end header begin content

opinión

Freddy Marcano

Pitágoras en revolución

3 julio, 2018

Desde el inicio de la humanidad se conoce de los números, y en la misma medida del avance en la complejidad de la estructura social y sus relaciones, se fue reflejando en el desarrollo de las matemáticas. Como una forma de cuantificar y relacionar todo aquello de lo que se necesitaba saber en relación a sus dimensiones, y todo esto a medida que fue pasando los años y gracias a grandes pensadores llegamos a las matemáticas como hoy las conocemos. Hasta llegar a la primera década de este siglo, donde poco han cambiado la forma de interpretar y hasta de calcular, todo gracias a un modelo político implantado en Venezuela que, en su afán hegemónico, ya le es imposible cambiar.

Matemáticas tan diferentes como las que conocimos en la escuela, y más allá en la universidad, donde los resultados de una simple suma o adición no son los esperados, porque van a depender, si son convenientes y si es necesario buscar algún resultado externo a la ecuación planteada. Un ejemplo simple sería una adición, demostrando algo que escuchamos a diario: es que tenemos una canasta alimentaria aproximadamente de 300 millones de bolívares y un suelto básico de 5 millones, tendría una fácil adición con un resultado de 295 millones de déficit. Sorpresa, en las matemáticas revolucionarias no es así, pues, una ecuación de adición simple daría resultados inesperados como decir que es culpa del imperio y de las sanciones a funcionarios del gobierno.

Así vemos como desde una simple suma a manejos de cálculos más avanzados y complejos, como los que podría realizar en banco central de Venezuela, el instituto de estadística o el ministerio de fianzas por nombrar algunos de los entes manejado por la revolución, son con resultados tan diferentes que asombrarías al cualquier estudioso del área. Se dirá de grandes torpezas, ignorancia, desconocimiento, cosa que es verdad, pero también de un deliberado esfuerzo de engaño, fraude, estafa a la población que sí sabe, porque las siente a diario, de matemáticas reales.

Tratamos del absurdo, de la más insólita irracionalidad, de la demencial ocultación de las realidades ya inconmensurables, por obra de esta hiperinflación económica, pero también retórica. Para engañar, hay que saberlo hacer y muy bien, como ocurrió con los años iniciales de Chávez Frías. Pero, vaya falta de talento y pudor, al sucesor de todos los sucesores, se le ven las costuras. Venezuela no es aquél autobús que manejaba, chocaba, lo mandaban al taller y listo. Venezuela somos 30 millones de venezolanos que lo padecen, sufren y pacíficamente lo sacará del poder.

El pueblo se canso de tantas mentiras, y de ver cómo pretenden tapar el sol con un dedo, de falsear y acomodar los números como si fuera el mismo Pitágoras que los creara, lo que se necesita es que pisemos tierra, que enfrentemos la realidad numérica y así poder combatir la crisis que estamos viviendo, hay que siempre desenmascararlos, para que l mundo entero vea la realidad, de lo contrario viviremos en el país de la fantasía mientras la gente se muere de hambre.

@freddyamarcano



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com