sufrir y de lo cual puede ser víctima un país. Han incrementado a la enésima potencia todos los males que dijeron iban a solucionar una vez en el poder. Los resultados están a la vista.

La potencia del socialismo del siglo 21 ha desarrollado tanta velocidad, que la destrucción nacional, llegó a niveles inimaginables. Saquearon y quebraron PDVSA. La gallina de los huevos de oro está en terapia intensiva. Los que vociferaban “Ni una gota de petróleo más para el imperio” ahora, insólitamente, no tienen petróleo que venderle para obtener las divisas que requieren para continuar el festín. Secaron el aljibe.

El imperio ante la escasa producción del “país potencia” ya logró, que Arabia Saudita, abriera el chorro y producirá 2 millones de barriles diarios más para suplir la falla. No es que el imperio no quiere comprar petróleo venezolano y mucho menos que el régimen no quiera venderle. Es que no tienen petróleo que vender. La producción petrolera cae en picada y parece, por ahora, que no hay ni habrá posibilidad de recuperación en el mediano plazo. Un éxito revolucionario.

El precio del barril de petróleo tiene un valor aceptable en el mercado mundial. $70 que con una producción de 2.5 millones de barriles diarios sería suficiente para equilibrar las cuentas públicas y, por supuesto, optimar la capacidad productiva del país, vencer la hiperinflación, la mega devaluación y mejorar la calidad de vida de todos los venezolanos. Obvio, eso sólo será posible cuando en Venezuela se produzca un cambio de gobierno, de modelo económico, se luche a fondo contra la corrupción y se establezcan reglas claras para todos. No hay otra opción.

Los males, luego de que Venezuela viviera la bonanza petrolera más larga y gigantesca de su historia, se potenciaron de tal forma que la corrupción se metió en todos los intersticios de la administración pública y, con mayor intensidad, en la industria petrolera dejándola en terapia intensiva y al borde de ser desconectada para que termine de expirar. Es cuestión de pasar por un otrora resplandeciente campo petrolero, para percatarse del desastre. Un crimen imperdonable.

El tiempo histórico de la revolución chavista está concluyendo con un país destruido, en medio de un genocidio silencioso y bien lejos de ser el país potencia que tanto pregonan. La destrucción del país es total e inocultable, pero en medio de esta hecatombe, los poderes creadores del pueblo sabrán levantarse, más temprano que tarde, para reconstruir la patria. La esperanza es la última que se pierde.

[email protected]
[email protected]
http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/
http//www.aldabonazos.blogspot.com



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com