end header begin content

opinión

Camarada Sherezade

25 julio, 2018

En una cena familiar, en el Palacio de Miraflores, uno de los hijos de la Primera Combatiente le pregunta a su mamá sobre el ejercicio del poder. Me gustaría conocer tu experiencia en el manejo de los asuntos políticos, fueron sus palabras.

Bueno hijo, esto ha sido un largo proceso. Pero, me ayudó mucho mi relación con un texto al cual tuve acceso durante mi niñez. “Las mil y una noches” marcaron mi vida desde el mismo momento en que leí ese cuento árabe. Tanto así, que asumí el nombre de la princesa Sherezade como mi seudónimo durante mi vida clandestina cuando me sumé a las filas del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200) y desde entonces no he dejado de aplicar las enseñanzas de lo aprendido en esos cuentos milenarios.

-Supongo que te llamaban la Camarada Sherezade. Pero, ¿no entiendo cuál es la relación de ese texto con tu desempeño en el ejercicio del poder?, señaló el hijo.

Bueno, déjame explicártelo. Cuando en el mes de marzo del año 2013, nuestro querido Líder Único, el ahora Difunto Eterno, anuncia al país la sucesión monárquica y coloca a mi cuchi cuchi Nicolás como su sucesor, revivieron en mí la forma como la princesa de los cuentos mantenía entretenida al sultán y a todo su séquito….y me dije a mí misma que debía seguir ese camino.

-¿Cómo así?

Al igual que en Las mil y una noches, desde el primer día en que mi cuchi fue investido como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, comencé a narrarle cuentos a Nicolás sobre distintas materias político-económicas-sociales para que fueran anunciadas e implementadas en los días siguientes. Con mi tierna voz, lograba que se durmiera como un angelito y lo más sorprendente era que al despertarse me explicaba las medidas que iba a anunciar.

-Dame un ejemplo.

La primera, que causó una conmoción a nivel nacional e internacional fue “La del Pajarito”. La noche anterior le conté sobre un príncipe que hablaba con los animales para comunicarse con sus seres queridos ya fallecidos… y los resultados fueron sorprendentes. Tú mismo, hijo mío, me llamaste para decirme que la conversación de Nicolás con el Difunto Eterno a través del pajarito fue del carajo.

Con ese éxito, no dudé en avanzar en cuentos relacionados con la economía o la política. Por ejemplo, una noche le narré la historia de un sultán que logró mantener distraído a su pueblo con el anuncio de mantener el valor monetario congelado durante muchos años. Y el miércoles 15 de enero de 2014: “Vamos a mantener el dólar a bolívares 6,30 (…) durante todo este año y bastante tiempo hacia adelante”. Hasta Wall Street quedó como pajarito en grama.

-Mamá, te la comiste con ese cuento.

Más adelante reforcé la situación económica con la sorprendente historia de ¡La inflación controlada!… y acto seguido, mi maridito anunció el 19 de noviembre de 2013: “Con la Habilitante voy a dejar los precios donde tienen que estar”.

Una de esas noches, hablábamos sobre el problema del hambre generada por la IV República conjuntamente con el imperio norteamericano. Lo tranquilicé con la fábula de Aladino y su lámpara maravillosa. Al mañana siguiente, Nicolás actuando como un genio anunció “La Tarjeta de Abastecimiento Seguro, cuyo objetivo era realizar las compras en la red de supermercados y abastos del Estado, y tener su alimentación segura ante la “guerra económica”.

En materia de seguridad hice un collage de cuentos para hacerle ver que la permanencia en el poder requiere de mano firme para enfrentar y derrotar la oposición al régimen. Esa noche, tiernamente lo llevé de mi mano, a través del tiempo, por las experiencias de los camaradas Stalin, Mao y Fidel.

-Coño, ¿qué pasó con eso?

Lo esperado, hijo mío, en los días sucesivos “El Socialismo Real” de nuestra revolución se fue fortaleciendo con la constitución de una Asamblea Nacional Constituyente que más rápido que inmediatamente nombró a un Tribunal Supremo de Justicia Revolucionaria. Además, Nicolás en clara comprensión de los cuentos, ordenó la criminalización y represión de las protestas. Los conspiradores de la oligarquía y los infiltrados del imperio pegaron con presos, heridos y muertos su enfrentamiento con la revolución socialista del siglo XXI.

-Así es mamá, Patria o Muerte… Venceremos. No nos vamos a dejar joder.

Tranquilo hijo, que ahora le susurro a mi Nico todas las noches una adaptación de la fábula del Flautista de Hamelin para que siga encantando al pueblo. Y yo misma me he quedado boquiabierta con los programas sociales que ha implementado para tener embrujado y en colas permanentes al pueblo.

-¿Te refieres a las Bolsas CLAP y a los Bonos?

Eso mismo hijo. Déjame decirte, que en el viaje a Turquía me sentí como en mi propia casa. Los turcos en la calle me veían como la princesa, hija del visir y esposa del sultán Sciariar de las mil leyendas de los cuentos árabes.

A todas estas, los mesoneros que atendían la cena en el Palacio comentaban entre sí lo que estaban escuchando. Uno de ellos, comentó en voz alta que la Camarada Sherezade debería titular su gesta como “Las dos mil y una noches… de terror”.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com