end header begin content

opinión

Jesús Silva R.

Líderes chavistas deben atender quejas del pueblo

22 julio, 2018

Un poco de sensibilidad humana es suficiente para diferenciar entre el pueblo humilde que se queja por altos precios y la cúpula opositora que recibe dólares para tumbar al gobierno como sea (en 2018, usando a gremios y sindicatos de AD, PJ y VP para incendiar las calles con falsas protestas laborales).

Cuando el pueblo humilde se queja de que el salario pierde valor diariamente (poder adquisitivo), es porque observa que una lata pequeña de atún en cualquier supermercado cuesta el equivalente a dos sueldos mensuales. Podría referirme al kilo de carne o pollo, al queso o a la leche; y la dramática situación económica se repite. En resumen, el poder adquisitivo del trabajador venezolano se desvanece progresivamente y los precios siguen subiendo día tras día.

En el chavismo de las bases nadie niega la lucha del gobierno por mejorar la situación nacional mediante aumentos salariales bonos, cajas CLAP, donación de medicamentos, entre otras medidas puntuales de emergencia económica; no obstante crecen las dificultades de la macroeconomía y y ello exige soluciones de macrodimensión. Por ejemplo: sustituir a empresarios extranjeros por consejos comunales venezolanos en la elaboración de las cajas CLAP…

Con honrosas excepciones, los funcionarios del poder público nacional, quizás absorbidos por sus múltiples tareas burocráticas de alto rango, no hablan ni escriben de estos problemas concretos ni comunican soluciones palpables contra el incremento desmedido de la canasta básica familiar, la cual pudiera hoy estar costando cincuenta salarios mínimos.

Sólo quienes pertenecemos al chavismo de a pie, hablaremos y escribiremos sobre la grave situación económica con el ánimo de que gobierno y pueblo se unifiquen para resolverla eficientemente.

Tristemente no faltarán burócratas engreídos y agresivos que pretendan asesinar moralmente o mediáticamente (buscando cualquier excusa) a integrantes del chavismo de a pie, como si con una “cacería de brujas” o la difamación sistemática contra individualidades se resuelve el problema de fondo: la crisis económica generalizada y el dolor de la gente.

Pueden estos prepotentes funcionarios eliminar a un chavista de a pie pero no pueden silenciar a todo el chavismo humilde, ese que sufre y padece el severo deterioro económico del país, ese que si no trabaja no come, o que aún trabajando cada día come menos. Surgirán otros personajes rebeldes y sinceros, transitarán caminos que otros ya transitamos…

En esta época de crisis social no es prioridad la disputa de cargos burocráticos ni infantiles antipatías personales, sino resolver discrepancias entre ciertos burócratas despóticos que subestiman los problemas generales y las bases revolucionarias que reclaman soluciones a las calamidades que sufre la mayoría popular.

Tengo esperanzas en el alto gobierno y que en mi partido, el PSUV, no serán indiferentes a la problemática aquí narrada. Que el liderazgo ratificará a sus mejores servidores y sustituirá a los que no han cumplido las metas esenciales.

Pero más allá de nombres y puestos de poder, lo primordial es profundizar métodos de trabajo político, mediático, administrativo para vencer los obstáculos que se oponen a la democracia interna y al trabajo honesto para lograr el bienestar colectivo.

Dentro del chavismo todo, fuera del chavismo nada.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com